sábado, 10 de febrero de 2018

El Postigo del Aceite, en Sevilla.


El Postigo del Aceite.
El Postigo del Aceite y muralla antigua.
Foto: Laurent, década de 1850. IPHE, Ministerio de Cultura , Madrid.
De las treces puerta y dos postigos que tenía Sevilla hasta el siglo XIX,  solo nos han quedado dos ejemplos, La Puerta de la Macarena y el Postigo del Aceite. Este lo vemos en la imagen ya con la restauración que le efectuó el Conde de Barajas, cuya lápida conmemorativa  aún se conserva. En el siglo XII este postigo se llamaba  Puerta de los Barcos, y posteriormente también  se llamó "Postigo de los Azacanes", por su proximidad al puerto, y  luego "del Aceite", como ha llegado hasta hoy en día, por ser la puerta señalada para la entrada de este celebrado producto de Aljarafe sevillano en nuestra ciudad, junto a la cual se estableció el mercado del mismo, donde actuaban  los veedores a quienes el Cabildo encomendaba la misión de evitar fraudes  y abusos en las ventas.
Mercadillo del Postigo del Aceite.
Foto: Lucien Levy _ 1884.
Gracias al historiador Joaquín González Moreno, autor del libro "La Casa de Pilatos en el siglo XIX", podemos conocer un dato olvidado, como es la propiedad privada de todas las Puertas y Postigos de Sevilla, al menos desde 1588. El 23 de Septiembre de 1588, Fernando Enrique de Ribera compró el alguacilazgo mayor de Sevilla por 160.000 ducados, teniendo desde entonces derecho sobre las Puertas y Postigos, y cobrando tasas por su utilización para la entrada y salida de productos.
Por esta razón, cuando en 1866 el Ayuntamiento acordó el derribo del Postigo del Aceite, se dirigió al duque de Medinaceli ordenándole el desalojo de la vivienda existente en la parte alta del Postigo de su propiedad. Pero el duque se negó a cumplir el mandato municipal y entró en pleito hasta lograr el aplazamiento del derribo. Una demora que se hizo eterna... De manera que el Postigo sigue en pie gracias a Luis Tomás Fernández de Córdoba y Ponce de León, duque de Medinaceli.
El Postigo del Aceite entoldado con velas para proteger del sol del verano. 1904.
 En la postal se observa un puesto de agua, posiblemente uno de aquellos de agua de Tomares a los que hacía alusión Esteban Calderón. Detrás del puesto, a la derecha del postigo, se aprecia perfectamente una pequeña puerta que corresponde a la Capilla de la virgen de la Concepción, de Pedro Roldan, sobre un pequeño retablo barroco. En el interior hay una lápida de 1753, donde el arzobispo Salcedo concede indulgencia a quien rece a la Pura y Limpia Concepción.
La capilla del Postigo.
Postal, de principios del siglo XX.
Postal, de principios del siglo XX.
Un aspecto del antiguo Postigo del Aceite, interesante lugar sevillano, donde en las primeras décadas del siglo XX, existía uno de los mercados que abastecían a la ciudad. 1913.
El Postigo del Aceite. 1915.
El caserío se encuentra hoy bastante alterado, sobre todo su lateral derecho, donde se derribaron las las edificaciones que constituían  el colegio de San Miguel, autentica Canónica sevillana, donde vivían los miembros del Cabildo Catedralicio y donde se conservaban los grandes almacenes que albergaron la rica colección de tapices de la Catedral, y las columnas y entablamentos leñosos que conformaban el colosal monumento de Semana Santa.
Escudo de Armas de Sevilla en el Postigo del Aceite.
Ornamento en la fachada con un frontis barroco, que enmarca un precioso escudo en medio relieve con las armas de la Ciudad, bajo el que campea la siguiente inscripción grabada en mármol: SIENDO ASISTENTE EN ESTA CIUDAD EL ILVSTRISIMO SEÑOR DON FRANCISCO CAPATA DE CISNEROS, CONDE DE  BARAJAS, MAYORDOMO DE LA REYNA NVESTRA SEÑORA, SE REEDIFICÓ ESTA PVERTA POR MANDADO DE LOS ILVSTRISIMOS SEÑORES SEVILLA CON SV ACVUERDO Y PARECER, SIENDO OBRERO MAYOR JVAN DIAZ, JURADO Y FIEL EXECVTOR, ACABOSE EN EL AÑO DE 1573.

77 comentarios:

  1. ¡Que bellas estas imágenes antiguas del Postigo, Manuel!
    Hoy un espacio tan cambiado pero al mismo tiempo tan igual con la capilla de la Pura y Limpia y arco prácticamente tan cuál.
    Un placer pasar una vez mas por tu rincón virtual y disfrutar de las cosas de Sevilla.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que bonito rincón y que bonitas fotos. Un placer siempre, Manuel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Otra gran entrada sobre este mercadillo del aceite; la lástima es que todas estas joyas de la antigüedad van desapareciendo.

    Abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  4. Gostei de ler a história o ano passado passei por este belo postigo.
    Um abraço e bom fim-de-semana.

    Andarilhar
    Dedais de Francisco e Idalisa
    Livros-Autografados

    ResponderEliminar
  5. De agradecer la posición del duque ante el derribo y que se pueda seguir viendo por ello.
    También parece que lo de privatizar no es cosa de hoy día seguro que el señor Enrique de la Ribera le saco partido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Afortunadamente que todavía quedaron dos, pues son muy bonitas y me figuro que debe de ser una parte bonita a visitar.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  7. Un bello ejemplo de puerta que se conserva gracias a la oposición del duque a su derribo. Porque espero que se conserve hoy día, ¿verdad? Es en esta época en la que vivimos cuando más tropelías se están haciendo contra el patrimonio a cuenta de la especulación inmobiliaria. No hay que mirar atrás y llevarnos las manos a la cabeza pensando que en otros tiempos eran unos bárbaros.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Un rincón precioso con una interesante historia la que nos muestras en tu crónica, y unas fotografías que me han encantado sobre todo las de color sepia que muestran esa antigüedad que me fascina, y si es de Sevilla, más :))).
    Un placer leerte Manuel.
    Un abrazo y buen domingo

    ResponderEliminar
  9. Es una pena que estas joyas vayan desapareciendo, de tanto en tanto alguien se da cuenta que no se puede perder ese patrimonio.
    Gracias por darlo a conocer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que bello e interesante.. Gracias por compartir.. Un saludito desde Madrid..

    ResponderEliminar
  11. Es un milagro que aún exita, y aunque no esté en sus mejores condiciones siempre hay posibilidades de hacerlo.

    Manuel gracias por compartir tantas historias interesantes.

    BESOS. .....Gracias por tus palabras

    ResponderEliminar
  12. Otra entrada interesante. Felices carnavales.

    ResponderEliminar
  13. Hola Manuel, llegar a tu espacio literario, es como un delicado viaje en el tiempo en el que a través de tus postales y textos nos encontramos con trozos de la historia -en este caso sevillana- de un enorme valor. Importante también como señalas la procedencia de los nombres, como en caso de hoy de este Postigo del Aceite. La postal con el entoldado es maravillosa.
    Un fuerte abrazo maestro.

    ResponderEliminar
  14. Postales bellisimas que nos llevan a tiempos idos permitiendonos sentirnos parte de ellos
    Cariños y buen domingo

    ResponderEliminar
  15. Interesante esta recuperación del patrimonio arquitentónico antiguo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Qué curioso y qué bien que se haya conservado!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Muchas veces lo atravesé . Gracias por exponerlo en tu blog

    Un fuerte abrazo.

    Guillermo

    ResponderEliminar
  18. Pues gracias al duque aún podemos seguir disfrutando de esa preciosa puerta. La conozco Manuel.
    Buen martes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Muy interesante su compartir, gracias , me ayuda a conocer estos grandes tesoros que poseemos.El arte es la expresión de los mas profundos pensamientos por el camino mas sencillo... Gracias ,también por sus palabras en mi blog me hacen mucho bien, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer, amiga, y muchas gracias.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Pues no conocía este postigo, si el de la Macarena. Tengo que buscarlo por Sevilla la próxima vez que vaya (o igual lo vi y no me fijé, quien sabe). Un saludo, Manuel.

    ResponderEliminar
  21. Oh Manuel tu siempre engriendonos con tu buen hacer, tus imágenes, tu texto.... Gracias por tu amistad …feliz día ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, y lo mismo te digo, querida amiga.
      Un beso.

      Eliminar
  22. Habrá que agradecerle al duque de Medinaceli que el Postigo del Aceite siga en pie. Conservar el patrimonio arquitectónico y artístico debería ser una obligación.
    Siempre aprendo con tus entradas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Esa Sevilla antigua es una maravilla.
    No recuerdo si he pasado por el postigo del Aceite, pero por la puerta de la Macarena si he pasado en varias ocasiones.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Pasear de tu mano y por Sevilla ha sido todo un lujo Manuel. Es curioso que una persona pudiera comprar todas las puerta y postigos de Sevilla. Excelente entrada como nos tienes acostumbrados amigo.

    Abrazos de Espíritu sin Nombre

    ResponderEliminar
  25. Encantasdoras imagenes de otros tiempos. Menos mal que se conservarón dos puertas, ahora es un placer visitarlas. Gracias amigo Manuel por traerlas hasta quí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Vine a navegar una vez más por la pequeña historia gráfica de entrañables lugares españoles. Nuevamente gracias Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Esteban.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  27. Pasar por tu blog.observar esas viejas fotos,es como entrar en la historia

    ResponderEliminar
  28. Siempre muy interesante leerte.
    Un estupendo reportaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Ay, Manuel como me ha gustado esta entrada sobre un lugar que conozco mucho. Me ha encantado conocer de tu mano su historia. Gracias al Duque de Medinaceli, podemos disfrutar hoy de ese magnífico lugar. ¡Cuantos pasos he visto en la Semana Santa de Vírgenes y Cristos pasar por ese arco de manera señorial! Y la capillita tan linda...
    Muchas gracias, amigo. Es un lujo pasarme por tu casa.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  30. Haber conservado Las Puertas de Sevilla, sus Postigos, edificios emblématicos Caños de Carmona, etc hubiera representado tener en el equipo del gobierno local y estatal a gente con sentido común, sensibilidad, ética y respeto por la historia y un enorme valor para las generaciones venideras y para el turismo...

    Pero aquí entras tú al quite, al menos, para muchos podemos hecernos una idea de cómo eran, su historia, y lo que no debe seguir ocurriendo, es toda una didáctica entrada muy de agradecer por los de aquí y los foráneos, el conocimiento no tiene fronteras, es universal.
    ¡Enhorabuena, maestro, es impagable!

    Mil gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Dicen que las cosas de palacio van despacio y, prueba de ello, es que hoy en día, y gracias al conde de Medinaceli, aún se puede admirar el postigo del aceite.
    Ha sido un placer pasear por Sevilla y conocer una parte de su historia a través de tus postales.Mil gracias por tu dedicación.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  32. No sabía que las puertas y postigos fueron de propiedad privada. Siempre aprendo de tus entradas por cualquier lugar de la historia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Pues ya veo que no hay bien que por mal no venga, y el pleito del duque de Medinaceli con el ayuntamiento ha permitido que el portal haya llegado hasta nuestros días.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. Gracias Manuel por tu llegada a mi lar
    Tus palabras vertidas en el miman el alma especialmente trayendome un poema de un apreciado poeta
    Vengo de una generacion en que la educacion era una hermosura, viajamos con geogracia, aprendimos con historia nos forarlecimos con filosofia etc,
    Lamentablemente ya paso esa etapa y ahora estamos en continuo declive
    Pero en Literatura recorrimos el mindo con sus mas eximios protegonistas y Antonio Machado supo ahacer y hace aun mis delicias
    NUNCA PERSEGUÍ LA GLORIA
    de Antonio Machado

    Nunca perseguí la gloria
    ni dejar en la memoria
    de los hombres mi canciòn;
    yo amo los mundos sutiles,
    ingrávidos y gentiles
    como pompas de jabòn.
    Me gusta verlos pintarse
    de sol y grana, volar
    bajo el cielo azul, temblar
    súbitamente y quebrarse.

    Con todo cariño, buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Abu, por tan exquisito regalo.
      Un beso.

      Eliminar
  35. Mi muy querido Manuel,.

    En tu excelente crónica haces un fino reconocimiento a las acciones de Luis Tomás Fernández de Córdoba y Ponce de León, duque de Medinaceli.

    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ricardo.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  36. Me encantan las calles con los sombrajos y la devota de rodillas ante la puerta de la capilla.
    Muy buen reportaje manuel.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  37. Cada vez que me cuentas de la Sevilla antigua, me voy encaprichando más de conocer la Sevilla nueva, que ya me vale.

    Hoy he disfrutado mucho de esta Sevilla amurallada con Postigos de propiedad privada, mercados sin abusos, azacanes de un lado para otro... Indulgencias arzpbispales y hasta un Duque insumiso, aunque sólo fuera por su propio interés y no por romanticismo o anarquía de carácter.

    Las fotos, una maravilla.

    Después fui a ver el Postigo en la actualidad a golpe de clic y hasta me topé con un obra de Joaquín Turina.

    Un placer visitarte, Manuel.

    Besos,

    ResponderEliminar
  38. La información y fotos me servirán de referencia para visitar estos puntos atractivos, por su pasado histórico, en mi próximo viaje. Manuel, eres excelente guía turístico. Muy interesante. Gracias por tu dedicación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias a ti siempre, estimada Ceciely.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar