martes, 1 de noviembre de 2022

El Cementerio de disidentes, de Sevilla.

Cementerio de disidentes, de Sevilla.
Entrada principal al cementerio de Sevilla, allá por los años veinte.
El decreto sobre la secularización de los cementerios, en 1931, trajo al plano de la actualidad, muy especialmente, a aquellos donde reposan las cenizas de cuantas personas estuvieron en vida, fuera de la Iglesia Católica. Y con motivo de que  hoy se celebra el "Día de Todos los Santos", voy a dedicar unas líneas al cementerio de disidentes de Sevilla, bajo cuya tierra se guardan los restos de personas, que durante su existencia tuvieron un gran relieve en el círculo de las ideas, y de la lucha política.
La antigua entrada del cementerio de disidentes, de Sevilla.
Arranca el origen de dicho cementerio, de una instancia presentada al Ayuntamiento, por el pastor de la Iglesia Española Reformada de Sevilla, en virtud de la cual el Cabildo hispalense, en 23 de Octubre de 1869, tomó el acuerdo de destinar a enterramiento de disidentes, unas ocho mil varas cuadradas, del ángulo, del lado derecho del cementerio católico, separándolas por una alta tapia, y dándole entrada, por una puerta de la que daba a un camino, del referido lado.
Se tomó tal acuerdo en consideración a la mentada instancia y al haber ocurrido, el no haberse podido dar sepultura, en el transcurso de dos días al cadáver de un hebreo, por no existir lugar adecuado para ello.
La tapia que dividió los cementerios católico y disidente.
Ya con anterioridad, los ingleses habían construido un cementerio, para enterramiento de los individuos de su colonia, en Sevilla, para lo que el Cabildo Municipal, les había dado la correspondiente autorización, por acuerdo del 21 de Agosto de 1854, y como consecuencia de una solicitud presentada por don Juan Cuninghan, ingeniero de las obras del puente de Isabel II o de Triana.
El dicho cementerio se construyó en los terrenos denominados del Cano, que existía entre el camino bajo de San Jerónimo y el de Hierro, cercano al río Guadalquivir, y que fueron cedidos, por don Carlos Pickman.
Este cementerio, llamado de San Jorge, del que les hablaré en otra ocasión, aunque un tanto abandonado, subsiste, pero, como dije antes, solo para enterramiento de los ingleses.
En el cementerio de San Fernando, donde permaneció separado por una tapia del cementerio Católico, como ya les dije al principio, hasta el 15 de Diciembre de 1931, en que fue derribada, se vinieron enterrando protestantes, hebreos, librepensadores, masones y comunistas. De las personas que profesaron esta ideas políticas, recibieron sepultura entre otros, los cadáveres de Eduardo Pardo, del gremio de transporte,  Oliva, Parra, Navarro y Rivera, muertos durante los sucesos sangrientos que hubo entre los años 31/32, y que murieron en el Parque de María Luisa, de Sevilla.
Momento exacto de ser derribado el muro que separaba los cementerios civil y católico de Sevilla. Al acto concurrió el Ayuntamiento bajo mazas.
Enterramientos de los comunistas.
Entre otro grupo de sepulturas está, la que guarda los restos del que fue ilustre catedrático, de Historia Universal, de la Universidad sevillana, Don Francisco J. Barnés y Tomás, padre del vicepresidente de las Cortes Constituyentes (don Francisco), y del subsecretario de Instrucción Pública (don Domingo), ilustres sevillanos.
En la dicha sepultura se lee este elocuente epitafio:
R. I. P. A.
Aquí descansan los restos de

Don Francisco J. Barnés y Tomás

Doctor en Teología y Filosofía y Letras,
Licenciado en Derecho, Catedrático
numerario de esta Universidad Literaria.
Fue sacerdote Católico.
Mientras creyó en el dogma, practicó los
actos de la Religión con dignidad y escru-
puloso respeto. Cuando después de maduro
examen y ejercicios continuados de razón,
 dejó de creer en el orden sobrenatural
(que juzgó fantástico), su carácter sincero
no le permitió continuar una vida estéril,
farisaica, burlando y explotando la
credulidad de las gentes.
Prosiguió la Naturaleza, nuestra común
madre. Contrajo matrimonio con digna
mujer; fue padre de familia, cuyos deberes
no descuidó ni un instante, y en el trato
social con toda clase de personas se ofreció
como hombre sin fuero ni privilegio
religioso. No creyó en otros milagros que en
la instrucción y trabajo humano.

Falleció en la Paz de Dios
el día 5 de Marzo de 1892,
a los 58 años de edad.
Sepultura de don Francisco J. Barnés y Tomás.
Rodea la sepultura una verja de hierro, rematada por una cruz.
En uno de los extremos del cementerio, se agrupaban las blancas sepulturas de los hebreos, entre las que destacaba la de David Soto, industrial en dulces, que tuvo una gran popularidad en Sevilla, siendo un consecuente afiliado al partido republicano.
Al hilo de la tapia de la derecha, están los enterramiento de los librepensadores, masones y protestantes.
En la lápida de la sepultura que guarda las cenizas, de un ejemplar obrero que fue concejal republicano, se lee esta sencilla inscripción:
1843 - Enrique Muñoz Vale - . 1922.

Las blancas sepulturas de los hebreos.
En la de otro integérrimo ciudadano, maestro laico, padre del teniente alcalde del Ayuntamiento de Sevilla,  de la época, señor Sánchez Suárez, dice:
Francisco Sánchez José
Murió a la edad de 65 años,
el 16 de Marzo de 1926.
Tu hijo no te olvida y seguirá tu ejemplo.
Siguen las sepulturas del reverendo Francisco Palomares García, Licenciado en Teología y Medicina, ministro de la Iglesia Española Reformada, y pastor de la iglesia de San Basilio, de Sevilla, y la de don Enrique Calamita Vidal, como el anterior, pastor de la iglesia de San Basilio.
Ambos fueron en vida personas de conducta ejemplar, y de saber nada común.
Ya no existen en este cementerio, los restos de tan renombrado cura Pedregal; pero se guarda en él, la lápida de su sepultura, que dice así:
1840 -  1906
Antonio Pedregal y Guerrero

Natural de Arahal.
Fue clérigo católico y dejó la carrera,
abjurando de toda la religión positiva,
dedicado a la vida pública.
Luchó constantemente con la palabra y
con la acción por el triunfo de los ideales
republicanos-federales.
¡ Imitemos su sinceridad y su constancia !
La sepultura del pastor protestante, don Francisco Palomares García.
Quiero también anotar, que en una lápida de mármol blanco, que está colocada en la pared, a uno de los lados de la antigua puerta de entrada al cementerio, se leen estos versos, de Calderón de la Barca:
¿Que es la vida? un frenesí.
¿Que es la vida? una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño.
Que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Y para poner fin a esta entrada, les voy a contar lo más escuetamente posible, la historia del sepelio de D. Rafael de León y Primo de Rivera, Marqués de Pickman.
Todo ocurrió en la tarde del 10 de Octubre de 1904, en la hacienda del Rosario, cuando el marqués de Pickman se batió en duelo con pistolas, y una bala de su adversario, D. Vicente García de Paredes, capitán de infantería, acabó con su vida.
Sitio donde murió el marqués de Pickman, en la hacienda del Rosario.
Don Vicente García de Paredes
(adversario del marqués de Pickman)
De inmediato las autoridades dictaron orden de detención contra el capitán de infantería. Pero no fue esto lo que agitó la opinión del pueblo, sino lo ocurrido posteriormente, con motivo del entierro del difunto.
Las autoridades eclesiástica habían manifestado que, de acuerdo con las prescripciones de la Iglesia, el cuerpo del marqués no podría ser inhumado en tierra sagrada.
El cortejo fúnebre que lo acompañaba aglutino a miles de personas, que manifestaban su empeño de que el cuerpo descansase, en el panteón de la familia.
El entierro del marqués de Pickman, pasando por la calle Marqués de Paradas.
Al llegar al cementerio, las autoridades del mismo, no se atrevieron en un primer momento a oponerse, y contraviniendo la orden eclesiástica, se depositó el cadáver en el panteón de la familia. Pero, a los pocos días, y por disposición de la Alcaldía de Sevilla, se acataron las disposiciones eclesiásticas dictadas, y el cadáver fue trasladado al cementerio civil o de disidentes.
Panteón de la familia del marqués de Pickman, donde fue depositado en un principio, el cadáver de éste, por el pueblo.
Este hecho fue causa de una tumultuosa sesión el día 14, en el Ayuntamiento de Sevilla, y de manifestaciones en la calle. Poco después el alcalde de Sevilla presentó la dimisión de su cargo, con carácter irrevocable. 
El día 17, mientras el cabildo catedralicio, con toda pompa, bendecía la tierra sagrada, que había tocado el cuerpo del marqués en el panteón familiar; en el Juzgado declaraba el capellán del cementerio, asegurando que no hubo profanación, pues el cadáver había sido únicamente depositado.
Y la historia termina así, con el cadáver del marqués de Pickman  enterrado en esta tumba (X), del cementerio de los disidentes de Sevilla, y que hoy en día no he sido capaz de localizar.

Lo que queda, del cementerio de disidentes, en la actualidad. 
 
Las imágenes las he tomado desde una cierta distancia, con el fin de no hacer público los nombre de otras personas, que reposan en este cementerio, y que no tienen nada que ver con la historia que les he contado.

(Si haces clic sobre las imágenes, las puedes ver ampliadas)

Si deseas ver otros temas relacionados con el Cementerio San Fernando, de Sevilla, por favor, haz clic: AQUÍ.

112 comentarios:

  1. Menudas historias con las tumbas. Con lo fácil que es dejar a los muertos descansar en paz.
    Te pongo una muestra:
    https://alfredcomermaprat.blogspot.com/2019/10/una-tumba-para-teresa.html

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. .Amigo Manuel, hasta los cementerios están cargados de historias, sinceramente no me gusta visitarlos, no quiere decir que no recuerde mis antepasados, que no sienta ese profundo respeto que merecen pero es algo que no me gusta, no soy supersticioso, simplemente es cuestión de gustos, alguna , algunas veces me lo han reprochado, siempre contesto o pienso igual, cuando yo no esté no pienso pasar lista a quien me visite o no, pero entiendo y respeto como no puede ser de otra manera a todos y todas aquellas que lo visitan y honran a sus seres queridos, yo lo hago a mi manera.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Perfeita aula de história. Grato pela partilha.
    .
    Feliz dia de todos os Santos.
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  4. Siempre me ha atraído visitar los cementerios y conocer las historias que hay detrás de algunas lápidas.
    Una entrada estupenda, Manuel.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Citas, texto, comentarios, imágenes ... historia. Das mucho, Manuel, mucho.
    Tu página es un tesoro y en el derroche de textos e imágenes que nos regalas en casa artículo, va tu carácter que será, más que seguramente, muy altruista.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, y muy amable amigo Enrique.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Enrique, por si lo lees, no he podido comentar en ninguno de tus tres blog, volveré a intentarlo mañana o pasado, porque pienso que puede ser problema mio.

      Eliminar
  6. Nunca entendí que hasta en los cementerios haya discriminación para muchos difuntos. Eso de los cementerios separados por un muro me parece horrible pero eran otros tiempos y otras mentalidades. Por mi parte no me agradan estos lugares, me producen mucha tristeza.Saludos

    ResponderEliminar
  7. Una historia estupenda y curiosa la que nos cuentas de esos cementerios separados por un muro.
    No tengo yo idea si esa separación de tumbas ha existido en Madrid y otras ciudades. Supongo que sí porque la iglesia se manifestaría en todos los lugares lo mismo.
    Me ha gustado mucho conocer de tu mano está singularidad.
    Un abrazo Manuel, y que tengas un buen noviembre.

    ResponderEliminar
  8. Hay verdaderas curiosidades escritas en las tumbas.
    Conocía el trágico final del marqués de Pickman, a manos de otro apellido ilustre...
    Hace tiempo hacen rutas turísticas por los cementerios, incluido representaciones teatrales como D. Juan Tenorio...
    Una entrada muy "actual".
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. It is rather sad that even after death people are categorzed and burried according to religion and beliefs: catholics, protestants, hebrews, freemasons etc...

    ResponderEliminar
  10. Hermosas imágenes, aunque no es mi fuerte visitar el cementerio. Si las tumbas hablaran Manuel...
    Feliz tarde noche. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Don Francisco J. Barnes and Thomas sounds like an amazing (and good) man. Thank you for sharing some of his story.

    ResponderEliminar
  12. Separaciónes en los cementerios que no deberian haber existido, pero que son ciertas, aquí en mi ciudad tambien las hubo, afortunadamente pienso que ya no es así
    Son hechos auténticos y está bien que se conozcan, como siempre gracias Manuel
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hello :=)
    A very interesting read, and old pictures of the people, the cemetery, and the graves of people buried according to their religious beliefs. I have a difficult time getting my head around such events. I never visit cemeteries, for me they represent sadness, even on this special day. My love of past relatives and friends will remain in my heart for ever.
    Your post was enlightening as I had no knowledge of these happenings.
    All the best.

    ResponderEliminar
  14. Un nuevo y fantástico artículo, en esta ocasión sobre este camposanto sevillano, en el cual hasta con el espacio por ocupar había sus más y sus menos. Ni muerto uno descansa totalmente.
    Genial, como siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Good morning my friend Manuel! I thank you for this story on this special day. Very interesting are your words. I read your words very carefully. I thank you for the photos too. In my city there are three cemeteries: parish, war and Jewish. Manuel I salute you!

    ResponderEliminar
  16. Las creencias son manipuladas por algunos sectores y viven gracias a ellas

    ResponderEliminar
  17. Una entrada muy apropiada para el "Día de Todos los Santos". Las historias de los cementerios siempre dejan anécdotas, curiosidades y en este caso llama la atención esa separación o frontera tan peculiar. Buen detalle el que comentas sobre las fotografías actuales.
    Un fuerte abrazo querido, Manuel.

    ResponderEliminar
  18. Jolín con los duelos. El honor ante todo. En fin. Por cierto, esto de los cementerios es todo un mundo. Excelente trabajo, Manuel. Ya tienes deberes con la localización del marqués de Pickman; sé que no te darás por vencido.
    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
  19. Nunca entenderé porque tenían que separar a los muertos con una tapia por sus creencias o ideales, también separaban a los niños que fallecían sin bautizar.
    Muy buena entrada Manuel. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Sí que hurgas en la historia hasta encontrar diferentes angulaciones y perspectivas impensadas o no abordadas de la misma y sus protagonistas...

    Abrazo una vez más agradecido por hacerla siempre interesante o novedosa.

    ResponderEliminar
  21. Just great!Ilike very much history like this!Spain is very important to me, so thank you!Also thanks for not forgotten about me.Wish you all good !

    ResponderEliminar
  22. Siempre no traes maravillosas entradas, me alegra conocer parte de tantas historias. Un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  23. Hola Manuel!
    que excelente exposicion, tanta historia, tanta gloria, tantas divisiones, tanto de todo y las fotografias son tan reveladoras, son el testimonio mismo de otros tiempos, idos. E inevitablemente me remite a Calderon de la Barca, que estos versos me encantan; si que decia bien ese señor, cuanta sabiduria para expresar el sentir general de la humanidad!
    Te mando un gran abrazo!

    ¿Que es la vida? un frenesí.
    ¿Que es la vida? una ilusión,
    una sombra, una ficción,
    y el mayor bien es pequeño.
    Que toda la vida es sueño,
    y los sueños, sueños son.

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola Manuel!

    Eran otros tiempos que pasaron a se historia muy bien contada por tu pluma, menos mal que fueron cambiando las cosas y todo se fue normalizando con el tiempo y haciendo cada vez mejor las cosas.
    Gracias por esta gran entrada, un reportaje de fotos y letras escritas con gran sabiduría y respeto. Te djo mi inmensa gratitud y estima.

    Un abrazo fraterno colmado de bendiciones, paz y bien.
    Se muy, muy feliz.

    ResponderEliminar
  25. Es curioso todo lo que tuvo que suceder para que se maniesfaran hechos semejantes. Perdona porque tú has realizado un profundo trabajo sobre el tema y lo has documentado con imágenes y las historias correspondientes. Los hombres lo complicamos todo y hasta organizamos un aparheid para no mezclarnos con los diferentes. Todos somos polvo y si existiera la reencarnación, no creo que a Dios se le colaran los enemigos de otro tipo de creyentes y terminara por llevárselos al Cielo. El pobre hebreo ya no sufría pero, con los calores de Sevilla, bien pudo provocar alguna epidemia. Interesante información que puedo asegurar que si no fuera por tu publicación. yo nunca me habría enterado. Un abrazo de paz y sincera admiración y amistad.

    ResponderEliminar
  26. Ay, Manuel, como he disfrutado con tu historia de hoy fotos incluidas, antiguas y actuales.

    A mí me encantaría que al morir me llamaran disidente, y si mis cenizas tuvieran que reposar en algún lugar sería algo parecido a éste cementerio que nos cuentas.

    Los epitafios me han encatando todos, y el de Don Francisco J. Barnés y Tomás ya ni te cuento, qué lucidez y qué maravilla...

    La vida antes parece que era más intensa, ¿no? Al menos a mí me lo parece.

    Muchas gracias por compartir estas crónicas tan interesantes, Manuel.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  27. Muito interessante este post.

    Arthur Claro
    http://www.arthur-claro.blogspot.com

    ResponderEliminar
  28. Muy buena historia.
    El silencio de los cementerios guarda un montón de curiosidades muy interesantes.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Hola, Manuel!
    Gracias por comentar o post de mi amigo. Besos.

    ResponderEliminar
  30. Holá Manoel.
    Muchas gracias por su visitaçion. Gostei mucho do que vi aqui.
    Um abrazo, paz e bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Gerardo, ha sido un placer conocerte, gracias a nuestra común amiga, Céu.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Muy interesante y oportuno el tema Manuel.
    Casualmente me fijé en ese panteón del marqués de Pickman en la última visita.
    BESOS

    ResponderEliminar
  32. Los cementerios en España durante un tiempo fueron diseñados para aquellos que tenían una religión o cada una tenía el suyo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. La historia con sus luces y sus sombras y la forma de entender antiguamente la separación en los cementerios de todos los disidentes, niños sin bautizar, etc., cuanto de excentricidades y de locura acontecía y siempre o casi siempre de la mano de la iglesia, eso quizás sea lo más preocupante.
    Un reportaje exhaustivo y muy bien presentado Manuel, como todo lo que llevas a cabo y digno de tu buen hacer amigo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Un tema muy bien tráido para estas fechas. Lo curioso es que se mantenga esta sección del cementerio casi como aparecen en las fotos antiguas, con una pátina de abandono, claro que está. Quizá un dia encuentres la tumba del Pickman, muerto en un duelo a pistola muy cinematográfico.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  35. Bonito blog Buen trabajo Manuel, Sevilla es de las ciudades más ricas en historia y esta es una de ellas

    ResponderEliminar
  36. Mi estimado amigo Manuel :

    Excelente tu publicación, como acostumbras.

    Me gustó mucho la reseña acerca de Don Francisco J. Barnés y Tomás.

    Te dejo un abrazo pleno de aprecio.

    ResponderEliminar
  37. Anch'io avevo fatto, tempo fa, un post sul Monumentale di Milano. Possano i morti riposare in pace. Un abbraccio.

    ResponderEliminar
  38. ¡Qué historia más interesante Manuel!
    Me ha encantado. ¡Y lo bien que cuentas esos acontecimientos de los cementerios diferentes! Ni a "las ánimas" han dejado de discriminar.
    En fin, me encantó todo y las fotos ¡Otro gran informe!
    Y siempre me gusta conocer las historias de los cementerios por eso cuando viajo voy a conocer algunos de los que se cuentan anécdotas interesantes o cuyos panteones son verdaderas obras de arte.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  39. Tu comentario hoy si que da un poco de yuyu. Me da pena que por ser de una ideología distinta tengan que ser enterrados en distinto sitio. Aquí en Madrid, tambien está el Cementerio Civil.
    Ya no sigo con estos temas, a mi si me dan yuyu.
    Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
  40. Hola Manuel. Gracias por este interesante reportaje sobre los enterramientos de las distintas "categorías" de personas según su etnia, su religión, sus creéncias... Se ve que ni en la muerte somos tod@s iguales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. So sad that even the dead had no equality and had to be separated. Interesting read.

    ResponderEliminar
  42. Hola Manuel!!! Los cementerios siempre tienen su parte de interés, su historia.. La muerte es una parte más de la vida... Muy interesante el post.. Te deseo una feliz semana

    ResponderEliminar
  43. Magnifica entrada amigo, que cantidad de imagenes e interesantisima informacion nos muestras, saludos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  44. Interessante e precioso post. Aqui estamos sempre a aprender.
    Boa semana
    Abraços

    ResponderEliminar

  45. Es increíble la cantidad de datos que desconocemos, vidas y mundos.
    Cuántas ventanas se abren, y tras ellas, nuevas puertas, nuevos espacios.
    Qué reportaje tan interesante, Manuel. Gracias.

    ResponderEliminar
  46. Curiosísima historia, Manuel. Cada vez que visito tu blog aprendo algo nuevo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Magnífica entrada, Manuel, bien documentada como siempre y muy original en su contenido. Siempre me asombra el tremendo trabajo que realizas.
    Un abrazo y gracias por compartir tus conocimientos.

    ResponderEliminar
  48. Manuel, acá en Colombia, el cementerio para quienes no podían ser ingresados en el cementerio católico por ser suicidas, no afectos al catolicismo, se le llamó: cementerio laico. Aquí donde vivo, el laico estaba pegado al católico. Recuerdo que una gitana, siendo niño aún, fue enterrada en el laico. Hoy, el laico no existe. Sobre él, al desaparecer, se levantaron viviendas, y no queda sino historia, en la memoria de los viejos, y en las fotografías. Estupenda crónica. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  49. Fenomenal artículo, Manuel, como acostumbran a ser los tuyos. El mundo de los cementerios es interesantísimo y yo suelo visitar los de los sitios a los que voy, con lo que me he encontrado muchas soerpresas de interés histórico, arquitectónico, artístico y de más órdenes. Te citaré solo dos por no aburrirte. El de Brihuega es extraordinario por su emplazamiento, su construcción y la historia de alguna sepultura:
    https://gentesdebrihuega.wordpress.com/2012/03/10/historia-y-arte-en-el-cementerio-de-brihuega/
    El de Bédar tiene un emplazamiento difícil de superar. Interesante también por lo blanco, lo bien cuidado y la construcción en cuesta:
    https://www.youtube.com/watch?v=8_AuljKgLAs
    Por uno de sus lados tiene una vista al mar, pero en el vídeo no aparece.

    ResponderEliminar
  50. Buenas noches, o quizas buenos dias para vos, Manuel!
    que tal, espero que estes muy bien; yo releyendo este espectacular reportaje tuyo
    y decirte que si, yo soy Carolina, el Hada de las Rosas jaja :D
    Muchos besos y abrazos hasta Sevilla 🌺🌺🌺🌺

    ResponderEliminar
  51. Mais uma publicação super interessante! Fico feliz por esses muros terem sido derrubados!
    Na vida e na morte... todos somos iguais... apenas as políticas e as religiões, nos vão dividindo, com os intuitos ao sabor de cada época da história...
    Mais um trabalho informativo e de pesquisa de excelência, Manuel! Um grande abraço!
    Ana

    ResponderEliminar