domingo, 20 de octubre de 2019

Derrumbamiento en la Catedral de Sevilla.

Derrumbamiento en la Catedral.
Sevilla, 2 de Agosto, de 1888.
Corrió la noticia por la ciudad con la velocidad del rayo, llenando de consternación a las gentes.
Acaeció el 2 de Agosto de 1888, y el periódico sevillano "El Porvenir" lo refería de este modo: A las tres y minutos de la tarde, cuando los obreros que se venían ocupando, desde algún tiempo, de la restauración de la Catedral sevillana, vieron como de la bóveda central, caían algunos trozos y que algo extraño pasaba.
Se dieron unos a los otros, apresuradamente, voz de alarma, y abandonaron los andamios, hundiéndose pocos minutos después la maravillosa bóveda del centro del crucero que había sustituido al cimborrio, sin que, por fortuna, ocurriese a los obreros desgracia alguna.
Un ruido inmenso acompañó a la ruina, subiendo también, tal nube de polvo que se oscureció el sol. A la caída de la bóveda central siguió la de la parte de la segunda nave del Evangelio, y de otra cercana a la capilla de la Antigua, destrozando el hermoso órgano del lado de la Epístola, obra construida por Jorge Boch, en 1792, y en el que se asegura que San Clemente tocaba sus famosas composiciones místicas.
Verja del coro que fue destruida por los escombros del cimborrio.
También destruyó la primorosa reja del coro, que acabamos de ver, hecha de hierro a martillo y dorada. Veloces acudieron a la Catedral casi todos los sevillanos, el Cabildo de la diócesis y las demás autoridades, así como el arquitecto Sr. Casanovas, que desde hacía seis años se venía ocupando de la restauración de la Basílica.
"Es indudable -decía el  periódico de la época, "El Conservador"- que esperaban la desgracia el arquitecto y personas inteligentes, habiéndolo consignado hacía tiempo el Sr. Casanovas, y lo prueba la colocación de los gatos de hierro, y el cinche de bronce que circunvalaba, el pilar reventado.
Al día siguiente del derrumbamiento, hizo el Sr. Casanovas un detenido examen de las causas de la ruina, diciendo que fue debida a haberse destruido por su región inferior, el pilar sudoeste del crucero.
Derrumbamiento de la Catedral de Sevilla, el año 1888.
En cuanto se supo la desgracia, todos los organismos oficiales y las principales entidades particulares, se dirigieron al Gobierno, que presidía el Sr. Sagasta, dándole cuenta del desgraciado suceso, y solicitando los más rápidos medios, para reparar la catástrofe.
Al telegrama que envió D. José Montes, presidente de la Cámara de Comercio, al entonces ministro de Fomento, Sr. Canalejas; contestó éste con uno bien expresivo, en que decía: "Cuente esa digna Corporación, con el apoyo resuelto del Gobierno a sus nobles y legítimas aspiraciones. A este concurso que me impone el deber oficial, se asocia mi personal amor a Sevilla".
Reunido el Cabildo Catedral, acordó trasladar la parroquia del Sagrario, contigua a la Basílica, a la iglesia de San Buenaventura, y a la Capilla Real, a la iglesia-convento de la Encarnación, destinándose el Sagrario, para los oficios del Cabildo.
Presidido por el alcalde, Sr, Varea, se reunió también el Cabildo municipal, pidiendo al ministro de Fomento, que se dignase venir a Sevilla, cosa a la que accedió el Sr. Canalejas.
Derrumbamiento de la Catedral de Sevilla, el año 1888.
El periódico local "La Andalucía", al informar sobre el particular, se expresaba así: "El señor Canalejas, que en más de una ocasión le hemos visto permanecer en la Catedral horas enteras, asombrado ante tanta grandeza artística, estamos seguro de que no dejará a Sevilla sin que estas mismas mutiladas obras del arte, vuelvan a recobrar, si aún es posible, mayor esplendor que antes". Y sobre la visita del ministro a la Catedral decía: "La impresión que el Sr. Canalejas experimentó, al presentarse a su vista aquél cuadro de desolación, ruinas y escombros, fue la del más vivo dolor y asombro, que todos pudimos ver reflejado en su semblante. Allí donde los rayos del astro del día, jamás penetraron, iluminaban con triste y pálida luz, aquél conjunto de grandezas destruidas, en donde el arte cristiano, había reunido sus más preciadas manifestaciones".
Se celebraron reuniones en la Catedral, por la Junta de Obras y en la Diputación, presidiéndolas el Sr. Canalejas, y concurriendo a esta última, todas las autoridades y la fuerza viva de la ciudad.
Hablaron el deán de la Catedral, el Sr. Rodriguez de la Borbolla, en representación de la prensa sevillana, para elogiar la eficacia y la prontitud con que el ministro de Fomento, había acudido a remediar la desgracia, que lloraba Sevilla; el Sr. Gutierrez Abascal, por El Resumen, ofreciendo el apoyo de la prensa de Madrid; don Eduardo Ibarra, por el Circulo de Labradores, y muchas otras personalidades.
El Sr. Canalejas, en su discurso, en el que recordó que su madre era sevillana, ofreció girar en cuanto llegase a Madrid, los fondos precisos para los trabajos de restauración. El Sr. Casanovas calculó que se necesitarían 300.000 pesetas anuales, durante seis u ocho años, además de la cooperación que prestasen las Corporaciones Oficiales.
Por último, del desgraciado suceso se ocupó toda la prensa madrileña, y mucha parte de la extranjera, dirigiéndose al Gobierno muy significadas personalidades, del mundo entero, entre ellas el rey de Suecia, para expresarle su dolor, por la catástrofe ocurrida.
Dibujo publicado por la Ilustración Española, remitido por D. Ramiro Franco, de fotografía de D. Emilio Beauchy.
Estado del tercio inferior del pilar hundido el 2 de Agosto.
Cúpula central de la Catedral de Sevilla, reconstruida.

Si desea ver otros temas relacionados con la Catedral de Sevilla, por favor, haga clic: AQUÍ.

76 comentarios:

  1. Aunque ultimamente ando un tanto alejado de este mundo de los blogs, siempre asomarme a tu casa es una gozosa experiencia, amigo Manuel. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que buena documentación Manuel, todo lo que nos pones es muy muy interesante, muchas gracias y que tengas una feliz semana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Desconocía estos hechos y eso que he visitado en dos ocasiones la Catedral sevillana pero no nos hablron de este hecho.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Es un episodio desconocido para la mayoría de los sevillanos, Manuel.
    Gracias por esta magnífica labor de investigación y divulgación que realizas a través del blog.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. No conocía este suceso.
    Y no me extraña que ante ese "cuadro de desolación, ruinas y escombros" llorara Sevilla.
    Su catedral una joya que es un placer visitar.
    Un fuerte abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante historia al pasar a leerte amigo Manuel. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Curioso todo lo que nos muestras para quienes desconocemos esas historias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Historia pura como siempre notablemente documentada, Manuel.

    ResponderEliminar
  9. Historia de Sevilla muy interesante aunque caótica en su tiempo, pero así se compone la historia de todos los lugares, acontecimientos buenos y malos, y no por estos últimos, hay que quitarlos de los libros...
    Una catedral tan bella tuvo que ser un gran disgusto para Sevilla, pero al final luce con toda su categoría.
    Un abrazo Manuel y buena semana.

    ResponderEliminar
  10. UN ABRAZO FUERTE Y , COMO SIEMPRE , ENHORABUENA POR LA ENTRADA QUE MUY INTERESANTE ES.


    GUILLERMO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Guillermo.
      Otro fuerte abrazo, para ti.

      Eliminar
  11. No tenía conocimiento de esos hechos que ocurrieron en 1888.

    Gracias a las buenas obras que emperendieron ahora luce toda hermosa, para orgullo de sus habitantes y admiración de turistas.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Gran trabajo de redacción y documentación Manuel. Sinceramente desconocía el suceso y desde luego es muy grato que la catedral sevillana se pudiera reparar y luzca hoy en día como una de las más bellas de España y del mundo. Ojalá pronto podamos ver también la catedral de Notre-Dame luciendo orgullosa como antes del pavoroso incendio.

    Un fuerte abrazo hasta Andalucía.

    ResponderEliminar
  13. No sabia nada de ese derrumbe. Gracias por tan buenos reportajes, me encanta leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Afortunadamente se pudo restaurar de nuevo, un buen documental como siempre, saludos.

    ResponderEliminar
  15. Qué larga, larga que es la historia y cuantos recovecos, cuantos episodios que desconozco Manuel, gracias por esta interesante información.
    Que tengas un feliz martes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Un fallo estructural producido por la erosión o por filtraciones o por otras razones complejas que provocó el colapso de las bóvedas en su tramo central. Un episodio curioso y desconocido que no se nota cuando visitamos la catedral. Es posible que la restauración fuera tan mimética con el original que no dejó rastros a su paso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Hola, Manuel, espero que ya estés instalado del todo o al menos haya pasado lo más estresante.

    Ya sabes como disfruto con el lenguaje de estas crónicas tan bien documentadas e ilustradas, Manuel, y mientras me deleitaba con la comunicación entre el Representante de la Cámara y el Ministro de Fomento, pensaba que esa exquisitez hoy en día es impensable entre los politicos y altos cargos de la administración.

    Menos mal que no hubo víctimas y que la Catedral pudo recuperar su esplendor de siempre.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  18. Desconocía este suceso acaecido en esa catedral tan querida para mi, Manuel.
    Menos mal que no hubo desgracias personales.
    Tuvo que ser desolador.
    Menos mal que se reconstruyó, aunque se perdieran piezas de enorme valor .
    Un abrazo, Mauel.

    ResponderEliminar
  19. Para nada conocía esta desgracia de la Catedral de Sevilla Manuel, gracias a las buenas gestiones se pudo reconstruir. Contigo cada día conozco más de la historia de nuestro país. Gracias por compartir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. A quien se le cuente que he leído el post por entregas, en la consulta del médico, en el bus y ahora en el tren, así que por fin te cuento....
    Sabía del derrumbe y de su reconstrucción, pero ningún detalle del suceso y mucho menos ilustración alguna, que pudiera entender la magnitud de tal suceso.

    Gracias a ti por aportar tan amplia y detallada documentación, que dicho sea de paso es un lujo leer aquellas crónicas con unas formas de expresarse tan admirables y distintas.

    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María José, por el interés que has puesto en ello.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Debió de ser una enorme desgracia en su tiempo, excelentemente documentada tanto en texto como en imagenes, gracias por tanta informacion.

    ResponderEliminar
  22. Entrar en esta tu casa, es descubrir cada vez episodios desconocidos.
    Triste suceso que al menos no produjo víctimas. Da gusto ver esa joya restaurada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hace años visité Sevilla y sus monumentos, entre ellos la Catedral pero ignoraba este suceso.
    Por suerte no hubo desgracias personales.

    Saludos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  24. Buen reportaje en el que nos cuentas sobre esta catástrofe, que según nos cuentas gracias a los planos existentes hoy no se nota.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Una auténtica desgracia. Por fortuna no bubo daños en las personas. Es triste ver como se van al garete los legados de la historia y el arte. Se ha reconstruido con mucho trabajo y cariño afortunadamente.
    Muy buen trabajo, Manuel como siempre un gusto leerte.
    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
  26. Hola, Manuel!

    Una grande tragédia, que desconhecia, pero graças a tu completo post, tomei conhecimento desse facto. Felizmente k no houve muertes.
    Foram tomadas todas las medidas para a sua reconstrução, cosa k no se faz ahora. O Património de um país es muy importante.

    Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
  27. No lo sabía.
    Me parece una gran pena. Debió de ser terrible.
    Una gran información la que nos das.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  28. Vuelvo a felicitarte por los nuevos reportajes

    ResponderEliminar
  29. 1792, sua construção fiquei interessada em ver como
    se encontra nos dias de hoje, curiosidade mesmo.
    Deve ser linda.

    Sabes que eu gosto de mudanças? morei em um estado que me
    mudei 8 vezes rs, rs,.
    Obrigada pela visita e que bom que gostou de algum detalhe, é
    uma casa sem aquele requinte ou luxo das casas de madeira mas
    acolhe como um bom abraço.
    Boa entrada de mês de novembro.
    PAZ E BEM.

    ResponderEliminar
  30. Olà, amigo. Capisco benissimo che il crollo di questa chiesa abba provocato una forte emozione a Siviglia come, del resto, anche l'incendio di Notre Dame a Parigi. Post molto interessante che ho anche riletto per cercare di comprendere meglio e cercando qualche parola nel dizionario. Un caro saluto.

    ResponderEliminar
  31. My friend Manuel,
    I always read your posts - even with Google translation - because I can learn many ideas from the History of your city.
    Also, thank you for visiting my blog even it is difficult to read my language.
    We comunicate using our feelings.
    Thank you.

    ResponderEliminar
  32. Muchas obras de arte irrepetibles se han de haber perdido para siempre,

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  33. My goodness! It was so bad effect of catastrophe! Thank Lord, the Cathedral was able rebuilt artistically.

    Happy Monday!

    ResponderEliminar
  34. Siempre aprendiendo de estos sucesos con datos e imágenes históricas.
    Gracias por el reportaje Manuel. Un abrazo.

    ResponderEliminar