viernes, 31 de julio de 2020

Fotos antiguas de Colmenar, Casabermeja y Ríogordo, (Málaga).

Colmenar (Málaga)
Villa de 3934 habitantes según el censo oficial de 1910, situada a 29 kilómetros de la capital de la provincia, junto a la carretera de Málaga a Loja, por el puerto de los Alazores.
Sus tierras son generalmente de muy buena calidad y están surcadas por las primitivas corrientes del río Vélez y del Guadalmedina, que desembocan al Mediterráneo, respectivamente en la playa de Vélez-Málaga y en la de la capital.
Los productos agrícolas consistían principalmente en vinos, aceite, cereales, pasas, legumbres e higos. Se criaba ganado de varias clases, especialmente cabrío y de cerda, y había caza de perdices, aunque no en mucha abundancia.
Las estaciones de ferrocarril más cercanas eran: la de Málaga, que se halla  a 29 kilómetros, y la de Antequera, que se halla a 30 kilómetros.
En esas fechas estaba construyéndose una carretera, que debía conducir a Ríogordo.
Había establecido un servicio diario de carruajes a la capital de la provincia.
Se celebraba la fiesta mayor el día 2 de Febrero, por nuestra Señora de la Candelaria, de cuya advocación hay una ermita que fue hospicio de los Agustinos.
También se celebraban ferias del 13 al 15 de Agosto, las cuales solían hallarse muy concurridas.
Vista general.
Está situada sobre una colina de las estribaciones del Torcal.
La población a vista de pájaro.
Hermoso panorama enfocado desde una altura inmediata a la villa.
Vista parcial.
Sobre el modesto caserío se destaca la silueta de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.
Plaza de la Constitución.
La más bella y desahogada de la población.
Calle del Cura.
Su piso irregular y mal empedrado, y la modestia de sus edificios, la dan un aspecto rural bastante característico.
Altar mayor de la parroquia.
Interesante retablo de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.
Altar del Sagrario.
La imagen del Crucificado y otras esculturas de este retablo tienen bastante mérito artístico.
Altar de San Antonio.
Como los anteriores, pertenece a la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, y es un elegantísimo ejemplar de su estilo.

Casabermeja (Málaga)
La villa de Casabermeja más la aldea de Los Mellizos sumaban una población de hecho de 3592 habitantes según el censo oficial de 1910.
Está situada a Occidente del partido, a la margen derecha del río Guadalmedina, sobre el declive de un monte. Dista 30 kilómetros de Málaga, 15 de la cabeza del partido y 28 de la estación de Antequera, que es la más próxima.
El término es quebrado y producía principalmente aceite, almendras, cereales, vinos y ganadería.
Celebraba fiestas por Corpus y el 20 de Enero y ferias y mercados del 10 al 12 de Agosto.
Calle Real.
Es la más céntrica y concurrida de la población, pero su empedrado deja algo que desear.
Altar mayor de la parroquia.
Templo sencillo, pero de elegantes líneas, dedicado a Nuestra Señora del Socorro.
Vista general.
Edificada en el declive de un monte, disfruta de bellísimos panoramas.
Plaza de la Verdura.
Sumamente típica por su aspecto montañés y por los paisajes que la rodean.

Ríogordo (Málaga)
La villa de Ríogordo con 2926 según el censo oficial de 1910, es otra villa de relativa importancia. que se halla a 35 kilómetros de Málaga, cuya estación es la más cercana, y a 5 kilómetros de la cabeza del partido, por una carretera en construcción. Ocupa un lugar excelente en un valle rodeado de montes, donde disfruta de un clima muy dulce.
La baña el llamado río de Oro, que es una de las corrientes iniciales del río de Vélez. El terreno es, en su mayor parte, de buena calidad y producía principalmente en esa época aceite y cereales.
Celebraba fiestas por la Virgen de Agosto, y feria y mercado el día siguiente.
El Puente.
Este antiguo puente cruza el llamado río de Oro, que es uno de los nacimientos del de Vélez.
Altar mayor de la parroquia.
Es de estilo churrigueresco y fue construido en el siglo XVIII.
Vista general.
La situación de esta villa, completamente rodeada de montes, no puede ser más pintoresca.
Vista parcial.
Uno de los más bellos panoramas que presenta esta población.

