domingo, 24 de abril de 2016

Iglesia de Santa María de la Encarnación, de Constantina (Sevilla)

Constantina, en la época romana, sufrió su primera guerra civil entre los ejércitos de César y Pompeyo, época, en que fue rebautizada con el nombre de "Constancia Iulia".
El 22 de Julio de 1936, se repite la historia, con la llegada de las tropas golpistas a las puertas de esta bella ciudad, situada en las estribaciones de Sierra Morena. Eran los comienzos de la guerra civil en nuestra región, y en su huida, algunos exaltados de las fuerzas republicanas, se dedicaron a atentar contra el patrimonio artístico religioso y documental, de sus respectivos pueblos.
En Constantina, el triste balance, fue el siguiente: Incendio y saqueo de la iglesia de Santa María de la Encarnación; incendio, saqueo y destrucción del Convento e Iglesia de la Virgen de los Dolores; saqueo, de las capillas de Jesús, del hospital de San Juan de Dios, Concepción y ermitas de Nuestra Señora del Robledo y de la Yedra.
Iglesia de Santa María de la Encarnación
Constantina (Sevilla)
Era edificio mudéjar de tipo parroquial hispalense, del que se conservan los arcos ojivales de la nave central, el ábside y la absidiolas laterales. El presbiterio está cubierto por bóveda de crucería estrellada y por otras que semejan puntas de arpón unidas por sus vértices. Probablemente pertenecen al siglo XIV.
La bóvedas endoladas que cubrían la nave central y la del Evangelio se han arruinado totalmente, amenazando derrumbarse  la de la Epístola. Una y otras fueron fabricadas en momento de reconstrucción del templo, que no sería anterior, sin duda, al decimo-octavo siglo.
Interesantísima su torre-fachada que responde a una tipología mudéjar frecuentemente adoptada en esta región en el siglo XIV.
En el siglo XVI se reformó la fachada de los pies adosándosele la portada principal y la ventana. Se sabe documentalmente que en la construcción del primer cuerpo de campanas intervino Hernán Ruiz, en 1567. El resto de la torre es obra de Pedro Díaz de Palacios, quien posiblemente modificó el proyecto original al construir los dos últimos cuerpos y el chapitel a fines del citado siglo. En época barroca se construyeron las tres capillas adosadas y se sustituyeron las primitivas cubiertas de las naves por bóvedas de arista.
Portada de la iglesia de Santa María de la Encarnación.
Fachada después del incendio, con la puerta tapiada.
Retablo mayor (destruido)
Esta interesantísima pieza, jalón de gran importancia para el conocimiento de la evolución del retablo hispalense, fue concertado el 15 de Abril de 1592, por el Maestro Juan de Oviedo y de la Bandera, según una serie de condiciones aprobadas por el Maestro Mayor Vermondo Resta. La obras que en él realizaron el referido Maestro, las conocemos a través de las cartas de pago otorgadas en el referido año y en el de 1598, fecha en la que declaraba tenerlo terminado.
En la pintura, dorado, estofado y encarnado, de la arquitectura, talla y escultura de dicho retablo, intervinieron desde 1568 a 1609 los maestros pintores Francisco Cid, Diego de Campos, Vasco Pereira, Diego de Salcedo y Antonio Pérez.
Su traza responde perfectamente a la que fue general en Castilla y Andalucía para los retablos de las capillas principales en el último tercio del siglo XVI.
Tan bella pieza, cuya plena valoración no puede ser conocida hasta que se trace la historia de la evolución del retablo sevillano hasta el siglo XVI, ha sido completamente destruida.
Interior después del incendio
Podríamos citar entre las obras de arte de la iglesia, el interesante retablo del Cristo del Miserere; el de la capilla de San José, concertado en 1638 por el escultor y arquitecto cordobés Felipe de Ribas, y pintado modernamente. Este estaba presidido por la imagen del Titular, tallada por dicho maestro, y se componía de las pinturas de la Huida a Egipto, Desposorios, Nacimiento de Jesús y Muerte de San José. En el ático del retablo se hallaba una pequeña imagen del Niño Jesús. Solo se han conservado de este conjunto dos columnas, que se han utilizado en otro retablo de la iglesia que actualmente sirve de parroquia.
Interior después del incendio.
Virgen con el Niño (destruida).
Interesantísimo era el retablo colateral de la nave de la Epístola, tallado en el siglo XVI, presidido por una imagen de Nuestra Señora del Rosario, que hizo el citado maestro Juan de Oviedo, el joven, según declara un poder otorgado, en 1598.
Logró salvarse del incendio un retablo del siglo XVIII, que ha sido trasladado a la actual parroquia.
Los demás retablos, imágenes y pinturas -algunos de gran interés- fueron consumidos por el incendio.
Entre los ornamentos y objetos de orfebrería perdidos no existía ninguno digno de mención. Tampoco los hay entre los escasos que han podido ser salvados.
Con motivo de los sucesos fue destruido el Archivo Sacramental, salvándose el Histórico.
Retablo de San José (destruido).

martes, 12 de abril de 2016

Fotos antiguas de Huércal-Overa, Albox, Arboleas, Cantoria y Zurgena. (Almería)

Huércal-Overa, (Almería)
Esta villa cuenta con una población de 16367 habitantes, según el censo oficial de 1910, y se halla en el límite de un extenso valle envuelto por elevadas sierras, a 117 kilómetros de la capital de la provincia.
Cuando la insurrección de los moriscos, Huércal-Overa quedó completamente abandonada. En 1575 se repobló de nuevo, quedando supeditada a la ciudad de Lorca, de la que consiguió emanciparse en 1668, comprometiéndose a pagar cierta cantidad, ocasionándose pleitos entre ambas poblaciones, que no llegaron a resolverse hasta los tiempos de Fernando VI.
Atendiendo al desarrollo que obtuvo la villa, se estableció en ella, en 1807, un alcalde letrado, que ejercía la jurisdicción real ordinaria y presidía el Ayuntamiento. En 1820 estuvo sometida al juzgado de Cantoria, hasta que, en 1835, fue elevada a cabeza de partido judicial de ascenso, cuya categoría conserva en nuestros días. Durante la guerra de la Independencia sufrió mucho esta población por los desmanes que cometieron en ella las tropas invasoras.
El territorio está surcado por numerosos barrancos formados por las aguas fluviales, y le bañan varias ramblillas, entre las cuales hay que nombrar la del Chorrador, a cuya margen se encuentra el importante lugar, agregado al Ayuntamiento de Huércal-Overa, llamado de Santa María de Nieva, donde hay la hermosa Iglesia-santuario de igual nombre.
Los principales productos agrícolas del término son trigo, maíz, cáñamo, esparto, lino, vinos, aceite, legumbres, naranjas, uvas, hortalizas y frutas. Se cría ganado lanar, cabrío, mular, caballar y asnal y bastante caza menor. Se hacen importantes exportaciones de  aves, huevos e higos paso. Hay fábrica de alpargatas y una de electricidad.
Se celebra mercad de ganados los lunes y feria del 22 al 30 de Octubre.
Vista general.
Esta populosa villa está edificada al borde de un extenso valle, rodeado de elevados montes.
Panorama observado desde la Atalaya o Castillo.
Un hermoso puente de nueve arcos cruza la profunda rambla, para dar paso a la carretera que culebrea por los abruptos montes.
El Mercado.
Cuadro pintoresco que ofrece la villa en los días de mercado de comestibles.
Fabricación de Alfarería.
El terreno presta buenas arcillas para la producción de tinajas, tejas y ladrillos, que constituye una de las industrias de esta población.
Ermita de la Virgen del Río.
Piadoso santuario adosado en las quebradas peñas, a corta distancia de la población.
La Virgen del Río.
Hermosa y expresiva imagen que se venera en la ermita presentada, en la vista anterior.

Albox, (Almería)
Albox, con una importante cifra de caseríos y cortijadas agregados, es una importante villa que mantiene una población de 10814 habitantes, según el último censo oficial de 1910. Está situada a ambas márgenes de la rambla de Oría, cuya corriente separa los dos barrios de la Lema y de San Francisco.  Su clima es benigno y sano; y dista de la capital de provincia 107 kilómetros.
Exceptuando dos valles algo espaciosos que se forman uno al pie de la colina del Saliente y otro en la confluencia de la rambla de Oría con el Almanzora, el territorio está ocupado por numerosos montecillos en todas direcciones. Los altos son estériles, pero las hondonadas dan abundantes productos agrícolas. Estos consisten principalmente en cereales y hortalizas, pero también se cosecha aceite, vino, cáñamo, lino y frutas de varias clases, especialmente higos negros muy sabrosos. Se cría abundante ganado y caza menor de todas especies. Celebra mercados los martes y viernes e importantes ferias del 10 al 18 de Mayo y del 1º al 15 de Noviembre. Su fiesta mayor es el 16 de Agosto.
El Mercado del Martes.
Enorme gentío suele reunirse en esta villa durante la celebración del mercado de los martes, que es el más importante de cuantos se celebran en el partido.
Plaza de San Francisco.
Extensa plaza del barrio bajo de Albox, que da nombre al templo en ella situado.
Fuente Pública.
A un lado del gran solar, donde se celebran los mercados, se levanta el gracioso monumento de la fuente pública, dotada de abundantes y exquisitas aguas.
Fachada de Santa María.
Elegante portada churrigueresca de la iglesia parroquial de Santa María.
Interior de Santa María.
Hermoso templo que contiene ricos objetos de arte, siendo notables el retablo y baldaquino de la capilla mayor.

Arboleas, (Almería)
La villa de Arboleas con sus agregados suman una población de hecho de 3123 habitantes, según el último censo oficial de 1910. Se encuentra a 100 kilómetros de Almería y 21 de Huércal-Overa, en la pendiente de unos montes que se derivan de la famosa sierra de los Filabres.
Tiene estación en la única línea que pasa por este partido, y se sirve de la carretera que va de Huércal-Overa a Cantoria.
El terreno es de irregular configuración y de varias calidades, produciendo principalmente cereales, uvas, naranjas, patatas, legumbres y aceite. Se cría bastante ganado lanar, mular y de cerda, y se explotan algunas canteras de yeso. También se da abundante caza de conejos, liebres, perdices y otras aves. Celebra mercado los domingos, ferias del 27 al 30 de Octubre y fiestas en Julio.
Goza de un clima excelente y de espléndidas vistas. La iglesia parroquial está dedicada al Apóstol Santiago; es muy espaciosa y de elegante construcción, y su retablo mayor pertenece al estilo gótico, trazado caprichosamente.
Vista general.
El caserío de la población se extiende por la orilla del amplio lecho del río Almanzora.

Cantoria, (Almería)
La populosa villa de Cantoria, con sus numerosas cortijadas y molinos harineros agregados, suman una población total de 5448 habitantes, según el censo oficial de 1910. Se halla en la margen izquierda del Almanzora, en territorio muy pintoresco. Tiene estación de ferrocarril y carreteras en las direcciones de Almería, Baza y Huércal-Overa. Dista 100 kilómetros de la capital de la provincia.
En su iglesia parroquial de Nuestra Señora del Carmen se admiran varios trabajos artísticos, entre los que descuella el púlpito, obra primorosa del arte gótico del siglo XV. El anchuroso valle donde se halla la población es muy fértil, por la calidad de la tierra y por la dulzura del clima. Los principales productos agrícolas son trigo, cebada,maíz, aceite y riquísimas frutas y hortalizas. Celebra mercado los miércoles, fiesta el 17 de Enero y feria el 20 de Noviembre.
Vista general.
Se encuentra esta villa a la margen del Almanzora, en un anchuroso valle bien aprovechado para los cultivos.

Zurgena, (Almería)
Zurgena, con sus caseríos agregados Alfoquia (396 habitantes), Almajalejo  (102), Los Carasoles (170), El Cucador (157), Fuente del Pino (116), Las Lomas (86), Los Llanos (133), Los Menchones (53) y Palacés (310), suman un total de  población de 2661 habitantes, según el último censo oficial de 1910. 
Esta villa dista 105 kilómetros de Almería y 17 de la cabeza del partido; tiene estación de ferrocarril y carretera de Cantoria a Huércal-Overa. Se halla también a la margen del río Almanzora, en un lugar resguardado y sano.
Los productos principales de su término son el maíz, trigo, patatas, naranjas, azafrán, aceite y uvas de embarque; cría algún ganado, y celebra mercados los viernes, ferias del 20 al 24 de Octubre y fiesta el 31 de Agosto.
Vista general.
También esta villa se tiende a la margen derecha del río Almanzora, al pie de un pelado cerro.
Iglesia y Torre del Reloj.
Modesto templo parroquial situado en la falda de la colina en cuya cumbre está erigida la torre del reloj.
Estación de Ferrocarril.
Estación de la línea férrea que va de Baza a Murcia y Cartagena.