viernes, 10 de marzo de 2017

Biografía taurina. (Primera parte).

Biografía Taurina
(Primera parte)
Manuel Domínguez Campos "Desperdicios"
Manuel Domínguez nació en el mismo pueblo que Joselito, Gelves (Sevilla), pero mucho antes: el 27 de Febrero de 1816. Fue el inventor de ese lance de capa de ringorrango que se llama farol. Lo que le hizo destacarse en su tiempo y pasar a la posteridad fue su irreprochable manera de ejecutar la suerte de recibir.
El 28 de Septiembre de 1836 recibió en Zafra una alternativa que nunca hizo valer, y poco después se fue a América, en varias de cuyas Repúblicas del sur vivió durante dieciséis años, dedicándose a muchas cosas, fuera de torear, lo que hizo poquísimas veces.
Con treinta y siete años tomó la alternativa en Madrid el 10 de Octubre de 1853, de manos del "Salamanquino", siendo testigos Cayetano Sanz y "El Lavi", con toros de don Vicente Martinez.
Los toros le castigaron muchísimo, pero Domínguez salía de cada percance con más valor aún. Una de sus más graves cogidas fue la del Puerto de Santa María, el 1 de Junio de 1857: al entrar a matar al primero de la tarde, de Pérez de la Concha, fue enganchado por la cara y el pitón le vació de cuajo el ojo derecho, y cuentan- no se si creerlo- que el señor Manuel permaneció de pie unos instantes contemplando su ojo, que al fin recogió en un pañuelo, diciendo: ¡Bah! Estos son "desperdicios", Y el hombre, tuerto, falto de facultades y cada vez más torpe de movimientos, por los años, siguió toreando hasta que fue sexagenario, dando siempre pruebas de su arrojo singular. En mala situación económica, Manuel Domínguez falleció en Sevilla el 6 de Abril de 1886.
- - * - -
Pedro Romero
He aquí el autentico primer "Monstruo" de la toreria. Buena prueba de su "monstruosidad" es que aún hoy, pasado más de siglo y medio de su muerte se le cita continuamente como prototipo de lo que fue: un gran maestro, un torero completísimo, desde luego, el mejor de los de su tiempo y de los de mucho antes y mucho después.
Nació en Ronda el 19 de Noviembre de de 1754, cabe suponer que el ambiente taurino en que desenvolvió  desde sus primeros años, ya que su abuelo y su padre fueron toreros, haría que en él se desarrollase desmedida afición al arte familiar.
Toreó por primera vez en Madrid con su padre y "Costillares"  el 8 de Mayo de 1775, pero la alternativa la obtuvo, en la misma plaza, el 22 de Abril de 1776. Voluntariamente, y cuando su fama y categoría no habían descendido lo más mínimo, se retiró de los ruedos en 1799.
Lápida conmemorativa de la fundación de la Escuela de Tauromaquia de Sevilla por Fernando VII. 1830. Colección Arqueológica municipal.
Ya retirado, el rey  don Fernando VII fundó la Escuela de Tauromaquia de Sevilla, nombrando director a Jerónimo José Cándido; pero Pedro Romero, alegando su antigüedad y merecimientos, logró que se le diese a él tal cargo. Y allí desarrolló su magisterio con igual dignidad y brillantez que en las Plazas de Toros. El coloso de Ronda murió en Sevilla el 19 de Febrero de 1839, cuando frisaba en los 85 años.
- - * - -
Luis Guzmán "Zapaterito"
Luis Guzmán Casasola nació el 24 de Julio de 1891 en Sevilla en el barrio llamado Puerta del Arenal, y fue bautizado en la iglesia de santa María la Blanca. Son sus padres Nicolás Guzmán López y Dolores Casasola Peral.
Antes de dedicarse al toreo fue aprendiz de carpintero de carros, ó sea constructor de carruajes; pero, como a todos los que les da por torear, le duró poco la asiduidad al taller, pues a los catorce años se marchó a la provincia de Jaén y en ella hizo sus correrías , pasando las fatigas de aprendizaje más duras.
Antes de marchar a Jaén había toreado una vez, en Chucena y fue donde por primera vez probó su valor.
Luego rodó por todas las plazas y plazuelas de la mencionada provincia en que hizo sus ejercicios de oposición a matador, y estoqueó el primer toro de su vida en Vilches, el 24 de Junio de 1906 donde su éxito fue completo. Animado marchó a Sevilla y fue a vestir por primera vez el traje de luces en 1907 en las Cabezas de San Juan (Cádiz)
Comenzó a sobresalir entre los aficionadillos de su categoría y, dando tumbos aquí y estirones allá, logró debutar en Sevilla como matador de novillos  el día 8 de Agosto de 1909, en la corrida organizada por el semanario Don Cecilio, alternando con el novillero Valencina, siendo cogido y resultando con dos costillas hundidas. Volvíó a torear en esta plaza el 5 de Junio del mismo año.
En Madrid toreo por primera vez el 7 de Agosto de 1910, y tal fue la impresión de su trabajo, que la empresa le dio dos corridas en los días 14 y 15, quedando su cartel de valiente y a gran altura.
- - * - -
Salvador Sánchez Povedano "Frascuelo"
Salvador Sánchez Povedano nació en Churriana de la Vega (Granada) el 23 de Diciembre de 1842. Fue de mozo papelista-decorador, pero el ejemplo de su hermano mayor (Francisco, a quien apodaban "Frascuelo", el alias, que después hizo famoso Salvador) le hizo lanzarse a las capeas donde sufrió sinsabores y cornadas que no menguaron su decisión de ser torero. En 1866 figuró, como espada, en algunas mojigangas madrileñas y banderilleó en novilladas de poca monta. En 1867 fue banderillero con Cayetano Sanz, y el 27 de Octubre de aquél año le dio, en Madrid la alternativa el célebre "Curro Cuchares", ante su hijo "Currito", como testigo y cediéndole el toro "Señorito", retinto, de Bañuelos.
Cargado de años y de gloria y con modesto capital, que bien puede decirse ganado a costa de su sangre, pues sufrió más de 30 cornadas, 15 de ellas graves y dos gravísimas, con peligro de muerte, el 12 de Mayo de 1890 se despidió del toreo matando en Madrid mano a mano con "Lagartijillo".
Ya retirado vivió en Torrelodones hasta el 8 de Marzo de 1898, que murió en Madrid de una pulmonía.
- - * - -
Antonio Sánchez "El Tato"
Antonio Sánchez había nacido en Sevilla el 6 de Febrero de 1831. Con una cuadrilla de "pegadores" portugueses hizo sus primeras armas en el toreo, este gran ejecutor del volapié clásico, allá por 1850. Antonio fue el encargado, durante dos temporadas seguidas, de dar muerte  a los bichos con que los portuguesiños hacían toda clase de esforzadas locuras. Una vez que le vio actuar "el Chiclanero", hizo grandes elogios de su facilidad y buen arte como estoqueador, vaticinando que llegaría a ser "gente" en el toreo. Luego "El Tato" perteneció a la cuadrilla de Juan Lucas Blanco, y en 1852 pasó a figurar entre las gentes de Curro "Cúchares", más tarde, su suegro, quien le protegió de modo decidido, cediéndole la muerte de muchos bichos, y dándole, por fin, la alternativa en Madrid el 30 de Octubre de 1853, con toros de don Gaspar Muñoz.
En la calle iba siempre irreprochablemente  vestido de corto, con gran profusión de estupendas alhajas, y tuvo tanto cartel en las plazas como en las buenas mozas de su tiempo....Enamorado de una hija del señor Curro "Cúchares", aunque éste al principio no vio bien el noviazgo, al fin consintió el matrimonio, Bien es verdad que "El Tato" no aprovecho mucho que digamos, en las plazas, los "sabios" consejos de su suegro, que fue un cuco del toreo, mientras que Antonio no pasó de ser un valiente, muy castigado de los toros, por su escasa maestría.
Cuando estaba en el apogeo de su fama, toreando en Madrid con "Lagartijo", la tarde del 7 de Junio de 1869, el toro "Peregrino", de don Vicente Martinez, cogió al "Tato" al entrarle a matar por tercera vez, infiriéndole tan tremenda cornada en la pierna derecha, que siete días después hubo de serle amputada, quedando inútil para la profesión. Más tarde le hicieron una artificial, con la que intentó volver al toreo, fracasando en su empeño. Y desde entonces hasta el día de su muerte, el 7 de Febrero de 1895, "El Tato" vivió oscuramente en Sevilla, empleado en el Matadero, y con la amargura de verse olvidado de todo el mundo, él que había arrastrado a toda la afición tras su persona.
- - * - -
Emilio Cortell "Cortijano"
Emilio Cortell nació el 21 de Octubre de 1884 en Gayanes, provincia de Alicante, y fueron sus padres D. Juan Bautista Cortell y Doña Genoveva Valls.
Cuando solo contaba dos años se trasladaron a Valencia, donde después de recibir educación esmerada ingresó de dependiente en un comercio de aquella capital.
Pronto comenzó las escapadas a las capeas y aunque  su familia se opuso consiguió salir a banderillear por recomendación del desgraciado Fabrilo  en corridas económicas, dando en ellas nota de valentía.
Después sirvió en el ejército en un regimiento de artillería de montaña, cuando volvió lo abandonó todo por ser torero.
Se trasladó a  Madrid donde vivía un hermano, y logró matar en Robledo de Chavela un toro colmenareño de Martínez. En Valladolid toreó el día 21 de Agosto de 1904, con Corralito y toros de Reina. Desde esta fecha comenzó a vestir el traje de luces y toreó en varias plazas de las provincias de Madrid y Toledo donde demostró un buen estilo de estoqueador.
Hizo su debut en Valencia el 19 de Noviembre de 1905, alternando con  Gabardito y Rubio de Valencia.
Por entonces despertó grandes entusiasmos entre sus paisanos, muchos de los cuales le equipararon a los hermanos  Fabrilo y le erigieron ídolo, del que carecían desde la muerte de aquellos dos desgraciados hermanos.
En Madrid debutó el 13 de Marzo de 1910 alternando con Dominguin e Infante.
Cortijano tuvo su bautismo de sangre en Guadarrama el 6 de Octubre de 1904 y durante su carrera sufrió varias cogidas importantes en Zaragoza, Toulouse y Talavera.
- - * - -
Francisco Montes "Paquiro"
Francisco Montes había nacido en Chiclana (Cádiz) el 13 de Enero de 1805. Sus principios fueron muy duros, pues su familia, antes acomodada, había llegado a situación económica muy precaria, y Montes tuvo que ser albañil durante algún tiempo. Pero su afición al toro se sobrepuso siempre en él y toreó en cuantos sitios y ocasiones pudo. El célebre Jerónimo José Cándido lo llevó a la Real Escuela de Tauromaquia, recién fundada, donde le dio lecciones prácticas, que secundó el "monstruo" Pedro Romero, aunque, en realidad, la genial intuición de Montes no las necesitaba. Actuó después algún tiempo como subalternos de espadas de nota, y el 18 de Abril de 1831 le concedió la alternativa, en Madrid, Juan Jimenez "El Morenillo", con toros de Gaviria y Bañuelos.
Su valor y su alegría en el ruedo eran insuperables, "Paquiro" fue un "fenómeno" indiscutiblemente. Su última corrida la toreó el 21 de Julio de 1850 en Madrid, acompañado de "El Chiclanero", su protegido, y Cayetano Sanz, con toros de Torre Rauri. El primero, cogió a Montes al muletearle, causándole una grave herida en la pierna izquierda, y el diestro mermadas sus facultades, se retiró a su pueblo natal. Y allí falleció el 4 de Abril de 1851, Francisco Montes "Paquiro", figura gigantesca del toreo.
- - * - -
Manuel García y Cuesta "El Espartero"
Sevilla, 18 de Enero de 1866: En una espartería nace un chiquillo, ¿Quién había de decir que sería otro Pepe-Hillo?, Así, en coplillas, podría relatarse la vida -y la muerte- de este torero, pues ninguno como él inspiró tantos cantares y romances a la musa popular.... 12 de Julio de 1885. Plaza de toros de Sevilla. Presentación de un novillero que solo ha toreado en las capeas. Alterna con "Currito Avilés" y Juan Manuel Campóo en lidia y muerte de seis novillos de Anastasio Martín.
El día 13 de Septiembre de 1885 en la Maestranza toma la alternativa, matando el toro "Carbonero".
Tras varios fracasos en Madrid, y continuos y delirantes triunfos en Sevilla , llega la temporada de 1894, y en Madrid donde  "El Guerra" obtiene grandes éxitos; "El Espartero" de nuevo fracasa en todas sus actuaciones. Y, desesperado, rabioso por el desquite, sale a torear Miuras el día 27 de Mayo con "Zocato" (sustituto de Reverte, herido), y Antonio Fuentes, que en esta luctuosa corrida se consagra. El primer toro "Perdigón", colorado, ojos de perdiz, afiladísimo de pitones voltea a Maoliyo al darle un pinchazo, y vuelve a encunarle y derribarle al recibir una estocada contraria, corneándole en ele suelo y causándole una herida en la región epigástrica, mortal de necesidad, de la que el infortunado diestro fallece a los pocos instantes de ingresar en la enfermería. Así acaba la historia de un torero popularísimo, un poco héroe a la fuerza, porque a ello le arrojaron el entusiasmo de sus paisanos y tal vez su miedo horrible.... a las cornás que da el hambre. Su muerte -como su vida- conmovió a España, y fue llorada en coplas: Ocho caballos llevaba el coche de "El Espartero...".
- - * - -
Leandro Sánchez "Cacheta"
Leandro Sánchez y Paredes nació en Bolaños el 13 de Mayo de 1861. No tenemos noticia de cómo se reveló en él la afición del toreo, y solo sabemos que toreó  en varias poblaciones francesa con Villarillo; y que en ellas, viendo a los ecarteurs landeses practicar el salto testuz, debió de aprender el que luego le dio nombradía. En Madrid se presentó como banderillero en la novillada de 30 de Marzo de 1884, y figuró como matador de novillos por primera vez el 23 de Noviembre del mismo año. No le acompañó entonces la suerte, pues por haber sido cogido y lesionado no llegó a matar ningún toro.
El 14 de Octubre de 1888 le dio la alternativa en Madrid Francisco Arjona Reyes (Currito). En la corrida patriótica en que se le dio una oreja del toro, le correspondió matar el primero de los destinados a la suerte de rejones, al cual le había puesto cuatro D. Antonio Fernández de Heredia y tres D. Rafael Rodit. Cambiada la suerte, Cacheta le dio dos pases naturales, otro dos con la derecha y un volapié que hizo innecesaria la puntilla. El toro era de la Ganadería de Don Faustino Udaeta.
Leandro Sánchez ha trabajado mucho y con fruto en las plazas americanas. Hace diez años se marchó a Colombia, con motivo de un pleito que allí tenía y desde entonces no se ha vuelto a saber de él. Ni su familia ha tenido noticias.
Poco es lo que se puede decir de Cacheta, que debió su fama a la habilidad con que practicaba un salto -que no ha intentado siquiera, que sepamos, ningún otro torero español,- el salto de cabeza a rabo, a pies juntos, a cuerpo limpio y sin tomar carrera. Así lo hizo en Madrid en la novillada que se verificó el 30 de Marzo de 1884, con el tercer toro. Al salir la res de una vara, la esperó capote al brazo y saltó dejando la capa en el suelo, al lado derecho, cayendo por la cola del bicho y siendo premiados su agilidad y su arrojo con una ovación.
- - * - -
Las imágenes y textos los he entresacado de revistas originales de la época, y del Fichero biográfico taurino, del que es autor, Curro Meloja -Editorial Larrisal, 1944-1945-,   prestado para la ocasión por Carmen Amador Ruiz y Jose María Jimenez Prieto, propietarios del bar "Los Clarines" de Sevilla.

44 comentarios:

  1. Muy interesante esta crónica que has traído.
    El comienzo de los toreros siempre tan dura, sobre todo cuando procedían de familias privadas hasta de lo más básico.
    Pasión y arte tiene este oficio sin ninguna duda, y me ha encantado conocer los principios de estos toreros del pasado, aunque como digo siempre, se me olvida todo :) pero mientras lo leo, me gusta.
    Un abrazo Manuel.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga, a mi me sucede a veces lo mismo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. No soy muy aficionada a los toros, Manuel, pero me gusta conocer a estas figuras que marcaron una epoca y que eran auténticas estrellas en su momento.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Esta vez sólo te saludo ;)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR HISTORIA.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  5. Arte por los cuatro costaos y nunca mejor dicho Manuel. Son de los "antiguos". Casta y valor. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  6. Hola Manuel. Aunque no me gustan los toros, si me gusta tu gran trabajo en el que pones el corazón para mostrarnos cosas muy interesantes, gracias y feliz fin de semana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El toreo aquí en Chile no es tema, pero admiro, Manuel, ese repaso a un pasado lleno de gigantes de la capa, que nos presentas.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por toda la información. Has hecho un gran trabajo.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Unas buenas biografías nos has dejado de estos toreros, tan solo he asistido a una corrida en mi vida, pero siempre me ha gustado su ambiente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Manuel: excelente entrada sobre el mundo taurino, he de reconocer que nunca he asistido a una plaza de toros y que la mayoría de los toreros que nos muestras no los había oído mencionar, pero me ha encantado leer toda la información que nos has traído. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. No entiendo ni papa de toros. No obstante algún nombre me suena, aunque casi todos me son desconocidos por el tiempo en que se dedicaron al toreo.
    Los nombres de Ordóñez, Dominguín, Manolete, El Viti, o Bienvenida, por ejemplo, son más modernos y fáciles de recordar por la fama que los medios prodigaron con ellos.
    Muy interesante.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  12. Un artículo realmente interesante para conocer la historia del toreo...

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Es muy meritoria la tarea de documentación que haces en todas tus entradas.
    Un saludo y que tengas una feliz tarde de domingo

    ResponderEliminar
  14. Por aca fueron prohibidas las corridas a principios del siglo pasado, no se realizo ninguna
    Se erigio un edificio para ese uso pero nunca se uso
    Asi que te de jo mis cariñosos saludos y el deseo de una buena semana

    ResponderEliminar
  15. El mundo del toro, bien merece estos reportajes, por la gran afición que hay en Andalucía.

    Alguno de estos toreros, me ha llegado el nombre por el mundo de la copla, como es el caso de Pedro Romero y Paquiro. Frascuelo tiene un gran renombre que ha llegad a nuestros días.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Tengo yo una imagen de este tipo de mi abuelo vestido de luces.. El hombre quería ser torero pero no pudo ser...
    Que tengas una feliz semana

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado mucho todo lo que cuentas del mundo taurino.El torero es un hombre muy singular.Esta dotado de un coraje y valor nada común.
    A mi madre le encantaban las corridas de toros y se conocía los nombres de casi todos los toreros de la época.
    Nos has regalado un gran reportaje.
    Gracias por tu trabajo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Manuel no soy aficionado a los toros pero reconozco que nos dejas un gran reportaje. De todos los que nos dejas el único que me suena es el rondeño Pedro Romero.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Menudo cartel de toreros, algunos famosísimos, como el célebre Frascuelo, ganada su fama en el ruedo y la inmortalidad en los versos de Machado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Muchísimas veces me contó mi padre la historia de Desperdicios, sea leyenda o realidad la anécdota tiene miga y creo que muchos aficionados la siguen comentado. Felicitaciones por la buena documentación histórica. Un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  21. Madre mía, Manuel, las historias de todos estos toreros no tienen "desperdicios", cada una me ha fascinado por algo concreto y todas por ese arrojo de ponerse delante de un toro de 500 kilos, algunos con técnica depurada y que han dejado algunas Suertes ligadas a su nombre y otros, imagino, que aplicando lo de "más cornás da el hambre"

    Mi madre era una gran aficionada a los toros, pero yo no puedo con la "Fiesta" en cuanto empieza la sangre...me desagrada, me angustía el sufrimiento del toro...

    Eso sí me atrae la estética y esa puesta en escena teatral y la jerga, o mejor dicho, ese lenguaje taurino tan hermoso a veces... lleno de ritmo y poesía.

    Y hablando de poesía ¿quien se puede resistir, aunque no me guste la "Fiesta", a los versos de mi amado Lorca ...cuando describe la muerte en el Ruedo?

    ...Las campanas de arsénico y el humo
    a las cinco de la tarde.

    En las esquinas grupos de silencio
    a las cinco de la tarde.

    ¡Y el toro, solo corazón arriba!
    a las cinco de la tarde...

    Manuel, que sepas que disfruto y aprendo mucho con tus interesantísimos y bien documentados post. Gracias.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga, muchas gracias por tu bonito y generoso comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  22. Hola Manuel. No conocía ni uno de estos toreros, tampoco me sonaban sus nombres, asi que gracias por la información.
    Lo que me ha hecho mucha gracia, son las monteras que usaban, parece que la forma no era muy ortodosa y cada uno tenia su pequeño gusto,ó quiza cambiaba con el tiempo, pero tanto tiempo no habia entre unas fotos y otras. Ahora la cosa se ha
    estandarizado.
    Un abrazo paisano. Feliz semana

    ResponderEliminar