martes, 10 de marzo de 2020

Almacenes Pedro Roldán, en Sevilla.

Almacenes Pedro Roldán, de Sevilla.
En 1914, un simpático y atrayente joven, llamado Pedro Roldán, comenzó su vida de comercio en casa de los señores Jimenez Teruel, que en la calle de la Feria,  tenían una acreditadísima casa. Más sus ansias de desenvolver su vida por más amplios rumbos, le llevaron a la aventura de establecerse por su cuenta en los bajos de una casa, situada en el número uno, de la Plaza del Pan, contando  con tan solo cinco mil pesetas por todo capital, y haciéndose cargo de obligaciones por valor de 13.560 pesetas, por la compra de dicha casa. Momento difícil fue aquel en su vida; días duros, con toda la rigidez que pone en él un afán que no se logra, una necesidad que apremia, que urge, y a la que de momento no podía satisfacer.
Su nombre, en poco años, consiguió en Sevilla un prestigio insuperable, y empezó a gozar de una popularidad que, si bien la captó con sacrificios y desvelos, en un corto plazo de tiempo su negocio mercantil, constituyo la más preciada aureola para su incesante vida laboral.
Sastrería y Camisería Pedro Roldán
Plaza del Pan 1.
Esta imagen que vemos, corresponde a la primitiva tienda de Pedro Roldan, fundada en 1916 en la Plaza del Pan, esquina con la calle Siete Revueltas, la calle más irregular de Sevilla, que con su callejuela sin salida, llamada antiguamente de "Los Trapos", consta de siete trayectos.
Pronto, esta primera casa le era insuficiente, por lo que tuvo que comprar la contigua, el número 2 de la Plaza del Pan, y luego la otra inmediata; por lo que pagó cien mil pesetas por la finca, que le había costado a su propietario, solo treinta y dos mil. Aquello, que en otro hubiera constituido un trallazo que le abatiera en el más cruel pesimismo, a él le acuciaba en el anhelo de más pujante lucha, le daba ansias centuplicadas para el trabajo, y este optimismo que siempre fue característico en él, le llevo en alas, le confortó, y afortunadamente el negocio de su casa fue en auge, logrando sus aspiraciones y realizando sus sueños y esperanzas, que fueron siempre el poder traerse a Sevilla, a los suyos, que vivían en la Rioja.
Una de las fachadas de los grandes almacenes de sastrería, Pedro Roldán, en 1923.
Don Pedro Roldán, fue un comerciante a la moderna, de los que tenían un exacto juicio sobre las necesidades y agitación que los negocios imponían a quienes a ello consagraron toda su actividad e inteligencia, dando prueba de su altruismo, de su sentido acertado sobre lo que venía a constituir la red de atracción, la verdadera propaganda hacia el público, unas veces a través de la prensa, y otras, los obsequio a la clientela cada vez más numerosa, obsequios que culminaron con la rifa de una casa, que en combinación con el Diario sevillano La Unión, regaló, y por la que satisfizo de su particular peculio 15.000 pesetas, situada en el número 10 de la calle Prosperidad, y cuya posesión le cupo en suerte a D. Pedro Velasco.
Mesa petitoria de la Fiesta de la Flor, en la Plaza del Pan, donde se aprecia a espaldas de los postulantes, los escaparates de los almacenes Pedro Roldán, que miraban a esta plaza.
Don Pedro, en la plenitud de su vida, con tan solo cuarenta y cinco años de edad, había conseguido colocarse a una envidiable altura en cualquiera de los aspectos que se considerara, entre el prestigioso comercio sevillano. Su lema: la honradez comercial, no consintiendo, costara lo que costara, que ninguno de sus clientes, pudiera nunca decir que su compra en su casa le perjudicó en lo más mínimo, ya que siempre tuvo un particular interés y un decidido empeño, en que sus géneros expedidos fuesen, dentro de su clase respectiva, de lo mejor que se fabricase; y si alguna vez, contra ese deseo suyo, se veía defraudado o algún comprador estimaba que su compra no respondía a lo que le ofrecieron; sus empleados sin titubeos, sin vacilar, sustituían rápidamente su compra por otra que le ofreciese las máximas seguridades de garantía.
Postal del mismo edificio, en los años cuarenta.
La inauguración de el nuevo edificio de los Almacenes Pedro Roldán, a mediados de los años veinte, obra del  prestigioso arquitecto regionalista, don José Espiau y Muñoz, fue todo un acontecimiento en la ciudad, y un gran éxito comercial para estos almacenes pioneros en muchos tipos de prendas de vestir. Los sevillanos le pusieron un mote a estos almacenes "la Catedral de la Ropa Hecha", que así "ropa hecha" es como tradicionalmente se llamó en Sevilla a lo que ahora llamamos "confección".
Era muy visitados por familias enteras de la provincia de Sevilla; además digo yo, ¿que quien no se había comprado un gabán, una sahariana, una guayabera o una trinchera en Pedro Roldán?..... media Sevilla.

Almacenes "Pedro Roldán"
 (anuncio de 1922)
Una vez conseguido ser dueño de toda la finca, que comprendía los números 1, 2 y 3 de la Plaza del Pan; Lineros, 17 y 19 y calle de las Sietes Revueltas del 24 al 28, reunir un modesto capital, y acreditar que esta casa funcionaba sin viajantes, sin acudir a concursos y subastas, sin buscar esfera mayor de desenvolvimiento, logra una cifra global de ventas en el año 1929, de un millón y medio de pesetas, y consiguió vender en esa temporada 50.000 trincheras. Todo ello con los treinta empleados que tenía en la casa, a los que no les permitía permanecer en la labor, un minuto más del horario establecido, que en esta casa era de ocho horas, por esto mismo, y por otras muchas atenciones que con ellos tenía, jamás fueron a ninguna huelga.
El edificio de los Almacenes Pedro Roldán, en la actualidad.
Si hace clic sobre las imágenes, las puede ver ampliadas.

73 comentarios:

  1. ¡Me encantan estas historias antiguas! Y si van acompañadas de fotos, mucho mejor. Desde luego,comerciantes honrados, como Pedro Roldán, no sé si quedará ya alguno. ¡Lástima!
    Un abrazo, Manuel

    ResponderEliminar
  2. Amigo Manuel, hace falta en este país mucha gente con la clase de este todo un gran Sr. Pedro Roldan. El edificio que construyó es una preciosidad.
    Un fuerte abrazo amigo por la gran labor que bienes desarrollando. Tu blog es una maravilla de todo un pasado que parece tan lejano y sin embargo tan cercano.

    ResponderEliminar
  3. Aquellos negocios hechos a base de esfuerzo y trabajo, sin rebajar ni un ápice la calidad de los productos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Fue toda una institucion en nuestra ciudad.
    Mi padre siempre recuerda anécdotas y prendas que mi abuela le compraba en este comercio.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Una vez más uno se lleva un aprendizaje cada vez que pasa por tu espacio. Curiosamente tengo fotografiado ese edificio y desconocía la historia que tenía detrás. Simplemente me gustó.
    Abrazos Manuel y felicidades por tan entrañable entrada.

    ResponderEliminar
  6. ¡CUÁNTOS RECUERDOS DE NIÑEZ Y DE JUVENTUD ! , MANUEL .

    UN ABRAZO FUERTE .

    GUILLERMO

    ResponderEliminar
  7. Aquí se puede decir que el que vale, vale, desde la cuna. Un hombre de negocios honrado y justo que le sirvió para ampliar la clientela y conservar a sus trabajadores contentos.
    Un edificio precioso consiguió con trabajo y esfuerzo, supongo que los que estén ahora sigan siendo fieles herederos de su buen hacer.
    Me ha encantado esta historia Manuel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elda. Y decirte, que hace ya bastantes años que dejó de ser un negocio familiar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Un hombre emprendedor y honesto. Me encantó que respete a sus empleados. La historia de los pueblos, con personajes como el Sr Roldán, debe, siempre, transmitirse como lo haces tú, Manuel, para que las generaciones venideras sigan su ejemplo. Gracias por compartir
    Abrazo grande

    ResponderEliminar
  9. Tiene que ser un gustazo trabajar con un empresario tan honesto, tratando tan bien a sus empleados y a su clientela.El edificio es precioso.Saludos

    ResponderEliminar
  10. Interesante y bonita entrada, me ha encantado. Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Historias de los comercios y negocios de otro tiempo, aquellas que hicieron más cómodas y elegantes las vidas de sus contemporáneos, son difíciles de rastrear, no por falta de testomnios y documentación, sino porque todavía no nos hemos puesto a ello. Un granito de arena que pones para que este olvido se vaya paliando.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Que respetara a sus empleados, que tuviera la honestidad y la excelencia como base de sus negocios es lo que me ha encandilado de este emprendedor.

    Una historia muy interesante y perfectamente ilustrada, de esas que tanto disfruto.

    Un abrazo, Manuel

    ResponderEliminar
  13. Su esfuerzo se vio recompensado. Un gran ejemplo.
    Me encantó conocer su historia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Manuel, es un placer poder pasar a leerte, que gran trabajo haces, es increíble toda la información que nos ofreces. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Ohh Manuel!! Qué hermosa historia! ¿Habrá en estos tiempos que nos toca vivir alguien tan honesto?
    ¡Y qué maravilla de empleador!
    Preciosas fotos también.
    Como ya nos tienes acostumbrados un maravilloso relato y esas postales de antología.
    Es un placer, siempre, venir a ver tus crónicas.
    Fuerte abrazo amigo Manu

    ResponderEliminar
  16. Que bonita historia de un buen comerciante y que bonito es leerte y conocer. Saludos amigo Manuel.

    ResponderEliminar
  17. Está claro que quien la sigue la consigue, es aplicable a todo.

    Abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
  18. Lamento, no poder acordarme, de los almacenes en donde compraba mi padre, cuando era pequeña. Algunas veces lo acompañaba , cuando viajaba a Sevilla . Me gustaba mucho acompañarle en el tren. La estación no estaba muy retirada del centro y a esos almacenes llegábamos siempre andando.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Great to hear about the story of an honest businessman of Seville in the past.
    This architectural building is amazing.
    Thank you for sharing, Manuel!

    Big hugs.

    ResponderEliminar
  20. Afortunadamente el edificio de Almacenes Roldán no ha cambiado nada en ochenta años. Estupendo y entretenido reportaje, Manuel, impecablemente documentado, como siempre.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  21. Hola, Manuel!

    Que relato, história interessante da vida de Pedro Róldan!
    Las imagens son preciosas como tu escrita.

    Besos e bom fim de semana.

    ResponderEliminar
  22. Cuánto se aprende contigo amigo Manuel.
    Mil gracias por tu felicitación.
    Buen finde y un abrazooo.

    ResponderEliminar
  23. ¡AIIINNNNSSSSSSSS!

    Un emblemático comercio sevillano, de vieja escuela y con mucho prestigio. Mi abuela, madre y yo hemos comprado. Ubicado en zona monumental, el mismo edificio es una joya arquitectónica...

    Has elaborado una preciosidad de entrada, con curiosidades históricas que son mis preferidas. Un ejemplo más de tu sevillanía.

    ¡Oleeeeeeeeeeeeeé!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Come sempre posti delle bellissime fotografie.
    Buon pomeriggio.

    ResponderEliminar
  25. Entrar en tu blog,es pasear por la historia de Andalucia.

    ResponderEliminar
  26. I really enjoyed reading this post, I always appreciate topics like this being discussed to us. Information very nice. I will follow post Thanks for sharing.
    Games LOL A-Z | Mopeio2020 | Wormax io Games

    ResponderEliminar
  27. En 1914 nació mi madre, en aquella época 1000 pesetas era una fortuna. buenos, eso creo.
    Un abrazote desde mi confinamiento madrileño. ¡Cuidate mucho!

    ResponderEliminar
  28. Una persona que con talento y honradez llegó a lo más alto.

    Ofreciendo siempre calidad a los clientes y un trato justo y exquisito a sus trabajadores. Chapó!!!
    Personas así son las que yo admiro.

    Un fuerte abrazo Manuel

    ResponderEliminar
  29. A Pedro Roldán le llamo yo un Señor en toda regla, con aspiraciones para su negocio y con una decencia admirable. Gracias por traerlo.

    Abrazos Manuel.

    ResponderEliminar
  30. Ay, Manuel como me ha gustado pasear de tu mano por esas calles sevillanas donde están escritos pedacitos de mi historia. Y saber la historia del dueño de esos famosos almacenes.
    Un emprendedor sin miedo al esfuerzo que llegó lejos.
    Gracias querido amigo, espero que tú y los tuyos os encontréis bien.

    ResponderEliminar
  31. Mas um post interessante;
    Pelos ultimos acontecimentos que atingem o globo terrestre,
    espero que estejas bem;
    Abraços.

    ResponderEliminar
  32. Este tipo de historias me encantan

    Gracias

    Isaac

    ResponderEliminar
  33. Hola Manuel... Muy interesante artículo y que precioso edificio...

    Pd: Con respecto a tu pregunta de mi video... Si lo puedes ver a pantalla completa en tu ordenador o tablet... En vez de darle solo al play en el video del blog dale a la derecha abajo donde pone Youtube entonces te abre youtube y ahí le das en pantalla completa el cuadrado de la derecha del video...Son son dos clicks... Feliz finde y cuidate mucho

    ResponderEliminar
  34. Muy interesantes esas pinceladas de la historia de nuestra ciudad, ahora haría falta personas como Pedro Roldán, honrados y responsables.

    Es un logro que además de ese recuerdo en la fachada se mantenga el edificio en pie, otros no han corrido la misma suerte.

    BESOS .... Cuídate

    ResponderEliminar
  35. My friend Manuel,

    Every time I want to read something serious, I visit your blog. So I can also read useful historical information and enjoy great photos.
    Stay safe, so you can give us all your knowledge.

    ResponderEliminar
  36. Querido Manuel.

    Tu visualización es maravillosa.

    Gracias por deleitarnos con tan nutridos paisajes y anécdotas sobre Sevill.

    Abrazo especial.

    ResponderEliminar