lunes, 20 de mayo de 2024

La Custodia de Juan de Arfe, de Sevilla.

La Custodia de Sevilla. 
Fue un alemán, Enrique de Arfe, llegado a España, a fines del siglo XV, el fundador de nuestra escuela de orfebrería. Instalado en León, difundió en pocos años a través de sus hijos y discípulos, su mensaje artístico a diversos lugares de la península. De sus manos privilegiadas salieron preciadas joyas -cruces, candelabros, custodias, etc., que enriquecieron el ya entonces cuantioso patrimonio de la Iglesia española. En 1517 cinceló la Custodia de Córdoba, y atraído sin duda, por el encanto de aquella ciudad - donde aún perduraba la herencia de los árabes- sentó allí sus reales, e inició una tradición de orfebrería que ha llegado hasta nuestros días.
La Custodia al regresar a la Catedral.
Hijo de Enrique de Arfe, fue Antonio, orfebre famoso también, que aún apartándose de la línea gótica de su padre para abrazar los cánones estilísticos que el Renacimiento imponía, logró espléndidas obras artísticas. Nieto del fundador de la dinastía e hijo del anterior, fue Juan, escultor, arquitecto y cincelador, al que se deben, entre otras, las custodias de Ávila, Burgos, Valladolid y Sevilla. Esta última, la más rica y espléndida joya de la procesión sevillana  del "Corpus", ha sido sin duda, su más celebrada y conocida creación.
Juan de Arfe comenzó su trabajo en 1580. Previamente el Cabildo catedralicio había promovido el oportuno certamen con objeto de elegir el mejor dibujo para la nueva Custodia. Con Arfe se presentó al concurso  el artífice Francisco Merino, que si no consiguió salir triunfante, recibió el encargo de realizar la Cruz Patriarcal que lleva su nombre. Para obtener la plata necesaria autorizó el Cabildo la fundición de la vieja custodia ojival, obra de los maestros alemanes Nicolás y Marcos, de una imagen de la Virgen y de varias coronas existentes en la capilla de la Antigua.
La Custodia bajo los arcos de triunfo, en la Plaza de San Francisco.
Siete años empleó Juan de Arfe en su delicada tarea. Con él colaboraron varios plateros sevillanos - Ballestero el Viejo, entre otros- y un ilustre humanista, el canónigo don Francisco Pacheco, tío del pintor de idéntico nombre, que diseñó alegorías y símbolos. La obra en fin, fue digna del esfuerzo de los orfebres. Tan satisfecho quedó su principal autor que el mismo año que remató el trabajo dio a la imprenta un curioso opúsculo titulado "Descripción de la traza y ornato de la Custodia de Sevilla" donde hizo una detallada relación de las especiales características  de tan sublime y admirable joya.
Custodia de Juan de Arfe.
La Custodia -verdadera obra arquitectónica de estilo plateresco- alcanza más de tres metros de altura y pesa cuatrocientos treinta y cinco kilos. Cuatro cuerpos que guardan entre si deliciosa armonía forman su gallardo conjunto, prodigio de proporción y de gracia. cada uno de ellos abarca veinticuatro columnas. Las del primero son de orden jónico; las del segundo, corintio; las del tercero y cuarto, de orden compuesto. En el centro del primer orden aparece una Inmaculada Concepción y entre las columnas del mismo, varias esculturas de Santos y Doctores de la Iglesia, obras todas ellas  de los posteriores restauradores de la Custodia. La Concepción sustituyó a una imagen más pequeña de la Fe, que Arfe había colocado sobre un  trono en ese mismo lugar.
Entre las columnas del segundo cuerpo figuran los Santos Patronos de Sevilla, y dentro del mismo un viril donde se alberga la Hostia Santa. Juan de Arfe situó sobre la balaustrada de este cuerpo doce ángeles niños con los instrumentos de la Pasión, que el restaurador, Juan de Segura -"profesor sin reputación"-, según frase de Rosell y Torres, "en la república de las Bellas Artes y desconocido por su habilidad en la Corte y demás ciudades de Reino", cambió por estatuillas de ángeles mancebos, mayores que las primitivas, peor de inferior calidad artística. En el tercer cuerpo aparecen hoy los ángeles niños retirados del cuerpo inferior, en vez de las figurillas labradas por Arfe, que representan los dones y frutos de la Sagrada Eucaristía. En el interior del templete aparece el cordero con el libro de los siete sellos. En el cuerpo superior, el restaurador referido colocó remates torneados en lugar de los candelabros y flameros de graciosa silueta, modelados por Arfe. Una representación de la Santísima Trinidad ocupa el centro de este cuerpo. Corona la Custodia una efigie de la Fe, obra también de Segura, desproporcionada y  de escasa esbeltez. No obstante los reparos expuestos, la Custodia conserva sus líneas primitivas, sin que las restauraciones posteriores hayan desvirtuado  la magnífica obra de Arfe, pieza esencial  de la liturgia eucarística  de Sevilla e inagotable cantera de inspiración para los orfebres contemporáneos.

Fuentes: Bibliografía y archivo particular.

Sin deseas ver otros temas sobre el Corpus Christi de Sevilla, por favor, haz clic: AQUÍ.

El Corpus Christi de Sevilla.

 
El Corpus Christi, de Sevilla.

Solamente tienes que hacer clic, sobre la imagen del tema que desees ver.

viernes, 10 de mayo de 2024

Fotos y postales antiguas de Moguer (Huelva).

 
Moguer (Huelva)
Ciudad de 7546 habitantes, según el censo oficial de 1910, situada en un cerro a la izquierda del Río Tinto, a 22 kilómetros de la capital y 6 kilómetros de San Juan del Puerto.
Nada en concreto puede afirmarse respecto al origen de esta ciudad, por más que algunos escritores hacen derivar su nombre de la antigua Urium, de que nos habla Ptolomeo, anteponiendo la palabra mons.
Como toda la comarca, fue reconquistada por las armas de Alfonso X el Sabio, habiendo dependido de Niebla anteriormente.
En 1333 fue donada por D. Alfonso II a su almirante D. Alfonso Jofre Tenorio, del cual pasó a la ilustre familia de los Portocarrero, en la cual recayó el señorío de la villa, por haber casado la hija de aquel, Doña María Tenorio, con D. Martín Fernández Portocarrero.
Se ha dicho que en tiempo de su reconquista no era más que una aldea, pero es probable que constituyese ya en aquel entonces una villa, según hace observar D. José S. Mora en un manuscrito de fecha 10 de Julio de 1902, que se guarda en el convento de Santa Clara, del cual entresacamos algunas notas. Así parece deducirse de las fundaciones hechas por el almirante Jofre Tenorio y su mujer D.ª Elvira Alvarez, de los conventos de Santa María de la Esperanza y de Santa Clara en la villa de Moguer.
También se habla del señorío de la villa cuando en 1420 casó D. Tello de Guzmán con D.ª Elvira Portocarrero.
En 1642, Felipe IV le otorgó la categoría de Ciudad, a la cual agregó Carlos III los títulos de Muy Noble Muy Leal.
Claustros del Convento de San Francisco. 1914.
Forman un patio rectangular con arcos de medio punto, probablemente construidos en el siglo XVI.
Estatuas Yacentes en el Convento de Santa Clara.
Claustro del Convento de Santa Clara, del que ya tengo publicado una entrada dedicada al mismo, y que pueden verla haciendo clic: AQUÍ. 1914.
El Ayuntamiento. 1914.
Elegante edificio con doble galería de arcos en el centro de su fachada, que se levanta en la plaza de la Constitución.
Calle de Sagasta. 1914.
Limpia y bien aseada, con sus edificios de planta baja más un alto, destaca entre las principales vías públicas de la población.
Ermita de Nuestra Señora de Montemayor. 1914.
En las afueras de la Ciudad, se erigió el santuario de aquel nombre que tanta devoción inspira a los habitantes de la misma.
Campanario de la Parroquia. 1914.
Gallarda torre cuadrada, cuyo conjunto y especialmente su remate, recuerda la famosa Giralda de Sevilla.
Interior de la parroquia de Nuestra Señora de la Granada. 1914.
Majestuoso templo, de severa aunque sencilla arquitectura. Consta de tres espaciosas naves de unos cincuenta y cinco metros de longitud por treinta y seis de ancho.


Imágenes de Moguer, lugar donde nació el Premio Nobel de Literatura, D. Juan Ramón Jiménez. tomadas el 24 de Febrero del 2024, durante la celebración de la singular Fiesta de Época, donde buena parte de los vecinos y comercios recrean la ciudad culta de principios del siglo XX
(Si haces clic sobre las imágenes, las puedes ver ampliadas.)

Imágenes tomadas el Domingo de Ramos del 2023, de la Capilla de San Sebastián de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, de Moguer. 

Si deseas ver otros temas de Huelva capital y de los pueblos de su provincia, por favor, haz clic: AQUÍ.