sábado, 1 de agosto de 2015

Grabados de Italia.

Grabados y Litografías de Italia, del
siglo XIX
Como en veranos anteriores, y para que descansen ustedes un poco de tantas estampas antiguas de Andalucía, hoy les voy a ofrecer una serie de grabados de Italia de mediados del siglo XIX, que espero sea de su agrado. 
Aprovecho también para desearos un feliz verano a todos, y deciros que me voy a tomar un par de semanas de descanso, pero, que a la vuelta me comprometo a responder y agradecer a todos, vuestros comentarios y visitas.

(Recomiendo hacer clic sobre los grabados, para verlos ampliados).

Con la invención de la litografía y del grabado en acero -su aparición tuvo lugar respectivamente en Munich y Londres entre 1796 y 1820- se vio sorprendida la gente del siglo XIX con una brusca "inundación de estampas". Fueron recibidas con placer; la gente se volvió, llena de interés y curiosidad, hacia las flamantes litografías y grabados, que aparecían por todos los escaparates de las casas de arte, en forma de libros ilustrados y de cartapacio con grabados. Algunos de estos últimos les proporcionaban con sus "vistas" anheladas nuevas del aspecto del resto del mundo, de otras ciudades, lugares y comarcas. Los que no podían viajar, las contemplaron, estudiaron y comentaron con apasionado deleite.

Estados Pontificios
Asís, 1845
Asís, la ciudad santa del humilde Francisco, aparece olvidada y solo tiene 4000 habitantes. La gran Catedral de san Francisco, encaramada en las rocas semeja, una poderosa fortaleza. El gigantesco edificio fue terminado en solo dos años, entre 1228 y 1230, lo que no parece un milagro nada pequeño. En la cripta sombría, se halla el mausoleo de la reina de Chipre Héuba de Lusignan, erigido en 1240 por Fuccio. Allí están los cuatro cuadros de Simón Memmi sobre la vida de san Martín, una crucifixión de Juan Taddeo, y las virtudes de Giotto. El templo de hecho es monumento de inapreciable valor, y en él se encuentra depositado en un mausoleo primoroso el cuerpo de san Francisco que fue descubierto en 1818. V. Lüdemann u. Witte, 1837.
San Marino, 1855
La república de San Marino no es ya la pequeña ciudad provinciana romana de la época de Constante y Constancio, continúa siendo sin embargo el único estado del mundo que puede ver remontarse la ininterrumpida existencia de su libertad hasta los días de la antigua dominación romana. Tres picachos están coronados de altas torres y castillos y se levanta una iglesia sobre el cuarto. Esta montaña es el Titán y su cúspide se levanta a 2444 pies parisinos. Allí a san Marino solo se puede ir a pie o a lomos de mula. Por esta razón, el escaso comercio externo del estado libre, que solo ofrece vino, lana de oveja en bruto y ganado de cerda. Ocurre que en las hondas entrañas de la pared roquera está excavado un laberinto de  grutas, utilizadas como bodegas del aromático moscatel. Meyer´s Universum, 1862.
Bolonia - La Plaza Mayor, 1855
Bolonia es, después de Roma, la ciudad más grande y poblada de los estados pontificios. Se tarda tres horas en dar la vuelta a su perímetro. Destaca su extraordinaria Plaza mayor, la más grande de todas y a la que le valido el nombre de "il Gigante". Abundan casi tanto como en Roma las iglesias antiguas; proceden estas de los primeros siglos, cuando Bolonia era la capital de la escuela lombarda de pintura y el plantel por excelencia del arte pictórico del Norte de Italia. Su universidad, la más concurrida tal vez de la edad media fue fundada ya en el año 425 por Teodosio el Joven. Orgullosa del blasón de su sabiduría, acuñó la ciudad monedas propias que llevaban la inscripción "Bononia docet".  Meyer´s Universum, 1863.

Reino de Roma
Roma -La escalera regia del Vaticano, 1835
Roma cuenta ahora 36000 casas y barracas en las que viven según el último censo, 153.900 habitantes. Por su población es la segunda ciudad de Italia. Pero en cuanto a significado para el arte y la historia ninguna ciudad de la Tierra se atrevió aún a disputarle el primer puesto. Efectivamente, ¿que pintan París y Londres, Viena y San Petersburgo comparadas con Roma, cuyos truenos retumbaban simultáneamente junto al Eufrates y en Britania, cuyas victorias militares sometieron todas las tierras conocidas, cuyas fulminaciones aterraban en la edad media a los emperadores y donde cada palmo de terreno está preñado de historia? ¡La historia del espíritu de Europa y con ella muy bien la de toda la humanidad se plasmó dentro de sus murallas. El nombre de Roma, sigue siendo, después de 2000 años, una palabra mágica.   V. Lüdemann u. Witte, 1837.
Roma -El foro romano, 1850
El foro romano conserva todavía los suficientes vestigios de la antigüedad romana como para permitirnos la reconstrucción imaginaria del conjunto. Fueron los franceses los primeros que excavaron y limpiaron sus ruinas, devolviendo así a Roma su mayor encanto. Reina ahora el silencio en este lugar, atrora corazón del mundo civilizado, en el que se dictaban los destinos de países y pueblos.
Roma - El Panteón, 1835
El Panteón de Marco Agrippa, erigido tal vez por Vitruvio, en 26 a. de J. C., revela el apogeo del arte romano en sus mejores tiempos. Este templo recibe una iluminación prodigiosa a través de una abertura en su bóveda. V. Lüdemann u. Witte, 1837.

Reino de las Dos Sicilias
Palermo - La Catedral, 1840
Es Palermo el corazón de Sicilia y está en la costa noroeste de la isla. El número de sus habitantes ha descendido por debajo de los 150.000; el cólera arrebató hace solo 4 años 30.000. Las calles principales de la ciudad, el señorial Corso, la Strada Marqueda y la Plaza de Villena están trazadas casi exclusivamente por palacios. Se reconoce en Palermo la sede de una opulenta aristocracia ; a lo largo de la Marina se alinean estatuas de reyes, brotan surtidores en las esquinas de las calles y anuncian lápidas de mármol los nombres de sus fundadores. Las iglesias contienen cuadros de la época de Rafael y las obras maestras de Romano, Aromolo y Monrealese. Meyer´s Universum, 1840.
Mesina, 1850
Como en un cuento de hadas brillan las columnas, ruinas y balcones de Mesina, al otro lado las montañas y aldeas de Calabria a través de un aire transparente y tibio. Mesina, la Messana de los antioguos romanos, es el más importante puerto comercial de Sicilia. Es la capital de la provincia de su nombre. Entre las crestas y riscos de su serranía, en las vertiente y valles de esta provincia, se dan de un modo extraordinario el vino y el aceite, unas pasas de todos los tamaños, almendras, limones, sumaque, regaliz y las más diversas especies frutales, junto con una seda que es elaborada en la ciudad con especial primor. Die Gartenlaube, 1860.

Reino de Nápoles
Nápoles - Plaza de San Lorenzo el Mayor, 1845
"Vedi Napoli e poi muori!" - "¡Vé Nápoles y después muere!" -, así exclamaba Lazzaroni el patriotero arrebato y llama a su Nápoles un pedazo de cielo caído a la tierra. Es cierto. Cuando los griegos descubrieron esta tierra quedaron tan entusiasmados con su belleza que abandonaron la patria en tropel para edificar nuevas poblaciones en estas lejanas costas. En ellas situaron los poetas de Grecia el Jardín de las Hespérides y los Campos Elíseos. Homero sitúa aquí el canto de sus sirenas u Circe tendía sus hechizos en las costas de Nápoles, vigilada y amenazada a su derecha por el humeante Vesubio.
Nápoles - El Vesubio, 1858
Las gentes distinguidas pasa el día principalmente en sus villas y la tarde en lujosos carruajes que transitan en filas interminables a orillas del mar en las largas calles de Santa Lucía y Chiaja. El más suntuoso de los templos cristianos es la catedral, sepulcro de San Januario. Fue edificada en la época dorada del gótico. Su museo, como edificio no tiene gran importancia, pero le dan fama mundial los tesoros de arte antiguo allí depositados, fruto en su mayoría de las excavaciones hechas en la cercanía. Meyer´s Universum, 1835.
El Etna visto desde Catania, 1840
El Etna es el monte más alto de Sicilia, el más activo y temible volcán de Europa. se compone de un solo cono, que levanta su cúspide a 11000 pies en dirección al cielo. Entre las última erupciones del Etna se ha hecho famosa la de 1832, pero ninguna fue tan terrible como la de 1669: ante las abrasadoras olas de la corriente de lava sucumbieron ciudades, pueblos y bosques como las hojas secas en una tormenta. En cuatro días se destruyeron los hogares de 37000 personas. Meyer´s Universum, 1843.

La Toscana
Pisa, 1830
Pisa, en una plácida vega del río Arno, sigue siendo una de las más bellas ciudades de Italia. Se conservan multitud de hermosos vestigios de su época de oro. Sobresalen reunidos en una misma plaza, cuatro monumentos medievales: la catedral, el baptisterio, la torre inclinada y el camposanto. La grandiosa catedral fue comenzada por Buschetto en el siglo XI; la cúpula es tal vez, después de la de San Marco, la más antiguas de Italia. Señorial y sin par en su clase es el Campanile, esa torre inclinada erigida en 1174 por el arquitecto alemán Guillermo de Inspruck. La más probable explicación de su oblicuidad se basa en que cedió el suelo ya durante la construcción de sus primeros pisos y entonces, en la segura convicción de que ya no se inclinaría más, los geniales y previsores maestros de la obra, continuaron la misma sin alterarla. La fama de esta torre inclinada creció desde que galileo calculó desde ella las leyes de la gravedad.   V.Lüdemann u. Witte, 1837.
Florencia -Puente de la Santísima Trinidad, 1830
Es esta ciudad como un santuario del espíritu humano, del genio artístico y de la ciencia. El sol del renacimiento surgió en allí después de los siglos oscuros. Vivieron y actuaron en Florencia Dante y Boccaccio, padres del moderno espíritu literario; allí se movió Galileo; allí urdió Maquiavelo todas las artimañas de la nueva sabiduría política; allí pusieron en práctica los Médicis el nuevo arte de gobernar; allí trabajaron Leonardo da Vinci, Miguel Angel, Rafael, Arnolfo da Lapo, Brunelleschi y Cellini en obras inmortales. Se extiende Florencia en el luminoso valle del Arno, la arrullan suaves brisas, es la gloria de una cultura trimilenaria. La fundaron probablemente los estrucos, -Tuvieron después en ella una colonia los romanos. Totila la arrasó y Carlomagno puso los cimientos de su reconstrucción. V. Lüdemann u. Witte, 1837.

Reino Lombardo-Véneto
Milán, 1845
Milán, llamada "la grande" por los italianos. Capital desde 1814 del reino Lombardovéneto, junto al pequeño río Olana y unida por canales al Tessino y al Adda; sede opulenta de las ciencias y las artes. Su riqueza en mármol la sitúa tras la inigualable Génova. Nos deja absortos el Duomo, esa catedral de las cien agujas y botareles adornadas con tres mil estatuas. Milán tiene un palacio, hoy cuartel, bellos bulevares, ochenta iglesia y siete teatros, entre los cuales el de la Scala, obra de Purmarini en 1778, junto con el teatro de Parma y el de San Carlos en Nápoles, es el mayor y más suntuoso edificio de este tipo en Italia.                 V. Lüdemann u. Witte, 1837.
Merano, 1850
Cuando se llega a Merano, parece volar ante sus ojos el caleidoscopio del más variado de los paisajes, se compone realmente de tan solo una callecita principal, llamada "del follaje". El paseo más frecuentado por su vecindario es el sólido malecón que defiende la ciudad del río Passirio, cruzado por un puente que conduce a la iglesia del hospital. Merano debe a la naturaleza el espléndido don de sus aguas medicinales. Goza además de un clima benigno y uniforme, por lo que se ha convertido en un socorrido puerto de salvación para los enfermos de pecho y de los nervios, que acuden a ella al tiempo en que la alondra empieza a trinar. Meyer´s Universum, 1859.
Verona, 1825
Verona cuenta con 60.000 almas y el congreso de los príncipes de 1822 ha renovado su explendor. Por sus viejas murallas y torres reconocemos la ciudad de aquel Cangrande della Scala, que diera asilo un día al exiliado Dante, por lo que el poeta de la Divina Comedia le dedicó inolvidables versos. El anfiteatro una de las obras mejor conservadas de la época de los romanos. Es por su tamaño, después del Coliseo, la edificación más grande que se conserva de este tipo. La ciudad del Adigio tiene en su Corso, que conduce desde la Porta del Pallio hasta la Iglesia de Sta. Anastasia, una de las más hermosa calles de Italia.
v. Lüdemann u. Witte, 1837.
Venecia, 1850
El Puente de los Suspiros.
A primera vista Venecia no es pintoresca, es algo más; ¡es fascinadora! Nos sorprende y anonada lo sobrenatural que hay en ella. -Se pierde a lo lejos la laguna solitaria y sin velas. De repente surgen de las ondas marinas torres y más torres, cúpulas y más cúpulas, apretujados palacios, la torre de San Marcos, su dorada cúpula, el esplendor de Santa María della Salute y de la Dogana y por fin, en toda su amplitud, la gigantesca ciudad. Nuestros ojos están habituados a ver barcos en el mar, pero no una ciudad que flota oscilando con sus torres en el movible espejo de las aguas. es un cuadro que nos hace admirar las fuerzas naturales y el poder del genio humano.Los famosos versos de Sannazaro sobre Venecia, premiado cada uno de ellos con mil ducados, palidecen débiles al lado de las sensaciones que nos invaden a la primera vista de Venecia. Solo dioses o gigantes pudieron haber concebido la idea de fundar una ciudad tal sobre las traidoras olas del mar. V. Lüdemnn u. Witte, 1837.

Reino Piamonte Cerdeña
Génova - vista desde Villa Negri 1855
Génova, de la que dice Madame Staël que parece hecha para un congreso de dioses. Contaba en 1812 poco más de 80000 almas y en 1832 superó las 130000. Génova bien merecedora de su apodo de "la superba" (Tasso la llama "la reale, la nobil cittá"). La segunda guerra púnica la destruyó, después fue un municipio romano. Génova es la "ciudad del mármol" por excelencia; ni siquiera Roma se ha labrado el mármol con tanta abundancia y belleza. La actividad trepidante y deslumbradora de su osada población ligur con las incontables tartanas y navíos que envían sin miedo a surcar el Océano. V. Lüdemann Witte, 1837.
La vista más hermosa de la ciudad, que es la del atardecer, se aprecia desde la Villa Negri, a cuyos pies se contempla la población con su amplio y refulgente contorno de montañas y mar. Desde sus terrazas perfumadas por los rosales vuela la vista arrobada sobre el mar de palacios, sobre el puerto con su engalanado bosque de mástiles y sobre el infinito Mediterráneo tornasolado en verde claro, rosa, violeta y azur bajo los rayos del sol que se va. Meyer´s Universum, 1863.

Dedicado a mi amigo Elio,  a quien tengo un afecto especial por la labor que hace mostrándonos los rincones y secretos de una ciudad única en el mundo, llamada Venecia.
Su blog que recomiendo visitéis es:

50 comentarios:

  1. Hola Manuel, precioso recorrido por Italia, para mi una gran desconocida.
    Las litografías dieron a conocer al mundo rincones que ni siquiera sabían que existían podemos decir que fue una de las primeras ventanas que se abrió para la admiración de obras de arte , bellas estampas de paisajes, y monumentos.
    Una narrativa admirable, donde he conocido ciudades y rincones para mi desconocidos, otros los conozco a través de libros o por, los documentales de
    televisión.
    Es un placer visitarte.
    Te deseo pases una felices vacaciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. En este caso yo juego en casa, me gusta tentissimo estas litografías y sus mensajes son siempre interesante!
    Manuel buen verano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable querida amiga, gracias y me alegro que te hayan gustado.
      Un abrazo y feliz verano.

      Eliminar
  3. Me encanta, gracias por ponerlo, un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Um trabalho de investigação fantástico.
    Gostei das litografias.
    Um abraço e bom fim de semana.

    ResponderEliminar
  5. Hola Manuel, como siempre magnifico trabajo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lola.
      Un fuerte abrazo y feliz verano.

      Eliminar
  6. Son unos grabados preciosos en los que se refleja toda la arquitectura de las épocas pasadas digna de ver.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Que tengas unas felices vacaciones.
    En algunos gravados parece que el tiempo no haya pasado con respecto al actual, son muy bonitos todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mari, quien mejor que tu puede dar fe de ello.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  8. Come promesso arrivo a vedere questo tuo post dedicato alla mia nazione e ti ringrazio in modo particolare per il commento su Venezia e per la dedica finale. E' veramente un piacere quando gli amici parlano in bene di noi tutti. Un amichevole abbraccio e buona settimana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, ha sido un honor para mi, dedicártela, por la magnífica labor que haces.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Una exquisita despedida de temporada como no podía ser de otro modo en tu casa. Disfruta de ese merecido descanso. Un abrazo, amigo Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, David, e igualmente te deseo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Maravillosas, son como sacadas de un sueño. Algunas tienen ese aire decadente y romántico de las ciudades con tantos años de historia. Gracias por compartirlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. La verdad que me quedo maravillada con tanta historia, Nápoles - El Vesubio, 1858, ha sido impresionante (seguí tu consejo de verlo en más grande).... de verdad que vengo aquí querido amigo a leer y ver esas imágenes, mil gracias por tu aporte cultural Manuel...un abrazo enorme y seguro ya te vas de vagaciones, que las disfrutes :* un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Precioso recorrido Manuel, me encanta Italia la conozco bien y ha sido todo un placer volver a ella, a través de post tan bien documentado. Ha sido todo un placer leerte. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  13. Un gran reportaje, para una pequeña despedida...

    Muy, Muy bueno...

    Pasatelo a lo grande cual es el reportaje, que nos dejas....

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, amigo, y muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Gracias por una entrada tan hermosa.

    Mis mejores deseos de felicidad en tus vacaciones.

    Hasta pronto. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Difícil poder contemplar en estos tiempos de tanto turista, el sosiego y la belleza que los grabados nos muestran. No obstante, ahí está.
    Me ha gustado mucho. Que lo pases bien.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  16. Que interesante, muchas gracias por compartir tanta informacion sobre los grabados asi como esa historia! Que tengas un feliz verano y que tus vacaciones sean de lo mas beneficiosas!
    Saludos,

    ResponderEliminar
  17. Amigo Manuel, es un arte muy fino y muy interesante. Gracias a tu bondad ppdemos ver estas maravillas sentados en nuestro sillón de casa.
    Un saludo cordial.
    Goriot.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, amigo, y muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Sé que en nuestro país hay muchos y maravillosos rincones...pero ver los más importantes de Italia aquí recopilados es un verdadero deleite.

    ResponderEliminar
  19. Bellissime stampe e litografie!
    Mi pare scontato dire che ho apprezzato moltissimo questa tua pubblicazione sull'Italia.
    A presto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, te comento que estoy preparando otra con fotografías de tu país, de principios del siglo XX.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Me ha encantado pasar por tu blog, mi estimado Manuel.

    Historia, geografía, narrativa, fotografía, todo combinado en un interesante e importante documento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, Ricardo, y muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Hermosas impresiones sobre todo como Palermo, Messina, Milán, Verona y Merano.
    Muy buen trabajo. Atentamente,

    ResponderEliminar
  22. Querido Manuel, ya estoy de regreso a la vida virtual tras la mudanza y las vacaciones estivales. Y aquí me tienes recreandome en tus maravillosos post siempre tan bien documentados. El de Almería me ha gustado mucho pero este de Italia me ha fascinado .
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo hayas pasado requetebien. Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar