viernes, 20 de septiembre de 2019

El Patio de los Naranjos, de la Catedral de Sevilla.

El Patio de los Naranjos, de la Catedral de Sevilla.
Con este sugestivo nombre se conoce, al de la Catedral hispalense,  un inmenso patio enmarcado por una de las fachadas de la Basílica, la enorme nave del Sagrario rematada por encaje de piedra; las que constituyeron la antigua mezquita con sus vetustas almenas y su gran puerta árabe de arcos con preciosas yeserías y puerta monumental chapada de bronce, y por el claustro de la Granada o del Lagarto, sobre cuya techumbre se sustentas las estancias que atesoran las ricas y nunca bien ponderada Biblioteca Colombina.
El Patio de los Naranjos a la sombra de la Giralda y de la Catedral.
El analista Ortiz de Zúñiga dice que se le denomina del Lagarto, porque en el año 1260 recibió el Rey Don Alfonso X una embajada del Soldan de Egipto para pedir la mano de Doña Berenguela, hija mayor del Monarca castellano, para aquel príncipe, cuyos mensajeros le ofrecieron muy ricos presentes de paños, joyas, drogas y raros animales, uno de los cuales era un enorme cocodrilo, que, una vez muerto, fue disecado y puesto a la puerta del Templo, en memoria de aquella embajada. Consumido por el tiempo lo reemplazaron por otro de madera -que es el que existe actualmente-, para que no se perdiese el recuerdo.
Claustro de la Granada o del Lagarto (A la izquierda, la Capilla de la Virgen de la Granada, y al fondo puerta de entrada a la Catedral
Por su parte, Rodrigo Caro lo explica de este modo: "Corral de los Naranjos por que los hay en él, de muchos siglos atrás, con algunas palmas y cipreses. Tiene trescientos treinta pies de largo, y ciento treinta y cuatro de través; corre por debaxo de él una gran bóbeda, de doze pies de ancho y quinze en alto, y ésta era correspondencia a las bóbedas que la antigua Mezquita tuvo". Ahora solo está plantado de naranjos de relucientes hojas. Cuando florecen en la primavera se visten sus ramas de blanquísimos pomos de azahar, cuyo perfume embriaga como un licor. Luego los frutos parecen de fuego, como si sobre las verdes y pomposas ramas, se hubiese hecho el milagro de un nuevo Pentecostés.
La fuente mauritana y la puerta árabe del Perdón, vista desde el Patio de los Naranjos.
En medio de este peregrino rincón sevillano, que vigila la Giralda día y noche, se luce una anchurosa fuente mauritana, trayendo a nuestra memoria recuerdos del Templo Visigodo y de la Mezquita.
La vieja piedra, con pátina de siglos, está como ungida por la eterna oración que dice el agua, dulce y fresca, fluidora de su corazón, y que en sus tazas copia el azul purísimo de los cielos, con claridades de topacio.
La fuente mauritana y la Puerta de la Concepción.
"Puerta del Perdón", una de las más bellas que se conservan en Sevilla de la arquitectura árabe, vista desde el exterior del patio.
La Puerta del Perdón, vista desde el interior.
Frontera a la puerta árabe del Perdón que sirve de acceso al Patio, por la parte de las Gradas que mentó Cervantes, y en donde hacía su tráfico, en otro tiempo, los mercaderes.
La puerta a la Basílica, designada por el nombre de la Concepción, hermosísima obra gótica que ha poco tiempo fue rematada. De entre todas las de la Catedral, acaso sea ésta la más ornamental y bella. Contemplarla nuestros ojos abismados, y nuestra alma se llena de las más admirativas y profunda emociones, ante su grandeza.
El fino labrado de su piedra, nos induce a creer que sea de encaje, más que tejido por manos de hombres, por invisibles manos de serafines.
El Patio de los Naranjos.
En uno de los pilares del claustro de la Granada, está adosado un tosco púlpito de piedra, que es como una reliquia.
Desde él predicaron las excelencias de la fe en Cristo, varones tan llenos de la gracia de Dios, como San Vicente Ferrer y San Francisco de Borja, y beatos como Fernando de Contreras, Juan de Ávila y Fray Diego José de Cádiz.
Fue labrado a principios del siglo XVI, y desde entonces cada año, en el Domingo de Doctrina, se agrupaban a su alrededor, la gente fervorosa, entre la que se encontraban los niños y los ancianos asilados, para sentir sus corazones conmovidos por la palabra de algún ministro del Señor.
Púlpito de San Vicente Ferrer, del siglo XVI
El tradicional sermón de Doctrina celebrado el Domingo de Pasión, de 1917 desde el púlpito de San Vicente Ferrer, en el patio de los Naranjos. En esta interesante fotografía se ven perfectamente las casas que había adosadas a la muralla Norte del citado patio, y que fueron demolidas en la década de los veinte.
Sermón de la Doctrina desde un púlpito provisional ya que el Patio de los Naranjos se encontraba en obra, a finales de los años veinte. La procesión de la Doctrina se celebraba en el citado Patio, antes de la Semana Santa. En la foto se aprecian los niños y niñas sentados en el suelo a pies del púlpito.
Es entonces el Patio de los Naranjos como un templo florido, que tiene por bóveda la inmensa bóveda del cielo, y por luminares los reflejos esplendorosos del sol que ciegan y confortan.
Y ¿Que podrá decirse de este patio a la luz blanca y misteriosa de la luna?, La ingente torre de la Giralda que desde él escala las azuladas alturas, es así como un gigantesco fantasma, guardián de los más incomparables tesoros; y los naranjos, como trozos de las sombras de la noche deshechos entre las inefables claridades que bajan a esclarecer este lugar, tan propicio para el goce de las más puras y gloriosas emociones.
¡Oh, este bendito y maravilloso Patio de los Naranjos! ¡Oh, esta peregrina arca guardadora de los más ricos tesoros de la poesía y de la inspiración!. Magnífica mansión para reino de místicos y poetas.

El Patio de los Naranjos, en la actualidad:
Si hace clic sobre las imágenes, las puede ver ampliadas.

68 comentarios:

  1. MUCHOS RECUERDOS ME TRAE , MANUEL .

    UN ABRAZO TAN FUERTE COMO EL DE SIEMPRE .

    GUILLERMO

    ResponderEliminar
  2. Gostei do que li e traz-me boas memorias pois estive lá em 2017, aproveito para desejar um bom fim-de-semana.

    Andarilhar
    Dedais de Francisco e Idalisa
    O prazer dos livros

    ResponderEliminar
  3. Pues por aquí (Barcelona)también tenemos un patio de los naranjos ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Una maravilla de lugar.. Feliz fin de semana Manuel..

    ResponderEliminar
  5. Maravillosas fotos, maravilloso lugar que no conozco a pesar de haber estado viendo la catedral ya hace años, y maravillosa la última parte del escrito tan poético y romántico, diría yo.
    Me encantó esta presentación del Patio de los Naranjos.
    Un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  6. Todo se repite, Manuel. Acá en nuestro Palacio de la Moneda, desde donde gobierna el Presidente de la República...también tenemos un "Patio de los Naranjos". Te agradezco conocer el de la Catedral de Sevilla, con su rica historia. ¡Pobre cocodrilo!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta acudir a el de vez en cuando.
    Ahora ha perdido intimidad con tanto turista al ser el lugar por donde salen las visitas de la Catedral pero para mi siempre ha sido un remanso de paz en medio del bullicio del centro de nuestra ciudad.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué bonita es Seviila! Me atrevería a decir que es una de las ciudades más bonitas que tiene nuestro país. hace mucho que no voy por allí, y ya estoy pensando que el destino de mi próximo viaje va a ser ese. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. He disfrutado viendo y leyendo esta entrada y mis pensamientos han retrocedido en el tiempo y me he visto en esta hermosa ciudad en las dos ocasiones que estuve y cuando probé una naranja que cogí del suelo y sentí un gran amargor que desconocía, pensaba que eran dulces.Saludos

    ResponderEliminar
  10. Disfruto con ver estos monumentos de tanto arte como es la catedral y la giralda. Sevilla por donde la mires tiene mucho arte.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Estimado Manuel siento no poder leerte tan a menudo como me gustaría porque la verdad es que tus trabajos son increíbles, las fotos y la información son geniales. Feliz fin de semana y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta Sevilla. Feliz fin de semana y un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  13. Lo visité hace muchos años, tanto las fotos en blanco y negro como en color nos hacen ver la belleza del lugar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué requetebién hizo S. Fernando en mantener en pie la Giralda y el Patio de Los Naranjos!

    ¡Olé tu sevillanía! ¡Qué sentimiento tan grande esparces en tus entradas!

    ¡¡¡SOBRESAALIENTE!!!

    BESOS.

    ResponderEliminar
  15. Devo assolutamente prevedere una visita a Seviglia. Appena tornerò ad essere in forma ci penserò. Nell'attesa cercherò di prendere delle note tratte dai tuoi post per sapere cosa visitare, ma credo che dovrei restare laggiù almeno due mesi per rivedere il tutto (cosa impossibile). Un abbraccio e buona domenica.

    ResponderEliminar
  16. Que bellos son los naranjos cuando florecen y luego cuando están dando sus frutos.
    En las fotos del antes y el después, se nota un patio muy atractivo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Sevilla, cuanta belleza y cuanta historia

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  18. Una maravilla poder disfrutar con tus entradas de tanta historia y arte que tiene Sevilla.
    Leo con detenimiento y cada foto es un acercamiento a tanta belleza, que aunque lejos he podido en ciertos viajes disfrutar.
    Gracias por traernos tanta maravilla.
    Un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  19. Muy lindas imágenes.
    Una ciudad encantadora, Sevilla.
    Belleza y alegría.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Manuel desconocía que había un patio de los naranjos en Sevilla y me ha gustado mucho ver las fotos históricas y también como están en la actualidad, para los que no lo conocemos es un regalo verlo así.
    Y esa puerta del perdón es una auténtica maravilla.
    Besos de vuelta

    ResponderEliminar
  21. Bonito reportaje sobre este bello patio de la catedral sevillana que parece no cambio mucho a lo largo del tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Me encanta la historia, el río de tu mano al contarla nos lleva lejos en el tiempo y nos la devuelve fresca como una naranja recién abierta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Belle fotografie, quelle in bianco e nero sono stupende.
    Buona serata.

    ResponderEliminar
  24. Fotos hermosas de un lugar precioso que no conozco. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  25. Hola, Manuel. Ha sido un placer volver a pasear por este hermoso lugar, en el que hace algunos años tuve la ocasión de visitar personalmente.
    Entonces veía muy poco, pero aún así disfruté de la visita. Ahora no disfrutaría nada ya que nada veo.
    En breve, voy a estar por esas tierras, aunque no en Sevilla cosa que me encantaría.
    A mi vuelta vuelvo a visitarte y a disfrutar como siempre de tan maravillosos reportajes.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Piedad, y que disfrutes mucho de ese viaje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Larga, completa y detallada entrada Manuel, perfectamente ilustrada con tus imágenes antiguas y actuales.

    BESOS

    ResponderEliminar
  27. BUEN GUSTO , MANUEL , CON EL ABRAZO AFECTUOSO DE SIEMPRE .

    GUILLERMO.

    ResponderEliminar
  28. Hola Manuel, magnífica entrada tanto en fotos como en documentación y que me ha traído muy buenos recuerdos de mi visita a Sevilla hace años y a la que estoy deseando volver de nuevo. Gracias por este genial paseo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  29. Hi Manual, I am glad to know some great buildings from the past, especially from Seville. Your descriptions are very details and the photos make everything complete to enjoy.

    Thank you and have a great weekend!

    ResponderEliminar
  30. Manuel, qué maravilla de post, texto y fotos, cómo he disfrutado.

    Tengo que volver, porque ya no miraré Sevilla ni este patio ni la Catedarl con otros ojos que no sean abismados...Me encantan los textos que acompañan a estas magníficas fotos.

    Espero que ya estés más tranquilo con la mudanza, Manuel, jaleo, estrés pero también estímulo de empezar algo nuevo.

    Me suena bastante, pues soy una nómada que me he mudado de casa y de ciudad muchas veces en mi vida... y todavía espero hacerlo algunas más.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  31. Ha sido un placer recordarlo Manuel lo visitamos con un amigo y nos encantó. Si vuelvo ten por seguro que volveremos.
    Buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Nuevamente he de felicitarte por tu blog

    ResponderEliminar
  33. Mi querido Manuel :

    Tus crónicas fotográficas y vividas traen hoy a Sevilla una muy justa gratificación, que bien merece.

    abrazo grande!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  34. Ver esta entrada me ha producido una especie de "deja vu", como si ya hubiera leído en su blog sobre el patio de los Naranjos. Es posible, pero también es igual, pues es tan bonito y tiene tanta historia que bien merece hablar y no parar. No sabía que San Vicente Ferrer hubiera predicado desde ese púlpito. En la catedral de Valencia, junto a la capilla mayor también hay un púlpito desde el que predicó.
    Saludos, Manuel.

    ResponderEliminar
  35. Estas en lo cierto, ya que en un par de entradas he hecho una breve referencia a este famoso patio.
    Muchas gracias, y te envío un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar