domingo, 1 de enero de 2012

FERIA DE ABRIL..



FERIA DE ABRIL DE SEVILLA.
(Actualizada el 19 de Julio de 2013)
 Tiene sin duda todo lo que constituye una feria de lo mas renombrada; tiene algo más, tal vez; por teatro, un prado inmenso, cubierto de un tapiz de verdura finísima e iluminado por un sol de fuego que todo lo dora y abrillanta; por fondo, la accidentada silueta de Sevilla con sus millares de azoteas y campanarios que coronan la catedral y el giraldillo; por actores una multitud alegre y ruidosa, ávida de placeres y emociones, que duplica a veces la ya bastante numerosa población de la ciudad. No obstante, parece que le falta algo. Allí hay vendedores y traficantes de todo género,, productos de diversas industrias, muestras de las mejores ganaderías, gitanos de todas las provincias de España, tabernas y buñolerías en montón; se compra se vende y se cambalachea; se toca, se come y se bebe; hay palmas, cantares y borracheras más o menos chistosas, pero todo ello como adulterado y compuesto con la mezcla del elemento que llaman elegante y que algunos, tratándose de esta clase de fiestas, se atreverían a calificar de cursi.
 Relato de 1869 de Gustavo Adolfo Bécquer.
 (El museo Universal, 25.IV.1869.)
- -* - -
En su origen la feria era un mercado anual que se creó para las transacciones de productos agropecuarios, la primera establecida en Sevilla data de 1253, según consta en privilegio otorgado por Alfonso X, que con el tiempo se perdería, aparece ya en el siglo XIX en otros pueblos de la comarca, donde se le había añadido gran dosis de divertimiento, alcanzando lo lúdico y lo comercial el mismo nivel de preeminencia.
La Feria de Sevilla. Copia del  lienzo original de autor:
Anónimo (¿Andrés Cortés?) 1846.
Vista panorámica del "Real" de la Feria de Abril en el Prado de San Sebastian. En primer término, jinetes, pastores y ganaderos con sus piaras. Hacia el centro, de pie, en traje corto y dando el brazo a una dama ataviada con el traje típico popular, aparece Don José M.ª de Ybarra, el iniciador del festejo. En segundo término a partir de la derecha, líneas de casetas para los feriantes. Al fondo, de derecha a izquierda, la Catedral con la Giralda, la puerta de San Fernando y la Fábrica de Tabacos. En la parte inferior, se figura una hoja de papel con la siguiente leyenda: "proposición presentada al Excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla en 25 de Agosto de 1846 por su presidente interino Sr. D. José M.ª de Ybarra y Gutierrez de Caviedes para que anualmente en el mes de Abril se celebren una feria y una exposición de ganados".
Lienzo Donado al Excmo. Ayuntamiento en 1963 por disposición de Don Fernando de Ybarra.
Postal, Principios de siglo. "La pasarela"
La Pasarela ha pasado a ser un símbolo de Sevilla, como lo es la Torre de Oro, el Puente de Triana o la Giralda. Un símbolo de aquella Sevilla moderna e industrial que haría irrupción en los ámbitos del poder.
Postal, año 1909.
La Pasarela, su concepción de ser un acceso peatonal que salvaba el tráfico rodado, permitió establecer una portada de la feria de forma fija; la inauguración tuvo lugar en la feria de 1898; aquella noche esa verdadera torre de hierro, iluminada por 798 luces de gas y un arco voltaico en su cúpula, establecía la costumbre de asistir al encendido de las luces el primer día de feria. Finalmente fue demolida y vendida como chatarra en 1920.
Contemplando la feria desde lo alto de la Pasarela.
Postal 1904, Primera portada de feria, bajo su arco el tránsito rodado: tranvías, coches de caballo y los primeros automóviles. Por arriba:, los peatones, que se detenían, apoyados en la baranda de hierro, para contemplar el paisaje.
        
Postal 1895. Antigua Feria de ganado en el Prado de San Sebastián.
Foto: Lucien Levy, Albúmina 1882. Calle San Fernando durante Feria de Abril.
Llama la atención de esta albumina, los arcos con farolillos sin alumbrado. La luz de esa feria de 1882 todavía era con gas y farolas. Al año siguiente, en pleno verano, aparecía una crónica en "El Porvenir", de 19 de Junio, en la que se refería que la Sociedad Española de Electricidad, con domicilio en Barcelona, aún no había instalado la electricidad tipo arco voltaico, sistema Gramme Nyxten, en Sevilla. Es la última Feria sin alumbrado moderno. La primera Feria bajo el arco voltaico fue la de 1887.
Postal, 1904. El ambiente popular de la feria queda reflejado en esta postal en la que vemos a una familia paseando por el real.
Postal, año 1906. Carretas de la Feria.
Tradicionalmente se ha venido repitiendo que la Feria de Sevilla es una invención de un vasco y un catalán, los señores Ibarra y Bonaplata, en 1847. Si bien es verdad que ellos pusieron la primera piedra para establecer aquí estas fiestas, habría que precisar que su labor consistió más bien en implantar unas ferias. siguiendo el modelo de la de Mairena y la de Ronda, que fuera de más cómodo acceso para los ganaderos y el gran público sevillano tan religado a ellas.
El trayecto a Mairena se realizaba montados en carretas y caballos ricamente engalanados, aún se conserva esta costumbre perviviendo aún en la de Sevilla. El viajero Richard Ford nos narra la multitudinaria espera de su regreso, para lo que el todo Sevilla se congregaba en los Caños de Carmona.
Postal, Principios de siglo.
Con frecuencia se quejaban los periódicos de la indumentaria a la moda parisina que levaban algunas mujeres a la Feria: fuertemente encorsetadas y tocadas con amplias pamelas, que desdecían del tipismo. Aquel vestirse con llamativas galas, aquel afán de estrenismo de trajes y sombreros no podía obedecer más que a la cursilería de nuevos ricos o al deseo de aparentar propio de la pequeña burguesía. Los sevillanos puros aducían que la feria distaba mucho de compararse a una función de ópera o un baile de gala, donde se exigiera atuendo de etiqueta.
Postal 1901. La caseta del Ayuntamiento que muestra la imagen responde al gusto exótico de entresiglos, con tendencia a palaciegas ambiciones.
Postal, Principios de siglo.
Quien promociona el establecimiento de la Feria de Sevilla es esa clase social que había surgido al socaire de la desamortización y que tenía posibilidades económicas de acceder a la propiedad agrícola que ahora se ponía en venta, asentando también una proto-industria de bastante consideración. Es el nacimiento del Señorito, que impone sus gustos, usos, costumbres y modo de vida.
He aquí lo que era una de sus casetas, donde convivía el traje tradicional de madroñera y mantilla con el último grito de la moda de más allá de los Pirineos. El diseño de la caseta es toda una plasmación de su ideología, un cuerpo delantero cerrado por una barandilla para poder observar y mantener el espacio acotado, la utilización de modernas lámparas de gas, la cortina y la estructura de diseño de arquitecto, contrastan fuertemente con aquellas otras imágenes que han visto en este post.
Postal, año 1906.
Un grupo de mujeres presencian el paseo de caballistas desde un ventorrillo en la feria. El estudio de la indumentaria femenina en la que predomina el mantón de Manila, ofrece singular interés.
Feria de Abril, principios de siglo.(foto Serrano).
La aristocracia tiene el buen gusto de no emperegilarse desde tan temprano y acudir al punto de cita en traje de neglige, siempre más cómodo y gracioso; algunos llevan su condescendencia hasta recusitar el sombrero redondo y la chaquetilla torera, y lo que es más raro, suele verse tal cual muchacha perteneciente a una clase distinguida, bajar al prado, vestida al uso del país, sobre un caballo, con jaez de caireles.                        Gustavo Adolfo Bécquer.
Postal, 1906.
Postal, principios de siglo. "Buñoleras"
A medida que aumenta la claridad, se hace mayor el movimiento de la multitud, que comienza a invadir las calles, y se ven bandadas de jóvenes que, con la guitarra al hombro y la bota bajo el brazo se dirigen al Prado de San Sebastián, mientras por otra parte cruzan numerosos y alegres grupos de muchachas con vestidos claros, ligeros, que llevan por todo adorno un manojo de rosas y alelíes en la cabeza.                          Gustavo Adolfo Bécquer.    
  
Postal, año 1907. Caseta de los Artistas, exterior.
Postal, año 1907. Interior de la caseta de Artistas.
Postal, año 1911. Antigua feria de ganados.
Postal, año 1912. Un carrero en la feria de ganados.
La famosa cupletista Paquita Escribano (1) y los ilustres literatos hermanos Alvarez Quintero (2 y 3), en la caseta de la Asociación de la Prensa. B. y N. 1912.
Círculo.- Niña agraciada con el primer premio en el concurso de belleza infantil.
Detalle. Caseta del notable pintor Sr. García y Rodriguez, que ha obtenido el segundo premio del Concurso de Casetas de la Feria de Abril de 1912.
Detalle. Caseta de la Asociación de la Prensa, a la cual se adjudicó el primer premio en el Concurso de casetas de la Feria de Abril de 1912.
Feria de Abril de 1915. Casetas de Buñuelos.
En un principio, la Feria la componían una mera calle de casetas alineadas, la mayoría, como vemos en la imagen, formadas y regentadas por gitanos, donde se vendían los tradicionales buñuelos, hoy día relegados a un apartado rincón. Este sistema de construcción sencilla y efímera, es el que se tomaría como modelo para el montaje actual de esta improvisada ciudad.
Postal, principios de siglo. Paseo de carruajes.
Feria del ganado, 1915.
En este sitio, en vez de elegantes tiendas y vistosas buñolerias, se descubren esos sombrajos hechos de tres palos y una estera de palma, propio de los cortijos; entre los rediles, donde se apiñan millares de ovejas, se ve a los pastores encender la lumbre y hacer tasajos una res para aviar el almuerzo. Los vaqueros sobre caballos del país, acosan, garrocha en mano, las vacas y los toros y los reunen o los separan a fin de que los compradores los examinen a su gusto; los dueños de las yeguadas asisten a la prueba de los potros, y entre esta reunión de gentes que hablan y gesticulan ponderándolas excelencias de los animales, circulan, salpimentando los diálogos con sus chistes y ocurrencias, multitud de gitanos, que esquilan un borriquillo o pulen y aderezan un penco, que gracias a su palique, encajarán como una ganga a algún inocente.
 Gustavo Adolfo Bécquer.
Postal, paseo de carruajes y Pasarela.
Postal, año 1916.
Postal, principios de siglo. Una caseta particular.
Decoración ampulosa de una caseta al gusto de la época. Fueron los hermanos Alvarez Quintero quienes, en 1904, tuvieron la feliz idea, junto con un grupo de ateneístas, de montar una caseta que reproducía la entrada de un cortijo andaluz, aportando el primer elemento típico sevillano en la decoración. De las primeras tiendas campesinas a las siguientes casillas, se pasó en 1919 a las casetas con pañoleta triangular, creadas por Gustavo Bacarisas.
Foto:L. Higinio Capote, 1925. Portada de Feria.
Postal - 1925, Portada. Pabellón Central.
Postal - 1925, Portada. Pabellón Central de noche.
Avanza la noche, las luces se van apagando, los vendedores, roncos de vocear y beber aguardiente, se esconden otra vez bajo los puestos como el caracol en su concha, los gitanos recogen los trabajos y soplan los candiles, los incansables caballos del tío vivo dejan de dar vueltas y cesa su acompañamiento de bombo y corneta de pistón, el último acorde de la música de los bailes se desvanece temblando, entre la oscuridad brilla alguna luz solitaria y perdida como una estrella; por el suelo se distinguen confusamente montones de gentes tendidas que dan a la llanura el aspecto de un campo de batalla. Es la hora en que el peso de la noche cae como una losa de plomo y rinde a los más inquietos e infatigables. Sólo allá, lejos, se oye el ruido lento y acompasado de las palmas y una voz quejumbrosa y doliente que entona las tristes o las seguidilla del Fillo.(El Fillo uno de los "cantaores" más notable de la época, según recoge Antonio Mairena en su obra: Mundo y formas del Cante).  Gustavo Adolfo Bécquer.
Postal, Década de los años 20. Paseo de coches de caballo.
Feria de Abril de 1927.
Postal -Año 1928, La Portada.
Feria de Abril de 1928.
El caballo de cartón, década de 1930.
Era un época en que muy pocos tenían cámara fotográfica; pero dentro del recinto ferial no había problemas, si querías inmortalizar esos momentos de alegría, ya que existía el retratista profesional con su caballo de cartón para los mayores, y un carrito, para los más pequeños. Si no llevabas sombrero de ala ancha, él te lo prestaba para la ocasión y la copita de fino también. El retrato se hacía delante de un fondo pintado también sobre cartón. Cuando subía alguna pareja que estaban rellenitos le decían con guasa: este caballo se va a romper por la mitad cuando nos subamos; a lo que respondía el retratista: señores, ustedes tranquilo que este caballo está hecho de "cartón piedra" y aguanta lo que yo le eche.
Postal, año 1931.
Bailando sevillanas.
Foto: Carlos Olmedo, 1933.
Caballistas en la Feria.
Postal. Calle San Fernando.
El panorama que ofrece el real de la feria desde la puerta de San Fernando es imposible describirlo con palabras, y apenas el lápiz lo podría reproducir en conjunto, Hay una riqueza tal de luz, de color y de líneas, acompañada de un movimiento y un ruido tan grande, que fascina y aturde. Figuraos a través de la grasa de oro que finge el polvo, su llanura, tendida y verde como la esmeralda, el cielo azul y brillante, el aire como inflamado por los rayos de un sol, de fuego que todo lo rodea, lo colora y lo enciende. Por un lado se ven las blancas azoteas de Sevilla, los campanarios de sus Iglesias, los moriscos miradores, la verdura de los jardines que rebosa por cima de las tapias, los torreones árabes y romanos de los muros. La  catedral, en fin, con sus agujas airosas, sus arbotantes fortísimos, sus pretiles calados y la giralda por remate, que parece un navío de piedra al anclar sobre los rojizos tejados de la ciudad.                           Gustavo Adolfo Bécquer.
Primer premio de caseta año 1934.
Postal, Paseo de Carruajes.
Cuantos carruajes se han encontrado en la ciudad y en algunas leguas a la redonda, se ponen en movimiento desde la elegante victoria al desvencijado alquilon. A veces, y como un fantasma evocado de otra edad, aparece una calesa. La animación y la vida, antes diseminadas por todos los ámbitos del prado, se concentra ahora en tres o cuatro puntos. En el paseo de las gentes de a pié, donde arrastra las elegantes de corto medios sus largas colas por delante de una quíntuple fila de curiosos sentados en sillas; en el paseo destinado a los carruajes, por donde circulan todo género de vehículos, confundidos y mezclados con multitud de jinetes; a lo largo de las hileras de puestos de juguetes, estación de los padres de familia, las amas de cría y los niños.  Gustavo Adolfo Bécquer.
Año 1942, Caseta de Educación y Descanso.

"LA CALLE DEL INFIERNO"
La Noria en día de feria. Por Angel Díaz Huertas, 1911.
"La calle del infierno" , aquí vemos la estampa que tendría en las primeras décadas del siglo XX, punto de divertimiento para los pequeños, y no tan pequeños, entre las clásicas calesitas y caballitos, que ahora nos parecen ingenuos aparatos, pero que un día hicieron furor en el público sevillano, como lo hizo la montaña rusa cuando se inauguró en la Exposición del 29. Foto colec. Atero Burgos.

Foto: Higinio Capote, 1917. Tiovivo en la Feria.
Año 1942 "Las Volanderas". Foto Serrano.
En la feria de Sevilla. ¡Adelante, señores!. Pintado por Angel Díaz Huertas, 1912.
Año 1942, La calle del Infierno.
Año 1948, La Torre de los Toreros.
Revista Blanco y Negro 21 de Abril de 1912.

17 comentarios:

  1. Que pedazo de blog, unas fotos bonitas e interesantes y muy buena informacon, un saludo. Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias y sobre todo perdona que no te haya contestado antes, pero en este post he tenido bloqueado las respuesta sin saber por que, y sorprendentemente se ha arreglado ahora solo. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias y te digo igual que al anterior comentario que me perdones por haber tardado en reponderte.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hubo Feria entre 1936 y 39?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el año 1936, si hubo feria, ya que el comienzo de la guerra civil fue posterior.
      Estuvo suspendida el 37, 38 y 39, pero creo, que durante dos años si hubo feria de ganado, y se restableció con normalidad en el año 40.
      Un saludo y gracias por visitarme.

      Eliminar
  4. HOLA SRES, BUSCO ALGUNA FOTO DE LA CASETA "LICONDI" DESPUES LLAMADA "BANCO DE LONDRES" AÑOS 50 Y 60 ¿SERIA POSIBLE? NUNCA PODRIA AGRADECERLO LO SUFICIENTE. SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, espero que tengas suerte.
      De nada amigo.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Que maravilla de Entrada sobre la Feria de Sevilla.
    Cuantas Postales y Fotos ESTUPENDAS.
    Un Reporteje muy Documentado. TE FELICITO
    Saludos, manolo
    mqrinosinbarco.blogspot,com

    Que me gustaría que vieras mi modesta Entrada (coparada con la tuya) es muy superficial. Dime algo sobre ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado.
      Gracias por tu amable comentario.
      Y ten por seguro que te voy a visitar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola, acabo de encontrar este blog. Me parece muy interesante. Me gustaria encontrar información y ver fotos de mi Tatarabuelo Carlos Olmedo (1867-1939). Si álguien puede ayudarme se lo agradecería mucho. Mi mail es angelruizcaro@hotmail.com. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angel, a partir del día 22 yo tomo vacaciones, entonces dispondré de más tiempo para investigar sobre tu tatarabuelo, ya te diré algo, por favor ten un poco de paciencia, que para ello necesito desplazarme a algunos sitios y eso no se hace en un solo día, bueno, esperemos tener suerte.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Buenas,me parece muy bueno e interesante el blog. A ver si álguien puede ayudarme. Me gustaría ver fotos de mi tatarabuelo Luis Carlos Olmedo Carmona (1867-1939), fue discípulo de Beauchy y Maestro de Sánchez del Pando. Hizo fotos de Toros, de la ciudad y deportivas. Si álguine pudiera enseñarme algo le estaría muy agradecido.
    Mi nombre es Angel y mi correo es angelruizcaro@gmail.com
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, soy biznieto de Carlos y tambien Fotoperiodista, esto es parte de lo que encontre, Carlos Olmedo Carmona Nació en 1867 en la calle Doncella Hijo del
      primitivo administrador del Correo de Andalucía
      Fue uno de los más grandes fotoperiodistas de la época, aunque era más
      bien un foto narrador, fotógrafo, articulista, experto taurino e
      intelectual, discípulo de gran Emilio Beachy Cano, y maestro de otros
      grandes fotógrafos e la época, publico en prensa nacional y europea
      como Le Matin de Paris, Daily Mirror de Londres y Der Spiegel de
      Berlin, La Vanguardia de Barcelona, Sol y Sombra de Madrid y el Blanco
      y Negro, también formó parte de la revista Nuevo Mundo o El Noticiero
      Sevillano. Llegó a tener un archivo personal de más de 200.000 placas,
      siendo casi todo su archivo destruido por los comunistas durante la
      guerra civil, Documentado a fondo la guerra de Africa, destacando sus
      fotografías del Barranco del Lobo, en el Rif, la toma del Monte Gurugú
      en Melilla y Taxdirt , 1904 hizo los retratos de los famosos asesinos
      del Huerto del francés, Antes de su ejecución por garrote vil en el
      patio de la cárcel
      Creador de varias obras de teatro como La Torre Madita o la Campanera
      de la Giralda, íntimo amigo de los Hermanos Alvaez Quintero, también
      destacó su reportaje al bandolero El Pernales cuando estaba aún
      perseguido
      Fotógrafo de la familia Real en sus venidas a Sevilla. Vivió en la
      calle Gallo hasta su fallecimiento

      Eliminar
    2. Pues, vamos a ir tirando de este hilo, que tan amablemente, nos comenta don Manuel Olmedo. Estoy seguro que tengo bastantes de esas revistas Blanco y Negro, de la guerra de África, donde se dan noticias con fotografías del Barranco del Lobo y de Alfer, creo que son de 1908 o 1909. no lo recuerdo exactamente por que ya hace bastante tiempo que las vi.
      Estoy en estos momentos trabajando en un proyecto de publicar los pueblos de Andalucía y me quedan aún unos meses para acabarlo. Pero me comprometo contigo, Angel, que en cuanto termine y tenga un hueco te las busco y me pongo en contacto contigo a través de tu correo.

      (PD) D. Manuel Olmedo, muchas gracias por su visita y colaboración.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  8. Hola Manuel, mirando la entrada de la feria, me he acordado de la feria del Prado, jo que tiempos aquellos, recuerdo que los puestos los ponian en la calle donde yo vivi, y como yo era la mas pequeñita de los chiquillos me pillaban siempre para que cojiera las chuches, asi que solo se veia una mano pillando de todo por esos puestos jajaja. Tambien recuerdo a mi padre que nos montaba en todos los cacharritos de la feria, lo teniamos al pobre arruinado, eso si, vivir al lado de la feria es un autentico coñazo, te lo digo porque ahora vivo tambien al lado de ella. Un abrazo fuerte para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ahí queda eso!.
      Para mi es un honor recibir tus comentarios, están llenos de bonitos recuerdos y vivencias. Y a este blog le estás dando, un toque de alegría muy especial.
      Gracias por todo.
      un fuerte abrazo para ti.

      Eliminar