miércoles, 30 de marzo de 2016

Casetas de la Feria de Sevilla.

Las casetas de la Feria de Abril
Un gallego recriado en Sevilla que demostró en sus obras literarias haberse percatado finamente del alma de Andalucía describió de esta manera la caseta de la Feria abrileña: "Y así que todo estuvo en su sitio, acercóse a la puerta de la caseta, que aún conservaba caída las cortinas de anchas listas azules y blancas y lo examinó todo, como artista satisfecho de su obra. El piano, al fondo, bajo el espejo de marco dorado con penacho de cornucopia; la nota grana de los claveles triunfadores en los floreros; las cintas rojas y amarillas de las castañuelas colgadas, cayendo pared abajo como un chorreón de colorines; carteles anunciadores de otras ferias sevillanas, donde había una mocita de gracia llevando en alto un canastillo de frutas y flores, trofeo de la fecundidad de la tierra; una mujer que se apoyaba pensativa en la guitarra; Joselito muleteando un toro y, entre cartel y cartel, enormes abanicos de Calañas con las clásicas escenas taurinas, admiración de los ingleses. En el suelo una estera de junco y colgando del techo coloreaba un farolón japonés con farolillos verbeneros." (Cfr. Pérez Lugín, "La Virgen del Rocío ya entró en Triana".)
Preparándose para el baile en el interior de la caseta
Un rincón de una caseta
Si bien esta pintura novelesca coincide con la realidad de muchas casetas de la Feria abrileña, puestos a definir nosotros diríamos que la caseta es lisa y simplemente el hogar sevillano en miniatura, o un trasunto, visto con los gemelos del revés, de la casa hispalense con todas sus gracias, alegría y atractivos acogedores. Porque la caseta tiene sabor de sala de estar, de patio,  y a veces, con su saledizos entre macetas floridas, de azotea trashumante. No parece sino que las casa de Sevilla se han trasladado en síntesis estricta a un lugar escogido para vivir la vida corta y fugaz de la Feria.
Sevilla queda en Sevilla, circunscrita a un escenario concreto y dominable, concentrada en un lugar físico, para ver y sentir de una vez el panorama de sus gozos. La ciudad, como entidad humana, no la urbe, se ha buscado así la grata ficción de un mundillo nuevo de alegrías para exhibírselas a sí misma y saborearlas con plenitud.
Hasta las botellas se visten de gitanas
Exorno de una caseta
Aquí en la Feria, como si el espíritu se traspusiera en éxtasis delirante, Sevilla, quintaesenciada en casas de telas y calles artificiales, se resume y abrevia,  para que todo el mundo la comprenda y la ame y alcance justamente a penetrar el sentido íntimo de su verdad y de su tipismo.
Se ha cifrado la razón de la Feria en el afán de la ciudad de acercarse al campo, aunque sin perderse por él, y se ha dicho que por eso la Feria aparenta una realista aligación campera y urbana.
Una "cañita" de vino
Pero volvamos a la caseta. Sería superfluo detenerse  en el análisis de su estructura arquitectónica. Porque en realidad, maravilla la sencillez con que se forja. Un rudimentario armazón de madera recubierta de lona, comúnmente listada de tonos fuertes -rojo, azul o verde-, rematado en ángulo, constituye todo el material constructivo. Y allí el mueble sevillano, con su pintura floreada; los espejos y los carteles, las flores naturales y de papel, y los retratos de las personas queridas. No falta, a veces, la cabeza de toro y los cacharros de cerámica trianera. Y al fondo, las viandas y los vinos, dispuestos, como por arte de magia, para obsequiar a los contertulios.
En aquel hogar improvisado monta su permanente vigilia la familia sevillana. Toda la vida doméstica se traslada allí por unos días para solaz y esparcimiento. Los padres para que disfruten los hijos. Padre e hijos para obsequiar a las amistades. Y como la familia, los grupos sociales que definen y caracterizan la comunidad urbana. La hermandad, el casino, el gremio, la asociación, el barrio, las autoridades, las corporaciones oficiales y públicas, todo el mundo tiene su caseta en aquella ciudad en síntesis que surge milagrosamente, en proporción inversa a su alegría y a su optimismo. Porque si la casa se reduce y se simplifica por la metamorfosis de la pared en tela, se acrece, sin embargo, hasta la seducción el corazón de los sevillanos, que están allí en sus casetas, como en escaparates de efusiones cálidas, de gozos permanentes, de fraternidad luminosa y comunicativa.
El ferial desde el interior de una caseta
El baile de las sevillanas
La caseta constituye así el símbolo y la sede de la cordialidad sevillana. El forastero que haya pasado una Feria en el embrujo de este minúsculo hogar de la gracia y de la alegría, se lleva en el alma, para siempre, la nostalgia de un festejo que lo embriagará como un vino inagotable.

86 comentarios:

  1. Hola Manuel, me ha gustado mucho este post, que como siempre es fabuloso. Espero que tengáis una maravillosas fiestas y que el tiempo os acompañe. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida amiga.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Qué envidia me das, Manuel!! Y esas fotos son preciosas.
    Por cierto, me dejaste muerta con la historia de los pájaros, espero que te hayan dejado ya en paz.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Nunca he vivido la Semana Santa en Sevilla, pero también me gustaría poder vivir las Ferias, estas casetas son unas reliquias, pero actualmente me imagino que las deben superar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Oleee la alegría de la Feria de Sevilla...sí señor.

    ResponderEliminar
  5. Bonito reportaje y bien parece que las fotos actuales no serían muy diferentes a estas que nos dejas.
    Espero que las disfrutéis sin muchos sobre saltos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Belas fotos!
    Beijinho
    http://postigodosmeusdoces.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito y alegre post!!.

    Ahora ya pronto podréis disfrutar de la feria que me imagino será encantadora.

    Un fuerte abrazo. Y mucha felicidad.

    ResponderEliminar
  8. ¡Ya vamos a estar en la Feria Manuel!
    Bello post
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Excelente artículo.
    Ya estamos en la cuenta atrás, y está perfumando el aire la Feria.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Manuel, precioso reportaje. La feria debe ser una pasada con su estilo, color y la manera de vivirla. Espero que el tiempo no sea un impedimento y que la disfrutes a tope.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  11. Bonsoir,

    Une publication toujours très intéressante et le choix des photos est très judicieux.
    Merci pour ce charmant partage.

    Gros bisous ❀♡❀

    ResponderEliminar
  12. Gracias Manuel por este excelente reportaje de aproximación y conocimiento de lo qué es la Feria de Abril.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un espejo donde se mira Sevilla a través del tiempo con unas fotos que son reliquias para el recuerdo y viéndolos no se me ocurre otra cosa que decirte: ¡Olé, Manuel tu sevillanía!
      Enga, ahí tienes un puñao de abracetes feriantes.

      Eliminar
    2. Las gracias a ti siempre, Alfred.
      Abrazos.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Mari.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Me ha gustado mucho el reportaje. No debe ser lo mismo vivir la Feria de Abril pudiendo estar dentro de una caseta que desde el paseo.
    Que disfrutes de ella.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Excelente e belo trabalho gostei deste artigo.
    Um abraço e bom fim de semana.

    ResponderEliminar
  15. No he tenido el placer de estar nunca en la Feria.
    Me ha encantado tu reportaje y me ha dejado el sabor amargo de no poder disfrutar de tan alegre evento, espero que tu lo hagas por mi .
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Que belleza de documentación Manuel, he oído que son unas ferias maravillosas y encantadoras, me gustaría mucho poderlas apreciar en vivo algún día ;) un abrazo con todo mi cariño :*

    ResponderEliminar
  17. La feria de Abril se ve que ha estado presente desde hace mucho tiempo en Sevilla, que solo hay que ver que las casetas es lo más importante de la feria y que perduran en el tiempo.
    No me importaría poder verlas por que tiene que ser muy interesante ver el ambiente que se crea dentro de cada caseta.
    Las fotos son estupendas, Manuel.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Que bien has definido con todo lujo de detalles lo que es la Feria con sus casetas.
    La última vez que estuve fue hace tres años.
    Tengo ganas de volver.
    Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  19. Nunca he visto la Feria de abril, así que con tus explicaciones intento imaginarme el esplender de esta gran fiesta.
    Gracias Manuel
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  20. MUY BACANO TODA ESA PARAFERNALIA DE ESA FERIA. GRACIAS POR COMPARTIR TU HISTORIA.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  21. La descripción de la caseta es encantadora; y usted, amigo mío, embriagado por esa poesía nos ha ofrecido una entrada preciosa. Es imposible no desear un paseo por el Real de la Feria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Vinos,sentimientos,guitarras,alegrias,eso son los cantares de la tierra mia.
    Sevilla,es mucho Sevilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan.
      Y Jerez es mucho Jerez.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Hola. adoro el sur y todo lo relativo a la Feria de Abril. Es un placer ver y leer todo lo relativo a esta tradición popular. Todo un lujo auténtico y único. Pronto ya vais a poder disfrutar de la Feria. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  24. Um post extraordinário, Manuel! Tanto do ponto de vista informativo, como no de recolha de imagens!...
    De volta por aqui... depois de me ter perdido deste blog... mas já o seguindo... para tal não suceder novamente!...
    Abraço! Boa semana!
    Ana

    ResponderEliminar
  25. Cuando hace ya décadas estuve en la estación de ferrocarriles en Madrid y observamos lo cerca que quedaba Sevilla, pensamos subirnos al tren y encontrarnos con su realidad y con su historia.Por falta de tiempo finalmente desistimos.Lo lamento hasta hoy, pero me queda la canción famosa que se escuchaba en mi infancia, aquella de "Sevilla tuvo que ser bajo su luna plateada, testigo de nuestro amor en la noche callada".Creo que lo interpretaban Los Churumbeles de España.Pero estoy consciente que Sevilla es mucho más que una canción almibarada que encantaba a un niño lejano hace ya tantos...tantos años.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, por tus siempre generosos e interesantes comentarios.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  26. Boa tarde, Sevilha de 1930, é maravilhoso o que apresenta.
    AG

    ResponderEliminar
  27. Algún año tengo que pasarme y visitar la feria, es una de las grandes cosas pendientes de mi vida :D Una pena, estuve allí por trabajo la semana pasada justo xD

    Al menos paseé por la alameda, que está genial.

    ResponderEliminar
  28. Mi querido Manuel.

    Hay tanta majestuosidad en Sevilla que es un precioso lugar en que como sabiamente expresas hasta las botellas se visten de gitanas.

    Recibe un especial abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  29. Muito pormenorizada e bela a descrição da caseta de Feira Abrileña, de Pérez Lugín. E as imagens tão simbolicamente elucidativas do modo de vida sevilhano fez-me recordar a minha juventude pois gostava muito de me vestir de sevilhana pelo Carnaval.
    Compreendo que as casetas são, digamos, em miniatura a representação de tudo o que nas casas sevilhanas existe de tipicamente essencial, e na Feira participam famílias, diversos grupos sociais, entidades privadas e públicas... Os postais são maravilhosos, e muito curioso que até as garrafas são vestidas para a festa.
    Um post muito bonito, Manuel.
    xx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada amiga Laura, muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  30. Amigo Manuel, excelente tu reportaje de la Feria de Sevilla.La corretee de pequeñó en una excursión como premio a los que mejor calificación habíamos obtenido en el instituto. En mis bodas de plata casualmente pudimos ver mi esposa y yo el encendido de dicha feria desde lo alto de un avión en nuestro viaje a Canarias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Manuel, qué manera tan bonita y romántica de mostrarnos las casetas de la Feria, "la esencia de la casa sevillana", la sala de estar minimalista por los límites del entoldado, pero con todo el corazón en exihibición a lo ancho y a lo alto. La alegría de agasajar, de recibir...

    Además, qué fotos tan deliciosas, Manuel.

    Ahora que nadie nos oye, te confesaré un secreto, siempre he dicho que no iría a una Fería de abril ni que me lo regalaran, qué necia, sólo porque soy de poco jolgorio y, además me agobia el calor, pensaba en el gentío, el ruido, pero después de leer tu crónica me desdigo.

    Aunque cuando vivía en Barcelona, me iba con la cámara de fotos a echarle un ojo a la "feria" que con nostalgia montan por allí los emigrados, imagino que un sucédaneo modesto de la que liáis en Sevilla.

    Me gusta mucho pasar por aquí, Manuel, porque además de disfrutar aprendo un montón.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  32. Muy buen reportaje Manuel; qué me gusta a mi la Feria, y bailar Sevillanas. Las fotos tienen su esencia, otro sabor... ahora está en Los Remedios. Te deseo de corazón muy buena Feria amigo, el lunes ya... el pescaíto. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  33. Estimado Manuel magnífico documento de la Feria, tanto escrito como gráfico. No hemos estado nunca pero cuando los nietos "nos lo permitan, 3 y 5 añitos" la señora y yo haremos una escapadita, que tenemos muchas ganas.
    Yo no conocía a LLAVERIAS, nos ha impresionado mucho en la exposición, todo un ARTISTA. Conserva esos tesoros que tienes.
    Un saludo grande y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  34. Muy interesante, no conozco la feria de Abril y me ha gustado entenderla desde tus explicaciones y esas bonita imagenes, aunque supongo que es muy difícil transmitir lo que se vive allí en esos días.
    Espero visitarla un día de estos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  35. ¡Madre mía, que imágenes más bellas Manuel! Con tus explicación tan detallada de lo que es la esencia de la feria sevillana, tendré que hacer un pensamiento para ir un año y como tu dices, embriagarme de ella, como ese vino inagotable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Una entrada muy oportuna ahora que Sevilla vive su feria, remontarse a sus orígenes es profundizar en el conocimiento de este festejo que llena de admiración al visitante.

    Más tarde o más temprano le llegará a la ciudad de Sevilla también la visita de los falleros, que este año le ha tocado a Córdoba y es la cuarta ciudad que ha sido seleccionada.En ediciones anteriores se han desplazado por orden de fechas; a las ciudades de Ávila, Granada y Toledo.

    Besos

    ResponderEliminar
  37. Es cierto; Toda la Vida doméstica se traslada a esas casetas donde la Fraternidad es cristalina y plena de comunicación con esa mezcla tan particular entre urbana y campera.
    En mi estancia en Sevilla he ido dos veces y siempre la recordaré mientras viva.
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  38. Vendo isso tudo que você nos mostra, Manuel, dá muita vontade de conhecer esses lugares, pessoalmente.
    Bela postagem, amigo!
    Beijos!

    ResponderEliminar
  39. Excelentes fotos.
    Nunca estuve en la Feria pero pienso que debe de ser estupendo. Me encanta Sevilla.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Amalia.
      Otro abrazo igual para ti.

      Eliminar
  40. Hola Manuel,

    gracias por este post super currado me ha encantado ver la Feria en esa época. Desconocida para mí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Muchas gracias, Tania.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Manuel, tu blog es un baúl de tesoros de verdad! Me gustaría vivir una vez la Feria sevillana... Estuve en Sevilla en el marzo pasado y perdí mi corazón :)

    ResponderEliminar
  43. Muchas gracias, amiga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar