sábado, 10 de marzo de 2018

Las dos Vírgenes rivales, de Sevilla.


Las dos Vírgenes rivales, de Sevilla.
La Virgen de la Esperanza, de la Macarena, por la que todo el pueblo sevillano siente especial devoción, que llega en los macarenos a verdadera idolatría.
La Virgen de la Esperanza, de Triana, patrona del barrio gitano y alfarero y de toda la gente marinera, que siente por ella, la más ardiente devoción.
Triana y la Macarena: el barrio alegre y blanco, extendido a la orilla del blanco Guadalquivir, y el barrio castizo y jacarero, unido al corazón de Sevilla.
Triana y la Macarena, los dos barrios rivales, exteriorizaban sus disputas y aireaban sus emulaciones en estas fiestas, mística y pagana a un mismo tiempo, que se celebran en Sevilla, bajo la pompa azul de un cielo incomparable.
- La macarena, el barrio entero, inmenso y populoso, tenía puesto todo su orgullo, cifrada su vanidad colectiva, en el desfile de su cofradía más famosa: la de la Virgen de la Esperanza, que se veneraba en la parroquia de San Gil.
-Triana, que siempre respondió a los alardes macarenos, y a los de la Alameda, ponía en paragón con la Virgen de la Esperanza, de san Gil, la Virgen de la Esperanza trianera, que recibía culto en la popular parroquia de San Jacinto.
Apenas mediada la noche del Jueves Santo, con las salidas de las cofradías, cientos de miles de almas llenan las calles céntricas, esperando el desfile de los "pasos" célebres, apiñándose en tribunas, balcones y ventanas, y aglomerándose en los colmados, donde el vino de oro de la tierra, fulgía en las esbeltas "cañas".
Sevilla no duerme esa noche. En la estrecha calle de las Sierpes, ya de madrugada, empieza el lento caminar de las procesiones, que pasan, unas en silencio, y otras acompasada por el claro vibrar de las trompetas. Pero entre la multitud, los macarenos contemplan distraídos y casi indeferentes, el suntuoso desfile, esperan con emoción el momento supremo de la semana: la llegada de su cofradía con la imagen de la Virgen de la Esperanza.
Al fin, sobre las doradas andas, bajo el bordado palio, aparece la Virgen de la Esperanza, que según escribe Julián Fernandez Piñero, en 1920, "iba rodeada de un inmenso grupo de mocitos macarenos, que no consiguieron vestir la túnica de los penitentes, armados de gruesos garrotes, mirando con orgullo a la multitud admirada, y desafiando con la vista al gentío, por si alguno osara no descubrirse al paso de la imagen. De vez en cuando, del grupo parten estentóreos gritos que, acallando a todos los demás ruidos, son clamorosamente contestados: ¡Viva la Virgen de la Esperanza, que es la "mejó" de "toas" las Vírgenes!".
Un macareno cantando una saeta a su Virgen de la Esperanza.
Y cuando la cofradía hace una parada, del coro de mocitos, sale el más decidido, entonando una saeta tradicional:
                                                      Debajo del palio va
                                                   la Estrella más reluciente:
                                                   sus ojos parecen fuentes
                                                    llorando su soledad.
Una ovación ensordecedora acoge el final de la saeta, y el mocito, animado por el triunfo y siempre rodeado por sus compañeros, en los que se apoya para cantar, vuelve a dirigirse a la Virgen con este madrigal, armónico e ingenuo:
                                                         Mare mía de la Esperanza
                                                     dile a tu hijo Jesú
                                                     que no hay en el mundo Virgen
                                                      tan bonita como tu.
Y una voz femenina, desde el misterio de una reja en penumbra, entona con respuesta:
                                                         La Virgen bordó su manto,
                                                      y lo bordó tan bonito,
                                                      que lo estrenó en Viernes Santo,
                                                       en el entierro de Cristo.
Y más tarde, cuando la previsión de las autoridades ha puesto bastante distancia entre las dos procesiones,para evitar su encuentro, que siempre originaba reyertas entre los dos bandos, llega la Virgen de la Esperanza, de Triana.
Los trianeros como para vengarse del privilegio de la Macarena, que por ser cofradía más antigua desfila antes por el centro de la ciudad, dan con más ardor que nunca sus vítores a la Virgen, mezclando pullas y desdenes para la procesión rival.
Una muchacha expresa su admiración al hijo de la imagen, cantando:
                                                         Mare mía de la Esperanza,
                                                      ¿Quien es tu hermano mayor
                                                      que te saca tan brillante
                                                      que reluces como el sol?
Y un trianero castizo dispara a la Virgen este piropo:
                                                         Mare mía de la Esperanza,
                                                      no llores ni tengas penas,
                                                      que tu cara es más bonita
                                                      que la de la Macarena.
Y así, con pasión y con canciones, con saetas lastimeras y madrigales bárbaros, con brindis entusiastas y líricas metáforas, como en una "juerga" y como en un martirio, se desborda el sentimiento popular, el alma de la raza, el alma inmortal de Andalucía, al mismo tiempo exaltada y triste, mística y pagana, romántica y cruel, salvaje y exquisita...
Besamano de la Virgen de la Esperanza, la venerada imagen de Triana que tantos devotos cuenta.
Las niñas de las escuelas públicas, desfilando ante la Virgen de la Esperanza Macarena, para besar su mano.
Hay también quien ha escrito, como Salvador Valverde, escuchando la Semana Santa sevillana, que ese esplendor de las cofradías, ese lujo de los pasos, esa riqueza que llevan encima las imágenes, más que obra del fervor del pueblo, es efecto de rivalidades de barrios. Triana no quiere ser menos que la Macarena; ésta no quiere ser menos que San Lorenzo (donde está el Gran Poder), y así unos y otros luchan por sacar a la calle el mejor manto, el mejor palio, las mejores varas, y las mejores túnicas. Pero donde esta rivalidad con más violencia es entre Triana y la Macarena, los dos barrios que separa el Guadalquivir, los cuales guardaban, el uno en su iglesia de San Jacinto (actualmente se venera en la Capilla de los Marineros), y el otro en la de San Gil, (actualmente se venera en la Basílica de la Macarena), dos Vírgenes que llevan el mismo nombre: Nuestra Señora de la Esperanza.
Es una, la Macarena, la que ha conseguido el predominio sobre las demás Vírgenes Sevillanas, incluso la de los Reyes, Patrona del pueblo hispalense; pero los trianeros no quieren reconocer esta supremacía y la echan en cara su pasado.
En efecto, la imagen macarena ha tenido una historia poco brillante y un origen tan humildísimo, que hasta se ignora de que manos ha salido. Cuentan, que las monjas del Hospital la tenían arrumbada en un almacén de trastos viejos, cuando un macareno de la naciente Hermandad, la descubrió. Aquella cara y aquellas manos impresionaron de tal forma al cofrade, que determinó dar cuenta a los demás hermanos del hallazgo, produciendo en todos ellos sensación tan inefable la contemplación del peregrino rostro, que decidieron adoptarla por Patrona, y sacarla de aquel almacén para llevarla a los altares. Así pasó de estar desnuda entre telarañas, a lucir entre encajes, terciopelos, oro y piedras preciosas; de ser un estorbo que se arrincona por inservible, a ser reina de la Macarena y gloria de Sevilla aquella imagen que desdeñaron las monjitas del Hospital. Aunque tampoco valía para éstas, tampoco la cedieron gratis, a los cofrades macarenos. ¿Cuanto costó a estos buenos devotos?: un reloj de pared. Hacia falta en la santa casa de Dios, donde los enfermos no sabían nunca la hora, y la Virgen hizo lo que no pudo nunca la Diputación: llevar el reloj a costa suya. A cambio de la gracia de sus manos y la belleza de su rostro.
Este es el pasado que los trianeros echan en cara a la Virgen del barrio rival, diciendo cuando se les encona: "Pero, de que presume tanto ésa, al lado de nuestra Virgen?, tantos humos y se cambia por un reloj.
Pero los macarenos sienten el orgullo de haberla hecho, de haberla sacado de la nada, y haberla puesto sobre Sevilla, sobre España y sobre el Mundo; de que sea la Virgen de Joselito "Maravilla", al que guardó luto, y del que lleva un recuerdo -una pluma de oro- en el pecho cuajado de brillantes, ofrendado por el fervor de los fieles.
Fuentes: Mundo gráfico y Nuevo Mundo.

En el pueblo donde resido actualmente, por lo que me han contado, la rivalidad  entre las Hermandades de "Arriba" y la de "Abajo", existe desde antaño; ¿Y en tu pueblo o ciudad, ocurre algo parecido?. Me gustaría nos lo contases.
Y si conoces la Semana Santa de Sevilla, y te quieres mojar, ¿Cual te gusta más?: la Esperanza Macarena o la Esperanza Trianera.

83 comentarios:

  1. En Sevilla cada Hermandad tiene su sello y su estilo propio. Cómo sevillana cofrade esto que me pides hoy es como decir que dedo me corto que no me duela.😊
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  2. Un poste excelente, como lo es la semana santa de Sevilla.
    Mi felicitación por comprtir este arte.
    Gracias por tu visita y huella.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sevilla tiene dos Reinas bajo una misma advocación, una por cada orilla del
    Padre Guadalquivir, nacida en la calle Feria, y trianera de adopción sólo me resta decirte:
    ¡Viva la mare que te parió!

    Te lo dije capataz
    Sin saber que hoy no podría
    Salir y verla pasar
    Te lo dije sin saber
    Por que hoy yo faltaría
    Por que a su cita no iría
    Pues hoy no iba a poder
    Pero tu que la paseas
    Por las calles de Sevilla
    Cuando des la levantá
    Dile donde está mi alma
    Dile que yo estoy con Ella
    Dile que me dé la calma
    Que necesito en mi andar
    Paseala capataz
    Y junto a tus costaleros
    Mece suave su Paso
    Mecela con la oración
    Que el pueblo entero le lanza
    Mecela con ese mimo
    Que tu sólo sabes dar
    Paseala capataz
    Que yo cerrando los ojos
    A su cita acudiré
    Y uniéndome a tu cuadrilla
    Y a ti mi buen capataz
    Diré ¡"Al cielo con Ella"!
    Que Sevilla está esperando
    Para poderle rezar.

    Foto: internet, Virgen Esperanza de Triana.

    Concha Mingorance.

    (Esta bella poesía es de mi amiga y colaboradora, con tu permiso).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonito, amiga. Gracias.
      A través de tu blog, conozco parte de la obra de Concha Mingorance, que por cierto me gusta mucho su poesía.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Nota: Por supuesto, las Esperanzas sevillanas son las Virgenes de mis dos barrios, pero en mi corazón me caben las de toda Sevilla, Cada Hermandad tiene aportaciones y son muy queridas por mí. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hasta en esto ha de haber rivalidades...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Manuel, en primer lugar decirte que Sevilla me parece una de las ciudades más bellas, no solo de España, sino a nivel mundial. He tenido la suerte de recorrerla estos últimos años, y cada me parece más bella e incluso mejor cuidada. Respecto a las vírgenes me parece ante todo una curiosidad, que se las enfrente como si del Betis o el Sevilla fuesen, creo que habría que irse ya a un tema sociológico del sentido de pertenencia o a la creación de bandos para sentir como propio algo que en este caso es religioso. Como soy profano en la materia, desconozco si en Madrid donde resido, hay rivalidad entre vírgenes o pasos de Semana Santa. Lo que si es cierto que la imagen de Jesús de Medinaceli, congrega a decenas de miles de personas cuando procesiona en su época. Abrazos Manuel y gracias como siempre por tu excelente trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias siempre a ti, Miguel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Es algo realmente interesante ...

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Es hermosos su compartir, y cada día Dios me concede la oportunidad de aprender algo nuevo, gracias por su sencillez y delicadeza, que nuestra madre María, conduzca siempre sus pasos, y cuide de usted y su familia, un fuerte abrazo y gracias, por todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias e igualmente te deseo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Manuel!! Yo no es que se mucho de estas cosas, pero las respeto y sobre todo me impresionan cuando veo la devoción que tiene la gente.. El otro día lo pensaba aquí en Madrid con el Cristo de Medinaceli.. Días y horas la gente haciendo cola con frío y lluvia para besar al Cristo.. Realmente emocionante.. Un abrazo y feliz semana..

    ResponderEliminar
  10. Manuel, que bela postagem!
    O que eu aprendo quando aqui paro...
    Estou a começar a amar Sevilha.
    Beijo e bom domingo.

    ResponderEliminar
  11. Siempre he admirado la belleza de estas dos Vírgenes, aunque no sabría decidirme por cual es la más bella. Al fin y al cabo ambas representan a la misma persona y no debe haber rivalidad alguna.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. En mi pueblo (Campillos_Málaga) que en mis tiempos de niñez era un arciprestazgo de Sevilla, si que recuerdo mucha rivalidad entre cofradías. Los pasos se sacaban con costaleros. Ahora parece que la iglesia se ha propuesto limar asperezas y poco a poco, al menos de cara a la galería, todos son bastante hermanos, aunque en su corazoncito cada uno tiene un sitio especial para su virgen. Y claro, ahora se sacan con varales como en Málaga. Para ser un pueblo, tiene una hermosa Semana Santa. Un abrazo, Manuel.

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado que nos cuentes esta historia. No conozco la Semana Santa sevillana y no es por falta de ganas, te lo aseguro.
    La rivalidad, por lo que sea, es un sentimiento muy frecuente entre los seres humanos.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Son preciosas las dos, aunque hay una que me gusta un poquito más ( no lo voy a decir que luego se me enfadan ) Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Si algo tiene Sevilla, cuando vive la Semana Santa, es la devoción que muestra por la Virgen que en procesión saca, yo no hago distinción, para mí la Virgen es una, es la Virgen del dolor que añora al hijo que falta.
    Nunca estuve en Sevilla por Semana Santa, pero al leer tu entrada y recordar esas saetas que he escuchado muchas veces a través de televisión, se me ha puesto la piel de gallina.
    Es el fervor convertido en canto que sale del corazón de los que aman de verdad a su Virgen.
    Agradezco muchísimo esta entrada, reconozco que es una de las más emotivas que te he leído.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  16. Es legendaria la rivalidad entre las dos Vírgenes motivada por sus apasionados feligreses, que no por ellas. Seguro que son amigas, o así me parece a mí sentirlo. Porque es impensable que dos tallas de esa categoría, esas dos bellezas en su sufrimiento, puedan despertar deseo alguno de enfrentamiento. Somos los hombres los que nos dividimos en partidos políticos o en equipos de fútbol.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Hola manuel,
    No tenia idea que Sevilla tuviera 2 vírgenes en especial. Tampoco sé mucho sobre esto, pero entiendo que la religión tiene un gran papel en las ciudades europeas. Increíble la devoción y las imsgenes que recopilaste.

    Te mando un abrazo y que tengas una buena semana...

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola Manuel!

    Bueno, pues conozco la Semana Santa De Sevilla, pero sólo de verla por televisión. Todo muy bonito, pero…
    Aquí en Pontevedra no pasa nada de eso a Dios gracias no hay rivalidad alguna.

    Pienso y solo es mi opinión, no veo en todo esto humildad que sería mucho más bonito que la rivalidad.
    Todo eso de ponerle a Virgen tanto lujo, joyas piedras preciosas mantos que cuestan un dineral entre otras cocas, habiendo en el mundo tantas miserias! Creo que nuestro Señor Jesús no estaría de acuerdo. Y mira que yo soy una creyente de Dios. Pero comprendo por que veo, que se está quebrantando la palabra de Jesús desde hace siglos, cuando entró en el templo y dijo, marchaos malditos, la casa de mi Padre no es un mercado para hacer negocios sino para orar en silencio. Justo lo que yo creo.

    Todos esos y otros ruidos, lo que realmente aportan son beneficios materiales al pueblo de la Iglesia que ya está bien enriquecida no bondad ni misericordia, sino de poder y ambición.

    Un abrazo y mi gratitud y estima.
    Te una feliz semana

    ResponderEliminar
  19. Estimado Manuel, me encanta este post. Que imágenes tan preciosas. Muchas gracias. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Empiezo por decirte que Sevilla me parce una maravilla por su luz y su color, como dice la letra de una sevillana, y creo que así es porque a mi me fascina lo mismo el barrio de la Macarena que el de Triana, el cual conozco menos. Estuve un Viernes Santo, solamente un día, viendo a la Virgen Macarena en su entrada y es increíble como se contagia la emoción, con solo ver a la gente la pasión que muestra cuando pasa por su lado. La Esperanza no la conozco, aunque ese mismo día estuve para ver al Cristo, pero al final no lo vimos por el cansancio que acarreábamos. Me ha parecido maravillosa la historia que nos has contado de como encontraron la imagen de la Macarena.
    Me ha encantado esta entrada Manuel, y a mi particularmente me gustan mucho las tradiciones mientras no se haga daño a nadie.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Siempre me ha resultado muy curiosa esta rivalidad que tienen en Sevilla por todo.. Semana Santa, fútbol.. jajaja Yo, sinceramente, he estado en la Semana Santa de Sevilla, pero no me decanto por una ni por otra. Aquí en Cádiz, hasta donde se, no hay rivalidad (puede ser que la haya y no esté enterada). Cada uno que le tenga fe a quien quiera y que sea feliz con sus creencias. Un saludo, Manuel.

    ResponderEliminar
  22. A mí me encanta Sevilla pero no he estado nunca en Semana Santa.

    Desconocía esa rivalidad.

    Muy buena e interesante historia.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  23. A cada uno nos parece nuestra Virgen nos parece la mejor, la mas guapa y la mas grande.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Como me ha gustado leerte hoy, Manuel. He pasado largos años viviendo en Sevilla y su Semana Santa ha formado parte de su encanto.
    He gozado por las calles sevillanas acompañando a la Macarena y a la Trianera y doy fe de la rivalidad entre las cofradías. Desconocía detalles de su historia que comos siempre aportas tan generosamente.
    Yo soy de la Macarena...jejeje.
    Abrazos querido amigo.
    Siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maripaz.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  25. Tan solo leer estas saetas me he emocionado, que bonito tener estas dos Vírgenes que cada uno las quiere por lo que representan en cada barrio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Muito bom este trabalho de Sevilha uma terra que me encanta.
    Um abraço e continuação de boa semana.

    Andarilhar
    Dedais de Francisco e Idalisa
    Livros-Autografados

    ResponderEliminar
  27. Manuel eso de vírgenes rivales no me ha parecido que a las santas les gustara, bromas al margen qué bonitas saetas y la devoción de tantas personas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Los barrios y pueblos de este país siempre han rivalizado entre sí, sobre todo en el deporte. Lo que yo no sabía, es que existiera tal rivalidad entre devotos de dos Vírgenes que llevan el mismo nombre. Debe de ser muy emocionante.
    También me emociona tu forma de contarlo y ese hallazgo que solamente costó un sencillo reloj.
    Gracias por un buen trabajo.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  29. Me encanta la forma como explicas, solo con leer te emociona y haces que viva el momento.
    Siempre me voy con algo aprendido, nuevo que uno no tiene ni idea si no se vive desde dentro.
    Gracias por tus narraciones

    ResponderEliminar
  30. Manuel, es un placer visitarte, siempre tienen entradas estupendas y es una alegría leerte.
    Mira, yo me voy a mojar...he vivido 20 años en el barrio de la macarena y ver a la Esperanza Macarena por la calle Parra, ya camino a la Basílica la mañana de viernes Santo, es impresionante!!!
    Un fuerte abrazo
    Clara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Clara.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  31. Tus postales siguen siendo parte de la historia de Semana Santa sevillana

    ResponderEliminar
  32. Cuanto datos que son nuevos para mi.
    Muy bueno!

    ResponderEliminar
  33. Hola Manuel! una nueva entrada sobre las dos Vírgenes especialmente bien documentada e ilustrada. Para cuando un libro sobre tus artículos? Tennos al corriente.
    Un abrazo y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gumer, y lo del libro es que no tengo tiempo ni para rascarme.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  34. Quedo asombrado, Manuel.Entiendo que la rivalidad entre el Madrid y Barcelona lleve a extremos, pero no me habría imaginado una rivalidad de tales características en apoyo a alguna Virgen.(Bueno, claro...un poco menor).

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  35. Lo que he disfrutado, Manuel... Qué reportaje tan bueno y tan bien documentado.

    A mí esteticamente me gusta más la Macarena, y hasta esa historia de su origen me enternece y eso que no soy yo de fervores ni de santos ni de rivalidades.

    Las procesiones me gustan por su puesta en escena teatral, me parece una ópera sin guión, algo muy emocional e irracional, aunque hermoso, exuberantes en Andalucía, más austeras en Castilla. Aunque para mí siga siendo incompresible el fervor, la pasión que se pone, la preparación, como se visten... El tiempo que le dedican todo el año. La rivalidad.

    Cuando era pequeña y estaba en el internado de monjas no me quedaba otra que "celebrar" la Semana Santa, me daba un poco de yuyu cuando se tapaban los santos en la iglesia, me parecía que respiraban ahogados debajo de sus mortajas moradas.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  36. Me ha encantado tu entrada por la información que nos detallas y la saetas que son emocionantes. En mi pueblo hay algo de rivalidad entre algunas hermandades pero sin mucha trascendencia.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
  37. Mi muy querido amigo Manuel.

    Observando con detalles tus magníficas fotos creo que la que más me agrada es la de la Santina Virgen..

    Fraternal abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ricardo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  38. Gracias amigo, nos has dado hoy un muy bello relato del más puro sabor de tu linda tierra

    Paz&Contento

    Isaac

    ResponderEliminar
  39. Bonitas imágenes.. Siempre me llamó la atención Medina Sidonia.. Sería por su Duque??. Que pases una buena Semana santa..

    ResponderEliminar
  40. Que reciente hemos vivido esa eterna rivalidad, pero que bien han estado cada una en su estilo.

    Yo por cercanía y muchos otros motivos, soy de la Macarena y con respeto y admiración por la Trianera.

    BESOS ...Espero que hayas pasado una magnífica Semana Santa.

    ResponderEliminar