jueves, 29 de enero de 2015

Manicomio Provincial de Miraflores.

El Manicomio de Miraflores.
Tras 25 años sin que ingrese ningún paciente, y encontrándose el edificio del manicomio en un estado lamentable, la Diputación ya tiene adjudicado a una empresa el concurso para el derribo de este psiquiátrico. 
Por esto mismo, hoy les ofrezco estas pocas fotografías que tengo, de la importante restauración que se hizo en el año 1948, que es tal como ha llegado el Manicomio Provincial de Miraflores,  hasta hoy en día. 
Esta institución sevillana fue objeto de radical transformación para acomodarla a una necesidad imperiosa, impuesta por el caudaloso crecimiento de la población. Se intentó construir un manicomio- modelo,  donde los locos que siempre habían sido atendido por la caridad privada, fuesen tratados como enfermos en este centro y atendidos por la beneficencia pública.
Esta obra, que honra a una capital de la importancia de Sevilla, y que es por si sola exponente magnifico de la labor de Ministerio de la Gobernación y de la Diputación sevillana, en materia de sanidad y beneficencia, fue concebida y dirigida por el arquitecto D. Rafael Arévalo, con un presupuesto de 20 millones de pesetas.
La superficie total del edificio mide 16.000 metros cuadrados y la superficie edificada 8.000.
Vista aérea del nuevo Manicomio Provincial.
La hermosa capilla del manicomio.
La capilla está instalada en la parte central del edificio y sobre la organización del primitivo establecimiento, incapaz e inadecuado, caracterizan a las nuevas construcciones, los dos pabellones para enfermos alterados, que requieren, como se sabe, vigilancia contínua. Al fondo de la fábrica van otros dos hermosos pabellones para retrasados mentales y anormales, así como también pabellones de ancianos y enfermos trabajadores. No hace falta advertir que todos estos pabellones fueron dotados de los elementos más modernos, no solo en lo que atañe a mobiliario, sino a distribución, ornamentación y luces.
El amplio patio del nuevo manicomio, aún en obras.
Completan la instalación sanitaria del edificio, talleres de carpintería, cerrajería, metalistería y mecánica. Es decir, se procuró hacer reproductivas y animadas las horas interminables, para los convalecientes, de esta clase de instituciones. Nada más depresivo, para el hombre, en sus horas de claridad mental, que verse reducido por sus propios semejantes, a la baja condición de trastos inútiles. Las modernas ciencias psicológicas han demostrado que un trabajo racional imbuye en la mente de estos hombres, un día alejados del raciocinio, pero al que vuelven, o han vuelto ya, por un trato y una medicación pertinentes, una firme idea de rehabilitación y de recobro, tan beneficiosa para la salvación definitiva.
El Manicomio Provincial de Miraflores era, en este aspecto, una institución modelo.
El Cardenal Segura acompañado entre otros por don Ramón de Carranza y Gómez, marqués de Soto Hermoso, que presidía la Diputación Provincial de Sevilla, el día 12 de Mayo de 1949, fecha en que fue inaugurado y bendecido el Sanatorio Psiquiátrico de Miraflores.

sábado, 17 de enero de 2015

Fotos antiguas de Montilla, (Córdoba)



Montilla, (Córdoba)
Ciudad cabeza de partido de su nombre, comprendiendo agregado los siguientes caseríos: Aguileras, Los Barrancos, Benavente, La Canaleja, La Estación, Fuente de la Higuera, Ganeinos, Los Limones, San Cristóbal y San Francisco; además de las cortijadas El Cerro y Malabrigo; la casa huerta Prado de la Villa y el caserío "Santa Cruz" , que había formado municipio aparte. Con todos estos, suma Montilla una población de 13565 habitantes según el censo oficial de 1910.
Ocupa una situación elevada en las colinas del Castillo y de las Sileras. Tiene estación de ferrocarril en la línea de Córdoba a Málaga, y de comunica mediante carretera con las capitales de los partidos fronterizos.
Su registro de la propiedad es de cuarta categoría; posee giro postal, estación telegráfica y administración de correos.
Según opinión de Cortés y López, corresponde a esta población la antigua Munda, ante cuyos muros deshizo Julio César los ejércitos de Pompeyo; desechando la opinión que suponía haber tenido lugar la batalla de Munda en los campos de la actual Monda, en la provincia de Málaga.
El nombre de esta localidad no vuelve a figurar hasta el periodo árabe, en que constituía una importante plaza de aquél dominio, reconquistada por las armas de D. Fernando III el Santo, entrando entonces a formar parte de la Corona de Castilla.
Correspondió el señorío de la villa a los Marqueses de Priego, título que ostentaron los Fernández de Córdoba. Últimamente fue dicho señorío de la casa de Medinaceli.
El título de ciudad le fue otorgado por D. Felipe IV en 1630.
Como hijos ilustres de la presente localidad, debemos mencionar a D. Gonzalo Fernández de Córdoba, conocido por el Gran Capitán; el obispo de Osuna D. Sebastián Pérez, que dejó escritas algunas importantes obras; y diversos miembros de la familia Solano que han descollado en las ciencias, entre ellos San Francisco, patrono y titular de la iglesia.
Su escudo consiste en dos águilas negras coronadas.
Puerta de Aguilar
Consta de tres arcos de herraduras de estilo árabe y se halla levantado en la entrada de la calle que recibe el nombre de dicha puerta.
Paseo de Cervantes
Hermoso sitio de recreo, recomendable por la buena disposición de su arbolado y excelente urbanización de que ha sido objeto.
La Virgen de la Aurora
La bella imagen de la patrona de Montilla es venerada en uno de los altares de la parroquial de San Francisco.
Convento de Santa Clara
La puertas reproducida da ingreso a la iglesia del convento, siendo un bello ejemplar del último periodo del arte gótico.
Plaza de la Constitución
Constituye uno de los puntos más concurrido de la ciudad en las horas de mercado que en ella se instalas.
Palacio del Duque de Medinaceli
El señorío de la población fue de los Duques de Medinaceli, a quienes pertenece el palacio que vemos.
Altar de San Francisco Solano
Es de estilo barroco, ocupando su centro la imagen del Santo Titular.
Casas Consistoriales
edificio modernamente arreglado, con las dependencias necesarias al objeto a que se destina.
Calle Puerta de Aguilar
Figura entre las principales vías públicas, notándose en ella el aseo y limpieza que se observa en la presente ciudad.
Interior del castillo de Medinaceli
Aparte de la construcción moderna, se observan cuadrados y almenados torreones, que corresponden a las antiguas fortificaciones.
Parroquial de San Francisco Solano
Fue erigida en el solar de la casa donde nació el Santo Patrono de la ciudad, debiéndose la fundación de esta iglesia a don Francisco Isidro de Alba.
Parroquia de Santiago
Consagrada la antigua mezquita después de la reconquista, con posterioridad se erigió el templo que representa el adjunto grabado.
Custodia de la parroquia de Santiago
Entre otros objetos de arte que posee esta iglesia, merece especial atención la custodia, compuesta de dos cuerpos sostenido por cinceladas columnas.
Bautisterio de la iglesia de Santiago
cerrada por artística verja de hierro, puede contemplarse la pila en la cual San Francisco Solano, recibió las regeneradoras aguas del bautismo.
El Hospital
Instalado en el convento de San Juan de Dios, debe su fundación a la munificencia de D. Luís Fernández de Córdoba y Figueroa.
Patio del Hospital
Sencilla construcción adornada con multitud de flores, que cuidan amorosamente las hermanas encargadas del benéfico establecimiento.
- - -