viernes, 30 de noviembre de 2018

El "Barrio Moro", en la Exposición Iberoamericana, de Sevilla.



El "Barrio Moro", en la Exposición Iberoamericana, de 1929.
Este pintoresco barrio estaba emplazado en el sector Sur de la Exposición Iberoamericana, más exactamente, en la Avenida de Venezuela, frente al Pabellón de Turismo y la Casa de Córdoba.
Ocupaba una superficie de 3.000 metros cuadrados, y todo lo construido era una reproducción de lugares típicos de Tetuán.
Entrada al Barrio Moro y torre de la Mezquita, reproducción exacta de la torre de Yamas Bacha, en Tetuán. Y la puerta es idéntica a la de "Tanger", en Tetuán.
Se entraba al Pabellón, que lo circundaba una muralla almenada, por una hermosa puerta, trasunto de la que da acceso a la Mezquita del Feddan, sita en la Plaza de España de Tetuán.
El primer patio era una exacta reproducción del de los babucheros de la capital de nuestro antiguo protectorado. En él había instalados numerosos bazares, en los que se vendían los artículos típicos marroquíes.
Un aspecto  de la Kaisería (barrio del comercio de Tetuán) y de la Mezquita del Pabellón Comercial Marroquí.
En uno de sus lados se elevaba la Mezquita, coronada por una hermosa torre de veinticinco metros de altura, reproducción de la Mezquita de Dar el Bacha, de Tetuán, y en su base se construyó una bonita fuente y se colocó también una maravillosa ventana, inspirada en la de Sidi Ali Baraca, de Tetuán.
Vista general del "Barrio Moro"
En el segundo cuerpo del edificio se elevaba un magnífico Fondak con sesenta habitaciones para alojamiento de los moros, un Hamman o baño y el gran salón de té.
En el cuerpo central y en su planta principal, había un bonito cafetín moruno.
Contemplaba el Pabellón un tercer patio adornado con arcos árabes y profusamente iluminado; éste estaba destinado a comedor y dancing, además había otro comedor cubierto y varios cuartos moros decorados ricamente.
El recinto era un trozo de ciudad marroquí, con sus características murallas almenadas, y que desde el punto de vista marroquí, era el Islam, donde todo es unidad y simplificación y donde la Mezquita se alza sobre todas las instituciones y moradas de los mahometanos, este edificio religioso contaba como primera condición cuando se pretende hacer una síntesis de lo islámico. Presidía pues el "Barrio Moro" la alta torre de una Mezquita autentica, erguido frente al Pabellón de Córdoba, y haciendo con los motivos de éste muy sugestiva correspondencia. Puede decirse que estos dos pabellones, el de Córdoba y el comercial marroquí, representaban a la España musulmana y al África española en un momento de intento de aproximación y de inteligencia.
El Salón de té, del Barrio Moro.
La cocina europea estaba a cargo del ex-jefe de cocina del Hotel Alfonso XIII, de Sevilla, y el bar a cargo del barman del Real Club Náutico de San Sebastián. 
SS. MM. Los Reyes entrando en el Barrio Moro, al que visitaron detenidamente.
Sus Majestades los Reyes y AA. RR. visitaron dos veces el Barrio Moro, y las más significadas personalidades desfilaron por él.
El Gobierno concedió la exención del impuesto aduaneros para cuantos artículos típicos marroquíes se destinaran y vendieran en el Barrio Moro.
La Comisión Permanente de la Exposición concedió gratuitamente los terrenos, por estimar la iniciativa patriótica como medio de dar a conocer al mundo, nuestra labor de Protectorado, y por contribuir a fomentar el turismo a nuestra antigua zona de Marruecos.
Y como complemento a esta entrada  de la Exposición Iberoamericana, de Sevilla, les ofrezco estas postales de los años cuarenta, de mi colección particular, algunas de ellas, del auténtico "Barrio Moro" de Tetuán.
 Entrada al Barrio Moro.
Zoco en la Pascua de Aid el Kebir.
Mercado Moro.
Calle Harrazen.
Aguador en el zoco.
Saliendo de la Mezquita.
Puerta de la Reina.
Plaza de España.
Cine Avenida.

SI DESEA CONOCER OTROS TEMAS SOBRE LA EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA, POR FAVOR, HAGA CLIC AQUÍ

34 comentarios:

  1. Ya sabes que esos años de la historia de nuestra ciudad me fascinan, Manuel y con tus post disfruto muchísimo recorriendo cada rincón de esta Exposición del 29.
    Besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante Manuel, siempre es un placer leerte y cuantas cosas aprendemos. Muchas gracias. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Estos recorridos por otras épocas no tienen desperdicio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso reportaje, me ha encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Desconocía que hubiera ese barrio Moro en Sevilla con su zoco y su Mezquita.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  6. ¡Siempre es un lujo!
    Ya sea, Manuel, de tu colección particular o de donde sea, nos permites impregnarnos de estupendas visiones de un pasado irrepetible.

    Saludos desde Chile.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Manuel!

    A História de Espanha y de Portugal estão mucho ligadas à História de Marruecos, pero no imaginava que houvesse um bairro mouro en Sevilha. Conheço muy bien Tanger, Tetuán y outras cidades en Marruecos.

    Esta exposição deve ter sido una "cosa" fabulosa y devido a tu coleção, podemos voltar a mirar todo un passado tão significativo.

    Besos y bon fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Este barrio está lleno de maravillas, que bueno debe de ser pasearse por él.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante , Manuel , y el abrazo fuerte que corresponde.


    Guillermo

    ResponderEliminar
  10. Manuel, es un recorrido fantástico donde podemos apreciar las costumbres de esa época. Gracias por este reportaje lleno de curiosidades, y costumbres, de antaño.
    Amigo cuídate. Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Siempre es una aventura, un viaje al pasado pasar por tu blog y beber de esas fuentes cuyas aguas nos eran desconocidas. Un abrazo, Manuel.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Manuel!

    ¡Ufff, que maravilla de entrada! Todo un lujo pasear por tus letras y fotos.
    De tu mano acabo de hacer un precioso recorrido por esa exposición y también a otros tiempos añejos que tienen un especial encanto, gracias Manuel. Una maravilla para los sentidos.
    Ha sido un inmenso placer pasar por esta tu casa donde se respiran aromas de otra mágica época.

    Te dejo mi gratitud y mi gran estima.
    Un abrazo y se muy, muy feliz.

    ResponderEliminar
  13. Que maravilla de reportaje.Las fotografías nos ayudan a conocer la realidad de una época pasada.No sabia que existiera un barrio moro en Sevilla.
    Muchas gracias Manuel,me ha gustad mucho
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. ¡Manuel, que maravillas nos traes a tu rincón!
    Recorro de tu mano esos rincones amados, mientras me empapo de retazos de historia. Todo un lujo tenerte como amigo.
    ¡Uy, esa magníficas postales! Verdaderos tesoros.
    Gracias por tanto.

    ResponderEliminar
  15. No reparaban en gastos en alquel tiempo para dar a conocer lo mejor de cada país en las Exposiciones Universales o Iberoamericanas, como en este caso. Debía de ser todo una atracción para aquellos que no habían pisado tierras marroquíes, desde luego, dentro de uno de los protectorados españoles. Muy logrado.
    No dejo de pensar en la lástima de haber perdido muchos de estos edificios, pero claro los construían pensando en su temporalidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Hermoso!
    Gracias por todo lo compartido.
    Te dejo un fuerte abrazo y mis mejores desos para las proximas fiestas Manuel.
    Hasta el año que viene!

    ResponderEliminar
  17. Un magnifico reportaje como todos los tuyos, lo malo que por desgracia seguro no quede nada de todo ese bello recinto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Te felicito por un reportaje tan estupendo.
    Realmente excelente.
    Un abrazo, Manuel.
    Y siempre gracias.

    ResponderEliminar
  19. Madre mía, Manuel, imagina si hemos retrocedido y no me refiero a tu estupendo reportaje, sino a que ahora sería impensable hacer algo así, sin protesta por parte de los votantes y seguidores de un partido político como Vox, que dirían que nada de intercambios culturales (ellos lo dirían de otra manera) ni comercio ni mezquitas ni moros..., por supuesto.

    Hoy las fotos son todas magníficas, tanto las del Barrio Moro recreado como las escenas reales de tu colección de postales.

    Una gozada, Manuel. Gracias por este buen rato.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  20. Amigo Manuel,tu coleción se supera con este reportaje

    ResponderEliminar
  21. España siempre es bella y Sevilla lo es más

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  22. Interesante exposición.
    Me gustaría verla. Unas fotos muy buenas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Es una lástima haber perdido alguno de aquellos pabellones, pero dentro de lo que cabe también es mucho lo que queda de aquella exposición.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Gracias Manuel, pero acabamos de perderla.
    Siempre permanecerá en nuestros corazones por su dulzura, fe y esperanza.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  25. Es el consuelo que me queda, la recordaré descansando en brazos de su AMADO que es como ella lo llamaba cuando se refería a Dios.
    Agradecida por tus condolencias.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  26. Muy interesante el tema de hoy y el descubrimiento de otros enlaces relacionados con un acontecimiento tan importante y transcendente para la ciudad.

    BESOS

    ResponderEliminar
  27. Magnificas esas postales, como siempre...aprovecho para desearte un feliz y prospero año 2019 para ti y tu familia.

    ResponderEliminar
  28. MANUEL, Maestro querido :

    Estas cada vez mejor en tus publicaciones las que siempre sigo y que enriquecen mi mente y espíritu.

    Abrazos desde Miami.

    ResponderEliminar