miércoles, 10 de mayo de 2017

La carabela "Santa María", de la Exposición Iberoamericana de Sevilla.



La carabela "Santa María", en la Exposición Iberoamericana, de 1929.
¡TIERRA!
El Almirante enmudece de emoción y, entre sus marineros, desde la "Santa María", mira en la realidad de su sueño la fuente de su locura sublime, vara, mágica que hizo surgir el Nuevo Mundo.
La "Santa María" de la Exposición.
Cuenta Alvar Núñez Cabeza de Vaca en sus Naufragios, que muchas veces él y sus soldados, metidos en el quebradizo bajel o la vieja galera, se lanzaron a la mar -con algunas libras de bizcochos y de tocino-, expuestos a dar en los escollos y bajíos, o a hundirse en el seno de una ola, "pues ninguno de los que íbamos en el galeón -dice- teníamos noticias del arte de marear".
Reproducción exacta de la carabela "Santa María" para la Exposición-Iberoamericana, de 1929.
Por sugerencia de D. Torcuato Luca de Tena en 1926, al Rey D. Alfonso XIII, para que se construyese una réplica de la carabela "Santa María", con motivos de la Exposición Iberoamericana de 1929, en Sevilla, y como complemento del "Pabellón de la Marina"; el Rey, entusiasmado con la idea, lo puso en conocimiento del ministro de la Marina D. Honorio Cornejo Carvajal, dándole instrucciones para que se llevase a cabo tal proyecto, quien a su vez encargó la dirección del mismo al joven y animoso capitán de corbeta, D. Julio Guillén. Una vez comenzó el proyecto tuvo muchas dificultades antes la falta de datos, de ese tipo de navíos; basándose en manuscritos y tablas de la época, consiguió reproducir lo más fielmente posible a la "Santa María".
Detalle de la popa, con el pendón del viejo reino de Castilla.
Por Decreto Ley del general Primo de Rivera se comienza a construir el proyecto del capitán Guillen, con fecha de 22 de Junio de 1927.
La nave se construyo en los astilleros gaditanos de Echevarrieta, y se botó en Enero de 1929, navegando cuatro meses después, hacia el puerto de Sevilla donde le esperaban SS. MM. los Reyes.
La carabela "Santa María" en la grada de los astilleros Echevarrieta, dispuesta para su lanzamiento.
Bendijo la nave, el capellán don Juan Javaloyes, actuó de madrina la niña, María Felisa Aldecoa Lacumbe, y presidió el acto el capitán del puerto, D. Eduardo Pachín.
Sus características eran: eslora 27,50 metros; manga, 7,78 metros; puntal, 5,08; calado de popa, 2,03; de proa, 2,47; desplaza 226 toneladas; el palo mayor, traído de Holanda, medía 27,60 metros y el velamen total era de 470 metros cuadrados.
La nave "Santa María", en plena mar.
Momento en que el Rey sube al barco.
SS. MM. los Reyes, con las Infantas D.ª Beatriz y D.ª Cristina, conversando con el capitán, D. Julio Guillén.
Siendo Ministro de la Marina el contralmirante D. Mateo García de los Reyes, el 5 de Diciembre de 1929, la "Santa María" se le entrega a la Marina, figurando desde entonces en la Lista de Buques de la Armada.
La "Santa María" en el momento de llegar a Sevilla para el acto inaugural de la Exposición Iberoamericana, escoltada por los destructores españoles "Lazaga" y "Alsedo".
El capitán de corbeta don Julio Guillén, de palabra encendida en la que campea el giro popular, franco y certero, tienía un sueño que desde que el ministro le encargó la reconstrucción de la carabela "Santa María", se le había convertido en pesadilla la idea de una expedición, -una vez clausurada la Exposición Iberoamericana-, y recorrer la ruta de Colón, en la carabela "Santa María", haciendo escala en Santo Domingo, Cuba, La Florida, hasta meterse en Nueva York. Por el canal Erik se internarían en los lagos del Canadá y norte de Norteamérica, llegando al lago Míchigan, en donde está Chicago, que celebraría una exposición en 1933.
El capitán de corbeta Julio Guillén, que tenía previsto mandar a la "Santa María" en viaje hacía América.
La empresa sería puramente civil. Claro es que la repercusión sentimental y patriótica de este viaje, sus deseos y afanes, no estaban empañados por ningún bajo interés, el aire romántico de esta tarea le daba un aspecto nacional. Este viaje -decía el Sr Guillén- estaba relacionado con el espíritu deportivo de nuestro tiempo, con esta furia de records... sin embargo nuestro gesto romántico es un brindis a América. Llevaremos en nuestra Santa María una piedra de la Rábida.
La nave no llevará aparato ni máquina moderna, eso sería mistificar el viaje. Lo haremos como lo hicieron nuestros antepasados; con los mismos artilugios y utensilios de tosca traza que ellos emplearon, y la única cama que hay, no pienso usarla.
-Somos unos treinta hombres, todos voluntarios y tres o cuatro oficiales. 
-Invertiremos dos meses en llegar a América, pero el viaje total durará dos años. Llevamos víveres para cuatro meses, y agua para seis. Los víveres serán distribuidos de manera racional, ya que van en cajas numeradas para su distribución. Gastado el contenido de una caja, la leña nos sirve para el fuego. El régimen a bordo será democrático, todos comeremos los mismos ranchos y pasaremos los mismos apuros.
La "Santa María", en las tranquilas aguas del Guadalquivir.
La cámara de Colón a bordo de la "Santa María". Despejada de todo lo superfluo, así que el barco se haga a la mar, esta cámara será utilizada, por el capitán Guillén  y los oficiales que habían de acompañarle.
Querían estos españoles repetir la gloriosa hazaña de sus antepasados, afrontando los azares del riego en la gloriosa ruta; revivir la vieja estampa, desteñida y rota, de la nave que fue un día cobijo de gente brava y aventurera, cofre donde la raza guardaba su coraje y sus esperanzas, falansterio abigarrado de soldados impetuosos y fanfarrones con alma de aventurero y de santo.....Pero tanto trabajo e ilusiones, se truncaron y pasaron al triste limbo del olvido, coincidiendo con la entrada de la República, que impidió se llevara a cabo la expedición.
Cubierta principal de popa, que servirá de austero dormitorio a la dotación, en la carabela.
El ministro de la Marina, señor Casares Quiroga, que dió toda clase de facilidades, para que el viaje de la Santa María se llevara a efecto, aún cuando este viaje, de carácter puramente deportivo, no tuvo intervención oficial de la Marina.
En 1942 la "Santa María" fue remolcada desde el río  Odiel hasta Valencia, donde estuvo atracada hasta 1945, año en que se remolcó hasta Cartagena para su desguace, y al llegar a la altura de Villajollosa, naufragó.

78 comentarios:

  1. no sabía que habían hecho replica de ese barco. gracias por compartir.
    abrazos

    ResponderEliminar
  2. Oh que triste destino el de esta réplica, ¡lástima de su naufragio!
    No tenía ni idea de esto tan interesante que nos cuentas. Ha sido muy ameno y entretenido leer tu entrada Manuel, me ha encantado, y las fotografías geniales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida amiga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es impresionante como se podían atrever a embarcarse en estos cascarones para regalarnos el descubrimiento de un nuevo mundo. Las condiciones de navegación en ellos tenían que ser angustiosas.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Además de las entradas tan preciosas que nos regalas, contigo se aprende mucho de historia; gracias.

    Abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  5. En Barcelona, hubo durante muchos años una réplica, anclada en el puerto, hasta que se pudrió.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me habría encantado navegar en ese barco. En Alicante tienen una réplica del Santísima Trinidad, lo que pasa es que uno puede entrar pero no va a navegar. Pagaría por navegar en él, desde luego.

    ResponderEliminar
  7. Una vez más, Manuel, me he impregnado de una gran y documentada historia, muy aleccionadora...y en breve.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  8. Cuanto trabajarían para construir una reproducción de la carabela y que hazaña querían llevar a cabo, que pena no lo lograsen por causas ajenas a ellos y lo peor de todo es que al final naufragara.
    Manuel,es una verdadera maravilla lo bien que te has documentado para ofrecernos esta parte de la historia, tan interesante,te felicito.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. La historia es una ciencia que no debemos olvidar

    ResponderEliminar
  10. Hola Manuel.
    Me ha resultado amena e interesante la lectura de este "descubrimiento"
    Desconocía que se hubiera hecho una réplica tan perfecta.
    Las fotos de tu archivo, como siempre, me encantan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ángela.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Que bonita!!! parece mentira que pudieran surcar los mares de aquella manera.. Que mundo tan apasionante.. Un saludito Manuel..

    ResponderEliminar
  12. Enhorabuena Manuel.
    Me encanta todo lo que sea promocionar nuestra historia, y más si es sobre la Exposición Iberoamericana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Muy interesantes todos los datos que nos ofreces Manuel. Desde la construcción de la réplica, pasando por los avatares políticos del proyecto, hasta el frustrado viaje hacía las Américas que hubiera dado para cientos de historias. Una entrada que es un tesoro para el legado de tu blog . Gracias por el trabajo, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Cuánto se aprende aquí, así da gusto, no tantas tontunas como pongo yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De tontunas nada, a mi me atrae mucho la sencillez de las personas, y tu lo eres.
      Gracias, y un beso.

      Eliminar
  15. He seguido atentamente todo lo que nos cuentas sobre la construcción de la Santa María y toda la documentación que se ha tenido que revisar para que la réplica fuera lo más parecida a la original.
    Cierto es que lo han logrado y a mí me ha parecido preciosa.
    Seguí leyendo atenta pensando en lo que ocurriría con ese recorrido que pensaban hacer imitando el mismo viaje a las Américas y... ¡vaya desilusión que me he llevado!
    En este momento los acontecimientos políticos echaron por tierra las ilusiones de esos 30 hombres que se habían prestado voluntarios para repetir la misma hazaña de sus antepasados.
    En cuanto al codillo de mi receta, te diré que la carne no es tan gelatinosa como la de las manitas, (a mí también me encantan) pero algo de gelatina si que tiene, prueba de ello es que deshuesado y metido en un molde rectangular y estrecho, con un peso encima, se convierte todo en un bloque que luego se puede trocear y comer frío o templado si lo pasamos un poco por la sartén, es decir, que algo gelatinoso es. Espero que mi explicación te haya servido.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por todo, hoy mismo lo he probado y estaba exquisito.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Mi querido amigo que gran trabajo haces, mira que nos enseñas cosas, muchas gracias. Un fuerte abrazo. Buen día Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida amiga.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  17. Mil gracias Manuel por compartir tus post que son siempre muy interesantes, me doy mi tiempo para leerte a la hora de mi almuerzo, me gusta mucho tus imágenes recopiladas en el tiempo....besos :*

    ResponderEliminar
  18. Qué historia, Manuel, y qué pena que no se pudiera llevar a cabo el sueño del capitán Guillén.

    He disfrutado un poco más que siempre, ya que tengo una aventura dentro que se emociona con estas historias de Galeones, viajes allende los mares, lenguaje marino o marinero...

    Y me chifló la manera en que nos cuenta Cabeza de Vaca eso de..."ninguno de nosotros teníamos noticias del arte de marear".

    Manuel, gracias mil por estos momentos que con tanto arte y dedicación nos regalas, y encima aprendo. No se puede pedir más.

    Muchos besos,

    ResponderEliminar
  19. Cómo me gustan estas historias de la mar, lastima que aventuras tanto tiempo planificadas se fueran al traste. Hoy estaríamos, estarías hablando de otras hazañas tal vez inverosímiles.
    Gracias Manuel.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  20. Pues como siempre pasa somos a veces, unos, tan dados a glorificar nuestras epopeyas, como otros a desprestigiarlas.
    Igual ocurre con el cuidado de las cosas, y prueba de ello es el fin de ese antiguo buque-replica.
    Sin embargo otra nueva replica debe haber, pues precisamente en el puerto de Valencia, hace pocos años, con motivo de la Copa América, hubo una reproducción, no recuerdo de cuál de las tres, atracada varias semanas, que en algún otro puerto debe estar.
    Un fenomenal artículo Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo fue una de las que se hicieron con motivo de la Expo-92, ya que exceptuando una, que quedó aquí en Sevilla, otra, en Palos de la Frontera, y tres en el Museo de Ciencia e Historia, de Texas, y como se hicieron 2 replicas de las tres carabelas, y una de la nao Victoria (en total 7), hay dos que no se donde están.
      Gracias, amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Triste final el de la " Santa María" y una pena que no se llevara a cabo el viaje propuesto por el capitán Guillén.
    He disfrutado mucho con tu entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Bonjour cher ami,

    Une publication remplie d'intérêt... J'apprends à chaque fois beaucoup grâce à vos recherches accompagnées de photos... Merci pour le partage.

    Gros bisous 🌸

    ResponderEliminar
  23. De nuevo un reportaje como todos los tuyos excelente y una pena no se conserve esa replica, en cuanto al viaje hubiera sido todo una aventura si lo hubiesen realizado.
    La bandera que se ve en la popa de la que nos dices era la nacional de la época no es otra que el Pendón cuartelado del viejo reino de Castilla la cual es usada actualmente por la comunidad autónoma de Castilla y León. Al morir Isabel I "la católica" quedo como reina de Castilla su hija Juana I "la loca" y su marido Felipe I "el hermoso", no su esposo Fernando "el católico" el cual solo fue regente desde la muerte del yerno y por la enfermedad de su hija.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Tomas, por tu siempre interesante aportación, de inmediato hago la rectificación oportuna.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  24. Muy interesante este reportaje.

    Ya lo creo que se aprende mucho leyéndote.

    Muchas gracias.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Manuel, qué buena es la labor que haces de documentación de las entradas que escribes. Me impresiona el conocimiento y las fotos que utilizas y qué triste el final de la Santa María.
    Feliz semana

    ResponderEliminar
  26. Que buenisimo son todos los temas que nos enseñas y las fotos entrañables.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. "La nave no llevará aparato ni máquina moderna, eso sería mistificar el viaje. Lo haremos como lo hicieron nuestros antepasados".
    Que bueno es para la historia valorar hechos como estos y que lamentable es el naufragio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Hola Manue! Me apasionan aquellos navíos, hasta el punto que hice una maqueta con todos los detalles del San Juan Nepomuceno de casi un metro de eslora.
    Me ha encantado tu articulo. Aquellos marineros eran de otra pasta. Auténticos héroes.
    Un fuerte abrazo y feliz semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe de ser impresionante esa nave, a mi me dio en una época por los aviones, y al final terminé regalándolos todos.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  29. Hola Manuel! Un reportaje muy interesante, con una información muy buena, felicitaciones!! La verdad es que me llaman muchísimo la atención los antiguos barcos, que pena que naufragase. Me parecen preciosas las fotos. Saludos!

    ResponderEliminar
  30. Boa tarde, é uma caravela impressionante pela beleza, foi certamente uma boa exposição.
    AG

    ResponderEliminar
  31. ¡Que lástima que con la llegada de la República suspendieran el viaje y muy triste el final que tuvo!. Yo había visitado la réplica que había en Barcelona. Muy interesante tu entrada, como no podía ser menos viniendo de ti Manuel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Hola Manuel. Me encantó este post. Curiosas imágenes llenas de historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Muy interesante esta entrada aunque me ha dado pena el naufragio en Villajollosa.Saludos y gracias por tu comentario en mi blog

    ResponderEliminar
  34. Por desgracia, no pudo ser conservada. Ahora podemos ver una réplica de las tres en el Muelle de las Caravelas, en el Puerto de Palos. El año pasado hice un recorrido por ahí.

    Besos

    ResponderEliminar
  35. Hermosa réplica que no tuvo la oportunidad de lanzarse a mil aventuras y triste su naufragio. Un abrazo, Manuel. P.D.

    En mi blog puedes saber de mi próximo y cercano recital en la FLS.

    ResponderEliminar
  36. Si el desguace es malo, el naufragio es peor. He estado en Palos pero desconocía que se pretendiera repetir la Conquista del Paraíso. Me quedo con que en el barco todos coman lo mismo, compartan alegrías y penas y las decisiones sean democráticas.
    Te felicito y te envío un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Una historia muy interesante y tambien triste por el fracaso y naufragio.

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias, amiga Riita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar