viernes, 10 de agosto de 2018

Iglesia parroquial de Nuestra Señora de Consolación. Cazalla de la Sierra (Sevilla)


Iglesia de Nuestra Señora de Consolación.
Cazalla de la Sierra (Sevilla)
De notorio interés arquitectónico cuyo núcleo primitivo lo constituyó una iglesia mudéjar, probablemente de tres naves. Un lienzo de muralla que corre en sesgo frente a la portada presenta notorias muestras de la construcción anterior a la etapa de la reconquista de la ciudad.
La aparición de restos de yeserías en uno de los paños del ochavo, inducen a clasificar a este edificio como obra de las primera mitad del siglo XIV. Manteniendo el mismo ábside y conservando también los tramos finales de la iglesia mudejárica, se construyeron en el siglo XVI tres naves de un bellísimo templo que adopta en planta forma rectangular. La época en que las obras tuvieron comienzo la indica una lápida colocada en uno de sus muros exteriores, que dice así: En el año de Nuestro / Salvador Jesús/ Christo de M D y X / XX VIII años se comenzó esta / Iglesia nueva. 
En el siglo XVIII una desdichada reconstrucción desfiguró notoriamente los tramos finales de la antigua iglesia mudéjar, que el Renacimiento había respetado, cubriendo los tramos por bóvedas de cañón con lunetos.
El edificio sufrió saqueo total en el año 1936, no habiendo padecido fundamentalmente su conjunto arquitectónico; y como consecuencia de estos sucesos revolucionarios se perdieron o fueron destrozados innumerables obras, de las que les pongo algunos ejemplos.
Interior después del saqueo.
Interior después del saqueo.
Bóvedas.
Retablo mayor (destruido).
Sobresaliente retablo de la arquitectura hispalense del Bajo Renacimiento. De su historia conocemos documentalmente que el 9 de Febrero de 1592, el maestro Juan de Oviedo y de la Bandera, como principal obligado, su suegro Diego de Vera, su tío el escultor Miguel Adán y Jerónimo Sánchez, pintor, como fiadores, quedaban obligados a construir dicho retablo con escenas de la vida de Nuestra Señora, con arreglo a unas condiciones que refiere la correspondiente escritura notarial. De esta se deduce que acompañaba en las tareas al referido Juan de Oviedo, su padre y homónimo, de tan interesante personalidad artística. Colaborador muy destacado en esta obra fue su oficial Artús Jordán, quien en 1597 había recibido cantidad a cuenta, según poder, que para ello le otorgara su maestro el año anterior.
La prosecución de la obra la vamos conociendo a través de la carta de pago y otro testimonio notarial, otorgados en 1594 y 1600. En 22 de Noviembre de 1607, al otorgar el referido maestro Oviedo y de la Bandera carta de pago por valor de 4000 reales, en cuenta de los 700 ducados que importaba la obra, declaraba que la tenía terminada.
Respecto a la pintura, dorado, estofado y encarnado, se han otorgado testimonios fehacientes desde 1598 a 1620. Por ello se conoce la intervención en dicha obra de los maestros pintores Francisco Cid, Diego de Campos, Vasco Pereira, Antonio Pérez, Miguel de Esquivel y Lucas de Esquivel.
Relieve de la Asunción, procedente del retablo mayor (destrozado en la forma que se aprecia).
Relieve de la Anunciación, procedente del retablo mayor (destrozado en la forma que se aprecia).
Fragmento del relieve de la Adoración de los Reyes (destrozado en la forma que se aprecia).
Fragmento del relieve de la Adoración de los Pastores (destrozado en la forma que se aprecia).
Estatuas de la Virgen y San Juan Evangelista procedentes del retablo mayor (destrozados en la forma que se aprecia)
Estatuas de dos Apóstoles, procedentes del retablo mayor (destrozados en la forma que se aprecia).
Santa Ana, la Virgen y el Niño (destrozadas).
Relieve de la Adoración de Pastores (fragmento).
Retablo lateral antes de su destrucción.
Nave del Evangelio.
Los objetos artísticos que a continuación les detallo fueron completamente destrozados; perdiéndose las imagenes que a continuación les voy a referir:
Del San Bruno solo se conservan la cabeza, con alguna pequeña mutilación;
Retablo de mediados del siglo XVIII dedicado al Príncipe de los Apóstoles que tenía por titular al Sagrado Corazón de Jesús; imágenes de San Pedro y San Expedito; retablo dedicado al Patriarca San José, con una imagen de San Sebastián, de hacia 1500, y Retablo del siglo XVIII conteniendo un lienzo con la historia de las Ánimas del Pulgatorio;
San Bruno (destruido)
Cabeza de San Bruno (único resto de la citada escultura)
San Sebastián (destruido).

Nave de la Epístola.
Retablo de la misma época que contenía las imagenes de Santa Ana y la Virgen y el Niño, en bellísima composición, de hacia el último cuarto del siglo XVI y una imagen de la Virgen de la Correa. Otro retablos dedicado a Jesús Cautivo; un Jesús Crucificado, con el título de las Aguas, una Virgen de la Esperanza y un Ecce-Homo. Todo, destruído.
Virgen con el Niño (destruida).
Orfebrería y Ornamentos.
Esta parroquia poseía una riquísima colección de objetos de orfebrería de los que se vio despojada casi en su totalidad. A continuación van a ver  algunos ejemplos:
Copón antes de ser destrozado.
Copón con planta octogonal, de plata dorada repujada y cincelada, del siglo XVI, después de ser destrozado.
Viril (destruido).
Viril de plata dorada, repujada y cincelada del último cuarto del siglo XVI; los bellísimos relieves de los Evangelistas que llevaba en la manzana y los delicados adornos del pie eran de gran importancia, este ejemplar fue destruido totalmente, así como otros dos de menor valor, del siglo XVII. 
Y otro viril, el mayor de todos, del siglo XVIII del que solo se ha podido salvar el relicario de oro y brillantes.
Cáliz (destruido).
Cáliz de plata dorada repujada y cincelada con adornos góticos en el pie y en la manzana, de principios del siglo XVI; procedente de la antigua Cartuja.
Incensario ( destrozado).
De este interesantísimo incensario de plata del siglo XV, solo se conserva la parte superior.
Paño con un Calvario (destruido).
Paño de rosa granate, bordado en oro y sedas, probablemente de fines del XVI; y un nutrido vestuario como casullas, paños de seda carmesí, etc. todo desapareció por efecto del fuego.

34 comentarios:

  1. Hola mi querido amigo Manuel, siempre ha existido este tipo de pandillaje y fechorías, son maravillas que al final de cuentas quedan como expresión máxima de un artista.
    Excelente reportaje y me encantan tus imágenes, tan bien recopiladas dándonos a entender tus letras de manera visual. Besos :*

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo, siempre es maravilloso visitar tu blog, sobresaliente lo que nos cuentas, sobresaliente lo que vemos y sobresaliente tu gran trabajo. Enhorabuena. Feliz fin de semana y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Al menos queda testimonio de lo que fue gracias a documentaciones como la tuya.

    Muy interesante la documentación que aportas.

    Gracias!!

    Feliz Verano!!

    ResponderEliminar
  4. Sólo gente muy ignorante es capaz de destruir obras de arte.....me ha dado mucha pena ver semejantes destrozos.Saludos

    ResponderEliminar
  5. Siempre hay pérdidas irreparables.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me imagino que debió de ser durante la guerra española que hubo muchos saqueos y destrucciones de templos, que lástima!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Mi padre , como sabrás por tus lecturas de mi blog , era de Cazalla,

    Un fuerte abrazo, Manuel .



    Guillermo

    ResponderEliminar
  8. Destrozar obras de arte para mí no tiene nombre. Gracias por la información, me ha encantado como siempre. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Esa época fue unas de las que fueron malas para nuestro patrimonio y que como por noticias no es exclusivo de nuestro país y que se perdieron obras patrimonio de la humanidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola amigo Manuel, como siempre es un fantástico reportares, y una excelente información. Mezcla de estilos, imágenes de gran valor artístico y devocional, retablos barrocos, lleno de historia. Es una pena que un patrimonio de tanto valor, terminara destrozado.
    Un calido abrazo!


    ResponderEliminar
  11. Pensar, estimado Manuel, que ese saqueo se produjo hace 82 años. ¡Qué distancia en el tiempo! Época de días aciagos para España. Han pasado 82 años desde aquel acto vandálico.¿Existirá todavía gente nacida en 1936?
    ¡Ah...de veras que yo. Mejor me callo, antes que alguien crea que soy un alma en pena.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  12. La barbarie no se detiene ante nada y no respeta las obras de arte.

    Esas obras de arte es la mejor herencia que podemos dejar a las generaciones venideras.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hermosa Iglesia Parroquial, estas obras de arte cada vez se ven menos. Lo lindo además de la infraestructura es la historia que guarda.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Bom dia, maravilhosa fotorreportagem sobre a historia e dos assaltos, a arte valiosa sempre foram e continuam a ser cobiçada para ser roubada, foi assim e e assim será sempre.
    Continuação de boa semana,
    AG

    ResponderEliminar
  15. Es una pena comprobar el sinsentido de la destrucción de obras de arte. Por lo menos de laiglesia de Cazalla de la Sierra se conservan fotografías de una calidad bastante buena, casi un inventario. De otros templos ni eso.
    En Béjar también quemaron la iglesia de El Salvador y de ella sólo se conservan algunas fotografías (retablo principal, tallas más sobresalientes). Se salvó la estructura general y la platería, a la par que parte de su archivo (por estas en la casa parroquial). Una pena...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Excellent job here my friend!

    You took me to the era when things were totally different than now in their objectivity!

    Thank you for for sharing such details that widened my knowledge and images are so touching!

    ResponderEliminar
  17. Una información excelente.
    Muy de agradecer tan buen reportaje.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar