lunes, 20 de agosto de 2018

Fotos antiguas de Gaucín, Jimera de Líbar y Cortes de la Frontera, (Málaga).

Gaucín, (Málaga)
Esta villa contaba con 3481 habitantes según el censo oficial de 1910, y dista 106 kilómetros de Málaga y 8 de la estación de ferrocarril que tiene en la línea de Algeciras a Bobadilla y Madrid. Desde la cumbre del vecino monte se divisa un amplio panorama que comprende la sierra Cretellina, el mar, hasta el África, donde se distingue la plaza de Ceuta; el Peñón de Gibraltar y el estrecho del mismo nombre. El clima es muy templado y saludable, debido a la elevada situación de la villa, siendo desconocidos en ella los rigores estivales e invernizos; así es que muchos enfermos y convalecientes acuden a Gaucín para restablecerse de sus dolencias.
Abundan las fuentes públicas de las que mana agua muy exquisita, procedente de un copioso manantial que brota en la falda de la sierra del Hacho, desde cuyo punto es conducida a la población por una tubería o acueducto, construido en 1628. Al pie de sierra Bermeja, a una legua de la villa existen los baños de Monte del Duque, cuyas aguas son ferruginoso-sulfúricas, indicadas para las enfermedades cutáneas y del estómago.
Los productos agrícolas principales de la comarca, eran en esa época: aceite, vinos, cereales, garbanzos, habas, lino, naranjas, nueces, bellotas, limones, granadas y muchas hierbas medicinales. Es muy renombrado el aguardiente de su fabricación; explota una cantera de mármol azul; críaba ganado vacuno y lanar de mucho mérito, caballar, asnal, cabrío y de cerda; tenía abundante caza de liebres, conejos, perdices, palomas, cabras montesas, jabalíes, etc. y celebra ba ferias del 5 al 7 de Agosto y del 28 al 30 de Septiembre.
Vista general.
En territorio sumamente quebrado, pintoresco y saludable, extiende la villa su blanco caserío.
La Sierra del Hacho.
Al pie del elevado monte, que forma parte de la Serranía de Ronda, se desarrolla la población, en forma de anfiteatro.
El Castillo.
En lo más alto del quebrado peñascal, donde se asienta el histórico castillo, que fue construido en tiempo de los moros, restaurado en 1808, con motivo de la guerra de la Independencia, y mejorado durante la regencia de Espartero. También se observa en la foto la silueta de la ermita del Santo Niño, en la que se veneraba antiguamente una imagen que, según tradición, fue traída de Ceuta por San Juan de Dios, y que actualmente se halla en la iglesia parroquial, donde fue trasladada en 1842.
Calle Larga.
Como lo indica su nombre, esta calle tiene extraordinaria longitud, sobre todo si ss la compara con las demás de la población.
Altar mayor de la iglesia
Es poco notable y pertenece al estilo greco-romano.
Ermita del Santo Niño.
Son interesantísimas las labores del arco y de la techumbre de esta antigua ermita.

Jimera de Líbar (Málaga)
La villa de Jimera con 1369 habitantes según el censo oficial de 1910, se halla situada al Norte de la jurisdición, en terreno muy accidentado; villa con estación de ferrocarril a 3 kilómetros, en la línea de Algeciras a Bobadilla. Dista 110 kilómetros de Málaga y 30 de Gaucín. Cosechaba con abundancia aceite, vinos, cereales, bellotas y almendras.
Altar mayor de la iglesia.
Esta parroquia se halla bajo bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario, y su retablo principal pertenece al estilo churrigueresco.
Altar del Señor Crucificado.
En la iglesia parroquial se halla este bonito altar, cuya imagen es objeto de extraordinario devoción.
Vista parcial.
Se desarrolla la población en las vertientes occidentales de la Serranía de Ronda.
Cortes de la Frontera (Málaga)
La villa más importante del partido, mucho más que la capital, por sus 5842 habitantes según el censo oficial de 1910, es Cortes de la Frontera, que se encuentra a 111 kilómetros de Málaga y a 15 de Gaucín, con estación de ferrocarril a 2 kilómetros.
El clima de que disfruta es muy sano; y la villa está surtida de buenas aguas, poseyendo en el término algunos manantiales ferruginosos. La calidad del territorio es muy inferior, hallándose poblado de alcornoques, quejigos y encinas.
Su término producía especialmente aceite y cereales; criaba ganados; tenía fábrica de aguardientes y celebraba ferias del 20 al 22 de Agosto.
A esta villa corresponden las casetas de trabajadores siguientes: Cañada de Roque, Hoyo del Moral, Majada de Giraldo, Majada de Jacinto, Majada de de Lagunetas y Ramblazo; además de los caseríos y casas de labor siguientes: Albariza, Los Cerquijos, Huerta-Varea, Parralejo, Pasada Llana y Las Riberas.
Altar de la Dolorosa.
Es uno de los más curiosos de la iglesia parroquial.
Calle de Don Luís Armiñán.
Ofrece un punto de vista pintoresco, desde el cual se admira la elegante torre de la iglesia.
Altar mayor de la iglesia.
Ofrece poco de particular y es de construcción relativamente moderna.
Vista general.
En la falda de los abruptos montes de Líbar se halla tendida la pintoresca villa de Cortes.
Vista parcial.
En la parte alta de la población se destacan las elegantes líneas de la iglesia parroquial, con su airosa torre-campanario.
Plaza de la Constitución.
Con las peñas bravas por fondo, se admiran la sobriedad y elegancia de las casas que rodean esta plaza.
Calle Real.
Es la más céntrica e importante de la población.

viernes, 10 de agosto de 2018

Iglesia parroquial de Nuestra Señora de Consolación. Cazalla de la Sierra (Sevilla)


Iglesia de Nuestra Señora de Consolación.
Cazalla de la Sierra (Sevilla)
De notorio interés arquitectónico cuyo núcleo primitivo lo constituyó una iglesia mudéjar, probablemente de tres naves. Un lienzo de muralla que corre en sesgo frente a la portada presenta notorias muestras de la construcción anterior a la etapa de la reconquista de la ciudad.
La aparición de restos de yeserías en uno de los paños del ochavo, inducen a clasificar a este edificio como obra de las primera mitad del siglo XIV. Manteniendo el mismo ábside y conservando también los tramos finales de la iglesia mudejárica, se construyeron en el siglo XVI tres naves de un bellísimo templo que adopta en planta forma rectangular. La época en que las obras tuvieron comienzo la indica una lápida colocada en uno de sus muros exteriores, que dice así: En el año de Nuestro / Salvador Jesús/ Christo de M D y X / XX VIII años se comenzó esta / Iglesia nueva. 
En el siglo XVIII una desdichada reconstrucción desfiguró notoriamente los tramos finales de la antigua iglesia mudéjar, que el Renacimiento había respetado, cubriendo los tramos por bóvedas de cañón con lunetos.
El edificio sufrió saqueo total en el año 1936, no habiendo padecido fundamentalmente su conjunto arquitectónico; y como consecuencia de estos sucesos revolucionarios se perdieron o fueron destrozados innumerables obras, de las que les pongo algunos ejemplos.
Interior después del saqueo.
Interior después del saqueo.
Bóvedas.
Retablo mayor (destruido).
Sobresaliente retablo de la arquitectura hispalense del Bajo Renacimiento. De su historia conocemos documentalmente que el 9 de Febrero de 1592, el maestro Juan de Oviedo y de la Bandera, como principal obligado, su suegro Diego de Vera, su tío el escultor Miguel Adán y Jerónimo Sánchez, pintor, como fiadores, quedaban obligados a construir dicho retablo con escenas de la vida de Nuestra Señora, con arreglo a unas condiciones que refiere la correspondiente escritura notarial. De esta se deduce que acompañaba en las tareas al referido Juan de Oviedo, su padre y homónimo, de tan interesante personalidad artística. Colaborador muy destacado en esta obra fue su oficial Artús Jordán, quien en 1597 había recibido cantidad a cuenta, según poder, que para ello le otorgara su maestro el año anterior.
La prosecución de la obra la vamos conociendo a través de la carta de pago y otro testimonio notarial, otorgados en 1594 y 1600. En 22 de Noviembre de 1607, al otorgar el referido maestro Oviedo y de la Bandera carta de pago por valor de 4000 reales, en cuenta de los 700 ducados que importaba la obra, declaraba que la tenía terminada.
Respecto a la pintura, dorado, estofado y encarnado, se han otorgado testimonios fehacientes desde 1598 a 1620. Por ello se conoce la intervención en dicha obra de los maestros pintores Francisco Cid, Diego de Campos, Vasco Pereira, Antonio Pérez, Miguel de Esquivel y Lucas de Esquivel.
Relieve de la Asunción, procedente del retablo mayor (destrozado en la forma que se aprecia).
Relieve de la Anunciación, procedente del retablo mayor (destrozado en la forma que se aprecia).
Fragmento del relieve de la Adoración de los Reyes (destrozado en la forma que se aprecia).
Fragmento del relieve de la Adoración de los Pastores (destrozado en la forma que se aprecia).
Estatuas de la Virgen y San Juan Evangelista procedentes del retablo mayor (destrozados en la forma que se aprecia)
Estatuas de dos Apóstoles, procedentes del retablo mayor (destrozados en la forma que se aprecia).
Santa Ana, la Virgen y el Niño (destrozadas).
Relieve de la Adoración de Pastores (fragmento).
Retablo lateral antes de su destrucción.
Nave del Evangelio.
Los objetos artísticos que a continuación les detallo fueron completamente destrozados; perdiéndose las imagenes que a continuación les voy a referir:
Del San Bruno solo se conservan la cabeza, con alguna pequeña mutilación;
Retablo de mediados del siglo XVIII dedicado al Príncipe de los Apóstoles que tenía por titular al Sagrado Corazón de Jesús; imágenes de San Pedro y San Expedito; retablo dedicado al Patriarca San José, con una imagen de San Sebastián, de hacia 1500, y Retablo del siglo XVIII conteniendo un lienzo con la historia de las Ánimas del Pulgatorio;
San Bruno (destruido)
Cabeza de San Bruno (único resto de la citada escultura)
San Sebastián (destruido).

Nave de la Epístola.
Retablo de la misma época que contenía las imagenes de Santa Ana y la Virgen y el Niño, en bellísima composición, de hacia el último cuarto del siglo XVI y una imagen de la Virgen de la Correa. Otro retablos dedicado a Jesús Cautivo; un Jesús Crucificado, con el título de las Aguas, una Virgen de la Esperanza y un Ecce-Homo. Todo, destruído.
Virgen con el Niño (destruida).
Orfebrería y Ornamentos.
Esta parroquia poseía una riquísima colección de objetos de orfebrería de los que se vio despojada casi en su totalidad. A continuación van a ver  algunos ejemplos:
Copón antes de ser destrozado.
Copón con planta octogonal, de plata dorada repujada y cincelada, del siglo XVI, después de ser destrozado.
Viril (destruido).
Viril de plata dorada, repujada y cincelada del último cuarto del siglo XVI; los bellísimos relieves de los Evangelistas que llevaba en la manzana y los delicados adornos del pie eran de gran importancia, este ejemplar fue destruido totalmente, así como otros dos de menor valor, del siglo XVII. 
Y otro viril, el mayor de todos, del siglo XVIII del que solo se ha podido salvar el relicario de oro y brillantes.
Cáliz (destruido).
Cáliz de plata dorada repujada y cincelada con adornos góticos en el pie y en la manzana, de principios del siglo XVI; procedente de la antigua Cartuja.
Incensario ( destrozado).
De este interesantísimo incensario de plata del siglo XV, solo se conserva la parte superior.
Paño con un Calvario (destruido).
Paño de rosa granate, bordado en oro y sedas, probablemente de fines del XVI; y un nutrido vestuario como casullas, paños de seda carmesí, etc. todo desapareció por efecto del fuego.