miércoles, 31 de enero de 2018

Desagravio religioso, en Manzanilla (Huelva).


Desagravio religioso.
Manzanilla (Huelva)
El día de Todos los Santos, de 1928, en la iglesia parroquial de Santa María de la Purificación, de Manzanilla (Huelva), cuando el párroco de la misma, daba la comunión a los fieles, fue cometido un sacrilegio por dos novios, vecinos del pueblo, que en el momento de recibir la comunión, arrojaron al suelo las Sagradas Formas.
Este hecho, tuvo respuesta inmediata, y el día 4 de Noviembre de 1928, salieron de Sevilla nutridas comisiones y representaciones de todas las comunidades, asociaciones religiosas y de Acción Católica, el alcalde, Sr. Díaz Molero y muchísimos particulares, para asistir a los solemnes actos de desagravio a Jesús Sacramentado, que se había de celebrar en Manzanilla (Huelva), con motivo del sacrilegio cometido en la iglesia parroquial, de dicho pueblo.
La salida se efectuó poco después de la siete de la mañana, después de oír en la Catedral un Miserere.
En los pueblos del camino, se fueron incorporando otras comisiones, representaciones y particulares, sumando más de doscientos los automóviles ocupados por los concurrentes de Sevilla y su provincia.
A Sevilla, el día cinco a las tres de la tarde, regresaron de manzanilla los asistentes al acto de desagravio eucarístico. Manifestando que había constituido una imponente manifestación de fe religiosa, a la que concurrieron nutridísimas comisiones de las Adoraciones de Sevilla, Cádiz, Huelva, Puerto de Santa María, y muchos pueblos de aquella provincia.
La Congregación de los Luises de Sevilla, fue con su director, el reverendo padre Ayala, haciendo el recorrido a pie. Salieron de Sevilla a las cinco de la tarde, e invirtieron en recorrer los cuarenta y cinco kilómetros, diez horas, deteniéndose en los pueblos del trayecto, para visitar los sagrarios, y como habían de comulgar, no tomaron alimentos durante el camino.
Los tarsicios del pueblo de Valencina, llevaron grandes cestos de flores, para arrojarlas al paso del Santísimo, y la representación de las Salesas, de Sevilla, una enorme canastilla de jazmines, que fueron echados en el suelo de la iglesia, en el sitio donde cayeron las Sagradas Formas, al ser arrojadas por los profanadores.
Adoración del sitio donde fue cometido el sacrilegio.
Entre los asistentes figuraban los gobernadores civil y militar, y los alcaldes de Sevilla y Huelva, así, como el presidente de la Unión Patriótica de ésta provincia, comisiones de los padres Jesuitas, del Corazón de María, franciscanos y numerosos sacerdotes de la diócesis; el fiscal de Su Majestad en la Audiencia de Sevilla, el vicerrector de la Universidad, representaciones de las Congregaciones de san Luis, San Fernando, Juventud Católica, Unión Diocesana, Centro de Acción Católica, estudiantes católicos, todas las hermandades, sacramentales y comisiones de las cofradías sevillanas con insignias y estandartes, así como también, en representación del cardenal arzobispo, asistió el vicario general, D. Jerónimo Armario.
La abuela y la madre de uno de los sacrílegos (sic), postradas a la puerta de la iglesia, durante la función de desagravio.
Las comisiones de los pueblos, varias de ellas con los Ayuntamientos en pleno a la cabeza, entraron en Manzanilla formados con sus respectivas hermandades, cantando con gran fervor letrillas eucarísticas. Allí les recibieron el Ayuntamiento en pleno, el padre Espinosa, de la Compañía de Jesús, y la Comisión organizadora.
Al llegar visitaban el lugar de la profanación, dirigiéndose seguidamente en procesión de penitencia a la explanada de la ermita de la Patrona del pueblo, Virgen del Valle, donde se había levantado un altar adornado con flores para celebrar una misa de campaña,  y en donde se hallaban concentradas más de ocho mil personas. La misa la ofició el vicario general del arzobispado, Sr. Armario, asistido de los capitulares de Sevilla Gonzalez Macía y Carrera Sanabria.
Durante la misa, nutridos grupos de niños cantaron motetes eucarísticos, y la muchedumbre entonaba el himno del Congreso.
Numerosos sacerdotes dieron la comunión a más de tres mil personas, y terminado el Santo Sacrificio, se organizó la procesión con el Santísimo en medio de grandes aclamaciones y cánticos. Al guardar el Santísimo en el sagrario se desbordó el entusiasmo y el fervor, dándose vivas a la Eucaristía, a los pueblos católicos, a España y a la Religión, organizándose seguidamente el desfile, y regresando a sus respectivos pueblos, todos los allí presentes.
Fuentes: ABC y ESTAMPA, Año 1 -nº 46.


Si desea ver más pueblos de Huelva, por favor haga clic AQUÍ.

99 comentarios:

  1. Muchas, gracias, por este compartir, en verdad no conocía muchas, cosas, gracias y muchas, gracias, por su compartir en mi blog y sus palabras de vida, gracias, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias a ti, Flor.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Que historia, Manuel!
    Reflejo del profundo respeto al Santísimo (que se ha perdido en gran parte hoy día). También es verdad que los que hoy nos acercamos a Él lo hacemos con pleno convencimiento y libertad.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  3. Comportamientos de épocas muy lejanas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante historia
    Cómo ha cambiado todo!!


    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Manuel, es una entrada para reflexionar sobre todo en esos tiempos. Ahora la gente actúa desde la libertad, pero también es verdad que necesidad tenia esos fieles de hacer eso, es un comportamientos muy desafortunado.
    Cuídate, un grande abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad de los hechos fue otra........que pena de información.

      Eliminar
    2. Hola, Antonio. En cuanto a la información, te digo como historiador, que está tomada de una fuente primaria, y tu ya sabes lo que significa eso...... Vamos, que si queremos rectificar en algo esta historia, tenemos que demostrarlo documentalmente. Otra forma no hay.
      Y si conoces la realidad de estos hechos, te lo digo de corazón, me gustaría que nos la contases, porque si has leídos los comentarios hay mucho interés en saber ¿que indujo a los autores a cometer este acto, y que les pasó a ellos?. Eso sí, siempre que no sean conjeturas, que como tu ya sabrás terminando convirtiéndose en realidades, pero nunca se pueden demostrar.
      Un cordial saludo, y gracias por tu comentario.

      Eliminar
    3. Se me olvidaba decirte, que entiendo que no te guste la información....El libro de los gustos está en blanco. "Que es una pena"..... a mi también me parece que es una pena..... Pero, así está escrita la Historia, y no podemos ignorarla, para no cometer los mismos errores.
      Otro saludo.

      Eliminar
  6. Que fotos mas lindas la verdad es un placer pasar por tu blog. Mil besicos amigo

    ResponderEliminar
  7. Una historia muy curiosa por la movilización de tantas personas al lugar de los hechos. Hoy día si ocurriera un caso así, sería totalmente ignorado y lo que es peor, serviría de chascarrillo para muchísima gente. Yo diría que ni tanto, ni tan calvo, el termino medio y el respeto, lo ideal.
    Me encantó conocer este hecho relatado por ti.
    Un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante lo que nos cuentas hoy. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Tremendo, Manuel. Siempre un placer tu casa.

    ResponderEliminar
  10. Costumbes que quedan lejos. Era lo que se vivia por aquel entonces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Dejó mucha huella aquella época en nuestros mayores. Interesante y didáctica entrada, es impagable tu dedicación.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Buen reportaje sobre los ritos que eran muy seguidos en otros tiempos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Pues siendo en aquellos años vaya con la pareja de jóvenes que debió de ser el motivo de llevarlos a tal acto, espero que la fe volviese en ellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Manuel, alucinante esta historia de hoy, gran trabajo querido amigo. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Menudo revuelo se produjo. En aquella España de negruras y religiosidad enfervorecida, una ceremonia de desagravio debía de ser algo muy sonado. Lo que no sabemos es qué se hizo contra los sacrílegos. Lo malo es que su familia entera debió de quedar marcada para siempre.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. No se qué pasaría con la sacrílega pareja pero las caras de horror y culpa de la madre y la abuela son tremendas.
    Han pasado 90 años de los hechos y el cambio ha sido brutal. Es una historia impresionante.
    Gracias por compartirla, Manuel.

    ResponderEliminar
  17. Passando e vendo as novidades.
    Boa entrada de mês.

    ResponderEliminar
  18. La foto de la abuela y la madre es simplemente sensacional...

    Paz amigo

    Isaac

    ResponderEliminar
  19. Nunca había oído hablar de un caso así Manuel, me imagino que a la pareja como mínimo los desterraron del pueblo o quizás tuvieran cárcel ¡Que tremendo acto!.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
  20. Hola Manuel, vaya historia y qué triste las caras de esa madre y la abuela.
    Besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  21. Bueno en aquellos tiempos ya sabemos lo que pasaba, eso era un sacrilegio en toda regla, y algo que la gente no podía tolerar. imagínate hoy; lo más probable es que donde lo contaran se reirían de lo lindo. Ya te lo han comentado, pero la cara de esas mujeres, lo dice todo; joder están aterrorizadas.

    Fuerte abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  22. El oscurantismo de esa Andalucia que tanto daño hace a la cultura

    ResponderEliminar
  23. Hola Manuel, un documento de impacto que sirve para hacernos ver como éramos en tiempos ya lejanos y como somos ahora. La exagerada reacción solo se puede comprender desde la visión de la época retratada. Por otro lado, la fotografía de la madre tiene un valor incalculable periodísticamente hablando. Ya queda archivada en este espacio en el que estás dejando un legado histórico muy especial. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Boa tarde, excelente texto informativo sobre a historia, é bom saber, gosto de historia.
    Boa semana,
    AG

    ResponderEliminar
  25. Yo me quedo con las caras de la madre y la abuela de uno de los novios, lástima me da imaginar su sufrimiento y temor.
    Hoy veríamos exageradisima la reacción de los fieles de la comunidad y alrededores.
    Cariños y buen comienzo de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  26. En aquella época este sacrilegio debía ser una deshonra para la familia,de ahí las caras tristes y angustiadas de la madre y la abuela.La sociedad lo debía considerar como un acto terrorista y por esto se entiende la reacción de los fieles que salieron a manifestarse en señal de desagravio.
    Nunca había oído un caso semejante.
    Gracias Manuel por compartir estas historias de nuestros antepasados.
    Saludos cordiales
    Carmen

    ResponderEliminar
  27. Uff...me imagino el escándalo para la época de un suceso así. Retrata la sociedad respecto a la religión intocable por aquel entonces.
    Los tiempos cambian y la sociedad evoluciona, aunque no siempre para bien.
    Muy bien documentado como siempre, Manuel. Es un lujo poder leerte.

    ResponderEliminar
  28. Hola Manuel, un suceso impactante que nos demuestra la religiosidad tan grande que había en esa época. y ese sacrilegio era impensable. ¿Y qué les pasó a los novios profanadores? porque con este fervor religioso pudieron hacerles de todo.
    Muy buen reportaje Manuel y gracias por hacernos saber algo que no sabíamos. Escribes como el mejor de los periodistas.

    Un abrazo con cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Ángeles.
      Un abrazo.

      Eliminar
  29. La gente no tiene respeto a nada, así no se puede ir por la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Mi querido Manuel :

    Corruptela de ayer y de hoy.

    Pobre mundo excedido en todo.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  31. Hola Manuel, gracias por tu interés, un pequeño accidente me ha tenido alejada de este mundillo. a día de hoy ya estoy recuperada.
    Sobre la historia de hoy pienso que nadie debe faltar al respeto, al mismo tiempo que las religiones son creencias de cada uno y ninguna debería tener poder.
    Seria un tema muy extenso a tratar.
    La mejor religión empieza por uno mismo ayudar al prójimo siempre que puedas.y no hacer daño a nadie, sean cuales sean tus creencias.
    la pregunta que me hago en este momento con cierto temor es : Que les pasó a los novios?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. ¡Qué historia, estimado Manuel!
    La foto de la madre y la abuela en su dolor tan bien expuesto, es una verdadera obra de arte.

    Abrazo austral amigo.

    ResponderEliminar
  33. Tremenda historia.

    El indeseable comportamiento de esta pareja, tuvo una respuesta inmediata por parte de una sorprendida población.

    La fé, no se impone, pero se debe de respetar a los que la profesan. Si no te motiva los actos religiosos, mejor es no acudir a ellos.

    Besos

    ResponderEliminar
  34. Es cierto que las caras de esas dos mujeres lo dicen todo, están aterrorizadas por lo que les pueda suceder ante ese fervor fanático con tintes de sainete que a mí me pone los pelos como escarpias.

    La foto de las mujeres es impresionante, y la historia refleja un mundo que como diría Buñuel, ¡gracias a Dios!, se va perdiendo. Por ahí sí hemos avanzado un poco...

    ...Aunque tengamos ministras que crean que una imagen de la Virgen va a solucionar el problema del paro, por poner sólo un ejemplo.

    Tu estraordinario reportaje, Manuel, me ha traído a la memoria un hecho de mi infancia.

    El cura se pisó el alba y cayó al suelo derramando el contenido completo del copón preparado para repartir la comunión.

    Herido en la cara, tuvo que recoger todas las hostias esparcidas por el suelo él solo, que era obeso y ya estaba muy mayor, se las tuvo que comer todas a palo seco, casi le da un soponcio al pobre.

    Sólo tenía 9 años, pero me pareció alucinante.

    Pensé que si Dios estaba ahí de alguna manera, no le importaría que alguien ayudara al pobre párroco a recoger el desaguisado y comulgar sin más parafernalias.

    Un abrazo, Manuel

    ResponderEliminar
  35. Viendo las caras de esas mujeres se imagina uno el miedo que pasarían. Tremenda historia.
    Buen miércoles.
    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Ola Manuel! É muita historia! Interessante reportagem! Um abraço!

    ResponderEliminar
  37. Cuanta devocion y amor sois un pueblo muy devoto
    Gracias Manuel por tu visita y estupendo comentario que me has regalado
    Cariños

    ResponderEliminar
  38. ¡Hola Manuel!

    Vaya acontecimiento que yo desconozco total, a pesar de que he leído bastante sobre religión católica apostólica romana, en la antigüedad, tenia yo un gran interés en escarbar y me he enfrontado de todo, menos lo bueno, que por cierto mejor no mencionar los horrores que han cometido los cristianos! Y bueno, los ateos también hicieron lo suyo. Creo que va mejorando, mas queda mucho por hacer, puesto a menudo sale a la luz esa fea corruptela que debería caerla la cara de vergüenza.

    En esta historia se cuenta el fervor de las personas de las multitudes que se juntaron para una respuesta muy firme. Pero me extraña me mosquea mucho que no se hable de lo que le ha podido ocurrir a los novios, familiares y amigos, no creo que se fueran de rositas!... Por ese entonces, no.

    De todas formas... Que mal lo han hecho, no? Pero claro no siendo creyentes no tenían muchas opciones, puesto que no estaba permitido vivir juntos sin pasar por el altar… Y en fin, esto da para mucho debate.

    Gracias por tu buen hacer, Manu. Siempre es un placer pasar por tu espacio.
    Te dejo mi inmensa gratitud y mi estima.
    Un beso y se muy -muy feliz.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, Marina, por tu interesante y generoso comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  39. Una enorme canastilla de jazmines,que linda ofrenda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Rectificando la frase... Me he encontrado de todo. Las prisas no son mejores amigas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te entendió perfectamente.
      Gracias de nuevo.
      Un beso.

      Eliminar
  41. Hola, Manuel. Siempre traes al blog unas entradas de lo más interesantes.
    Creo que hoy en día quien no tiene ninguna fe no necesita disimular, antes de actuar como hicieron los novios, es mejor no acudir a la Iglesia. Para hacer lo que hicieron, se interpreta que los novios comulgaban obligados, también sabemos que eran tiempos donde en cuestiones religiosas podían sentir presión social y más en pueblos pequeños, en cualquier caso, ni abuela ni madre deben cargar con ese peso por algo que ellas no hicieron.
    Me queda la misma duda que a todos, saber qué pasó con ellos, además de ser familias repudiadas.
    Un abrazo y que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Loli. Creo que nos vamos a quedar todos sin saber que les paso a los novios, si algún día encuentro esa información, os lo contaré.
      Gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Buenas noches. Deciros que soy vecino de este pueblo y quisiera matizar algunas cosillas. A los novios los descomulgaron, como puede ser lógico por el acto cometido. Ahora bien, la verdad de lo sucedido es bien diferente. Es cierto que al novio al tiempo de comulgar se le cayera al suelo el cuerpo de Cristo, pero no fue voluntario. El hombre venía del campo de trabajar y casi sin comer ni beber porque no se podía hacerlo dos horas antes de comulgar. La garganta muy seca y aspera, y por tal motivo al entrar la Sagrada forma en su boca, se le queda pegada en su garganta y por acto reflejo el cuerpo la expulsa.
      Todo se llevó fuera de madre por la autoridad religiosa que no entendió de disculpa y se formó tal revuelo.
      A partir de entonces la familia lo pasó mal pero están totalmente integrafos en la sociedad. Incluso algunos descendientes forman parte del cuerpo directivo de hermandades locales. Graciad

      Eliminar
    3. Muchísimas gracias, Manuel, por los interesantes matices que aportas, y que seguro van a ayudar bastante a esclarecer, este singular suceso.
      Siempre he dicho, que lo mejor de este blog, son sus seguidores.
      De nuevo, gracias por su colaboración.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  42. Hola. Muy interesante. Lo seria mas si se conociera el motivo por el que esos novios hicieron ese acto, seria importante para ellos, atreverse a hacer eso en esa epoca uff. Nos podemos imaginar las consecuencias para ellos y sus familias a la vista de las caras de su madre y abuela. Muy interesante.

    ResponderEliminar
  43. Siento no poderos facilitar ese dato, ya que no la encontré en la prensa de la época; pero, no me doy por vencido, ya que tengo que ir a la Palma del Condado en el mes de Abril, y por supuesto que pasaré por la parroquia, donde me consta que se colocó posteriormente una placa en recuerdo de este hecho, además intentaré hablar con el párroco y si hace falta con algunos vecinos, a ver que me cuentan.
    Muchas gracias por tu visita y amable comentario.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  44. O borras la foto de mi abuela y de mi bisabuela que no eran madre ni abuela del pobre hombre .....o tomaré las medidas jurídicas al honor que establece la ley.

    ResponderEliminar
  45. Estimado señor o señora: Como comprenderá, ya que no le conozco antes de quitar nada, deberíamos hablar; para ello le facilitaré al final de mi respuesta, mi correo. De antemano le digo que esta imagen está tomada de un periódico original de mi propiedad, así que se trata de una fuente primaria, y el texto a pie de foto, dice literalmente lo que yo he puesto. Pero es que acabo de de mirar en la Hemeroteca Digital, de esta revista, y también está publicada digitalmente toda esta información, así, que voy a poner mañana en la entrada, la "Fuente", -o sea el nombre de la revista-, de donde he tomado estos datos, y si hay algo que reclamar se tendrá usted que dirigir a la Hemeroteca Nacional Digital, porque la revista ya no existe, y ya que las imágenes al tenerlas ellos publicadas, por la años que han pasado, ya son de dominio público, vamos, que le puedo dar si quiere la URL donde aparecen estas mismas imágenes, y que están a disposición del que quiera.
    De todas formas, me gustaría mucho hablar con usted, porque estoy seguro que que puede aportar mucha e interesante información sobre este suceso. Además le digo, que si usted me demuestra que las personas que aparecen en la imagen, no son la abuela y la madre de uno de los autores "como dicen en la revista"; -no lo digo yo-, que en esas fechas ni había nacido, estoy dispuesto por respeto a usted, a retirarla, o bien, a añadir una nota aclaratoria.
    He pensado que en lugar de ponerle yo mi correo, si quiere, haga usted el favor de darme el suyo, que como tengo activada la moderación, no lo haré publico.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar