jueves, 31 de agosto de 2017

El "Joyero" de la Virgen de los Reyes.


El "Joyero" de la Virgen de los Reyes, de Sevilla.
Tantos años de devoción y culto a la Virgen de los Reyes han acrisolado un magnífico tesoro de ofrendas, que hoy día constituye uno de los más valiosos arsenales de joyas y bordados de cuantos poseen, las imágenes sevillanas de Nuestra Señora.
Corona de la Virgen
Corona del Niño Jesús
Ambas coronas fueron construidas en 1904 por el diamantista sevillano Sr. Vives, con motivo de haber concedido licencia para la coronación canónica de la Virgen, el Santo Padre León XIII, a instancias del virtuoso e inolvidable Cardenal hispalense, D. Marcelo Spínola.
El joyero de la Virgen
Vitrina que centellea fulgores del purísimo metal o reflejos de ricas piedras. Colección que en honor de una Imagen han atesorado los siglos.
Destacan en esta vitrina la Corona del Niño, de oro y esmaltes de Limoges, del siglo XVII; el pectoral de oro y esmaltes, todo adornado de esmeraldas y con una efigie de la Virgen en el centro, de la misma época; y el gran aderezo, compuesto de nueve piezas de corales y perlas, montadas sobre oro, que donó la Infanta Doña maría Luisa Fernanda, viuda de Montpensier. Treinta y cinco sortijas todas de oro y platino con ricas piedras preciosas, entre ellas topacios, esmeraldas y aguasmarinas. Una de ellas, la más interesante, perteneció al Santo Rey, Fernando III y sobre la parte central de su áurea superficie ostenta un esmalte donde figura una calavera con dos tibias cruzadas.
En esta inagotable vitrina aún cabe mencionar otras primorosas alhajas como: corona, alfiler, imperdible, bastón, etc.
La magnífica colección de objetos de metales preciosos que posee la Patrona de Sevilla
En primer término el juego de ocho bandejas repujadas en su centro con castillos y leones, correspondientes al siglo XVII; hermoso cáliz de oro con brillantes y esmeraldas, siglo XVIII; dos incensarios, siglo XVII; seis juegos de vinajeras, del mismo siglo; dos portapaces de plata, etc. Y dejamos para el final dos singulares piezas, en primer lugar una patena de plata dorada, en la que luce la siguiente inscripción: "En la primera Misa que se celebró en México en 1519, en presencia de Hernán Cortés, uso esta patena el R. P.  fray Bartolomé de Olmedo, Religioso Mercedario, insigne auxiliar del Conquistador". Y el segundo, un medallón de plata dorada, que ostenta en el anverso la imagen de la Santísima Virgen y en el reverso la de San Juan Bautista y que según la tradición fue llevado continuamente sobre el pecho por el Conquistador de Nueva España. Ambos objetos fueron donados al tesoro de la Real Capilla por el Infante Don Alfonso de Borbón.
- - * - -
Bordados y Vestiduras
La pujante artesanía hispalense que, en los recoletos claustros o en los soleados patios de las barriadas teje día a día sutilísimas prendas de saya y mantos bordados de oro para la cada vez más brillante y rica Semana Mayor, no podía estar ausente en el caudal artístico de la Patrona de Sevilla. Para ella han sido las más valiosas vestiduras que las manos de estos ángeles han elaborado pacientemente en el transcurso de los últimos decenios. Una colección riquísima que forma así el real equipo con que la Señora se viste para recibir desde su camarín el culto de sus devotos, o se engalana para los grandes días procesionales.
Detalle del mantón blanco y oro de castillos y leones
Una de las más valiosas sayas
Mantón y saya, obras maestras del siglo XIX que fueron donadas a la Virgen por la Majestad de Isabel II, quien no satisfecha con tal obsequio añadió otros semejantes de no menor y regia magnificencia. Los dos que veremos a continuación.
El manto grana y oro
El manto verde y oro
Detalle del manto grana
Detalle del manto verde
Una de las magníficas tocas
Chapines de la Virgen
Preciosos chapines de tisú,  bordados en oro que ostenta el real escudo de España y que simula en el cierre del empeine una vistosa flor de lis.
Manto de color salmón bordado en colores
Bordado con primor por la Hermanitas de la Cruz y que donó la Duquesa de Osuna, con motivo de la magna procesión de 1929 organizada por el Cardenal Ilundai.
Otra espléndida toca de la Virgen
Ejemplar de fino encaje de Flandes siglo XVIII, que perteneció a la señora Condesa de París, doña Isabel de Orleans.

SI QUIERES CONOCER LA HISTORIA DE LA VIRGEN DE LOS REYES, HACER CLIC "AQUÍ"

59 comentarios:

  1. De museo. Impactante y bellísimas fotos. Un trabajo de Cum Laude, Manuel. Eres mla repera.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Manuel!!
    Ya regresé de mis vacaciones y paso a recrearme con este magnifico post con que nos obsequias.
    El ajuar de la Virgen es impresionante y como bien sabes parte de él se puede admirar en las vitrinas del tesoro Catedral. El conjunto de corales y el de turquesas son espectaculares.
    Nos vamos leyendo.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Estos objetos y reliquias religiosas, deben tener un valor incalculable. Y desde luego para los feligreses y creyentes el valor sentimental todavía es mayor.

    Abrazo Manuel

    ResponderEliminar
  4. Ottimo post Manuel e belle le foto delle reliquie. Forse se fossero state a colori avrebbero reso meglio lo splendore delle pietre incastonate, ma non si può avere tutto nelle vita e quindi lasciamo navigare la nostra immaginazione. Buon fine settimana.

    ResponderEliminar
  5. Hola Manuel.
    Admiro el arte en toda la gama de expresiones. Pero siempre me llama la atención cómo en aquellos tiempos hacían tanto con tan poco.
    Cierto que hay detrás auténtico artistas y artesanos que nos han dejado verdaderas maravillas.
    Espero que todo te vaya bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ángela, por todo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Admiro siempre todas estas joyas su trabajo y riqueza qeu engendran.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso reportaje Manuel, me encanta. Besos y feliz septiembre.

    ResponderEliminar
  8. Ogni nuovo mese è un regalo da scartare... non sappiamo cosa ci sara dentro... può sorprenderci o deluderci... ma non smettiamo mai di viverlo con il sorriso e un pizzico di ottimismi. Buongiorno e buon mese di settembre.

    ResponderEliminar
  9. Hola Manuel, es un gusto de nuevo volver a reencontrarme con tu blog y con tu estupendo trabajo en pos de la cultura andaluza que ya es universal llenando de orgullo a toda España. Las coronas que nos tres hoy a colación, son bellísimas y de un valor incalculable. Por otra parte, los mantos son de una belleza enorme y personalmente me recuerdan a algo que me encanta de la tauromaquia. Y son tanto los trajes de luces, como entroncando con el tema de hoy, los preciosos capotes de paseo que muchas veces van con imágenes de la virgen en los toreros. Un abrazo y gracias por una entrada tan bella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Miguel, por tus siempre generosos y amables comentarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Boa tarde, maravilhosas fotos antigas a recordar a historia.
    Feliz fim de semana,
    AG

    ResponderEliminar
  11. Las devociones a un santo o virgen suelen ser "pagadas" por los devotos de manera especial y si como pude ver son de la alcurnia que son algunos de los de esta virgen no me extraña ese joyero.
    Otro de tus grandes trabajos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Impacta tanto esplendor
    Gracias por compartir imagenes y textos que nos llevan a lugares tal vez nunca de poderse visitar
    Nuevamente gracias
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias siempre a ti, querida amiga.
      Cariños.

      Eliminar
  13. These are beautiful works of art.
    Best regards, Irma

    ResponderEliminar
  14. Gran belleza y un valor inmenso.

    Una maravilla.

    UN fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Además tengo entendido que personas devotas donan sus joyas a la Virgen.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Impresionantes joyas y vestidos que tiene la virgen.
    Saludos Manuel

    ResponderEliminar
  17. Impresionante todo lo que tiene.. Muy bello. Saludos Manuel.

    ResponderEliminar
  18. Impresionante joyero el de la Virgen de los Reyes. Me ha encantado como siempre, Manuel esta magnífica crónica. Por mis largos años en Sevilla, le tengo mucha devoción.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  19. joyas maravillosas mi querido Manuel que tu bien dibujas con tu arte literario.

    Gracias por compartir este , tan maravilloso joyero de la Virgen.

    ResponderEliminar
  20. Y espero que muchas o casi todas esas maravillas se conserven para dicha de los feligreses y de los visitantes de la catedral, aunque me temo que algunas serían empeñadas o vendidas durante la guerra, o quizá robadas, o quizá perdidas. Sería el pan nuestro de la geografía española.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se conserva tal y como lo has visto. Gracias, Carmen.
      Saludos.

      Eliminar
  21. El arte suntuario religioso suele ser así de magnificente.
    Un saludo, Manuel.

    ResponderEliminar

  22. ¡Caramba, todo un lujo! Es más que una joya, es Arte por las cuatro esquinas, viva Sebilla y sus habitantes. ¡Me ha encantado! Felicidades.

    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  23. Una Virgen rica en cuanto a los afectos y admiración que se la profesa, y un joyero de primera presentado al estilo y manera de nuestro gran amigo Manuel.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  24. Madre mía, Manuel, qué apabullante es el ajuar de la Virgen de los Reyes. Mira que va a ser verdad que los sevillanos sois unos exagerados.

    Ay, Manuel, puedo admirar y fascinarme ante el Arte de muchas de estas piezas, pero no comprendo que hace una imagen, una estátua, con esa acumulación de joyas que deben tener un valor incalculable.

    Sí, lo reconozco, soy de esas personas simples que cree que mejor hacer réplicas y utilizar el dinero en bien de los que más lo precisen.

    Claro que debe ser porque ni soy creyente ni me gustan las joyas ni soy sevillana.

    Otra cosa es que me haya encantado seguir la historia de este joyero bien ilustrada y mejor contada.

    Un placer, Manuel. Besos,

    ResponderEliminar
  25. Realmente unas joyas de incalculable valor. Manuel besos, ojalá no me hayas olvidado, he vuelto :*

    ResponderEliminar
  26. El más preciado tesoro, la memoria que rescatas. Me encantan los minerales: en bruto, cabujones y tallados. Un fuerte abrazo, Manuel.

    ResponderEliminar