jueves, 11 de agosto de 2016

La Torre del Oro.


Santa Bárbara portando una maqueta de la Torre del Oro.
Iglesia de San Nicolás. (Talla en madera del siglo XVIII).
La Torre del Oro.
El analista árabe Ibn AQbi Zar, en su obra Rawd al-Quirtas dice que la Torre del Oro se construyó en el año 617 de la Hégira ( del 8 de Marzo de 1220 a 24 de Febrero de 1221). Sevilla bajo la dominación almohade era entonces la capital de Al-Andalus, dotándosele de importantes monumentos civiles, militares y religiosos, asi como de obras de infraestructuras y de comunicaciones. Entre las obras defensivas se construyó una larga coracha, que desde el ángulo más meridional del Alcázar exterior, que en esos momentos serviría de Ceca o Casa de la Moneda, iba a adentrarse hasta el río. La coracha estaba defendida por una serie de torres, de las que se conservan cinco. Dos se hallan en el Museo de Arte Contemporáneo, antigua Cilla del Cabildo, en la calle Santo Tomás; una de ellas en el interior y la otra a la derecha de la fachada. La tercera es la llamada Torre de Abdelazis o del Homenaje. Entre ellas y otra próxima se abría un postigo que conducía al Alcázar; es el actual Arquillo de Mañara, que se conserva muy reformado. La siguiente torre, la de la Plata, se halla parcialmente oculta por un edificio en la calle Santander. Finalmente en el extremo de la coracha se construyó una torre albarrana, la del Oro.
Dibujo de Alejandro de Laborde en 1812. Universidad. Laboratorio de Arte.
Es curioso observar que el número de lados de cada una de estas torres aumentan en progresión aritmética en dirección al río, ya que las torres que se hallan en torno a la antigua Cilla son de planta cuadrada; la de Abdelazis es exagonal; la de la Plata, octogonal, y la del Oro, dodecagonal. Falta por tanto, un eslabón entre la Torre de la Plata y la del Oro, la que siguiendo esa progresión tendría que ser decagonal. A ella se alude en un pleito de 1567.
Dibujo de Pérez Villamil en 1842.
El origen del nombre de la Torre del Oro es un tema controvertido. Algunos historiadores afirman que se debe por ser lugar donde se depositó el oro. Para otros, a causa del revestimiento de azulejos dorados. El nombre de la torre es la traducción del que tuvo en la época musulmana Borg-al-dsayeb, por lo tanto anterior al supuesto depósito de oro de Pedro I y del procedente de América. Tampoco estuvo revestido de azulejos dorados. El primer cuerpo estuvo pintado de almagra y el segundo -como hoy- con azulejos verdes y blancos. El vulgo pudo muy bien denominar la Torre del Oro por el enlucido, en contraposición de la Torre de la Plata, que estuvo siempre blanqueada.
Detalle de "Puerto de Sevilla. Foto: Pablo Marés (Calotipo) 1848.
A lo largo de sus siete siglos de existencia, La Torre del Oro, ha tenido diversos usos, lo que ha incidido en su fisonomía. Construída como baluarte defensivo, después de la Reconquista fue habilitada como capilla. En tiempos de Pedro I sirvió de prisión y en el siglo XIX de almacén de pólvora. Desde el pasado siglo ha estado instalada en ella diversas oficinas de la Compañía de Navegación del Guadalquivir, Capitanía del Puerto y Fielato del Muelle. Ha servido de registro de nivel, indicando con azulejos en sus fachadas la altura alcanzada por el río en las inundaciones. Se utiliza como punto geodésico; en una inscripción existente en el último cuerpo de la torre se indica: "Meridiana a la cúspide de la Giralda" 30º 14 52 E. Desde 1944 es Museo Naval.
Reforma de los muelles. Foto: Luis León Massón (Albúmina) 1864.
Torre del Oro (J. Laurent, 1860)
Fotografía tomada desde el antiguo Puerto camaronero, inmediata a la franja trianera aparece a la derecha una draga de considerables proporciones, de las utilizadas para ahondar el lecho del río con objeto de procurarse el suficiente calado que permitiese la entrada de buques de gran tonelaje. En primer plano se destaca a la izquierda un barco de vapor con rueda de paletas como sistema de propulsión. A los pies de la Torre del Oro, otra embarcación de vapor acompañada de algunas chalupas y falúas que no llegan a ocultar del todo la desembocadura del arroyo Tagarete. Y en el muelle se aprecian varias vagonetas esperando ser cargadas. Eduardo Camacho Rueda. Historiador. Foto: Lucien Levy. Década de 1880.
En la orilla trianera vemos este hermoso bergantín-goleta, de mediana proporciones, de dos palos y velas cuadradas. En la orilla sevillana, era habitual que atracasen los buques de vapor, del que tenemos una muestra en el situado junto a la Torre del Oro, de pequeño tonelaje, provisto de velas triangulares. Comprobamos que la base de la Torre se encuentra, prácticamente, a ras del agua, lo cual parece indicarnos que el río se hallaba en una de sus incontables crecidas que, habitualmente, terminaban en inundaciones. - Eduardo Camacho Rueda. Historiador. Foto: Lucien Levy: Década de 1880.
Instantánea sacada desde la Torre del Oro que, tomando el Guadalquivir como eje, muestra la franja histórica del puerto: a la derecha la margen sevillana del Arenal y, a la izquierda, la trianera de la calle Betis. Foto: Lucien Levy, década de 1880.
Vista de la Torre, desde los muelles de la calle Betis. En primer plano el embarcadero que utilizaban las "Cigarreras" de Triana, para cruzar el río, camino de la Real Fábrica de Tabacos. Foto: Lucien Levy 1882.
Muelles con Torre del Oro al fondo. Foto: Ramón Almela (Albúmina) 1888.
Acarreo de Barcos, 1902
Postal 1902.
Postal de principios del  siglo XX.
En tiempo del rey D. Pedro I habitó la torre doña Aldonza Coronel, favorita del Soberano. 
Torre del Oro. Foto: L. Roisin (Huecograbado) 1928.
Plano perspectiva axonométrica. Autor: Rafael Manzano Martos.

32 comentarios:

  1. Manuel! Adoro fotos antigas... Regalo-me vindo aqui. Muita bondade em partilhar connosco a sua riqueza.
    Beijinho

    Postigo dos meus doces

    ResponderEliminar
  2. Un magnifico reportaje en el que nos dejas la historia de esta famosa torre sevillana. Es una pena que las otras torres no sean conocidas, claro que el ir sumando dos lados mas a cada torre es muy curioso.
    La foto de Santa Barbara con una maqueta de la torre es muy curioso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena Manuel, que maravilla de información y las fotos y los dibujos son espectaculares, muy muy buenos. Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
  4. Ella es el emblema de Sevilla, es toda una preciosidad, hay que reconocer todo lo bueno que nos dejaron los árabes con sus construcciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No hay como pasarse por aquí para enterarse de cosas históricas sobre Andalucía, lo cual es muy de agradecer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego una maravilla de entrada..un saludo desde Murcia..y feliz verano....

    ResponderEliminar
  7. Me encantan estas entradas en que nos cuentas las vicisitudes de un rincón de Sevilla. Buen fin de semana, Manuel.

    ResponderEliminar
  8. Fantástica información. Excelentes las imágenes.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Con la Giralda, uno de los emblemas de Sevilla. El repertorio fotográfico que hoy nos trae aquí es espléndido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo. Intuyo que quieres decir la Torre del Oro.
      Muchas gracias.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Realmente emblemático a que si???? Manuel de verdad tu sabes que me gustan mucho tus post siento que les pones sentimientos, tiempo y paciencia, por eso los leo, aunque sea de a poquitos pero vengo siempre a dejarte mi saludo.... un abrazo de corazón :*

    ResponderEliminar
  11. Como cada vez Manuel, aportas a tus lectores imágenes e historia.La Torre de Oro, el acarreo de barcos, etc.me han trasladado a tiempos lejanos y ensoñadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querido amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Que representativa.. Todo un icono de Sevilla.. Muy interesante su historia... Saluditos

    ResponderEliminar
  13. Estas imágenes me han traido recuerdos ya lejanos de un fin de semana que pasé en Sevilla. Admiré la arquitectura de La torre de oro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado saber sobre esa Torre del Oro que aún no conozco, un día de estos menos calurosos a ver si me acerco a ver esa maravilla de ciudad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué placer poder viajar a otras épocas de tu mano Manuel! El post esta muy bien documentado y eso siempre es de agradecer. Mis alumnos han disfrutado mucho en las visitas a Torre del Oro que es una pequeña gran desconocida para muchos sevillanos.
    Besos

    ResponderEliminar