viernes, 20 de mayo de 2022

Fotos y postales antiguas de Chiclana de la Frontera (Cádiz)

 
Chiclana de la Frontera (Cádiz)
Es ciudad con ayuntamiento, cabeza del partido judicial de su nombre; distrito marítimo, provincia, diócesis y departamento de Cádiz; audiencia territorial y capitanía general de Sevilla. Tenía 11496 habitantes, según el censo oficial del año 1910, y está situada en la parte Norte del partido, cerca de la isla de León; en un llano entre dos colinas denominadas Santa Ana y Castillo Tiro, Liro o Iro, cortándola el río de este último nombre en dos divisiones, denominadas de la Banda y del Lugar.
Su clima es templado y sano y sus aguas muy buenas, especialmente las minerales. Tenía pujante industria, comercios y buena agricultura, cosechándose buena frutas.
El alumbrado público era eléctrico, y tenía telégrafo y giro postal, en esa época. Había también buenas escuelas y hospital de caridad. En su término se asentaban los caseríos de Colonia vitócola del Campo, Dehesa de la Concepción, la del Inglés, El Sotillo, La Soledad y Santic Petri.
Chiclana fue conquistada por el rey San Fernando, a los árabes, en 1251.
Vista general de Chiclana de la Frontera.
Está tomada desde una colina que se alza en sus cercanías, dominando su bello panorama.
Torre del Reloj.
La Alameda.
Constituye el más animado paseo de la ciudad, ornándolo joven arbolado y cómodos bancos para el público.
Balneario "Fuente Amarga"
A Chiclana, le dan fama desde antiguo, sus baños de aguas clorurado - sódico - sulfurosas llamados "Fuente amarga" y "Pozo de Braque" ambos manantiales tenían establecimiento balnearios.
Balneario "Fuente Amarga".
El río Iro y el Puente Chico.
En ambas orillas del pequeño río, cerca del puente, se extienden hermosos paseos para esparcimiento del pueblo.
Establecimiento "El Pájaro", en la antigua Plaza de la Libertad, posteriormente llamada de Castelar.
Plaza de Castelar.
El Puente Grande.
Une las dos partes de la población que separa el río Iro, con los nombres de El Lugar y La Banda. Es de piedra sillares y de un solo arco apoyado apoyado en sólidos estribos.
Plaza de Jesús Nazareno.
Iglesia de Jesús Nazareno.
Es de bonito estilo salomónico con delicada talla en piedra mármol, estatuaria y adornos bien proporcionados.
Chiclana tuvo también convento de frailes agustinos de San Telmo (al cual trasladó después el ayuntamiento, su residencia y salón de sesiones), y un convento de monjas agustinas descalzas. Más dos iglesias parroquiales: una en el Lugar, dedicada a San Juan Bautista, y otra en la Banda, a San Sebastián. Además de la parroquia castrense del Estado, en la iglesia del exconvento.
Ermita de Santa Ana.
Original por su esbelta cúpula semiesférica y curioso claustro octógono que la rodea. Había otras ermitas más antiguas en la población. También se edificaron antiguamente las capillas del Santo Cristo de la Veracruz; la de San Alejandro en el hospicio y la de Nuestra Señora de la Soledad a extramuros.
Paseo de José María Quecuty.
La fuente Vieja.
En cuanto a caudal de agua era de las más abundantes de la ciudad, pero carecía de riqueza mineralógica.
La Alameda De Solano.
Empresa Española de Automóviles, situada en la Alameda de Solano.
La Plaza.
Es el centro de vida urbana y a la cual desembocan  las principales calles de la población.
Iglesia de San Juan Bautista y Torre Arquillo del Reloj, en la Plaza Mayor.

Si deseas ver otros pueblos de la provincia de Cádiz, por favor, haz clic: AQUÍ.

martes, 10 de mayo de 2022

De compras por la calle Cuna, de Sevilla.

De compras por la calle Cuna, de Sevilla.
Calle de primer orden, peatonal y muy comercial, que discurre paralela a la calle de las Sierpes, hasta la altura aproximadamente de la calle Sagasta. Como si se tratara de una prolongación de la calle Orfilas, sirve de eje de unión entre las Plaza de Villasis y la Plaza del Salvador. El tramo comprendido entre la calle de la Cerrajería y la Plaza del Salvador, se llamó en el siglo XIII, como calle Arqueros, y un siglo después, de la Carpintería, hasta que la Corporación municipal decidió rotular toda la calle con el nombre de Cuna, en recuerdo del antiguo Hospicio de recogida de niños expósitos, que hubo allí desde el siglo XVI. En el siglo XX se le puso el nombre de Federico de Castro; pero, a pesar de los cambios de nomenclaturas que ha tenido esta peculiar calle, para los sevillanos siempre ha sido y será, la Calle Cuna.
Se conservan en ella, además de varios edificios de interés arquitectónico, el Palacio de los Marqueses de la Motilla, de principios del siglo XX, el Palacio de la Condesa de Lebrija, del siglo XVIII, y el edificio comercial de 1912, la "Ciudad de Londres, obra de José Espìau Muñoz.
Algunos comercios del siglo XIX.
- En la segunda mitad del siglo XIX, tuvo el industrial sevillano, adornista y dorador, D. José de la Peña, dos establecimientos, uno, en el número 33 donde se fabricaban espejos y objetos de iglesias, así como también contaban con un gran surtido de cuadros al óleo y de estampas del reino y extranjeras. Y en el número 53 otro establecimiento de los mejores de su clase, y el mejor surtido de la ciudad, dedicado a la fabricación de espejos y marcos dorados y al óleo, así como almacén de estampas.
- En el nº 26, tenía su consulta el reconocido dentista y profesor, D. Manuel Segura.
- En el nº 28, Consulta del dentista D. Vicente Almudever, discípulo del anterior.
- En el nº 60 "El Candado", almacén de géneros ingleses.
- En el nº 68, el "Centro  Mercantil"
En el siglo XIX, "La Llave" se fundó en los números 45 y 51 de la calle Cuna, como almacén de géneros ingleses, y de camas inglesas de hierro dulce y bronce, propiedad de los Sres. Alonso Fernández y Cía. llegando a figurar entre los más notables de la época, tanto por la cantidad y variedad de sus existencias, como por la calidad de la misma y lo arreglado de sus precios. Y no fue hasta principios del siglo XX, cuando se amplió el negocio comprando los números anexos 53 y 55 de la misma calle, y convirtiéndolo en un gran almacén de ferretería, quincalla y armería con extenso surtido de toda clase de armas de fuego de las marcas más acreditadas, y depósito oficial de las escopetas de D. Víctor Sarasqueta, de Eibar.
Comercios de la primera mitad del siglo XX.
Corsetería/Ropa de Niño "Magistral"
Cuna, 22.
Fundada en 1950 por D. Francisco González Fernández, y por su suegro, siendo anteriormente vivienda particular.
Mercería "Manuel Silgado"
Cuna, 35
Fundada en los años veinte del pasado siglo por el padre de D. José Luis Silgado Dorado. Cuando el fundador se retiró del negocio, dejó éste a un empleado y a su hijo. En 1968 el actual propietario compró su parte al socio y desde entonces es el único propietario. Se sabe que antes fue ferretería. Desde los años veinte ha cambiado el ramo, pues hasta no hace demasiado tiempo era también perfumería.
Almacén de muebles y tapicerías. Pedro Adame y Cía. Ltd.
Cunas, 36.
Almacén de Paquetería, Mercería, Perfumería y Bordados, de D. Guillermo Rioja.
Cunas, 39.
La Casa de la Flores.
Cuna, 43.
Casa fundada en la primera mitad del siglo XX, especializada en confección de ramos para las iglesias, en taleo y en coronas fúnebres de plumas, zinc y porcelana, además, de gran surtido en flores artificiales. Tenía almacén en la calle Oropesa nº 6.
Obrero trabajando en la zapatería Carmen Rodríguez
Los asientos han sido una de las claves más importantes en el comercio tradicional sevillano.
Zapatería "Carmen Rodriguez"
Cuna, 49.
Fundada en 1909 por el suegro de D. Antonio Ortega y Ortega, que la tiene por herencia. Esta tienda es uno de los pocos ejemplos que nos quedaban de lo que fue el comercio antiguo, por su combinación de trabajo artesanal "in situ", con la adquisición y venta de productos ya manufacturados. Su fabricación estaba orientada, a todo aquel calzado que se sale de lo común, es decir, zapatos para toreros, vírgenes, zapatillas de ballet, etc.
Estudio de fotografía moderna de Juan Barrera Gómez.
Cuna, 54.
Corresponsal fotográfico de Blanco y Negro, A B C, Daily News y Le Matín.
Confitería pastelería, Sánchez y Compañía.
Especialidad en bollos de leches y exquisitos mantecados PIO X.
Cunas, 63.
Almacenes de tejidos Benítez Hermanos.
Cuna, 68.

La procesión del Corpus Christi de 1922, saliendo de la calle Cuna y entrando en la Plaza del Salvador; en primer plano de la imagen vemos al Capitán General de Andalucía, y al Infante Don Carlos de Borbón, portando el Pendón de la ciudad.

La calle Cuna, en tiempo del coronavirus.

(Si haces clic sobre las imágenes, las puedes ver ampliadas.)
Imagen tomada desde el mismo ángulo que la anterior de 1922.

Si deseas ir de compras por otras calles y tiendas de Sevilla, por favor, haz clic: AQUÍ.