domingo, 10 de febrero de 2019

Fotos antiguas de Archidona, Villanueva de Tapia y Villanueva de Algaidas, (Málaga)


Archidona (Málaga)
Ciudad de 8986 habitantes, según el censo oficial de 1910. Situada en la falda de una sierra áspera y quebrada, donde padece una temperatura bastante fría, pero sana, y desde cuya altura se dominan extensos horizontes. Tiene estación de ferrocarril a 5 kilómetros, y carreteras hacia Antequera, Cuevas de San Marcos, Villanueva de Tapia y Estación de Salinas. El término está bañado por los arroyos Mohede y María, corrientes iniciales del Guadalhorce.
Los productos agrícolas eran en esa época vinos, cereales y principalmente aceite; se criaba ganado vacuno, lanar, de cerda, yeguar y cabrío, y abundaba la caza de liebres, conejos y perdices. 
Había fábricas de aguardientes, de harina, de jabón y de bebidas gaseosas.
Celebraba ferias y fiestas del 14 al 16 de Agosto.
Archidona presenta numerosos vestigios de ser ciudad antiquísima, pero no se halla citada por ninguno de los primitivos geógrafos de la Península.
En 1431 fue ganada a los moros por el ejército cristiano que capitaneaba el maestre de Calatrava. Los Reyes Católicos le concedieron grandes privilegios.
Vista general.
Se desenvuelve la ciudad en la falda de una áspera y quebrada sierra, sobre un terreno muy desigual. 1912.
Vista parcial.
Por Occidente y Mediodía disfruta esta ciudad de excelentes y muy extensas vistas panorámicas. 1912.
Ermita de Nuestra Señora de Gracia.
Entre las ruinas del antiguo castillo, que fue defensa de la ciudad en tiempos de los romanos y de los moros,se encuentra el santuario de la Virgen de Gracia, Patrona de la ciudad.
Plaza de la Constitución.
Es ochavada y de arquitectura uniforme. Se entra en ella por tres arcos iguales al que se advierte en el fondo de la presente vista. 1913.
Calle Nueva.
La casi totalidad de las calles de esta ciudad son empinadas y tortuosas, siendo ésta, relativamente, una de las más cómoda para el tránsito. 1913.
Calle de la Carrera.
Otra de las vías más céntricas y bien urbanizadas de la ciudad. 1912.
Fuente de la Pescadería.
La riqueza de aguas del lugar permite que se encuentren, diseminadas por la ciudad, algunas fuentes públicas que manan constantemente, se utilizan para el regadío de las huertas, que se extienden en la extremidad baja de la población, las cuales forman un deliciosos vergel.
Nave central de la parroquia.
Este importante templo, situado al extremo Norte de la ciudad, pertenece al estilo ojival decadente, pero su retablo mayor corresponde a la época en que predominaba el gusto churrigueresco. Su construcción corresponde a los principios del siglo XVI. Hay una bella portada de jaspe extraído de la sierra del Torcal. 1912.
Altar Mayor de la iglesia de los PP. Escolapios.
Retablo de estilo barroco y de escaso valor artístico. 1913.
Iglesia del convento de Jesús y María.
Interesante templo de arquitectura y ornamentación muy singulares. 1913.
Las autoridades y el personal de la delegación del Retiro Obrero, con los ancianos, que en número de 142, cobraron el 15 de Octubre de 1931, la bonificación extraordinaria de 400 pesetas, que les concedió el Instituto Nacional de Previsión, como afiliados al régimen, al cumplir los sesenta y cinco años.

Villanueva de Tapia (Málaga)
Esta villa con 1119 habitantes de hecho, según el censo de 1910, es la población más pequeña del partido y se encuentra situada a Oriente del mismo, en una hondonada combatida por los vientos del Oeste. Dista 94 kilómetros de Málaga, 19 de la ciudad y 14 de la estación de Archidona, por carretera.
El terreno es de mediana calidad y producía en esa época principalmente cereales y aceite; críaba ganado cabrío, lanar y vacuno, y abundaba la caza. Celebraba feria por la Virgen de Agosto y fiestas el 29 del mismo mes y por la Candelaria.
Calle de Antequera.
La profusión de flores en sus rejas y balcones la dan un aspecto muy bello y característico.
Plaza de la Constitución.
En ella se encuentra la iglesia parroquial y la casa del Ayuntamiento, luciendo la nívea blancura que es común a todas las casas de la villa.
Se halla situada esta villa entre muy escabrosos montes derivados de la sierra de la Camorra.

Villanueva de Algaidas (Málaga)
Villanueva de Algaidas con 5260 habitantes según el censo oficial de 1910, es el Ayuntamiento que comprende mayor número de habitantes después de la cabeza del partido. Consta de los barrios de La Rinconada y La Atalaya y del Cortijo Pedroso. Dista a 90 kilómetros de la capital de la provincia, 17 de Archidona y 12 de la estación de esta misma ciudad.
El territorio es elevado, frío, secano y de mala calidad, poblado en su mayor parte de matorral y encinar. Se cosechaba en esa época, principalmente aceite y cereales, y también legumbres y hortalizas. Se críaba ganado lanar y abundaba la caza menor.
Vista general del Convento.
Perteneció a los religiosos de San Francisco, y su iglesia es hoy parroquia de Nuestra Señora de la Consolación.
Vista general.
Se halla sobre el llamado cerro de Rincona, en lugar muy pintoresco.
Calle Real.
Calle céntrica y ancha del más importante barrio de este Ayuntamiento.

SI DESEA VER, OTROS PUEBLOS DE LA PROVINCIA DE MÁLAGA, POR FAVOR HAGA CLIC: AQUÍ,

jueves, 31 de enero de 2019

José Napoleón Bonaparte, entra en Sevilla.

Entra en Sevilla, José Napoleón Bonaparte.
Mañana, día primero de Febrero, se cumplen doscientos nueve años de la entrada en Sevilla del Rey Intruso, José Napoleón Bonaparte, más renombrado después por Pepe Botella.
Habían pasado las tropas francesas por poblaciones cercanas a la metrópolis de Andalucía, cometiendo en ellas todo género de desmanes y atropellos, llegando a los muros de la ciudad del Betis y deteniéndose entre Alcalá de Guadaira y la Cruz del Campo, en el sitio llamado Torreblanca.
En este lugar, Torreblanca, acampó el ejército francés, antes de entrar en Sevilla.
Hasta allí llegó el ejército francés, anheloso de entrar en Sevilla, capital la más codiciada de las de Andalucía, por su situación topográfica, por su vía fluvial y por la existencia de su magnífico Parque de Artillería, Fundición, Maestranza y Pirotecnia, por lo que podía servirles, de manera admirable, de cuartel general y centro de las operaciones en el sector sur de España. Más viendo el pueblo sevillano la inminencia del peligro en que la ciudad se encontraba de ser invadida, acudió, con la natural zozobra y con gran alboroto, a las autoridades, al fin de ser por ellas auxiliado y dirigido en la defensa contra el enemigo.
Y bien fuera por que aquellas estuviesen seguras de que no tenían suficientes elementos para hacer frente a la furia y al poder del invasor, o por otras razones de tanto bulto y peso, en el caso de que en vez de soliviantar más y más los ánimos contra las próximas fuerzas invasoras, trataron de apaciguarlos, hasta el punto de que renunciasen a presentarles batalla.
Y una comisión de personalidades de la magistratura, del clero, de la nobleza y de las armas, acudió al mentado lugar de Torreblanca, para proponer a José  Napoleón Bonaparte unas capitulaciones que ahorrasen sangre, muerte y exterminio, tanto a las tropas francesas como a los habitantes de la preciada gran ciudad.
Aceptada que fue por Bonaparte la capitulación ofrecida, las tropas invasoras se pusieron en marcha, entrando en Sevilla pocos minutos después, a las once de la mañana del  jueves 1 de Febrero, por la Puerta de San Fernando, no sin hacer alardes de toda clase de fanfarronería  y menosprecio.
La Puerta de San Fernando, ya desaparecida, por la que entró en Sevilla José Napoleón Bonaparte a las once de la mañana, del día uno de Febrero de 1810.  Foto: Francisco de Leygonier y Haubert, 1849.
Pocas fueron las personas que acudieron a presenciar la entrada del ejército invasor, contrastando esta actitud con los repiques de las campanas de la Giralda, el lanzamiento de cohetes, y la adoptada por los dos cabildos, cuyos miembros salieron en corporación hasta el Prado de San Sebastián, para saludar al vencedor.
Acompañaban a éste el general Soult, los consejeros Solís, Cabarrús, Aranza, Montarco y Meléndez Valdés; los duque de Treviso y de Dalmacia, el marqués de Ríomilano, Almenara, Urquijo, O-farril y otros, vistiendo deslumbrantes uniformes.
Se apeó del carruaje que ocupaba José Bonaparte, y montó a caballo, haciendo así su entrada en la ciudad, seguido de sus acompañantes y del bullicio y la algazara de sus fuerzas.
Siguió la comitiva las calles Nueva de San Fernando, Puerta de Jerez, Santo Tomás, Gradas de la Catedral, y después de detenerse a la puerta principal de la Basílica, que estaba ricamente adornada, y de recibir en ella los corteses saludos del Cabildo eclesiástico, se dirigió al Real Alcázar, donde se alojó.
Tal como vemos en este  dibujo de Richard Ford, de 1832, es como debió encontrarse José Bonaparte el Alcázar, en 1810.
El asistente de Sevilla, Joaquín Leandro Solís, no quiso aparecer con tibiesa ante el acontecimiento, para no atraerse la enemiga de los invasores, y mandó que se instalasen las bandas de música en los sitios más estratégicos de la ciudad, para dar conciertos; que se encendiesen luminarias en los edificios públicos, y que se procurase que el vecindario colocara colgaduras en los los balcones de sus casas, cosa esta última que se logró en una proporción muy reducida.
Por la tarde se dio alojamiento a las tropas invasoras en los convento de Santo Tomás, El Carmen, San Jacinto y San Francisco, y por la noche recorrió en grupos las principales calles de la ciudad, promoviendo todo género de alborotos.
Entrada de José Bonaparte, en Sevilla.
Un cronista dice que "el pueblo de Sevilla, contempló lleno de despecho y coraje, aquellas escenas, y permanecieron casi todos encerrado en sus domicilios, hasta el nuevo día, siendo muy escaso el número de los que demostraron la menor curiosidad por conocer  al monarca, a quien los andaluces dieron el nombre de Pepe Botella".
Sin embargo de esto -escribe el aludido cronista-, el periódico oficial de los invasores, que estaba dirigido por D. Alberto Lista, decía lo siguiente, al ocuparse de la entrada de José Bonaparte:
"Su majestad ha sido objeto de la más sinceras muestras de respeto, por parte del noble vecindario de Sevilla. Es seguro que a poco que nuestro amable y justo rey permanezca en esta ciudad, cautivará todos los corazones de sus súbditos, a quienes ama como padre, y a quienes solo desean ver felices, y gozando de las dulzuras de una paz duradera".
- - * - -
Pero la realidad fue otra; así, que si tienen tiempo y ganas de seguir leyendo, porque el tema es extenso,  a continuación les voy a detallar, por un estudio que hizo D. F. Cortines y Murube, allá por 1909,  las sustracciones de obras de arte, que llevó a cabo el Rey Intruso, José Napoleón Bonaparte, en nuestra ciudad, en tan solo cuatro años.
Dicho estudio comienza así:
"En 4 de Junio de 1814 se comunicó al Arzobispo de Sevilla, por Don Pedro de Macanaz, Secretario de Estado y de Despacho universal de Gracia y Justicia, lo siguiente: "El Rey ha resuelto que se reclamen al Gobierno actual de Francia todos los papeles, pinturas y objetos de bellas artes e historia natural que haya trasladado a aquel reyno el govierno intruso de José Bonaparte durante su dominación: y a este fin ha resuelto S. M. que V. I. me remita una lista circunstanciada de los obispos, de los objetos de esta clase que hayan llevado pertenecientes a esa Catedral y demás iglesias de su diócesis".
El Arzobispo mandó imprimir una circular, conteniendo la Real orden citada "para que puntualmente lo haga notariar a todas las iglesias y Corporaciones eclesiásticas de esa Vicaría", y lleva la fecha de ese mismo mes y año.
Pocos días después, envió al Arzobispo el intendente Don Francisco Laborda copia de la comunicación que éste recibiera, y es algo más explícita. Dice así: "...... y al efecto ha determinado S. M. que por las respectivas secretarías del Despacho se pidan listas exactas de lo que se llevaron los enemigos del Archivo de Simanca, del de Sev.ª, y del de la Corona de Aragón; de los Palacios R.ª del Monast.º del Escorial, Catedrales y otras Iglesias; como igualmente del Gabinete de Historia Natural y de la Dirección de trabajos hidrográficos, cuyas listas deber.ª ser remitidas a esta primera Secret.ª de Estado de mi cargo, para que desde ella sean dirigidas al Sr. D. Pedro Labrador, y a fin de que al tenor dellas pueda hacer la debida reclamación, según le está encargado".
Se contestó a Laborda en 6 de Julio: "Que igual ora tiene S. I., p.ª cuio cumplim.º se han dado las convenientes". Y con efecto, en 9 de Noviembre de 1814 se remitió la lista de las pinturas al excelentísimo señor D. Pedro de Macanaz, todo lo cual consta de un legajo existente en el Archivo de la Secretaría de Cámara del Arzobispado de Sevilla, y cuyo título es:
                          Nº 16.                                      AÑO DE 1814. 
------------------------------------------------------------------------------------
PINTURAS
QUE SE LLEVÓ EL GOBIERNO INTRUSO DE LAS IGLESIAS DE ESTE ARZOBISPADO, PLATA, PAPELES Y DEMÁS.
----------------------
   
                                                                                           Evacuado

En dicho legajo se contienen las certificaciones enviadas por los Vicarios y Priores, que las copiaré a continuación, pero ante todo quiero advertir lo siguiente: El Sabio historiador y ferviente patriota D. Manuel Gómez y Maz, publicó en 1896, un interesante folleto, y en él la copia íntegra de un documento curiosísimo, cuyo original se conserva en el Archivo del Real Patrimonio del Alcázar; conviene a saber el "Inventario de la Pinturas del Palacio y Salones del Alcázar de Sevilla, pertenecientes a S. M. C. el señor D. José Napoleón (q. D. g.) bajo una teja", según añadió, a lo que parece, el célebre brigadier Don Juan Downie.
"Consta este documento manuscrito de diez y seis pliegos de papel de hilo en folio, inclusas la portada y una hoja final en blanco, está firmado por D. Antonio de Boza, D. José Miguel Alea, Archivero General de la Corona, y visado por D. Eusebio de Herrera,; su fecha 2 de Junio de 1810, durando el despojo y formación del inventario, desde primeros días de Febrero hasta la data indicada, unos cuatro meses aproximadamente".
"Anótanse en el "inventario" los cuadros sustraídos, indicándose las dimensiones y el asunto o composición, aunque muy a la ligera, agrupándolos por autores en salas numeradas, no con el mayor ni más perfecto orden, como de documento o índice que más respondía al interés o conveniencia del momento, que a idea alguna de clasificación artística; ni era la colocación de los cuadros definitiva o con aspiraciones de Museo, sino de almacén o depósito de donde saldrían para satisfacer la codicia de los invasores; documento, al fin, de grande interés para la historia del Arte en Sevilla durante un periodo de fuerza en el que tantos abusos cometieron las regeneradoras legiones del Emperador".
"De la riqueza artística que había en Sevilla y que inicuamente sustrajeron los invasores, baste decir que, según acusa el "inventario", llenáronse con hermosos lienzos 39 salas numeradas del Alcázar, y otras sin numerar; que el total de cuadros inventariados llegó al fabuloso número de 999, figurando entre ellos 10 de Roelas, 74 de Valdés Leal, 22 de Herrera, 82 de Zurbarán, 40 de Alonso Cano, 43 de Murillo, 21 de Pacheco.......Lo más selecto de cada autor".

Existiendo ya el hermoso trabajo del erudito escritor, que tan justo renombre ha alcanzado por sus estudios históricos, parece que huelga toda otra noticia sobre los cuadros sustraídos por los franceses, y sin embargo, no es así; en los papeles del Archivo arzobispal, a que me refiero, se citan algunas pinturas que no están en el Inventario del Alcázar; además, se expresa el origen de los cuadros, es decir, las parroquias o conventos que las poseían, y se insertan varios pormenores, sobremanera curiosos, todo lo cual hace muy oportuna su publicación.
Las certificaciones que aludo son las siguientes:

"Certificación de las pinturas extraídas por el Gobierno intruso, y son pertenecientes d esta Iglª parroquial de N. S. Sta. M.ª la Blanca, de esta ciudad de Sev.ª.
2. -Medios puntos grandes, que contienen el prodigio de N. S. de las Nieves, hecho en la capital de Roma. El uno, es la aparición de la Santísima Virgen a Patricio y su muger, vezinos de Roma; el otro, el papa Liberio y Procesión al Monte Esquilino: autor de estos puntos, Bartolomé Estevan Murillo.
1. -Un lienzo redondo o cuadrado que contiene el Nacimiento de Jesús con M.ª y Josef y San Juan Baptista. Su autor Morales.
2. -Dos medios puntos regulares, que contiene el uno la Concepción y el otro, el Evangelista San Juan. Su autor Murillo.
2. -Dos lienzos, regulares, uno la Dolorosa, y el otro el Evangelista. Su autor el dho Murillo.
Nota.
Es de advertir que estas cinco pinturas no fueron a Francia, y si es de inferir se quedaron entre los comisionados D. Vicente Gómez y D. Isidoro Castañeda, y por consiguiente estos como responsables darán razón de ellas, por que me consta ser cierto, que no fueron a la Rl. Alcázar, según sé, por los inventarios que allí havía.
Sev.ª 8 de Julio de 1814, B.r  Juan Moreno de Zaldarriaga, cura.

"Lista de las pinturas que en la Igl.ª parroquial de Sra. Sta. Ana de Triana, se extrageron en Marzo de 1810, por orden del Intruso  José Napoleón, ya cuya extracción asistió D. Isidoro Castañeda, que como inteligente podrá dar razón circustanciada del tamaño de ellas"
En la capilla de Santa Justa y Rufina quitaron un retablo que hicieron pedazos, y tenía las pinturas siguientes: Una Resurrección, La Cena, San Cristobal, San Martín o San Jorge, y otras dos pinturas del propio retablo de que nadie me da razón de lo que contenían, solo si dicen, que a el dueño del retablo daban dos mil pesos por ellas, todas pintadas en tablas.
De la capilla de San Francisco extrageron un quadro, pintura de San Ildefonso.
Sevilla 27 de Junio de 1814, D. Rafael de Giles y Leyba."

San Román.- "De esta Iglesia parroquial se llevaron durante dicho Gobierno intruso, un lienzo en el que estaba pintado el dicho San Román, de cuerpo entero con un libro en una mano y la lengua en otra, y el muchacho llamado  barula a su lado........
D. Andrés de Montes. Sevilla 27 de Junio de 1814."

Santa Catalina.- "De orden del Gobierno intruso de José Bonaparte, se extraxo por mano de D. José Isidoro de Castañeda, una pintura original de Murillo de la Sta. Catalina de sumo aprecio.
Es un cuadro como de vara de largo y poco menos de ancho....
Sev.ª 27 de Junio de 1814. José de Hoyos Limón."

Hospital de San Lázaro.- ".....Una pintura en tabla que arrancaron de su Altar los comisionados del intruso; su advocación San Lázaro obispo, sumamente antigua.....
San Lázaro, 28 de Junio de 1814- Dr. José M.ª Murla."

Convento de Santa Paula.- "Se extrageron de los Retablos de la Iglesia de este Monast.º con orden del Govierno intruso, 14 pinturas, a saver: 6 de la vida de la Virgen y 8 de la de San Juan Evangelista, entre estos, dos de la Fe y la Caridad de media vara (poco más o menos) en cuadro; hay sospechas que acaso algunas de ellas podrán exhistir en esta capital, si pudiere aberiguar su certeza o noticia delo demás objetos en dha Real orden lo participaré a V. sin demora para su inteligencia.
Sev.ª y Junio 30 de 1814- Sor Isabel de Molina, P.ra."

