domingo, 12 de febrero de 2012

Palacio de San Telmo y Humilladero de la Cruz del Campo.


Palacio de San Telmo.
Fachada del Seminario de San Telmo.
Grabado por Pedro Tortolero en 1738. Alcázar.
Diseñado en 1682 por Antonio Rodriguez y concluido en 1733 por Leonardo de Figueroa en el solar de la residencia del Obispo de Marruecos, fue Sede del Colegio de Mareantes, donde estudió Bécquer. Alcanza su esplendor con los Duques de Montpensier que, huyendo de la Revolución del 1848, vienen a España, a cuyo trono aspiran, alejándolos el gobierno de los asuntos de Estado, por lo que se confinan en Sevilla. En 1850 se adquiere y procede a su restauración. Se le encarga a Balbino Marrón, el cual toma como modelo el de Neuilly, donde vivió.
Palacio de San Telmo.
Foto: Jules Marinier (estereoscópica) 1865.
Como  se comenta anteriormente en este edificio se encerraba la dorada corte local de los duques de Montpensier. El duque, D. Antonio de Orleans, era hijo menor del rey Luis Felipe de Francia, destinado inicialmente en el corazón de su padre a ser rey de España por matrimonio con la reina Isabel II. Pero tanto las cortes españolas, que temieron un exceso de influjo francés, como las cortes europeas, que temieron una acumulación de poder excesivo en manos de Luis Felipe, impidieron la celebración de esta boda, y la reina Isabel II tuvo que casar con su primo, don Francisco de Asís de Borbón. Don Antonio de Orleans, por su parte, contrajo matrimonio con la infanta Luisa Fernanda, hermana de la reina, aunque siempre soñó con alcanzar el trono de España.
Detalle del embarcadero personal de los Montpensier.
Foto; Joseph de Vigier (calotipo) 1850,
El embarcadero que usaban los duques, posee una marquesina cuidada y dos puertas de acceso al interior. De esta discreta instalación se rumoreaba que comunicaba con las dependencias del palacio de San Telmo a través de un túnel. Ignoramos su veracidad, pero dejamos constancia que en la bibliografía en torno a los Montpensier ni siquiera se nombra la dependencia entoldada exterior, hoy existente. Sin embargo no nos extrañaría que fuera cierto. El Duque siempre temió la existencia de alguna controversia - como en realidad ocurrió-, por lo que no es insólito que materializara este recelo en un supuesto escape rápido en un vapor, vía Cádiz. El embarcadero cae a la derecha de la portada principal de la fachada norte, posiblemente buscando el ahorro de metros del hipotético túnel.
Salón de las Columnas del Palacio de San Telmo. Foto Masson. 1855-1858. Colección Duque de Segorbe, Sevilla.
Salón de las Columnas del Palacio de San Telmo. Foto: Laurent. Colección Duque de Segorbe, Sevilla.
Las dos fotografías anteriores corresponden a la Gran Galería-Salón de Fiestas, que trajo a Sevilla el estilo francés de la "Galería des Glaces" de Versalles, y que constituía la galería-museo de las ricas colecciones ducales.
Cuarto de baño de los hijos de los duques de Montpensier. Foto: Antonio Barcia (Albúmina) 1872.
 Palacio de San Telmo por la parte del Norte. Foto: J. Laurent.
(Negativo de vidrio al colodión de 27X36 cm.) Año 1872 Archivo Ruiz Vernacci nim 8050. Fototeca del Patrimonio Histórico, IPHE, Mº de Cultura.
Palacio de San Telmo, portada principal. Foto: J. Laurent. 
(Negativo de vidrio al colodión de 27X36 cm.) Año 1872 - Archivo Ruiz Vernacci nim 8100. Fototeca del Patrimonio Histórico, IPHE, Mº de Cultura.
Notable portada de estilo churrigueresco ejecutada por Leonardo de Figueroa en 1733. Se compone de tres cuerpos y ático. El primero con tres columnas a cada lado de la puerta, muy adornadas; igual disposición presenta el segundo, teniendo delante de las columnas sendas estatuas, y el tercer cuerpo, que es el más sencillo, contiene las estatuas de San Fernando, San Telmo y San Hermenegildo, y las siguientes inscripciones:
Reinando en España el señor don Felipe V, el animoso, siendo juez conservador de este Real Colegio Seminario de señor San Telmo don Miguel de Torres, del Consejo de su Majestad en el Real de Castilla y alcalde en gobierno de los Reales Alcázares, y siendo mayordomo y diputados de la Universidad de Mareantes y de dicho Real Colegio Seminario don Gregorio de los Ríos, de el Orden de Calatrava, don Juan Clemente Sánchez y Durán y don Pedro Manuel Colarte, de el Orden de Santiago. Se acaba esta portada y torre del Claustro, año de 1764.
 Vista interior del despacho de S. A el duque de Montpensier en San Telmo. 
Gabinete o despacho del duque, sobrecargado de recuerdos familiares y obras de arte hoy desgraciadamente dispersos. Los techos pintados no responden a la apariencia barroca exterior del edificio, sino a frívolos decorados de la época.
Foto: J. Laurent. (Negativo de vidrio al colodión de 27X36 cm.) Año 1872 - Archivo Ruiz Vernacci nim 8480. Fototeca del Patrimonio Histórico, IPHE, Mº de Cultura.
 El cocotero y la parte de Levante de San Telmo. Foto: J. Laurent.-
(Negativo de vidrio al colodión de 27X36 cm.) Año 1872 - Archivo Ruiz Vernacci nim 8233. Fototeca del Patrimonio Histórico, IPHE, Mº de Cultura.
 Palacio de San Telmo por la parte del río. Foto: J. Laurent.-
(Negativo de vidrio al colodión de 27X36 cm.) Año 1872 - Archivo Ruiz Vernacci nim 4418. Fototeca del Patrimonio Histórico, IPHE, Mº de Cultura.
Fachada norte del Palacio de San Telmo. Foto: Lucien Levy 1882.
Aunque no se ve, a la derecha estaba el templete y los jardines de las Delicias -actuales del Cristina-. Lo más curiosos de esta fotografía, sin embargo, es la instalación del pararrayos en la fachada. Hasta ahora habíamos creído que la introducción en Sevilla se había hecho en el año 1887 en el templo de San Lorenzo y en 1888 en la Giralda. Sin embargo, el detalle en la fotografía de Levy, hecha en 1882, no deja lugar a dudas. El primer pararrayos de Sevilla se montó en San Telmo, lo mismo que se hiciera con el WC en 1849.
Cuando se tomó, se vivía la llamada Corte Chica de los Montpensier, que se disolverá con las muertes de don Antonio en 1890 y María Luisa Fernanda en 1897. El abolengo de un edificio que nació en 1681, con trazas de Leonardo de Figueroa, , como Seminario de Mareantes y que se renovó por Balbino Marrón a instancia de los nuevos inquilinos ducales, estaba próximo a cerrar un nuevo ciclo de su historia. Foto: Lucien Levy 1882.
El momento apoteósico del Palacio de San Telmo lo experimenta en la visita real en 1862 con la estancia allí de la reina. Sus herederos lo donarían a la mitra para el establecimiento del Seminario Conciliar. Foto: Lucien Levy 1882.
Vista del lado sur del Palacio de San Telmo representa la aportación más importante del Duque de Montpensier. La logia acristalada al jardín y la segunda torre, ejecutada por el arquitecto Balbino Marrón, resitúan el palacio, simetricamente, hacia el sur donde se ha preparado un nuevo concepto de jardín, pintoresco, base del posterior Parque de María Luisa. Foto: Lucien Levy 1882.
Vista desde la margen derecha del Guadalquivir. Foto: Lucien Levy 1882.
Postal 1906.
1915.
Postal 1919.
La fachada norte a la calle Palos de la Fronteras ya arreglada, con diseño de Barradas y que remata Antonio Susillo. en 1895 con doce esculturas de personajes históricos sevillanos.
De izquierda a derecha, el nombre de estos ilustres hijos de Sevilla son: Fray Bartolomé de las Casas, Afán de Ribera,  Murillo, Arias Montano, Daoiz, Ortiz de Zúñiga, López de Rueda, Miguel Mañara, Velazquez, Ponce de León y Martinez Montañés.

Humilladero de la Cruz del Campo.
Templete de la Cruz del Campo 1864.
Pintura de: Joaquin Dominguez Bécquer.
Humilladero de la Cruz del Campo y ermita de la Soledad.
Dibujo de Richard Ford 1830.
Este dibujo nos muestra el Humilladero y la ermita aneja de nuestra Señora de la Soledad, enfrente un grupo de casas y otras en construcción y dos cajas de agua de la conducción de ésta ciudad y de donde arranca verdaderamente el acueducto de los caños de Carmona.
Humilladero de la Cruz del Campo y ermita de la Soledad.
Dibujo de N. Chapuy h. 1830. Universidad: Laboratorio de Arte.
Vista inversa al dibujo anterior de Ford, vemos la ciudad al fondo, la ermita de la Soledad y el templete mudéjar, que hizo construir el Asistente de Sevilla Diego de Merlo en 1480, por cierto arriostrado ya con barras de hierro.
Humilladero de la Cruz del Campo.
Dibujo de G. Díaz en 1869. Comisión de Monumentos.
Arquitectura civil sevillana, 1975.
Postal, 1902.
Los humilladeros son un tipo de construcción que se edificaban en las salidas de los pueblos y ciudades para servir de referencia de devoción a los caminantes, casi siempre en forma de templete.
Aquí se establece la última estación del Vía-Crucis que fundó don Fadrique Enriquez de Ribera a la vuelta de la peregrinación a Jerusalén, que comenzando desde la Casa de Pilatos se procuró establecer la misma distancia que hubo de recorrer Jesucristo desde la residencia de Pilatos hasta el Calvario en Jerusalén.
Es una construcción de estilo mudéjar constituida por un templete abierto por sus cuatro frentes sostenido por pilares de ladrillo con contrafuertes radiales, en su bóveda, corre una sencilla nacela con la siguiente inscripción conmemorativa: ESTA CRUC E OBRA MANDO FACER E ACABAR EL MUCHO HONRRADO E NOBLE CAUALLERO DIEGO DE MERLO GUARDA MAYOR DEL RREY E REYNA NUESTRO SEÑORES DEL SU CONSEJO E SU ASISTENTE DESTA CIUDAD DE SEUILLA E SU TIERRA E ALCAIDE DE LOS SUS ALCACARES E ATARACANAS DELLA LA QUAL SE ACABO A PRIMERO DIA DE .. DEL AÑO DEL NACIMIENTO DE NUESTRO SALUADOR JESUCHRISTO DE MIL E CUATRO CIENTOS E OCHENTA E DOS AÑOS E RREINANDO EN CASTILLA LOS MUY ILLUSTRES Y SERENISSIMOS E SIEMPRE AUGUSTOS RREY E RREYNA NUESTRO SEÑORES DON FERNANDO E DOÑA YSABEL.

6 comentarios:

  1. Manuel:
    Maravilloso blog, sobre Sevilla, una preciosa ciudad de la que tengo muy buenos recuerdos, lo único que no me gustaba era el calor, estuve varias veces y siempre en verano...
    Estaba trabajando en Aznalcollar, y vivía en el hotel alfonso XII, o era XIII, perdona ahora he dudado, y por la noche a partir de las doce salía al parque de Maria Luisa, a tomar el fresco y comer pescaitos, me acuerdo el sabor todavía...Bueno espero volver pronto.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Mª Trinidad muchas gracias por tu amables palabras y me alegro mucho que tengas buenos recuerdos de Sevilla. Muy pronto voy a preparar algo sobre el Parque de María Luisa y espero que si lo ves, además, de esos sabores que conservas, consigas nuevos recuerdos y el olor
    a Jazmin y Dama de noche que abundan en nuestras casas y parques.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estou muito feliz ,
    em te ver seguindo
    meu modesto blog.Gosto demais de suas postagens,
    imagens lindas encantadoras.Parabens pelo maravilhoso trabalho.
    Abraços
    vera portella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vera, te hago un comentario en tu blog. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Lindas fotos, uma verdadeira aula de história. É muito bom poder ver a arquitetura de uma cidade e conhecer sua origem, saber porque cada construção existe naquele determinado lugar. Muitas vezes acabamos nos esquecendo desses detalhes históricos e perdemos uma ótima chance de entender nossa vida nos dias de hoje.
    Sem falar que é uma ótima forma de mostrar a Espanha a estrangeiros como eu. E o país tem uma história linda e sofisticada, cheia de detalhes heróicos, uma história que merece ser descoberta com carinho, sem pressa, a fim de entendermos todos os detalhes.
    Muito obrigada por nos ajudar a recuperar um pouco de nossa essência através das fotos e dos relatos. Sem falar de alegria em ver imagens tão lindas, isso faz bem a alma. Saludos brasileños! (Espero ter escrito certo em espanhol!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus elogios y por seguirme.
      Un abrazo.

      Eliminar