lunes, 20 de julio de 2020

"El Pescaito", de Gerena (Sevilla)

"El Pescaito", de Gerena (Sevilla).
"Auxilio a la Rebelión Militar"
Franco proclamó el estado de guerra en el Marrueco español, el 18 de Julio de 1936. Y desde ese mismo día, dio comienzo la etapa represiva, disponiendo trámites sumarísimos para varios delitos y la prohibición de reuniones y huelgas. Continuaron los decretos durante el transcurso de la guerra, hasta que en Febrero de 1937 se formalizó con el Decreto titulado: "La ley de Responsabilidades Políticas" (tipificado con tres delitos: rebelión, auxilio a la rebelión y excitación a la rebelión). Hubo otros muchos como por ejemplo: el de Febrero de 1939; la que prohibía la celebración de asambleas públicas de Julio del mismo año; la Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo, de Marzo de 1940 y la Ley de Seguridad del Estado de Marzo de 1941, completaron ya durante la posguerra, el corpus jurídico del aparato represivo del régimen de Franco.
De este modo quienes durante los primeros meses o años de la guerra lograron salvar sus vidas, bien por permanecer escondidos, huidos o por contar con un valedor influyente, más tarde o más temprano fueron cayendo en las redes policiales del franquismo, siguiendo suertes muy diversas. Los más, fueron procesados, condenados a pagar multas, encarcelados en algún centro u obligados a realizar trabajos forzados en algún campo de concentración o colonia penitenciaria.
          Hoy, les voy a documentar los hechos, de otro vecino de Gerena (Sevilla), que tuvo también que purgar sus antiguas  "responsabilidades políticas", y como en los anteriores casos que ya he publicado, mucho tuvo que ver  el pecado de haber pertenecido en algún momento de su vida, a organizaciones proscritas por el "Nuevo Estado", en este caso, a el "Frente Popular".
Me he decidido a titular esta entrada como "El Pescaito", de Gerena" porque como podrán leer en las copias literales que les hago de estos documentos, hasta hoy, es el primero que me aparece como "fugitivo", consiguiendo escapar del aparato represivo del nuevo régimen golpista.
Y porque es a él, a "El Pescaito",  a quien inculpa "El Titi" en algunos documentos, como inductor de los hechos,  aunque eso nunca lo sabremos, ya que durante el régimen franquista, jamás consiguieron detenerlo. Lean ustedes a continuación, si a A. P. G., que fue la persona a quien condenaron  lo hicieron con pruebas suficientes y de forma justa; y juzguen ustedes mismos, porque yo, tengo seria dudas.
El acusado, al que siempre voy a citar con sus iniciales A. P. G., por respeto a sus amigos, familia y descendientes, si los hubiera, tras el Sumarísimo, fue considerado responsable del delito de "Auxilio a la Rebelión" previsto y penado en el párrafo segundo del artículo doscientos treinta y ocho del Código de Justicia Militar y Bando declarativo del estado de Guerra.
Documentación inédita, y en exclusiva para todos ustedes.
(Si haces clic sobre los documentos, los verás ampliados)
Atestado instruido por la detención de A. P. G., por el cuartel de la Guardia civil, de Gerena.
Hago copia literal de todos los documento, para facilitarles a ustedes su lectura, y para que puedan ser traducidos a invidentes.
"Gregorio Medina Jimenez, cabo de la tercera Compañía de la guardia civil de Sevilla Exterior, y en la actualidad Comandante Militar de Gerena, por el presente atestado hace constar: que en virtud de haber tenido conocimiento confidencialmente que el vecino de esta localidad llamado A. P. G.  (alias) "El Titi", en cierta ocasión, y próximo a la fecha en que incendiada la Iglesia Parroquial de esta localidad por los elementos marxistas, y sobre el año mil novecientos treinta y dos, había traído de cierto sitio alguna gasolina sin objeto conocido, siendo de creencia pública, que este fuera uno de los autores de dicho siniestro; por las razones expuestas, procedió el que suscribe acompañado del guardia segundo Diego Sánchez Cabra en el día de hoy veinticuatro de Noviembre de mil novecientos treinta y siete, a practicar las diligencias oportunas, dando por resultado interrogar al que dijo llamarse A. P. G. (El Titi), mayor de edad, de estado casado, natural y vecino de Gerena, con domicilio en calle Ruiz de Alda, número ...., y de profesión tratante, al que preguntado convenientemente dijo: que él no sabe nada de la quema de dicho templo, en años anteriores, por lo que interrogado que motivos le habían inducido a traer a esta localidad la gasolina en cuestión, dijo, que efectivamente en cierta ocasión y un poco antes de la quema de la Iglesia, en compañía de su convecino A. C. R. (alias) "Pescaito" hoy fugitivo, fueron en un coche a la villa de Santiponce y se trajeron una lata de gasolina para quemar al Señor Cura Párroco, que en aquella época se encontraba en esta localidad, llamado don Elías Dominguez, cosa que no pudieron llevar a cabo, porque cuando llegaron a ésta ya provisto de la referida gasolina, el mentado Cura dándose cuenta de antemano de lo que le iba a suceder, se marchó de la localidad antes de que llegaran ellos, que él fue inducido por el mentado "Pescaito" a ir por la gasolina de referencia para cometer dicho asesinato con el repetido Religioso, que una vez llegado a la localidad, y viendo que su víctima se había fugado, optaron por darle la gasolina al dueño del coche para que la gastara en el mismo vehículo, que era propiedad de un tal Ramón, vecino de esta localidad.
Preguntado donde se encontraba la noche que fue incendiada la mentada Parroquia dijo, que él con varios individuos se hallaba en el Casino Republicano, que él últimamente pertenecía al Partido de Martinez Barrios, a donde estaba afiliado, que él no ha intervenido en nada ni ha estado con armas durante el movimiento, que no tiene más que decir y que lo dicho es la verdad....
Firmado por el guardia auxiliar y por el que la extiende y certifica....
Acto seguido y en virtud de lo que antecede, procedió el que suscribe a interrogar al que dijo llamarse Ramón, L. V., mayor de edad de estado casado, natural y vecino de Gerena, con domicilio en la calle Millán Astray, nº , y de profesión Chófer, el que preguntado dijo que en cierta fecha que no recuerda y sobre el año mil novecientos treinta y dos, se presentó en su domicilio su convecino. A. P. G. (Alias "El Titi") solicitando el coche de su propiedad para hacer un viaje, indicándole marchara a la puerta del Casino Republicano, que una vez allí, ocuparon el coche el individuo de referencia, y un tal A. C. R., (Alias "El Pescao"), ordenándole marchara con dirección a Sevilla, que una vez llegado al surtidor de gasolina denominado Venta de Itálica, próximo a Santiponce, le mandaron parar el vehículo, que una vez allí le preguntó el mentado A. P. G. a un tal Joselito, dueño del surtidor, si tenía un bidón de gasolina, a lo que contestó este que no, pero como le insistiera, le dijo que lo único que tenía era una lata petrolera, a lo que contestó el solicitante A. P. que era buena y que le echara quince litros de gasolina; y una vez adquirida esta, le mandaron retroceder para Gerena, llegando a dicha villa y mandándole parar otra vez en la puerta del referido Casino Republicano, en donde se apearon y guardaron la gasolina, pagándole el viaje y retirándose el dicente con el coche a su domicilio; que dándose cuenta que esta gasolina no podía ser para nada bueno, se dispuso a avisar por teléfono al Cuartel, pero encontrándose con el vecino Juan Ramos que desempeñaba el cargo de Concejal,  le comunicó lo ocurrido, y entonces este, entrevistándose con un primo hermano del párroco Don Elias Dominguez, que en aquella fecha regía la iglesia de la localidad, le comunicó le dijera a su primo se marchara inmediatamente, en evitación le fuera a ocurrir algo, que al conocer el referido Sacerdote el hecho relatado, seguidamente le avisó al declarante para que con su coche lo trasladara en unión de sus familiares a la villa de Pilas, cosa que se llevó a efecto inmediatamente.
Preguntado si tiene más que exponer, dijo que al referido A. P. G. le conoce como de ideas marxistas y militante del llamado Frente Popular. Que no tiene más que decir y que lo dicho es la verdad.........
En este mismo atestado de la Guardia Civil, donde consta el  interrogatorio a Ramón (el chófer), que acaban de leer, aparece también como interrogado, un paisano que dijo llamarse B. F. V., mayor de edad, de estado casado, natural y vecino de Gerena, con domicilio en la calle General Queipo de Llano, nº , y de profesión labrador, manifiesta que a su convecino A. P. G. (Alias El Titi) le conoce como individuo que ha simpatizado con el llamado Frente Popular, así como también tuvo ocasión de haberlo visto desde una ventana de su domicilio que da a la calle, y frente a la misma, la noche del dieciocho de Julio de mil novecientos treinta y seis, provisto de una escopeta en compañía de otro sujeto que no pudo conocer, que poco después de haber visto a dicho individuo en aquel sitio, salió ardiendo un edificio de su propiedad destinado a Café, donde en su interior estaba establecido el Casino de Acción Popular, ignorando a la vez si este sujeto por su acto de presencia en aquellos alrededores, momentos antes de iniciarse el fuego, pudiera tener participación en el siniestro, o fueron otros los autores.
Preguntado si tiene más que exponer sobre dicho individuo, dijo que no y que lo dicho es la verdad......
Y la Diligencia de detención, termina así:
En virtud de todo cuanto queda expuesto, se le hizo saber a dicho individuo A. P. G., que quedaba detenido en el arresto de esta localidad, y a disposición de la Autoridad Militar correspondiente.
Y para que conste se pone por diligencia que firma el guardia auxiliar con el que la extiende y certifica.....

Y desde Hueva, donde es recibida esta Diligencia, el 19 de Diciembre de 1937, se pasa al Sr. Presidente del Consejo de Guerra Sumarísimo de Urgencia, de la Zona, a efectos.
Decreto por el que se nombra al Teniente del Cuerpo Jurídico Militar, Don Federico Pazini Abarrategui, como Juez Instructor, en la Palma del Condado (Huelva).
A petición del Juez Instructor Militar, de la Plaza de La Palma del Condado, desde el Puesto de Gerena, de la Guardia civil, se le envía este informe sobre el acusado.
En cumplimiento a su escrito de fecha 20 del actual, tengo el honor de participar a la respetada y superior Autoridad de V.S., que de los informes adquiridos sobre la conducta y antecedentes del vecino A. P. G., resulta que dicho individuo, si bien no es de ideas avanzadas, ha sido un simpatizante del elemento de izquierda, y afiliado al Partido de Martinez Barrios, más en el año 1932, fue uno de los que trajeron a esta localidad cierta cantidad de gasolina con ánimo de atentar contra el párroco de la villa.
Dios aguarde a V. S. muchos años.
Gerena 24 de Enero de 1938.
Desde el Ayuntamiento de Gerena, también se le responde al Juez Instructor Militar, con el siguiente informe sobre el acusado:
Cumplimentando lo interesado por V. S., en su atento oficio de fecha 20 de Enero actual, tengo el honor de manifestarle que, según se desprende de los antecedentes que posee esta alcaldía e información practicada, el vecino de esta villa A. P. G. actuó en política en uno de los Partidos integrantes del funesto "Frente Popular", formando parte del titulado "Unión Republicana". Según se dice, en el año 1931, él y otros individuos trajeron al pueblo determinada cantidad de gasolina que pensaban utilizar para atentar contra la vida del cura Párroco del pueblo. Si en efecto, existió el proyecto, no llegó a realizarse. Como contrapartida, en cambio, su conducta después de la iniciación del glorioso Movimiento Nacional, durante los días en que el pueblo estuvo bajo el poder de las hordas rojas, fue buena, usando según se afirma, del influjo que pudiera tener con los elementos directores marxistas para evitar desmanes y crímenes que, tal vez, de no haber él intervenido, hubieses sucedido fatalmente.
Dios guarde a V. S. muchos años.
Gerena a 27 de Enero de 1938. SEGUNDO AÑO TRIUNFAL.
Respuesta al Juez Instructor Militar, de la Falange Española Tradicionalista de las J. O. N. S., de Gerena.
Muy distinguido Sr. mio. En mi poder su oficio del 19 del actual, interesándome un informe de la conducta y antecedentes de A. P. G.. Con fecha 13 de Noviembre pasado a una solicitud del Comandante Militar de esta villa en igual sentido, contesté como sigue: A. P. G., hermano del alcalde fugitivo del Frente Popular. De voz pública se asegura que fue uno de los que incendiaron la iglesia. Antes, se dice, que trajo gasolina en otra ocasión, para incendiarla, aunque entonces no se llevase a cabo, desde luego mal sujeto. "Hasta aquí lo que contesté por oficio al del Comandante Militar, que por residir aquí tenía, motivos para estar informado por si mismo.
El rumor de que incendió la iglesia no se en lo que puede basarse, aunque siempre el pueblo lo ha señalado como uno de los autores. Si hay la seguridad de que en fecha anterior al incendio intencionado de la iglesia y poco después de entrar la República, alquiló el coche de Ramón L. V., en el que llegó hasta la Venta de Itálica, donde compró 15 litros de gasolina, volviendo aquí y apeándose con la gasolina en el casino Republicano. El dueño del coche comenzó a pensar que algo se tramaba y así se lo manifestó al entonces concejal, Juan Ramos, que después se marchó para el Casino Republicano (el Juan Ramos) encontrándose en el trayecto a un primo del entonces párroco de este pueblo, que bajaba asustado porque corrían rumores del peligro para su familia, a quien el Juan Ramos indicó que su tío debía abandonar el pueblo inmediatamente. En el mismo coche de Ramón L., salió inmediatamente el cura y su familia del pueblo. Algunos días después, encontrándose sin gasolina Ramón L., hizo gestiones y el mismo A. P. G., le vendió aquellos 15 litros que trajera de la Venta de Itálica.
Incendiada la iglesia en fecha posterior y transcurrido tiempo del incendio, en una época algo más moderada, que sería la de Lerroux-Gil Robles, se hicieron gestiones para ver si podía esclarecerse, y llamado a declarar el actual párroco, que no es el mismo que tuvo que marcharse precipitadamente, y si al que había cuando el incendio, ante un Juzgado de Sevilla, también lo fue el Titi, que así se apoda el P. G., ante quien dijo al salir el Sr. cura, que es hombre de poco espíritu y en aquellos tiempos más aún, "Yo quisiera que mi declaración hubiera sido pública para que viera V. que yo no tengo ninguna animadversión contra V. (palabras sino textuales, parecidas a las que empleó), y Ramón L. quien también estaba allí escuchó al A. P. G. decir, apenas iniciada la retirada por el Sr. Cura "y sino, haber dicho otra cosa". Así acaba de manifestarme todo, Ramón L. a quien he llamado para poder informar después de refrescar mis impresiones de aquellos días, y por tratarse de quien es el más importante testimonio de todo este asunto.
Por lo demás el P. G., desde chico incorregible y sin poder hacer carrera de él su padre, es un individuo mal considerado y mal visto por todos, y durante la República y siendo su hermano alcalde, algo digno de ser tenido en cuenta, por sus fanfarronadas y su manera de ser alentadas por el ambiente favorable a él.
Deseo haber podido complacer a U.S. cuya vida guarde Dios muchos años.
Por Dios, España y su Revolución nacional-Sindicalista.
Gerena, 21 de Enero de 1938.
Segundo año triunfal.

Declaración indagatoria.
Declaración indagatoria del detenido A. P. G. de treinta y cinco años de edad, casado, tratante, natural y vecino de Gerena, que no tiene ninguna seña particular.

PREGUNTADO si perteneció a algún partido del Frente Popular, dice que no.

PREGUNTADO Si prestó servicios con armas durante el dominio rojo, dice que no ha usado escopeta ni arma alguna.

PREGUNTADO con referencia a un suceso acaecido hace seis años en el que fue como participe el detenido, y que se refiere a determinada compra de gasolina en un surtidor cerca de Sevilla, dice que, hallándose un día, no recuerda la fecha, del año treinta y dos, él dice, que borracho, se le acercó un amigo suyo apodado "El "Pescaito", hoy fugitivo, sujeto de malos antecedentes en el sentido matonil y chulesco, un brabucon en una palabra, el cual le dijo al declarante que lo acompañase, sin darle más explicaciones, a lo que accedió el declarante sin averiguar a que iban, por miedo al individuo en cuestión y evitar discusiones con él. Que durante el trayecto le dijo el "Pescaito" que a donde iban era a comprar gasolina para quemar al cura de Gerena, pero añadió el Pescaito, que no es que lo fuera a quemar de verdad, sino hacer correr esa voz en el pueblo, para que el cura se asustara y se marchara a Sevilla, como en efecto así sucedió. Que al regreso de la compra de gasolina, o sea ya en Gerena, se enteraron de que el cura se había ya marchado a Sevilla, tal vez avisado de lo que el "Pescaito" tramaba. Que entonces el declarante temiendo la ira del "Pescaito", al ver que se le escapa la presa, temiendo tal vez que ese "Pescaito" despechado fuera a quemar la iglesia, en vez de asustar al cura, visto que este se había marchado rápidamente, y no podía conseguir su propósito de cohibirle, y para evitar males mayores, cogió la gasolina y se la dio al chófer que los había traído, diciéndole, que se la llevara y que la gastara él, en el coche, pues era verdaderamente peligroso que la lata de la gasolina andara por allí tan cerca del alcance del "Pescaito, y así se hizo. Que el "Pecaito" se enteró de que la lata de la gasolina había desparecido, y no se enfadó ni le riñó al declarante.
Que no ha sido procesado y que no tiene más que decir, y leída que le fue, se afirma, y ratificándola de conformidad con el Sr. Juez  que certifica, en Gerena, a tres de Febrero de mil novecientos treinta y ocho.


En la Plaza de la Palma del Condado a dieciocho de Febrero de mil novecientos treinta y ocho.
Se señala por Decreto para la celebración de la vista pública de la causa que antecede, número ochocientos noventa y uno, de mil novecientos treinta y siete, instruida contra el procesado A. P. G., a las once horas de este día, asistiendo como Defensor el Teniente Jurídico Honorario, Don Eduardo Perez Griffo.
Acta del Consejo de Guerra Sumarísimo.
De esta Acta del Consejo de Guerra, les he copiado literalmente, las declaraciones de dos testigos que presentó la Defensa, y que dijeron lo siguiente:

- "Seguidamente comparece el primero de los testigos, Don J. Q., quien previo juramento expresó conocer al procesado A. P. hace unos veinte años; que aunque A. P. no tenía influencia decisiva entre los elementos marxistas, fue a casa del que declara con objeto de que los rojos no le molestasen; que no le vio con armas ni cree haya intervenido en la quema de la iglesia, ni otros desmanes.

- Acto contínuo, el testigo Don J. V. previo juramento expresa conocer desde niño al procesado A. P., el cual en compañía del declarante colaboraron para extinguir el incendio del Casino, y que cuando le vio durante los días rojos no le vio con armas, creyendo que el procesado estaba influenciado por su hermano, que fue Alcalde del Frente Popular".

       El Ministerio Fiscal califica los hechos que se dicen realizados por el procesado, como constitutivos del delito de auxilio a la rebelión militar, solicitando se le impongan doce años de prisión mayor, las accesorias legales correspondientes y la responsabilidad civil que se determine en el periodo de ejecución de sentencia.

El Defensor solicitó la libre absolución de su patrocinado.

El Iltmo. Sr. Presidente le preguntó si algo había que manifestar, contestando en forma negativa el encartado.

Seguidamente el Consejo queda reunido en sesión secreta, para deliberar y dictar su fallo....
SENTENCIA.
En la Plaza de la Palma del Condado a diez y ocho de Febrero de mil novecientos treinta y ocho; reunido el Consejo de Guerra Sumarísimo de Urgencia de la zona, para ver y fallar la causa que antecede, número ochocientos noventa y uno, de mil novecientos treinta y siete, instruida por el procedimiento del Decreto número cincuenta y cinco y el delito de rebelión militar, contra el procesado A. P. G., en audiencia pública, dando lectura a las actuaciones por el secretario, oído el Ministerio Fiscal, Defensa y procesado y:
RESULTANDO: Que el procesado A. P. G. (a) El Titi de filiación marxista que al advenimiento de la República se distinguió por su extremismo y por haber intervenido en complot tramado contra destacadas personas de Orden del pueblo de Gerena, sin que se haya determinado si dichos complots tenían por objeto el amedrentar simplemente a dichas personas, o se proponían realizar graves delitos que afortunadamente no se realizaron, y que en el mismo pueblo durante los días en que la dominación marxista fue dueña de la población en el mes de Julio de mil novecientos treinta y seis, el procesado, hermano del Alcalde del Frente Popular, y simpatizante con este, anduvo armado de escopeta, patrullando por la población, y sin que se haya demostrado que interviniera en los incendios y destrozos, y sí, que en algunos casos procuró intervenir para evitar desmanes y atentados, contra las personas y las cosas.
         Hechos que declaramos probados.
CONSIDERANDO: Que los hechos realizados por el procesado son constitutivos del delito de auxilio a la rebelión, previsto y penado en el artículo doscientos cuarenta del Código de Justicia Militar, del que es responsable en concepto de auto dicho procesado.
CONSIDERANDO: Que si bien la actuación pretérita del procesado que no fue suficientemente esclarecida, y que se refiere a hechos comprendidos en diversas amnistías dibuja una perversidad en el procesado, esta perversidad en cuanto al hecho punible se encuentra absolutamente neutralizada por la conducta del procesado evitando desmanes, y que concurre como circunstancias de atenuación la escasa trascendencia que relativamente tuvieron los hechos que realizado el procesado durante el alzamiento marxista, todo ello apreciado conforme a lo dispuesto en los artículos ciento setenta y dos y ciento setenta y tres del Código de Justicia Militar.
CONSIDERANDO: Que la responsabilidad civil es inherente a la comisión del delito y habida cuenta de los enormes daños causados en todo el territorio Nacional por la actual rebelión, y lo dispuesto en el Decreto de diez de Enero de mil novecientos treinta y siete, es procedente fijar su cuantía en el periodo de ejecución de esta sentencia.
Fallamos:
VISTOS los artículos citados y demás de general aplicación de los Códigos de Justicias Militar y Penal Ordinario, así como los Bandos de Guerra dictados por los Excmo. Sres. Generales en Jefe.

FALLAMOS: Que debemos condenar y condenamos al procesado A. P. G., (A) El Titi, a la pena de DOCE AÑOS Y UN DÍA de reclusión militar como autor del delito de auxilio a la rebelión con circunstancia de atenuación, así como a las penas accesorias correspondientes que la ley determina, y a la responsabilidad civil que en el periodo de ejecución de esta sentencia se determine con arreglo a las disposiciones vigentes.

ASÍ por esta nuestra Sentencia lo declaramos, mandamos y firmamos......

Detalle de la condena.
El procesado A. P. G., cumplió íntegra su condena en la Prisión Provincial de Huelva, quedando en libertad el día 7 de Diciembre de 1949.


SI DESEA VER OTROS TEMAS, RELACIONADOS CON EL PUEBLO DE GERENA, POR FAVOR, HAGA CLIC: AQUÍ.