lunes, 10 de diciembre de 2018

Humilladero de la Cruz del Campo, en Sevilla.


Humilladero de la Cruz del Campo.
Templete de la Cruz del Campo 1864.
Pintura de: Joaquin Dominguez Bécquer.
Humilladero de la Cruz del Campo y ermita de la Soledad.
Dibujo de Richard Ford 1830.
Este dibujo nos muestra el Humilladero y la ermita aneja de nuestra Señora de la Soledad, enfrente un grupo de casas y otras en construcción y dos cajas de agua de la conducción de ésta ciudad y de donde arrancaba verdaderamente el acueducto de los Caños de Carmona.
Humilladero de la Cruz del Campo y ermita de la Soledad.
Dibujo de N. Chapuy h. 1830. Universidad: Laboratorio de Arte.
Vista inversa al dibujo anterior de Ford, vemos la ciudad al fondo, la ermita de la Soledad y el templete mudéjar, que hizo construir el Asistente de Sevilla Diego de Merlo en 1480, por cierto arriostrado ya con barras de hierro.
 Aguada de David Roberts, donde se aprecia perfectamente, el comienzo del acueducto de los Caños de Carmona, que partía desde aquí, en dirección a Sevilla. 1835.
Humilladero de la Cruz del Campo.
Dibujo de G. Díaz en 1869. Comisión de Monumentos.
Arquitectura civil sevillana.
El Humilladero a finales del siglo XIX. Foto de José Caparró. Fototeca Municipal.
Humilladero. Postal, 1902.
Los humilladeros son un tipo de construcción que se edificaban en las salidas de los pueblos y ciudades para servir de referencia de devoción a los caminantes, casi siempre en forma de templete.
En este se establece la última estación del Vía-Crucis que fundó don Fadrique Enriquez de Ribera a la vuelta de la peregrinación a Jerusalén, que comenzando desde la Casa de Pilatos se procuró establecer la misma distancia que hubo de recorrer Jesucristo desde la residencia de Pilatos hasta el Calvario en Jerusalén.
Cruz del Campo, término del Vía-Crucis, entre ella y la Casa de Pilatos.
Es una construcción de estilo mudéjar constituida por un templete abierto por sus cuatro frentes sostenido por pilares de ladrillo con contrafuertes radiales,  en su bóveda, corre una sencilla nacela con la siguiente inscripción conmemorativa: ESTA CRUC E OBRA MANDO FACER E ACABAR EL MUCHO HONRRADO E NOBLE CAUALLERO DIEGO DE MERLO GUARDA MAYOR DEL RREY E REYNA NUESTRO SEÑORES DEL SU CONSEJO E SU ASISTENTE DESTA CIUDAD DE SEUILLA E SU TIERRA E ALCAIDE DE LOS SUS ALCACARES E ATARACANAS DELLA LA QUAL SE ACABO A PRIMERO DIA DE .. DEL AÑO DEL NACIMIENTO DE NUESTRO SALUADOR JESUCHRISTO DE MIL E CUATRO CIENTOS E OCHENTA E DOS AÑOS E RREINANDO EN CASTILLA LOS MUY ILLUSTRES Y SERENISSIMOS E SIEMPRE AUGUSTOS RREY E RREYNA NUESTRO SEÑORES DON FERNANDO E DOÑA YSABEL.

viernes, 30 de noviembre de 2018

El "Barrio Moro", en la Exposición Iberoamericana, de Sevilla.



El "Barrio Moro", en la Exposición Iberoamericana, de 1929.
Este pintoresco barrio estaba emplazado en el sector Sur de la Exposición Iberoamericana, más exactamente, en la Avenida de Venezuela, frente al Pabellón de Turismo y la Casa de Córdoba.
Ocupaba una superficie de 3.000 metros cuadrados, y todo lo construido era una reproducción de lugares típicos de Tetuán.
Entrada al Barrio Moro y torre de la Mezquita, reproducción exacta de la torre de Yamas Bacha, en Tetuán. Y la puerta es idéntica a la de "Tanger", en Tetuán.
Se entraba al Pabellón, que lo circundaba una muralla almenada, por una hermosa puerta, trasunto de la que da acceso a la Mezquita del Feddan, sita en la Plaza de España de Tetuán.
El primer patio era una exacta reproducción del de los babucheros de la capital de nuestro antiguo protectorado. En él había instalados numerosos bazares, en los que se vendían los artículos típicos marroquíes.
Un aspecto  de la Kaisería (barrio del comercio de Tetuán) y de la Mezquita del Pabellón Comercial Marroquí.
En uno de sus lados se elevaba la Mezquita, coronada por una hermosa torre de veinticinco metros de altura, reproducción de la Mezquita de Dar el Bacha, de Tetuán, y en su base se construyó una bonita fuente y se colocó también una maravillosa ventana, inspirada en la de Sidi Ali Baraca, de Tetuán.
Vista general del "Barrio Moro"
En el segundo cuerpo del edificio se elevaba un magnífico Fondak con sesenta habitaciones para alojamiento de los moros, un Hamman o baño y el gran salón de té.
En el cuerpo central y en su planta principal, había un bonito cafetín moruno.
Contemplaba el Pabellón un tercer patio adornado con arcos árabes y profusamente iluminado; éste estaba destinado a comedor y dancing, además había otro comedor cubierto y varios cuartos moros decorados ricamente.
El recinto era un trozo de ciudad marroquí, con sus características murallas almenadas, y que desde el punto de vista marroquí, era el Islam, donde todo es unidad y simplificación y donde la Mezquita se alza sobre todas las instituciones y moradas de los mahometanos, este edificio religioso contaba como primera condición cuando se pretende hacer una síntesis de lo islámico. Presidía pues el "Barrio Moro" la alta torre de una Mezquita autentica, erguido frente al Pabellón de Córdoba, y haciendo con los motivos de éste muy sugestiva correspondencia. Puede decirse que estos dos pabellones, el de Córdoba y el comercial marroquí, representaban a la España musulmana y al África española en un momento de intento de aproximación y de inteligencia.
El Salón de té, del Barrio Moro.
La cocina europea estaba a cargo del ex-jefe de cocina del Hotel Alfonso XIII, de Sevilla, y el bar a cargo del barman del Real Club Náutico de San Sebastián. 
SS. MM. Los Reyes entrando en el Barrio Moro, al que visitaron detenidamente.
Sus Majestades los Reyes y AA. RR. visitaron dos veces el Barrio Moro, y las más significadas personalidades desfilaron por él.
El Gobierno concedió la exención del impuesto aduaneros para cuantos artículos típicos marroquíes se destinaran y vendieran en el Barrio Moro.
La Comisión Permanente de la Exposición concedió gratuitamente los terrenos, por estimar la iniciativa patriótica como medio de dar a conocer al mundo, nuestra labor de Protectorado, y por contribuir a fomentar el turismo a nuestra antigua zona de Marruecos.
Y como complemento a esta entrada  de la Exposición Iberoamericana, de Sevilla, les ofrezco estas postales de los años cuarenta, de mi colección particular, algunas de ellas, del auténtico "Barrio Moro" de Tetuán.
 Entrada al Barrio Moro.
Zoco en la Pascua de Aid el Kebir.
Mercado Moro.
Calle Harrazen.
Aguador en el zoco.
Saliendo de la Mezquita.
Puerta de la Reina.
Plaza de España.
Cine Avenida.

SI DESEA CONOCER OTROS TEMAS SOBRE LA EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA, POR FAVOR, HAGA CLIC AQUÍ