Santa Isabel.- ".....En este convento de Religiosas de Sta. Isabel orden de Sn Juan; se llevaron por orden de dho Gobierno: dos lienzos de Pinturas que estaban en dos altares de la Igl.ª, el uno, del Juicio Universal, de cuatro varas de largo, y de ancho tres menos media tercia, el otro del nacimiento de Nuestro Señor Jesuchristo, de largo tres varas y cuarto y dos de ancho....
2 de Julio de 1814 - Sor Andrea Gomez, Priora."

Los Capuchinos.- ".....Solo falta una pintura que es Jubileo de la Porciuncula, del tamaño de 4 varas de largo y unas 3 de ancho, poco más o menos.......
Fr. Josef de cambil, Guardª."

Convento de Santa maría de Gracia.- ".....En el tiempo de la dominación intrusa, se han extraído de la iglesia y coro de este convento, las pinturas siguientes: un lienzo de medio punto del descendimiento de la Crus de nro. sr. Jesu Cristo, y tres en tabla de los dos Patriarcas, San Francisco y Sto. Domingo y un Crucificado....
4 de Julio de 814 - Sor M.ª de Sta. Catalina, P.ra."

San basilio.- "......Habiendo examinado el Depósito General de dichos objetos en un salón del Real Alcázar, se advierte faltan de allí un cuadro como de media vara; un crucifijo en lienzo, otros dos cuadros del mismo tamaño, de N. Señora con el título de Belén y otro con el de Consolación, e igualmente un quadro, como de dos varas de N. Patriarcha S. Basilio Magno, dando reglas a los santos Patriarchas de otras religiones.....
Julio  6  1814. Por ausencia del R. P. Abad de S. basilio Don Sebastián Gómez, Prior presidente."

San Leandro.- "......Tres lienzos de pinturas: el uno del Patriarca Sr. San Josef, de autor q.e no han conocido quien sea; y los dos apaisados de cortas diferencias, en tamaño; el uno del otro, y ambos de San Juan escribiendo el Apocalipsis: su autor Valdés y todos tres, rotulados por detrás, manifestando la pertenencia a este convento, el cual tiene practicadas diligencias en este mismo día, de si tal vez existían en el depósito de los Rl. Alcázares de esta ciudad, lo que no se ha verificado así.......
15 de Julio de 1814 - D.ª Ana M.ª Sumnerhayes Aba."

Colegio de Santo Tomás.- ".........De este colegio........Se llevaron los franceses dos cuadros, q.e pinto Zurbaran por los años de 1625. El uno tiene seis varas de alto y cuatro de ancho. Representa al augustº Dr. Stº. Tomás, en pie; a los lados los quatro D.s de la Iglesia latina; en la p.te superior a J. C.  S.n Pablo y Sto. Domingo de Guzmán, y en la inf.or a los S.es. el Emperador Carlos 5º D.n Fr. Diego Deza, Arzobispo de Sev.ª y fundador del colegio.El otro tiene dos varas de alto y una y media de ancho, es un retrato del mismo S.r D.n Diego Deza.
24 de Julio de 1814 - Fr. Josef Ant. Rodrig.z,  P.or."

Convento de la Merced Calzada.- "........Después de haber recogido las pinturas y demás que he podido encontrar, descubro como certeza que extraídas por los franceses, de este convento e iglesia, para llevarlas a su país están las pinturas siguientes:
1º   De Zurbaran un S.n Lorenzo y un S.n Antonio Abad de los Altares colaterales; el entierro por los Ángeles de Sta. Catalina, y la degollación de la misma Sta.
2º   Del clérigo Juan de Roelas un quadro de S.ª Sta. Ana de la capilla de la Sta. y Sor. San Josef. faltan a más tres quadros del martirio de Sta. Catalina, cinco del retablo de N. P. S.ª Pedro Nolasco pequeños, otros cinco del de S.ª Ramon también pequeños, un S.ª Pedro Pasqual y un S.ª Serapio de quatro que adornaban los lados colaterales, una Sta. Lucía, y otro de otra Sta. martir del Altar mayor, todo de Zurbaran, un S.n Laureano, un Jesus de cuerpo entero, y otro de medio cuerpo, un Jesus caydo; el Convite de Asuero, y Suplicio de Amán, el Triunfo de Judit, una S.ª de la Merced, un S.n Pedro Nolasco, un S.n Pedro Pasqual y un S.n Ramón de las pechinas de la Escalera, un Fr. Antonio de S.n Pedro de la Portería, la Oracion del Huerto del Claustro, la Cena del Refectorio, un Nacimiento de la sala de Recreación, un S.n Vicente Ferrer de la celda baja de los Superiores; una Soledad del quarto bajo, un S.r de la Columna de la sala de Profundis; todas estas de autor incierto, pero es de advertir lo q.e dicen nuestros anales aserca de las pinturas de esta casa, y esculturas, de estas ultimas ponen por autor a Montañés, su discípulo Juan de Mesa y Josef de Arce, y de las de Pincel a los dos referidos Juan de Roelas y Francisco de Zurbaran; de las Esculturas ha quedado la caveza y manos del S.r S.n Josef, la cabeza y manos de S.n Pedro Nolasco, la Estatua de S.n Ramon y la de Sta. Catalina, todo lo demás lo han extraido, y segun dicen consumido en leña para ranchos; faltan otras pinturas menos notables cuyos nombres no tenemos presente y que no podemos averiguar quales eran porque aun no se nos han entregado los papeles, protocolos, inventarios y Escripturas del archivo del Conv.to.
De papeles han extraido de esta casa toda la excelente coronica recolectada por Fr. Pedro de S.n Cecilio y q.e sirvió a la formación de sus Anales, así para los tomos que imprimió como para los manuscritos q.e dejó; de este se han recogido quatro o seis legajos, y lo demás no savemos su paradero.....
Sevilla y Julio 17 de 1814 - Fr. Josei María de Jesus, Com.dor.

Convento de San Agustín.- ".....Este convento de San Agustín N. P. Casa grande de esta ciudad estaba enriquecido con una colecc.on de pinturas abundantes, y entre estas muchas de extraordinario mérito: No quedó alguna por el extrañ.to de la Com.d por disposición del gobierno intruso.
Desp.s y al tiempo de nuestra reunión se han recogido algunas que existían en los R.l Alcázares de esta ciudad y por noticia q.e en dha. entrega adquirí, solam.te consta por una lista, haberse remitido a la corte en aquel tiempo un lienzo de artífice desconocido de Sta. Lucía y otras dos Stas. y dos tablas con geroglificos de nuestra orden, sostenidos por Angeles, de Murillo; otras quatros del mismo autor, con grupos de Angeles, que sacó de allí el Cura Cepero en dho. tiempo, y se dice que acaso estarán en poder de D.ª Natan Werterll: de lo demás ignoramos su paradero.
Parece q.e en virtud de la resolución de S. M. (q.e V. S. cita en su oficio) esta Com.d se halla en el caso de reclamar quatro lienzos grandes que el Despota Príncipe de la Paz pidió con repetición y produciéndose con amenazas, advertida la resistencia de la Com.d motivo por la que se vio en la dura determinación de mandárselos, y colocó en su Museo, con otras muchas q.e obtuvo por el mismo orden: estos se ignora si existen en la corte, o remitió a Francia; el uno representaba a N. P. S. Agustín de Pontifical con los brazos abiertos elevado su rostro al cielo, otro a Sto. Tomás de Villanueba niño despojándose de sus vestiduras p.ª repartirlas entre otros de su edad, y otro del mismo Sto. de obispo repartiendo lim.ª a los pobres; todos tres de Murillo, celebrados por su mérito de los mejores y celebres viajeros; y el otro de Marta y María, a la que visita Jesucristo, también singular, su artifice, creo que es Rubens.
Todas estas que fueron sacadas a la violencia por la prepotencia de aquel hombre ambisioso, contra la voluntad de su dueño, y q.e p.r evitar una tropelía escandalosa se desprendió la Com.d de ellas: esta la reclama, e implora la piedad de S. M. p.ª q.e se digne mandar se incluyan estas en la lista de las anteriores p.ª su reintegración.........
Sevilla 18 de Julio de 1814- Mtro. Fr. Agustín Fernz., p.r ."

Convento de la Encarnación.- "La Abadesa de este Convento suplica se incluya en lista la pintura de la Purísima Concepción de Ntra. Sra. que estava en el Altar de nro. destruido templo de la Encarn.n frontero a la puerta principal cuya señas son las siguientes. El lienzo tendrá de largo como tres varas y de ancho siete cuartas. La Sra. está sobre una pequeña nubes con algunos ángeles de cuerpo entero, y algo arrimada a la derecha del lienzo, p.º inclinada su frente a la izquierda con las manos juntas, su semblante como de muy joven, ojos negros, y su pelo bastante rubio subido, su tunica carmin y su manto celeste obscuro, muy recogido todo el ropaje, y corona color dorada con doce taladros de doce estrellas q.e tenía sobrepuestas.
A sus pies arrodillado venerandola con el semblante elevado un clerigo con su abito talar (q.e representa a el Padre Hernando de Mata) con un baculo tendido a el pie.
El autor de la pintura fue el celebre Juan de Roelas.........
Sev.ª y Julio 18 de 1814 - Sor maría Josefa Rodrig.z de Leon Abba."

La Caridad.- "En cumplimi de oficio de V. S. de 21 de Julio prox.mo pas.do incluyo en este una nota de los Quadros propios del Hospital de la Sta. Car.d que estando colocados en su Igl.ª fueron extraidos de ella por Gov.º Francés.
Dios gue. a V. S. m.s a.s Sevilla Julio 15 de 1814 +Vis I. Vazques - Sr. Dr. Dn. Rafael Isidoro de Ervias."

 Nota, de los ocho Cuadros originales de bartolomé Murillo que havia en la Igl.ª de la R.l casa Hosp.l de la  Sta. Caridad extramuros de esta ciudad de Sevilla, y con violencia fueron extraídos de ella por el Gobierno intruso.
Primeram.te uno del milagro de los panes y peces, en significación de la obra de misericordia de dar de comer a el ambriento.
  It. otro del milagro de dar moyses de beber a el Pueblo en el Desierto, en significación de la obra de misericordia de dar de beber al desiento.
  It. otro de el milagro de el Paralítico de la Piscina, significación de la obra de misericordia de visitar los Enfermos.
  It. otro de la parábola de el Hijo Pródigo, en significación de la obra de misericordia de bestir al desnudo.
  It. otro en el qual se historia cuando el Angel sacó a san Pedro de la Prisión y cadenas, significación de la obra de misericordia de redimir los presos.
  It. otro de la historia del Santo Patriarca Abrahan quando hospedó los tres Angeles en su casa, en significación de la obra de Misericordia de hospedar los peregrinos.
  It. otro de S.n Juan de Dios llevando un pobre sobre sus hombros a el hospital ayudandole a tan sagrado ejercicio un ángel.
Últimamente otros de Sta. Isabel Reyna de Ungria curando a unos muchachos tiñosos y otros pobres."

El Sr. Murube dice así en su artículo: Las certificaciones y notas  copiadas indican, como ya anuncié y queda comprobado, el origen de las pinturas, las circunstancias en que se llevó a cabo su extracción, los individuos que intervinieron en ella, las señales inequívocas para el reconocimiento de los cuadros en cuanto a su autor y propiedad, y además descripciones hermosísimas de algunos de ellos, berbigracia, la del cuadro de Roelas que existía en el convento de la Encarnación.
Por tanto es muy útil darlas a conocer, y este trabajo mío puede considerarse en alguna manera como la glosa y el complemento del folleto interesantísimo del Sr. Gómez Imaz,. verdadero tributo de reidinvicación al arte sevillano, y de las Exposiciones que la Hermandad de la Santa Caridad de Sevilla, ha dirigido al Ministerio de Fomento e Instrucción pública en los años 1891, 1901 y 1902, en demanda del cuadro de su propiedad La Santa Isabel de Murillo, exposiciones admirablemente redactadas, como trabajos de críticas y de fervor artístico y patriótico.
Y concluye de la siguiente forma: Solo quiero añadir, a guisa de comentario que la balida de los cuadros y demás objetos preciosos, no revela la superior cultura artística del ejército francés, sino la codicia y la barbarie de los invasores, que fundieron custodias y ¡quemaron esculturas de Montañés para leña de sus ranchos!....
¿Que podía esperarse de los que en busca de soñadas riquezas abrían los sepulcros, como el de el ilustre Deza, cuyas cenizas avdentaron?.