jueves, 10 de septiembre de 2020

Mercado de la Encarnación, de Sevilla.

El Mercado de la Encarnación, de Sevilla.
Todo se hizo conforme con lo dispuesto por el fundador, siendo la primera abadesa y cofundadora la noble dama nacida en esta ciudad, Doña Beatriz de Vallejo, religiosa que era antes del Convento de Santa María de las Dueñas y parienta muy cercana de D. Francisco Vallejo, caballero que hacia poco tiempo estaba avecindado en esta ciudad y que, por ser íntimo amigo del fundador D. Juan de la Barrera, fue nombrado por éste su único albacea encargado de cumplir sus disposiciones testamentarias.
El convento, si bien no muy espacioso, por impedirlo las casas que lo rodeaban, estaba labrado con mucho gusto arquitectónico y poseía una gran iglesia enriquecida con multitud de labores debidas a los mejores artífices de aquella época.
Con fecha 10 de Junio de 1810, se trasladaron las religiosas al extinguido convento de padres terceros, permaneciendo en él hasta el día 25 de Diciembre de 1819, y en este mismo año se dio principio al derribo de toda aquella manzana de casas, que un año después había de convertirse en la primera plaza de abastos de Sevilla.
Derribada en el año 1819 la manzana de casas que formaba este convento con los edificios adosado a su alrededor, al año siguiente se construyó una plaza de abastos semejante a la que posteriormente se hizo en 1837, con la diferencia de ser de madera, trasladando desde luego a ella todas las especies que se vendían en los mercados parciales diseminados por las cercanías de la Encarnación.
Con este motivo, de la Plaza del Pan desparecieron las panaderías instaladas en dicho sitio; de la Alfafa, las carnicerías y verduras; de la del Salvador las frutas verdes y secas; del Peladero Alto y Bajo, hoy calles Corona y Ensaladeras, las aves, de la Caza y Caza chica, en la hoy Luchana, la venta de la caza menor, y de otros puntos, porción de artículos que pasaron a expenderse en el nuevo mercado.
Interesantísima fotografía que nos muestra en la parte derecha, la fachada Sur del mercado de la Encarnación, construido en 1837, y en la parte izquierda la embocadura de la calle Puente y Pellón, separadas ambas por unos diez o quince metros.
La plaza primitiva de madera duró hasta el 13 de Mayo de 1833, que se empezó a deshacer, labrando una hermosa y cómoda que existió como tal hasta 1948, terminada la anteriormente mencionada en el año 1837, si bien algunos historiadores aseguran que se concluyó en el de 1833, ateniéndose para corroborar su dicho en una inscripción con letras de bronce que, situada en la puerta central de la fachada de poniente dice: "Plaza de abastos, año 1833". Esta fecha recuerda solo la terminación de la portada que ostentaba dicha inscripción.
El mismo mercado allá por los años veinte.
El mercado de la Encarnación estaba situado casi en el centro geométrico de la ciudad, en medio de la embocadura de varias importantes vías, como son la de Regina, por su parte Norte, las de Compañía y Puente y Pellón, por el Sur; y la de Aranjuez, Imagen y Coliseo, por la fachada de Levante.
Fue construida por los arquitectos D. Melchor Cano y Don Salustiano Ardanaz, siendo Asistente de Sevilla el inolvidable Arjona, a quien tantas reformas y mejoras debe Sevilla; pertenecía una parte al ayuntamiento y otra a varios particulares, entre los que figura en primer término el acaudalado propietario de esta ciudad, Sr. Marañón; y su planta formaba un rectángulo cuyo lado mayor medía 189,35 mts., y el menor 53,50 mts., y en dimensiones arrojaba una superficie de 8551, 92 metros cuadrados.
Otra perspectiva del mercado tomada el mismo día que la fotografía anterior.
Tenía tres puertas de entrada en la fachada de levante, nominadas Ceres, Oriente y Apolo; otras tres en la de poniente, llamadas Neptuno, Poniente y Flora; una que mira al Norte, llamada así, y otra que da vista al Sur, rotulada con este mismo nombre.
Comerciantes del mercado, posando para el fotógrafo.
El interior se encontraba hábilmente distribuido en tres espaciosas travesías rotuladas Norte, Central y Sur, cortadas en el sentido de la longitud del mercado por una amplia calle nominada Central.
El punto medio de esta plaza estaba ocupado por una rotonda que contenía en su centro una gran fuente de mármol, surtida de aguas procedentes del acueducto de Carmona, cuya fuente es la misma que en el año 1720 se construyó y colocó en la plazoleta situada frente a la derruida iglesia del convento de la Encarnación. Esta fuente, en el año 1860, disfrutaba de dos pajas y media de agua.
Fuente central del mercado de la Encarnación en 1920.  Situada desde 1948 en los nuevos jardines de la plaza.
La fuente, en la actualidad.
En el año 1948 fue derribada la parte Sur del edificio para hacer la nueva Plaza ajardinada de la Encarnación, según proyecto de Sáez y Ularqui. 
En los años de escasez que se vivieron al terminar la guerra civil, hizo furor la venta de carne fresca de ballena, en la imagen vemos colas de mujeres en los puestos del mercado de la Encarnación, en el mes de Febrero de 1951, para adquirir dicha carne.
Letrero donde se anunciaba el producto en las estanterias de los puestos y el precio del kilo.
En Junio de 1950 ya se habían suprimido las cartilla de racionamiento, y dos años más tarde, en 1952, se decretó la libertad de precio y comercio de productos alimenticios.
Tal como lo hemos visto, este mercado por su amplitud fue lugar de encuentro de muchos sevillanos, y estuvo activo hasta 1973 que dio comienzo la demolición del mismo, pasando sus industriales a unas instalaciones provisionales donde se les prometió que en un plazo inferior a cinco años tendrían un nuevo mercado.
Esa promesa de un nuevo mercado, se tardó en cumplir 37 años, convirtiéndose dicho solar  situado en la zona urbana más emblemática del centro de la ciudad, en un aparcamiento provisional impresentable, símbolo del fracaso urbano de todos los ayuntamientos de  esa época y una vergüenza para la ciudad.
Y no fue hasta el año 2004 cuando se convocó un concurso internacional de ideas, que lo ganó el arquitecto alemán Jürgen Mayer con el proyecto Metropol Parasol, también conocido como "Las Setas". Y por fin, en la planta baja del mismo, casi cuarenta años después, se construyó el moderno y actual Mercado de la Encarnación, del cual, a continuación les pongo algunas imágenes actuales.

Fuentes: Parte del texto tomado del libro "Curiosidades Sevillanas" de Alfonso Álvarez-Benavides, edición y prólogo de Alberto Ribelot. El resto, incluido fotografías, todo de mi archivo particular.

El Mercado de la Encarnación, en la actualidad. 

Si haces clic sobre las imágenes, las puedes ver ampliadas.

75 comentarios:

  1. Wow. What a fascinating post about an incredible place.
    Many thanks.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de abrir el ordenador y me he encontrado con tu entrada. A través de las fotografías, se ve bien la evolución que ha experimentado a lo largo del tiempo. Las setas se ven muy vistosas. Hace ya un gran tiempo, que no voy por sevilla y lo malo es que tardaré hacerlo. Mientras esto no tenga una solución, no es muy aconsejable viajar.

    Cuídate.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Simplemente genial, Manuel.
    La entrada, con los sobresalientes documentos gráficos, es una perfecta lección de la evolución de los tiempos. Muy llamativo lo de la carne de ballena en aquellos tiempos de escasez. La transformación hacia el mercado actual viene marcada por esa extraña forma geométrica del exterior que guste más o menos lo que consigue es llamar la atención y a buen seguro ser un punto de encuentro para los sevillanos.
    Un abrazo y gracias por tan hermoso trabajo.

    ResponderEliminar
  4. Impresionante el mercado actual, espero que este dure muchos años más de lo que duraron los otros.Saludos

    ResponderEliminar
  5. ESTABA CERCA DE LA CASA DE MIS ABUELOS PATERNOS , MANUEL .

    OTRO ABRAZO FUERTE .

    GUILLERMO

    ResponderEliminar
  6. Nunca es tarde si la dicha es buena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es uno de los mercados más bonitos y mejor abastecidos de Sevilla. Siempre ha sido para mí un lugar entrañable y querido.
    La entrada es espectacular, Manuel, super bien documentada.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Bellissimo post e foto!Buona serata...

    ResponderEliminar
  9. Gosh! It is an incredible transformation!
    When I read and looked couples photos in the beginning, I did not expect the old market totally has been changed into different architecture as in the couples of last photos :)
    Wonderful!!

    Big hugs

    ResponderEliminar
  10. Lo recordaba vagamente pues ya hace casi 30 años que estuve por última vez en Sevilla, pero gracias a tu magnífico reportaje, he vuelto a revivirlo.
    Gracias, un saludo desde Barcelona

    ResponderEliminar
  11. Siempre he preferido las "plasas" para los productos frescos. El de la Encarnación, calle Feria y Triana eran los frecuentados por mi familia. De chica, los travías daban un estupendo servicio y eran baratos, después los bús, pero el macareno, estaba en la misma calle donde vivíamos...

    ¡Qué de recuerdos ta entrañables!

    Las Setas es un mirador que lo veo demasiado "comprimido" en una zona munumental, no estoy en absoluto en contra del progreso o innovador, pero lo vería mejor en otra zona mucho más amplia... ¡Y lo que costó!

    Gracias por traernos rinconcitos de historia de nuestra querida Sevilla. La fuente es una joya, también la veo "comprimida" y luce menos de lo que se merece.

    Haces una labor impagable, miarma.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Que grandes y bellos relatos aportas amigo Manuel, documentos muy importantes y valiosos del transcurso histórico de una ciudad. Andalucía, debe de estar orgullosa con tus publicaciones que son de muy agradecer querido amigo.
    Recibe un fuerte abrazo y te deseo un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. Creo que debieran haber respetado el edificio antiguo aunque modernizando los puestos para las medidas higiénicas actuales.
    Tu reportaje como de costumbre muy bien documentado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Buenas buenas Manuel.
    Adoro los mercados...pero los de antes...los "antiguos" ...Una pena que lo hayan derribado.
    ¿No hubiera sido mejor agiornarlo, o hasta achicarlo de haber sido necesario?
    Pero no...
    En fin. No digo que esté mal el nuevo...pero a mi me da mas "shopping" que mercado.
    ¡Mercados eran los de antes!

    ResponderEliminar
  15. Ese mercado es una preciosisdad. no se puede tener más arte y creatividad. Saludos, manuel.

    ResponderEliminar
  16. Muy lindas fotos del recuerdo y tus letras que me acercan a ese hermoso lugar que a la distancia disfruto. Saludos amigo Manuel. Cuídate.

    ResponderEliminar
  17. Que bonito edificio han llegado a conseguir, me gusta mucho su estilo y tan creativo y moderno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Aunque hace muchos años de esto, yo si recuerdo haber comido la carne de ballena. Lo que ocurría, era que a mi madre le daba asco y casi siempre nos alimentaba de legumbres y verduras. Según los médicos, mi madre dentro de su ignorancia, nos alimentó bien.
    Yn abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
  19. Buen trabajo como siempre muy interesante y ameno 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼un saludo Manuel 😃

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo@, muchas gracias por su amable comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  20. Un magnífico post cono siempre, maravilloso conocer los rincones de nuestra sevilla de antaño. Saludos desde Turquía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, hijo; y a seguir disfrutando de esas merecidas vacaciones.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  21. Un gran reportaje. Me ha sorprendido mucho lo de la carne de ballena.
    El mercado actual me parece fantástico.
    Te mando un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  22. Al entrar a tu blog,la cultura aumenta en el mio.

    ResponderEliminar
  23. Los lugares históricos nos dan sorpresas, como este mercado de La Encarnación, que bien has recogido su tránsito histórico en la crónica, y esa fotos que deben hacer parte del resguardo de tus archivos. Quién iba pensar como en la canción, que hoy, ese Mercado de la Encarnación sevillano, fuera a ser de esta estructura colmenar, posmoderna. UN abrazo, y mi aprecio. Carlos

    ResponderEliminar
  24. Genial! Reportaje de hermosas imágenes.
    Manuel, aquí es donde edito
    https://rodaryvolar-carmen.blogspot.com
    Ahí, cuando puedas veras mi último poema.
    Gracias por tu huella, me has regalado una gran alegría.
    Un abrazo amigo🤗😘💙

    ResponderEliminar
  25. Como siempre un precioso reportaje que me encanta. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  26. Hola Manuel!!. Un gusto volver después de este tiempo vacacional a leer y pasear por los lugares de tus reportajes, en este caso la evolución que ha tenido este mercado. Muy bonito parece como está ahora, pero con estas transformaciones se llevan la esencia y ese sabor al pasado que tanto gusta.
    Las fotografías muy bonitas, y muy curioso el letrero de la carne de ballena que para esos tiempos me parece que el precio era elevado, ¿no?.
    Una abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  27. Amigo, como siempre encantada de volver a leerte, ver tu buen trabajo, y este magnifico reportaje fotográfico en esté estupendo post. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  28. Nossa que transformação;
    Gostei de conhecer.
    Então... a intenção sempre foi de carregar o jardim e se esconder entre a
    vegetação; como o terreno é pequeno tudo foi muito bem calculado para
    chegar nesse resultado, alguns espaços abertos, níveis e nichos mas com certeza
    tem bastante plantas kkkk; muito boa a sua obervação;
    Obrigada por apreciar meu pequeno espaço.
    Boa continuação de semana.
    Abraços
    janicce.

    ResponderEliminar
  29. El convento estaba entonces, en su origen, a las afueras de Sevilla, si no he entendido mal. Y, claor, con la desamortización esos terrenos, ya dentro de la ciudad, se convirtieron en muy jugosos para especular o para convertirlos en edificios de otros usos, como el que nos ocupa. Larga historia tienen las setas entonces.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. El convento estaba en esta plaza, justamente en una esquina de la misma, en pleno centro de Sevilla. Ya lo verás más claro en una próxima entrada que estoy preparando sobre la misma.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Un reportaje, por lo que he observado, magnífico en imágenes. La explicación extraordinaria, ya que yo veo a través de tus palabras.
    Gracias, Manuel por tus comentarios en mi blog.
    Un abrazo y mi gratitud.

    ResponderEliminar
  31. Toda una joya documental, Manuel y encima con fotografías. Me ha llamado también la atención la foto anunciando la carne de Ballena. En San Sebastián, en el monte Ulía han un promontorio que se utilizaba para otear las ballenas y avisar para ir en su captura. Actualmente sigue casi intacto.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Interesante historia, me ha encantado conocerla, asi como poder contemplar tu reportaje fotográfico.

    Bonito el nuevo Mercado, nuevos tiempos, siempre le faltará la solera y entrañables vivencias que seguro se vivieron en el antiguo.

    Un fuerte abrazo Manuel y cuídate.

    ResponderEliminar
  33. Hola amigo, quante cose interessanti ci fai vedere su Siviglia, una città che ti dà veramente occasione di descriverla nel passato e nel presente. Que tengas un buen domingo.

    ResponderEliminar
  34. Mi muy estimado Manuel.

    Que excelente tu referencia acerca del mercado de la Encarnación.

    Me encantan los mercados.

    Te dejo mi abrazo pleno de aprecio y amistad.

    ResponderEliminar
  35. Αυτή η ανάρτηση είναι τόσο ακριβής και υπέροχη, ώστε αφού την απόλαυσα πρώτα, μετά αντέγραψα και μετέτρεψα το κείμενα, για να την εμπεδώσω όσο γίνεται καλύτερα. Συγχαρητήρια αγαπημένε φίλε.

    ResponderEliminar
  36. A mí me encantan los mercados, Manuel, y claro prefiero los antiguos, aunque al final éste de las "setas" ha quedado muy rumboso y mucho mejor que la primera ignominia de convertirlo en un aparcamiento.

    Ah, si hiciérmos listas negras de los muchos desaciertos salvajes de nuestras autoridades seriámos los campeones de Europa.

    Que preciosidad las fotos antiguas de este post, Manuel, incluyendo ese letrero anunciando carne de Ballena.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar