lunes, 20 de junio de 2022

Las Suertes del Toreo.


Las Suertes del Toreo.
Recuerdo de la Feria de Sevilla. Postal de 1910.
(En la imagen: Quinito, Bienvenida, V. Segura y Gallito; y en el centro, Pastora Imperio)
Desde principios del pasado siglo el número y orden de la suerte del toreo no ha sufrido variación alguna. La lidia se ajusta a nuestros días a los mismos cánones que en los años de "Guerrita". Sin embargo, cada una de las suertes en sí, ha experimentado cierta evolución, hacia una mayor perfección y armonía.
Media verónica (El Vito).
Un lance de capa (El Andaluz).
Hoy, como hace más de cien años, encarna el toreo de capa, la más pura expresión del arriesgado arte. Puede decirse que la capa simboliza la verdad, la pura verdad del toreo. Pasa el toro guiado exclusivamente por el juego de las manos. Las piernas unidas y quietas - al modo que popularizó Chicuelo-, o en cierto compás - como lo hacia Juan Belmonte-, no deben servir en ningún caso de defensa. Es el capote -rítmico abanico en manos del torero- el que ha de salvarle de la ciega acometida de la fiera.
Suerte de varas.
La suerte de vara -la tan discutida y atacada suerte de varas- perdió en el transcurso de los años gran parte de su eficacia. Su finalidad era restar al toro fuerza y prepararle para la lidia. Hoy, dotados de peto protector los caballos, la suerte si bien carece  de aquellos perfiles sangrientos, que tanto impresionaban a los extraños a la fiesta, tampoco representa aquel riesgo, que obligaba al picador a sostener al toro con la puya a la distancia precisa, mientras procuraba, a la vez salvar, sin un rasguño, a su cabalgadura.
Un par de banderillas (Pepín Martín Vázquez).
Las banderillas siempre tienen un aire de travesura infantil. Se trata de una burla del toro a cuerpo limpio. Hay que llegar hasta él, o dejar que el astado se acerque, para en ese instante clavarle en todo lo alto, los garapullos.
El brindis (Parritas).
Ha sonado la hora de matar. El espada brinda su faena y acude a entendérselas con su enemigo, provisto de muleta y estoque.
Un pase natural a un toro de Miura (Pepe Luis Vázquez).
En la obligada preparación para la suerte suprema, la muleta va y viene en variados pases y giros. El más autentico de todos ellos es el natural. El natural entiéndase, con la izquierda y con la espada quieta, a la espalda. El natural con la pierna izquierda ligeramente adelantada, de forma que con un leve movimiento pueda el torero volver a embarcar a la fiera en otro pase idéntico. El natural, en fin, puro o ayudado, que permite la rúbrica formidable del pase de pecho.
Un pase natural ayudado (Gitanillo de Triana).
Un adorno de rodillas (Antonio Bienvenida).
Otros pases -molinetes, por alto, derechazos... y adornos- preparan al bicho para la muerte.
Un inimitable "derechazo" del inolvidable Manolete.
Cuando el toro se halla en la debida posición -cuadrado- llega la hora de la estocada, suerte difícil porque exige, si el diestro marca los tiempos debidamente, un cruce apretado con las astas del toro. En particular en lo que se llama volapié, actualmente la más frecuente suerte de matar.
Estocada al "volapié"
La muerte del toro.
Con el estoque en la cruz el toro se derrumba. Ya solo queda el alegre tintineo de las mulillas, en el arrastre de la res sin vida, y el aplauso, la oreja y la vuelta al ruedo para el espada, si mereció por su labor tales premios.
Las "mulillas" arrastran al toro muerto.
- - * - -
En todas estas clásicas suertes taurinas, cuyo recuento parece constituir el canon íntegro de la fiesta nacional, ha tenido el toreo sevillano su más gallardo estilo, su más pura y personal estética. Torear en Sevilla no es alardear de valor temerario y conste que pocos toreros han aventajado la valentía proverbial de los hispalenses. Ni tampoco se llama torear en nuestra tierra a vencer dificultades ante una fiera, como quien resuelve problemas matemáticos. El secreto de la tauromaquia sevillana lo constituye ese algo indefinible, intuitivo,  casi milagroso que se llama la gracia. La gracia se resuelve en finura, elegancia, temple, sencillez. Tener gracia ante un toro significa poseer la no rebuscada genialidad de convertir en primor espontáneo y sereno el lance más imprevisible. La gracia entraña tonos fáciles, alados y esculturales; la gracia sabe de los equilibrios majestuosos, de los dominios templados, de la armonía de gestos, ademanes y movimientos en el engaño a una fiera poderosa. La gracia es pura y simplemente la calidad señera y rebosante de simpatía con que el espíritu de Sevilla se aplica a todas las cosas, sin menoscabar la naturalidad y el porque si de las intuiciones y genialidades que se logran sin aprendizaje y sin esfuerzo, porque salen de dentro como irradiaciones de la propia substancia artística.
Sevilla, en realidad, no ha hecho otra cosa en la fiesta de los toros que ponerse a torear ella misma, imponiéndose en el dorado redondel, con el mismo garbo y estilo con que impuso su personalidad inconfundible en la vida histórica de todas las épocas.

Las siguientes imágenes las he tomado en la Plaza de la Maestranza, de la novillada con picadores que se celebró en Sevilla, a las veintiuna hora del día  16 de Junio de 1922, -novillada del Corpus-, con novillos de Juan Antonio Ruiz Román "Espartaco". En esta novillada lidió dos astados el cada día más famoso novillero Juan P. García "Calerito", cuyos abuelos y padre son de Gerena, así, como también debutó en esta importante Plaza, el joven "picador", y sobrino mio, Javier Fernández Piriz, natural de esta misma localidad, a los que les deseo suerte y muchos éxitos.
(Si haces clic sobre las imágenes, las puedes ver ampliadas)

Si deseas ver otros temas relacionados con el mundo de los toros, por favor, haz clic: AQUÍ.

34 comentarios:

  1. Forgive me but I cannot warm to bull fighting. At all.

    ResponderEliminar
  2. Sevilha sempre foi (também) conhecida pelas suas famosas touradas.
    Bela publicação
    .
    Uma semana feliz
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  3. Lo has explicado de forma bien sencilla, para el que desconoce lo que representa una corrida de toros, lo entienda sin ninguna complicación.
    Muy buena entrada.
    Todo ha quedado bastante claro.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. I must admit, bullfighting, the risky art, as you call it, is not "my cup of tea".
    I wish neither the bullfighter nor the bull - dead.
    Even your description of Sevillian bullfighting as graceful, intuitive, harmonious, natural - doesn't change my mind about it. Your photos, though, are spectacular!

    ResponderEliminar
  5. Hi Manuel! You wrote a very interesting text, I learned things I didn't know, and beautiful photos! I send you best regards!

    ResponderEliminar
  6. Buenas fotos, pero a mi no me gustan los toros lo considero algo cruel. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  7. olga la corrida è troppo crudele!

    ResponderEliminar
  8. Hola Manuel. Te diré que mi marido era aficionado a los toros, y fui con él a varias corridas a la Plaza de las Ventas en Madrid. Me gustaba sobre todo el ambiente que se respiraba dentro de la playa, y sobre las suertes del toreo, la que menos me gustaba era. la de varas, pero me encantaba ver los pases que daban los toreros y también como los banderilleros y algunas veces los mismos toreros, ponían las banderillas.
    Bonitas fotos Manuel.
    Un abrazo y mucha suerte para tu sobrino
    .

    ResponderEliminar
  9. Hola, Manuel.

    Fotografías históricas para explicar de maravilla las suertes del toreo y el compendio de la lidia. Ver a Manolete impresiona, y del cual por cierto, se hizo una irregular película que tuvo mil problemas para su estreno pero que no estuvo del todo mal. Fue protagonizada por Adrien Brody y Penélope Cruz y quizás la recuerdes. Mucha suerte para tu sobrino en tiempos complejos para la tauromaquia.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Le foto sono molto belle, sia quelle del passato che quelle che hai scattato tu e le tue spiegazioni sono molto interessanti, però ... io non amo la corrida, la trovo crudele !!Non potrei mai divertirmi, soffrirei per il toro. Saluti cari.

    ResponderEliminar
  11. Un abrazo, pensando que todo esto pertenece al pasado y ahí seguirá.

    ResponderEliminar
  12. Nunca me gustaron las corridas de toros así que no entiendo nada sobre ellas, pero respeto a todos aquellos que les gustan. Pienso que esta fiesta torera tan española debe de prevalecer ya que es algo muy nuestro aunque a mí no me gusten. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Las has explicado estupendamente, Manuel.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. El reportaje es estupendo, Manuel!. Comprendo que al que le guste es todo un arte y un mundo aparte. De pequeño mi madre me llevaba a los toros y mi abuelo al bombero torero. Esa ha sido mi única vivencia con ese mundo.
    Un fuerte abrazo :))

    ResponderEliminar
  15. Como siempre, quedo gratamente impresionado por tu entusiasmo en la labor de trasladar a la Red este tipo de información, redacción, historia, anécdotas ... espectacular.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  16. Esta sua bela postagem sobre Sevilha e Touros e Toureiros fez-me lembrar
    do grande Hemingway e o grande poeta brasileiro João Cabral de Melo Neto,
    que viveu em Sevilha e escreveu um belo poema intitulado "Alguns Toureiros".
    Uma ótima semana, Manuel,
    um abraço.

    ResponderEliminar
  17. Te confieso que no me gustan los toros. Pero, sin duda, tu información es muy buena.
    Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hermosa crónica como si hubiera sido escrita por el mejor de los taurinos. Cuánto sabes de este arte de capeo, lances, quites al astado. Colombia ha tenido dos toreros de gran altura, que marcan un hito en la tauromaquia colombiana: Pepe Cáceres, y César Rincón que vive en España, y tiene su ganadería. La plaza de Sevilla imponente, para este arte de Cúchares. Manuel, siempre he querido saber, por qué lo llaman el arte de Cúchares. Hasta ahora, no he encontrado respuesta, a no ser mis especulaciones. Un abrazo.
    Carlos

    ResponderEliminar
  19. Aunque no me gusta el toreo, las fotos están hermosas
    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  20. Un precioso reportaje, como todos los tuyos. Reconozco que no he ido a las plazas a ver una corrida, bueno sí, una vez y en San Sebastián, en la tele si que he visto alguna en aquellos tiempos que eran todo un acontecimiento, recuerdo que en mí pueblo se llenaban los bares para verlas. Suerte para tu sobrino. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Esto si que es una verdadera entrada taurina!!!
    Feliz finde y un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Bueno, ya estamos por aquí después de este corto período vacacional saludando a los amigos.
    Magnífico reportaje y cartel, has citado amigo Manuel. Los tiempos que corren no son nada halagüeños para la Fiesta Nacional y sería una tremenda pena que por muchos ignorantes se llegara a perder.
    Un gran abrazo amigo Manuel, feliz verano y mucho éxito para ambos.

    ResponderEliminar
  23. Hola Manuel, nunca he ido a ver una corrida de toros aunque en Priego de Córdoba tenemos plaza de toros y recuerdo toreros famosos que pasaron por ella. Tu entrada es muy completa en todos los aspectos. A ver si me puedes aclarar una duda que tengo, las fotos que dices haber tomado en el día del Corpus el 15 de junio de 1922 pienso que te has equivocado en la fecha, discúlpame si te lo digo. Mucha suerte para tu sobrino en el mundo taurino.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. De disculpas nada, sino todo lo contrario muy agradecido, y efectivamente me equivoqué, ya lo he rectificado.
    Y gracias, también por tu amable comentario.
    Un abrazo, amiga, Conchi.

    ResponderEliminar
  25. Pienso Manuel que tus reportajes son magnificos, todos y cada uno de ellos, la manera de ir escenificando la corrida maravillosa, tienes el don de atrapar al lector y te felicito por ello
    Buena suerte en el futuro para tu sobrino
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Sabes, mi estimado Manuel que, siendo un niño de pocos años, me fracture un dedo de la mano y mi padre me llevo a ver torear a Luis Miguel Dominguin.

    Inolvidable!!!!!!!!!!!!!!

    Abrazos fraternales.

    ResponderEliminar
  27. un post muy completo, la verdad es que tampoco a mi me gustan los toros, pero tu post esta genial, y con interés para los que les guste el tema. un saludo

    ResponderEliminar
  28. Interesante tu reportaje, sabía de esta actividad y de sus toreros que transciende tu patria y que de alguna manera se ha plasmado igual en el mío, aquí es el rodeo, donde se corre un novillo por una dupla de hombres a caballo.
    Tu información es muy buena y esperar que le vaya bien a tu sobrino.
    Buena semana.

    ResponderEliminar
  29. Una buena manera de describir una fiesta es a través de las fotografías y que duda cabe que el toreo también. Has realizado un buen ejercicio de comparación entre lo antiguo y lo moderno que, en este caso, ha variaod bien poco.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  30. Apesar de ser filha de uma grande aficionada de touradas... não consigo apreciar a arte do toureio, por envolver o sofrimento de animais. No entanto, estará por aqui, uma matéria espetacular sobre esta temática, que adorei ler!
    Extraordinário trabalho de pesquisa, Manuel! Um grande abraço! Feliz semana, estimando que tudo esteja bem, aí desse lado!
    Ana

    ResponderEliminar
  31. Mucho no entiendo sobre el toreo y las corridas, aunque me encantaría desentrañar lo que percibo como un ritual y una coreografía, un hecho poético en definitiva...

    Abrazo agradecido, amigo!!

    ResponderEliminar
  32. Manuel, muy buenas tus imágenes. Me interesa el toreo aunque he visto pocas corridas y la escasez de información actual aun hace las tuyas más valiosas. Saludos

    ResponderEliminar