domingo, 22 de enero de 2023

El Teatro Eslava, de Sevilla.

 
El Teatro Eslava, de Sevilla.
Plano de 1910, donde he marcado con una X el lugar exacto donde se encontraba el Teatro Eslava, dentro de los jardines del mismo nombre. 
El Rey Alfonso XIII visitando los Jardines de Eslava en 1916, lugar donde poco después se construyó el gran hotel que llevaría su nombre. ABC.
En el centro de la imagen el nuevo Hotel Alfonso XIII; a su espalda el Palacio de San Telmo, y a la derecha los antiguos Jardines del Cristina, y buques de vapor atracados en el muelle. Fotografía de 1928, año en que se inauguró el hotel.
Como ya han podido ver, el Teatro Eslava estuvo situado en los jardines del mismo nombre, donde hoy se alza el soberbio y suntuoso edificio del Hotel Alfonso XIII. Dicho teatro veraniego, café-nevería y jardines de Eslava hicieron las delicias del público sevillano, hasta que fue desmontado poco antes de nuestra Exposición Iberoamericana. 
Entrada a los desaparecidos jardines y teatro de Eslava. ABC.
Aquello no era más que un humilde pero amplísimo barracón en el que la mitad del lado de San Telmo era teatro, y café-nevería la que daba a la calle San Fernando.
En el primero, por dos reales en grada y una peseta en silla, se asistía a una preciosa función de ópera, opereta, zarzuela o circo, que de todos estos espectáculos había en la temporada. Los que preferían regalar el pico o saturar de lirismo el alma, se sentaban en una mesa del café, donde por cuatro perras gordas le servían una hermosa taza de humeante, aromático y riquísimos café Moka, Caracolillo o Puerto Rico, con o sin blanca legítima y espumosa leche de cabra o vaca, o un gran vaso de leche merengada, o una alta copa de helado mantecado con su cucurucho más grande que la copa, y suculentos y exquisitos pasteles de almendra y otras clases, a perra gorda la pieza.
El antiguo Teatro Eslava.
Y alrededor del barracón, iluminados por arcos de bombillas de gas y circundados por una verja de hierro y por el foso de la Fábrica de Tabacos, los jardines ofrecían un lugar apacible a los infortunados mortales que no tenían ni las cuatro perras gordas para tomarse un café, ofreciéndoles el deleite de poder escuchar gratuitamente las músicas y cantos del teatro, que desde ellos perfectamente se oían. Este primitivo teatro fue derribado en 1886.
Al año siguiente fue construido sobre el mismo emplazamiento un nuevo teatro de verano, que fue inaugurado en el estío de 1887 y que aventajaba en todos los conceptos, como teatro de verano, a cuantos existían de igual clase en España; y bastaba por su belleza, de todos alabada, para justificar la honrosa reputación de su arquitecto D. Antonio Capo. Y desde entonces, todas las noches primaverales y veraniegas, principalmente los domingos y días feriados, desde el anochecer a la madrugada, los tranvías de la Puerta de Jerez, los coches y peatones, formaban una interminable y alegre caravana que ni cesaba de ir y venir a aquel oasis de ilusión y de ensueño que tan gratas emociones produjo a los sevillanos.
Cartel de principios del pasado siglo de la Gran Compañía ecuestre de Doña Micaela, en el Teatro Eslava. (Hemeroteca Municipal).
He entresacado algunos anuncios publicitarios de la prensa de la época, de algunas Compañías que actuaron en este nuevo teatro el año de su inauguración, y del año siguiente, 1888: 
Zarzuela "La campana milagrosa" de la compañía Zapata Marqués y Catalá; tres únicas representaciones extraordinarias de la comedia alemana arreglada a la escena española en cinco actos, "Militares y paisanos", por la compañía dramática que dirige el reputado primer actor Sr. Cepillo; la Compañía Cereceda estrenó con gran éxito la revista "Plato del día"; Diez representaciones, número exigido por los autores de la zarzuela "La Bruja"; el 30 de Mayo se inauguraba la temporada de verano de 1888, con la Compañía que dirige D. Misael Romero, en la que figuraban las primera triples Doña Dolores Franco de Salas y Doña Dolores Cortés, dos figuras que garantizaban el éxito de esta Compañía; la Compañía del Sr. Cereceda puso en escena ese año: "El alcalde de Strassberg", "La liga de las mujeres", "Cádiz",  y otras...

El edificio del Hotel Alfonso XIII, que en la actualidad ocupa el lugar de los Jardines de Eslava y del teatro del mismo nombre.

(Si haces clic sobre las imágenes, las puedes ver ampliadas)

Gracias por su visita.

martes, 10 de enero de 2023

La Guerra de la Independencia, en Gerena (Sevilla).

 
Gerena, durante la guerra de la Independencia. 
Vista panorámica de Gerena. 
Habían pasado las tropas francesas por poblaciones cercanas a la metrópolis de Andalucía, cometiendo en ellas todo género de desmanes y atropellos, llegando a los muros de la ciudad del Betis y deteniéndose entre Alcalá de Guadaira y la Cruz del Campo, en el sitio llamado Torreblanca.
En este lugar, Torreblanca, acampó el ejército francés, antes de entrar en Sevilla.
Hasta allí llegó el ejército francés, anheloso de entrar en Sevilla, capital la más codiciada de las de Andalucía, por su situación topográfica, por su vía fluvial y por la existencia de su magnífico Parque de Artillería, Fundición, Maestranza y Pirotecnia, por lo que podía servirles, de manera admirable, de cuartel general y centro de las operaciones en el sector sur de España. Más viendo el pueblo sevillano la inminencia del peligro en que la ciudad se encontraba de ser invadida, acudió, con la natural zozobra y con gran alboroto, a las autoridades, al fin de ser por ellas auxiliado y dirigido en la defensa contra el enemigo.
Y bien fuera por que aquellas estuviesen seguras de que no tenían suficientes elementos para hacer frente a la furia y al poder del invasor, o por otras razones de tanto bulto y peso, en el caso de que en vez de soliviantar más y más los ánimos contra las próximas fuerzas invasoras, trataron de apaciguarlos, hasta el punto de que renunciasen a presentarles batalla.
Por lo que José Napoleón Bonaparte, hizo su entrada triunfal en Sevilla a las once de la mañana del jueves 1 de Febrero de 1810, por la Puerta de San Fernando, no sin hacer alardes de toda clase de fanfarronería y menosprecio.
Y aunque Sevilla capital no defendió su plaza, si lo hicieron los pueblos de  esta provincia como iremos viendo más adelante.
Puerta de San Fernando, ya desaparecida, por la que entró en Sevilla José Napoleón Bonaparte.
A raíz del comienzo de esta cruel guerra en 1808, se creó una Suprema Junta del Gobierno, dedicada a informar de los movimientos del enemigo, a dar órdenes y a coordinar y motivar a sus ejércitos de guerrillas que se creaban allá por donde pasaba el Rey Intruso, José Napoleón Bonaparte, más renombrado después por Pepe Botella, cometiendo en ellas todo género de barbaries, y lo hacía con noticias publicadas por dicha Junta en boletines y oficios, que como ejemplos les pongo a continuación:
- "Se ha publicado de oficio la noticia de que los patriotas de la Mancha han cogido al enemigo varios carros que conducían para esta ciudad con 3600 libras de tabaco."
- Continúan llegando a Córdoba y a otros puntos artillería y municiones, que se embarcan sucesivamente para Sanlúcar de Barrameda.
- El día 8 de Abril se presentó en esta capital Juan Hurtado, vecino de Villa Gonzalo en el partido de Mérida, con un sargento francés que al paso de una división por aquél pueblo pudo hacer prisionero con sus armas, después de una obstinada resistencia. La Suprema Junta ha acordado en acta de 16 de Mayo, se le dieses a este valiente y heroico español 4 fanegas de tierra fructífera en el pueblo de su domicilio, con propiedad para sí, para sus hijos y sucesores con quinientos ducados en metálico para su establecimiento.
En el siguiente oficio de principios de Mayo de 1810,  publicado por la  Suprema Junta del Gobierno, se invitan al pueblo a la rebelión, de la forma siguiente: "Españoles el gobierno con mano pródiga premia vuestras heroicas acciones; la patria las exige, y vuestra misma felicidad las excita: ¡No haya pues no apetezca ser el primero en el exterminio de los tiranos!.
Vista parcial de Gerena.
  Sabía tan solo de que Gerena tuvo una destacable importancia durante la invasión de las tropas francesas en Andalucía, y ese desconocimiento y la curiosidad que siempre me puede, me llevó a investigar sobre este asunto con la intención de saber algo más de lo que realmente ocurrió en esta villa durante la guerra de la Independencia, hasta que con la suerte del principiante, encontré lo que buscaba. 
Voy a empezar contándoles, de que esta villa fue un puesto avanzado de las tropas francesas, muy importante por su orografía natural con cerros de poca altura, ideales para situar su artillería con que defender el sitio, y por ser geográficamente un punto estratégico para el avance de los franceses hacia Huelva, el Sur de Extremadura y las estribaciones de Sierra Morena; así como puesto de Intendencia por disponer Gerena de abundante ganado y grano con que abastecer a buena parte de sus tropas, asunto primordial, y por el que se luchaba constantemente en los campos de batalla, ya que el país sufría una fuerte y larga hambruna tras la guerra con Gran Bretaña en 1796, y la epidemia de la fiebre amarilla de 1800, que dejaron a la Hacienda Real con déficit durante varios años.
Informe de la Junta de Gobierno provincial:
- El día primero de Julio de 1810,  las tropas invasoras tomaban Gerena, Sanlúcar la Mayor, Olivares, Benacazón y Umbrete, con "las tropas del 5º cuerpo del ejército francés, incluida la División de Aremberg, que pasa de 6000 hombres, al mando de el mariscal Mortier, que con tercianas malignas ha mandado no toquen las cajas que trae su guardia y las campanas de la parroquia de San Bartolomé, que están inmediatas a su casa..."
 A continuación copia literal del Parte dado por el Comandante de guerrilla D. José Valladares a la Suprema Junta del Gobierno:
Excmos. Señores: por mi anterior fecha primero del corriente verían V. EE. la posición que ocupaba de Aznalcollar. El día 2 fui atacado, y conseguí replegarlos hasta Gerena, habiéndoles matado 2 hombres, y quitándoles 40 ovejas que remití al señor Ballestero.
El 3 me volvieron a atacar las tropas de Gerena, en número de 100 caballos y 500 infantes, que también fueron rechazados hasta dicho punto, al que avancé a tiro y medio de fusil, y les quité 21 fanegas de harina que les subían del molino, las que también envié a dicho general.
El mismo día por la noche salió el Teniente de mis guerrillas, D. Manuel de las Serranes, con la primera compañía a las inmediaciones de Santiponce, donde supe que había 200 reses vacunas y 20 lanar, para ver si podía quitárselas: en efecto lo verificó; más habiéndome atacado los enemigos el 4 al amanecer en número de más de 1000 infantes y 500 caballos, me retiré del pueblo a una cumbre inmediata, pasada la ribera como a un tiro de fusil, tomando ellos las alturas del pueblo; pero no se atrevieron a seguirme, no obstante que veían mis pocas fuerzas; pero si lo hicieron al referido Teniente, quien luego que se vio perdido, tuvo la precaución de hacer espantar todo el ganado vacuno, que lo tenía ya con la mayor fuerza de la compañía en las llanuras inmediatas al pueblo, con lo que consiguió entretenerlos y pudo retirarse, aunque apresurado a la montaña con el mayor número de gente...
Otros informes de la Junta de Gobierno provincial:
- El día 11 de Julio de 1810, "había en Utrera 307 franceses; en Morón 700, a quienes inquietaban diariamente las partidas españolas de El Bosque; estas se habían llevado de las marismas 500 vacas, y habían cogido 1600 fanegas de trigo hacia la venta de San Antonio en el arrecife de Cádiz. Los enemigos que subieron a la Sierra de Andévalo, y llegaron hasta Aracena, eran los que había en Gerena. El día 15 se retiraron 15 pieza de artillería que tenían en la Venta de Guillena, a 3 leguas de Sevilla." y han abandonado el punto de la Cruz o venta del Chaparro, destruyendo antes las baterías que habían hecho; esta división hay quien dice que se ha internado por Constantina.
El 23 de Agosto de 1810, por la noche entraron en la villa de Olivares los españoles, y se llevaron a los mozos del pueblo capaces de tomar las armas, como se ha verificado también en otros pueblos cercanos; se llevaron así mismo al comisionado español que de orden del gobierno intruso se hallaba organizando la milicia cívica.
- El 25 de Agosto de 1810, "salieron de Sevilla las 5 cañoneras que habían armado los franceses, con unos cuantos transportes de municiones, azadas, picos y otros efectos. Aunque en aquel momento se dijo que iban a situarse en el tablazo cerca de Sanlúcar de Barrameda, porque los españoles e ingleses intentaban entrar con fuerzas sutiles en el Guadalquivir; se supo al día siguiente que las cañoneras se habían detenido entre Gelves y Coria, y que en  el primer pueblo se empezaba a construir una batería a la orilla del río, y otra en la orilla izquierda frente a San Juan de Aznalfarache, bajando para ello al primer punto cerca de 1500 hombres de las tropas que tenían en Gerena y Sanlúcar la Mayor."
- 5 de Marzo de 1811. "Ayer debió salir Soult de Gerena para su ejército. Son muchas las conjeturas que se forman sobre su plan de operaciones. El haber llevado artillería gruesa a pesar de la dificultad que ofrece la estación y los malos caminos, parece persuadir que trata de sitiar alguna o algunas de nuestras plazas." Y con este movimiento táctico del Mariscal Soult, las tropas francesas abandonaban Gerena y su entorno.
- Han llegado por el río y entrado por la puerta de Coria, 400 franceses inválidos, que por cojos, mancos e inútiles traen licencia para irse a su tierra, y van locos de contentos, a pesar de su desgracia, por hacer la guerra en España."
Grabado de la entrada de José Bonaparte, en Sevilla.
Los día 4 y 5 de Febrero de 1812,  y cuando era más enconada la lucha por nuestra Independencia contra los ejércitos invasores de Napoleón, tuvo lugar:
La Batalla de Gerena. 
(Artículo de oficio, de la Suprema Junta, del miércoles 18 de Marzo de 1812.)
"Hallándose el primero del pasado en el Jabugo, lugar de la serranía de Sevilla, el capitán D. Julián Trigo con solo 50 soldados de caballería de su partida, entendiendo en los asuntos que le están encargados, tuvo noticias de que venía a atacarle una columna enemiga de 300 infantes y 100 caballos desde Fregenal de la Sierra, por lo cual resolvió retirarse a la villa de Aracena, y después perseguido por los enemigos, a la de Zufre, pensando descansar allí un día por el mucho trabajo de los caballos. Al siguiente día 2, a las cuatro de la tarde, se aproximaron los enemigos hasta la entrada de aquél pueblo, y con esta noticia salió el Capitán Trigo solo, con su caballo y trabuco, con el que disparó al oficial enemigo que venía en la descubierta con tanto acierto, que le partió el brazo derecho, y murió al día siguiente en aquel pueblo que tuvo que abandonar, y que saquearon los enemigos por este acontecimiento.
Con este arrojo consiguió Trigo que su caballería saliese de aquella villa con tiempo y sin riesgo, y reunido con ella siguió hasta Santa Olalla, a cuyas inmediaciones llegó a las 10 de aquella noche. Se adelantó con un soldado a reconocerla, dejando su guerrilla a retaguardia, y al llegar a las primeras casas, les gritó un centinela enemigo por dos veces, pero engañándolo con respuesta falsas y siguiendo siempre hacia él, le hizo fuego y lo mató, apoderándose del caballo. Los enemigos, en número de 76, los persiguieron aquella noche hasta las inmediaciones de El Ronquillo, a donde llegó a las tres de la mañana, y dando un pienso a los caballos, continuó su marcha para la Venta del Chaparro, haciendo un pequeño alto para lo mismo. Se dirigió después a Gerena con el fin de incorporarse con el comisario de su partida D. Mateos Bois, que se hallaba en aquellas inmediaciones con 100 caballos. El día 4 fue atacado en Gerena por los enemigos en número de 120 dragones, y los rechazó por dos veces, después de un vivo fuego por el espacio de dos horas, retirándose el enemigo vergonzosamente con pérdidas de 6 caballos, que quedaron en poder de Trigo, y tres soldados muertos, sin haber tenido de su parte más que un caballo herido.
Se sostuvo en aquél punto hasta el día siguiente que a las tres de la tarde fue atacado de nuevo por otra columna enemiga de 300 infantes, que con este objeto había salido de Sevilla; sostuvo el fuego dos horas y media, siendo rechazados por tres veces por sus guerrillas, y haciéndoles 4 prisioneros; y al día siguiente se retiró Trigo al Castillo de las Guardas por el gran número de enemigos que en todas direcciones le seguían, según supo por las órdenes y oficios originales, dirigidos por el gobernador de Sevilla, y de unos puestos a otros, que felizmente interceptó, deduciéndose de ellos la multitud de partidas que se dirigían contra él; el fuerte y decidido empeño que habían formado para coger y aniquilar a Trigo y a su partida, que les causa graves cuidados, hasta el punto de escribirle cartas, en que por un lado pretendían amedrentarlo con las muchas tropas que suponían tenerlo cercado, y atraerlo por otro con linsojeras y engañosas promesas, para que con su tropa se pasase al servicio del Rey intruso, a cuyas viles sugestiones contestó Trigo con la bizarría y decisión que es propia de los que defienden tan santa causa, y se hallan penetrados y poseídos de tan nobles sentimientos."
Un mes después de esta batalla, exactamente el 19 de Marzo de 1812, se crea la primera Constitución propiamente española, ya que desde 1808 existió el Estatuto de Bayona, que no dejaba de ser una "carta otorgada" marcada por el sello napoleónico; y desde el día siguiente, Gerena recobra su independencia municipal.
Y tras cinco años de codicia y barbarie del ejército francés, matando a casi medio millón de españoles y expoliando y destruyendo gran parte del tesoro artístico y arquitectónico por todo el país, el 21 de Octubre de 1813, con la batalla de Vitoria la guerra acababa, y Napoleón devolvía el trono a Fernando VII.

Si deseas ver otros temas relacionados con  el pueblo de Gerena, por favor, haz clic: AQUÍ.