jueves, 20 de septiembre de 2018

Teatro Portela, en Sevilla.

El Teatro Portela, de Sevilla.
Para el noventa por ciento de los sevillanos que su capítulo de ingresos no les permitía gozar de las delicias de las playas, Sevilla les ofrecía, en esas noches caniculares, bellos rincones de sosiego y frescura, donde las sombras de los árboles eran una generosa invitación a la paz y al ensueño. Había para todos, y para todos los gustos: para los melancólicos, para los amantes que buscaban madrigales en los jardines encantados de Murillo; para los bulliciosos, para los castizos y para los impermeabilizados donjuanes de varietés...
Uno de esos lugares amables, cariñosos, donde las horas tenían un exquisito sabor de frivolidad, era el Teatro Portela, el andalucísimo del Teatro Portela, que se envolvía en las ondas aromadas de sus jardines y las sonrisas blancas de las muchachitas fragantes de la época.
Escenario y patio del teatro Portela.
Allí todas las noches un público distinguido se congregaba. Iba en busca de unas horas deliciosas, porque sabía que allí es donde era posible gozarlas.
Reía y se alborozaba con Luis de Llano, el simpatiquísimo actor que se había metido al público en el bolsillo y el que todas las noches presentaba un aspecto de su excelente gusto artístico, de su inagotable gracia, en esta tierra de la gracia.
Se extasiaban y embelesaban con la voz de plata, toda matices, de María Banquer, la excelente ingenua. María Banquer se hizo de un público que la seguía y admiraba, y el cual tenía siempre para ella, para su actriz favorita, el aplauso más ferviente....¿Y para qué seguir?.
Una escena del juguete cómico de Muñoz Seca y Pérez Fernández "El clima de Pamplona", estrenado con éxito en el Teatro Portela, por la Compañía de Luis Llano. 1921.
Una escena de "El Niño de Oro", que con tan lujoso decorado y acierto, puso en el bonito Teatro Portela, de Sevilla, la compañía dirigida por la notable actriz María Gámez. 1923.
Eran muchos los alicientes del teatro Portela, como también lo era indiscutiblemente el rincón más simpático de Sevilla, el más sevillano, y este caché especial se lo dio, el ojo clínico de don Antonio Galiano, el más perspicaz, y más valiente de nuestros empresarios de la época.
El público, así lo reconocía, y todas las noches con su presencia, lo confirmaba.

46 comentarios:

  1. Hola Manuel, como siempre buen trabajo, es una maravilla leer cosas tan interesantes. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría, Manuel, poder mover la máquina del tiempo hasta ese tentador 1921 o 1923 en el teatro Portela. Sería impagable.Imagino que a la salida me esperaría un tranvía de esos tiempos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Me has descubierto un capítulo de la historia de Sevilla que no conocía, Manuel!
    Qué me gusta aprender contigo cosas de la ciudad que se nos fue.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Yo también tengo buenos recuerdos del cine de verano, buenos tiempos aquellos que se disfrutaba de forma distinta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que sitio más hermoso y agradable presentas hoy donde parece ser, disfrutaba la gente en las noches calurosas de esta maravillosa ciudad.
    Muy interesante sin duda, como siempre Manuel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo de pequeño haber asistido a alguna sesión de cine al aire libre, pero nada que ver con todo un teatro. ¡Qué maravilla!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante,Manuel. Existe todavía el Teatro Portela, al menos el edificio?
    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gumer, y este teatro pasó a la historia hace ya bastantes años.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Siempre nos traes preciosos reportajes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ancora una volta una presentazione dei luoghi molto appropriata e che dona voglia di visitare i luoghi. Peccato che, per il momento, non ho la possibilità di farlo. Buona domenica.

    ResponderEliminar
  10. Sería, entonces, pero mucho mejor, el equivalente a nuestros actuales cines de verano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Manuel de nuevo nos dejas un reportaje en el que nos descubres un rincón olvidado de Sevilla. Este parece ser que fue el antecesor del cine de verano al aire libre pero en teatro, vamos que todo esta inventado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. No he podido conocer este lugar, que tanto ha disfrutado los sevillanos. Lo que sí he podido conocer ahora, es las pantallas al aire libre que instalan en tiempo de verano en algunos municipios. El ayuntamiento de Cádix durante el tiempo de verano, y en la noche de los sábados, pone un pantalla en el módulo Central de la playa Victoria. Allí acuden las gentes provistas de sillas de playa.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. El escenario enormeeeeeeeeeee!!! era la calidad de esos años, una belleza de post Manuel, un beso :*

    ResponderEliminar
  14. Las noches de verano sevillanas son extremadamente largas por la caló que se pasa en esas tierras. Así que qué mejor idea que un teatro al aire libre para amenizarlas y hacerlas más llevaderas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Qué nostálgica y bonita entrada!!.
    Tenía que ser muy agradable disfrutar de teatro en ese entorno.
    Muy interesante.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Amalia.
      Otro fuerte abrazo para ti.

      Eliminar
  16. Interesantes y belos relatos do teatro.
    Abrazos con carino

    ResponderEliminar
  17. Ha de estar llenos de nostálgicos fantasmas el sitio donde estaba... Lindo escrito

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  18. Teatros tem uma atmosfera diferente mesmo
    fechados parecem que vidas circulam...
    Adorei a história deste que nos mostras.
    r. sobre o teu comentário no posts conchas, deves
    ter conchas muito lindas por aí também e que infinidade!
    E quem não tem uma história de conchas para contar que atire
    a primeira concha k. Nós iremos um dia e elas ficarão.
    Bom começo de outubro.
    PAZ E BEM.

    ResponderEliminar
  19. Que buenos recuerdo Manuel. en Cáceres estaba El Capitol de verano y allí nos íbanos la familia.
    Buen domingo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Me recuerda aquellos años de niño cuando iba con mis primos a los cines de verano. Me imagino que todavía seguirán existiendo aunque quizá cada vez menos. Eran lugares propicios para aquellos de menos poder adquisitivo, en aquellas noches después de un día caluroso.

    Felicidades por el trabajo. Un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  21. Qué delicia esa descripción de la oferta para nostálgicos, bulliciosos, castizos e impermeabilizados donjuanes... Como disfruto con este lenguaje.

    Mi recuerdo de teatro al aire libre no es tan glamuroso, Manuel, pero sí entrañable, la plaza de tierra regada, los titiriteros, el cine con su pantalla remendada... Las sillas de casa, las monedas tintineando en los bolsillos...

    Cuanto tiempo hace de aquello ya.

    Me encanta leerte, mirar las fotos y aprender con tus historias, Manuel.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar