lunes, 10 de mayo de 2021

Ruinas de Itálica, en Santiponce (Sevilla)

Las Ruinas de Itálica, en Santiponce (Sevilla).
Las ruinas de Itálica subsisten a la distancia de menos de un kilómetro de Santiponce, y a unos cinco de Sevilla. Asoman de trecho en trecho, entre olivares y matorrales, mármoles y ladrillos, pudiéndose apreciar los restos de la muralla, y en pie aún quedan buena parte del teatro y del anfiteatro, éste último, uno de los más grande del Imperio romano.
Estas son las ruinas cantadas por Rodrigo Caro en aquel Campo de soledad fue la Itálica famosa.
Anfiteatro de Itálica, en 1910.
Un distinguido arqueólogo sevillano, el señor Gaso, en su Guía Artística de Sevilla, se expresa, respecto al estado de ruina en que se hallaba Itálica, del modo siguiente: "Mucho se han debatido las causas de su destrucción; y siguiendo el parecer del señor Matute, una de ella debió tener lugar cuando Teodosio restableció los antiguos edictos contra la idolatría, mandando destruir los templos y otros edificios de carácter pagano, esto, unido a que desde los primeros tiempos el cristianismo tuvo muchos prosélitos en ella, se comprenderá claramente que éstos, por odio a las antiguas prácticas, se compadecieran en destruir aquellos recuerdos, y si además tenemos en cuenta los consiguientes estragos causados por la irrupción mahometana y la importancia que iba adquiriendo Sevilla, merced a tales circunstancias, no es extraño que la destrucción fuese poco a poco apoderándose de ella". Además, el terremoto acaecido en 1755 acabó de arruinar algunos restos, como el que se cree fue palacio de Trajano. A éste y a Adriano debió Itálica su Foro, sus templos y sus acueductos que traían las aguas de Ptucci; sus termas, sus cloacas y el anfiteatro; aquel despedazado anfiteatro, decía el señor Madrazo, que no pudo la elevada poesía de Rodrigo Caro hacer sagrado a los ojos del ciego utilitarismo, y que con las vandálicas profanaciones de que ha venido siendo objeto en el pasado siglo esta, para para mengua nuestra, atestiguando la permanente barbarie de la moderna España".
Estas  imágenes corresponden a la excavaciones que dieron comienzo en 1911, por el arqueólogo D. Rodrigo Amador de los Ríos, en el anfiteatro de Itálica.
Itálica, ciudad romana de la Bética, en la ribera occidental del Betis o Guadalquivir, al noroeste de Híspalis (Sevilla), se llamó, antes de la dominación romana, Sancios. Escipión el Africano, en el año 548 de Roma fundó a Itálica, no como verdadero municipio, sino como plaza de mercado, eligiéndola para lugar de descanso de los veteranos que bajo su mando habían hecho la campaña contra los cartagineses.
Se cree que fue la primera ciudad de lengua latina fundada por Roma allende los mares, y fue municipio en tiempo de Augusto y después colonia. Usando de la expresión y de la frase empleadas por Latour en su obra Seville et L´Andalusie, de 1855, diremos que el principal título de Itálica para figurar en la "Roma del humano entendimiento que se llama Historia", es haber dado a la Roma del Tiber emperadores, capitanes, poetas y mártires, y haber recibido de los primeros los monumentos cuyas ruinas publican todavía su grandeza.
Bien dice el sabio escritor  don Pedro de Madrazo, en su interesante obra Sevilla y Cádiz, que con razón puede concretarse a Itálica la conocida alabanza de Claudiano a España: "A ti te deben los siglos al óptimo Trajano; de ti nació la fuente de los Eleios que produjo a Adriano; tuyo es el anciano Teodosio, y de ti proceden la púrpura de sus dos hijos; de suerte que cuando Roma recoge de todo el orbe abastos, caudales y soldados, tú la das quien lo gobierne todo". Madrazo dice más adelante: "Hay de Itálica numerosas medallas, que batió en tiempo de los emperadores, las cuales sirven también para probar cuanto se precisaban los italicenses de su segundo origen como descendientes de los veteranos de Escipión. Gozó con el derecho de ciudadanía, de todos los privilegios propios de los municipios ya que tenía sus magistrados privativos, y era una especie de república calcada sobre la de Roma. Esto no obstante, fue una de las aliadas más fieles y generosas de aquélla en España, que presenció impasible desde sus almenas la rota de Hirtuleyo, lugarteniente de Viriato, cuando perdió éste veinte mil hombres al pie de sus muros, mientras el mismo caudillo lusitano se veía de otra parte hostilizado por Cayo Mario, hijo del municipio. Su flaco por los dictadores se mostró en las guerras civiles; el prestigio de los grandes nombres hacia latir su corazón con entusiasmo. Fiel aliada de César, cerró sus puertas a los partidarios de Pompeyo; uno de sus soldados fue aquél Pompeyo Níger que respondió al desafío altanero de Antistio y sostuvo contra él, en presencia de dos ejércitos uno de aquellos combates personales como los que leemos en Homero y Tito Livio.
Augusto la halló dócil, sumisa, lisonjera y la vio acuñar moneda representando su cabeza radiada y sobre ella un lucero, dándole en inscripción el nombre de Divino; más aún, la vio erigir un templo a su genio.
Uno de los mosaicos encontrados en la década de los años veinte, que podía competir en belleza con los más exquisitos tapices, y en el que vemos las figuras de Hércules, Neptuno y de tres sirenas.
Sobresalieron los hijos de itálica en el amor de la gloria y en el culto generoso de los grandes talentos. Silio, la abeja de Virgilio, aquel Silio peregrino, que cantó la segunda guerra púnica con los ecos de la lira del Mantuano, compró el campo donde reposaban las cenizas de éste y la casa donde compuso Cicerón sus famosas Cuestiones académicas
Trajano y Adriano dieron a las Artes un impulso prodigioso y cubrieron de monumentos la vasta extensión del Imperio, por lo que no es de extrañar que el pequeño municipio Italicense, tan dotado de instintos de verdadera grandeza y magnificencia, prefiriese a su independencia la identificación con la factuosa Roma, y que al presenciar las huellas de deslumbradora cultura que el sabio Adriano iba dejando por doquiera que pasaba con su escolta de arquitectos, escultores, poetas y filósofos, resolviese sacrificar sus libertades municipales por imitar en todo, como colonia, las leyes, usos y costumbres de la floreciente metrópoli; lo que verdaderamente nos causa extrañeza es que no comprendiese Adriano la causa filosófica de esta preferencia, si es cierto, como cuenta Aulo Gelio, que en la oración que pronunció en el Senado con motivo de la aspiración de sus paisanos de pasar de municipio a colonia, declaró que no podía menos de admirarse de aquella pretensión. Adriano sin embargo, debía conocer bien, la índole de sus paisanos.
Galería baja del anfiteatro.

Las Ruinas de Itálica, en tiempos del coronavirus, donde el acceso a algunos sitios estaba prohibido. 

Si haces clic sobre las imágenes, las puedes ver ampliadas.

68 comentarios:

  1. Ignoraba que en Sevilla existiera esta maravilla.Cuantas joyas del arte han sido destruídas a lo largo de los siglos por ideologías religiosas muy mal interpretadas y es una verdadera pena.Saludos

    ResponderEliminar
  2. He pasado varias veces cerca y no fui a verla, la próxima vez pienso ir. Siempre preciosos tus reportajes. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Una extensión del imperio romano, ésta Itálica, donde se observa la arquitectura latina, en toda su expresión. Bueno, creo que hay resguardar lo queda de esta ciudad encallada en las afuera de Sevilla. Hermoso contar con este espacio histórico, a un paso de de tu preciosa, Sevilla, Manuel.

    NOTA BENE: Manuel, agradecer tus sentimientos de solidaridad con los acontecimientos de violencia oficial, desatados por el gobierno contra las protestas sociales, en mi país. Un abrazo grande.
    Carlos

    ResponderEliminar
  4. Immagini bellissime e spettacolari !

    ResponderEliminar
  5. Thank you for this informative and beautiful post.

    ResponderEliminar
  6. He estado dos vecea llí y no me importaría visitarlo otra vez.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Adoro pasear por Itálica...realmente te retrotrae a un tiempo pasado de esplendor y riqueza en nuestra ciudad.
    Un gran post Manuel
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Debido a la cercanía a mi domicilio de Villas romanas en las cercanías de mi domicilio es algo que cuando visito algún lugar donde hay restos romanos como has visto me gusta visitar. En los mosaicos veo que hay motivos muy comunes en todos lados como son los arcos de Salomón y esvásticas entre otros.
    Decirte que en entrada referente a las antiguas minas si que hay escombreras de tamaño grande pero el manto vegetal que tiene no es plantado. Las minas de cielo abierto han causado un mayor impacto ambiental que estas de interior.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Que interesante entrada para dar a conocer estas ruinas de las que no tenía ni idea que existieran.
    Es triste que tanto arte haya sido destruido por diferencias de pensamientos sobre políticas o religiones de las diferentes ocupaciones.
    Las fotografías se ve muy bien la hermosura de sus figuras.
    Un abrazo Manuel y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Que aula de História, Manuel! L' hombre no cambiou nada dessde esse tiempo. Solament destrói y faz barbárie.
    Que ruínas maravilhosas! Nâo conhecia, pero las fotos são bién lindas e percetíveis.

    Nuevo post. Gracias.

    Besitos y buena semana.

    ResponderEliminar
  11. Que belleza, cuanta historia de tan hermoso lugar. Saludos a la distancia migo Manuel.

    ResponderEliminar
  12. Me encantó esta entrada. Me apasiona la historia, me apasionan las ruinas, me encanta perderme por muros y piedras antiguas. Conozco buena parte de estas míticas ciudadelas antiguas de nuestra Iberia vieja, y aunque siendo de Cádiz y habiendo pasado mil veces por Sevilla, Itálica lo tengo pendiente muy a mi pesar, pues sé muy bien que aún me queda por conocer una ciudalela romana de gran importancia en nuestra historia. Lo tengo en mi agenda. Y ahora gracias a ti y tu buen hacer con tus artículos, volví a reseñarlo en mis futuribles rutas.
    Un abrazo amigo y cuídate.

    ResponderEliminar
  13. Interessante , l'Impero Romano arrivava fino a lì ! Spero che Itaca si possa recuperare e restaurare completamente .. Saluti.

    ResponderEliminar
  14. åhh vakre bilder og nydelig mosaikk!
    Takk for at du deler fra en fantastisk plass:)))

    ResponderEliminar
  15. Qué cosa más bonita, sobre todo los mosaicos.
    Manuel, si haces la empanada, no se te olvide decirme cómo ha quedado, me tienes en ascuas, ja ja ja.
    Un abrazoooo.

    ResponderEliminar
  16. A Itálica hay que visitarla en invierno, otoño o primavera, eso sñi, cuando no haga un sol de justicia. Dicho esto, es una de las ciudades romanas cuyas ruinas tengo que visitar, después de haber conocido Cartagena, Mérida, Tarragona, Córdoba, Cáparra, Coimbra o Baelo Claudia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Puff que maravilla, me encantan las ruinas antiguas, los restos de civilizaciones que poblaron estas tierras, no la conozco, he tirado de mapa para saber mas o menos donde ubicarlas, a ver si las condiciones se normalizan poco a poco y nos hacemos un viajecito a Sevilla, gansa de ir, muchas, de ver hijos y familia, de disfrutar de la ciudad.
    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que pronto podamos todos disfrutar de esa anhelada libertad.
      Un fuerte abrazo, amigo José Antonio.

      Eliminar
  18. ¡Ay Manuel que maravilla...!
    He visitado varias veces las ruinas cuando vivía en Sevilla. Me fascinan esos lugares testigos de la historia.
    También, al volver de nuevo a Palencia, he podido visitar la Villa Romana la Olmeda, que está muy bien conservada.
    Gracias una vez más.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Estupenda publicación sobre las Ruinas de Itálica que no tengo la fortuna de conocer. Además las fotografías que nos muestra son un regalo a la vista y un excelente trabajo gráfico.
    Gracias, Manuel y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Qué grandes imágenes para acompañar un reportaje tan magnífico!!.
    Un placer la cultura que aportas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

  21. Hey dear! Loved your post and allready followed your blog, i want invite you to visit and follow my blog back <3

    www.pimentamaisdoce.blogspot.com

    ResponderEliminar
  22. Manuel, ¡otra sorprendente y maravillosa crónica!
    Puedo perderme horas y horas cuando visito ruinas. Es para mi una experiencia muy fuerte, imagino quienes caminaron por allí, como fueron sus vidas...En fin, no me resulta fácil explicar que me sucede en esas visitas.
    Gracias a ti paseo hoy por estas, y queda agendada para conocer en un futuro que espero no sea demasiado lejano.
    No tenía conocimiento de ellas.
    ¡Estupendas fotos amigo!
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  23. Hola Manuel:
    Como siempre haces una gran labor con estas entradas que son tan bonitas , ya no por toda la documentación
    que aportas que resulta interesante , y que eso lleva un gran trabajo , si no que también en su conjunto son las fotografías , una gran entrada amigo mío como siempre es un placer el pasar a leer cosas sobre las ruinas de Itálica, que para mi es una gran desconocida y que gracias a ti cada vez conozco , una cosa nueva , eres un gran Historiador y eso lo digo yo , jajajajaja te deseo una feliz noche besos de flor .... Y gracias por pasar por mi blog de detectives ya que hacía tiempo , que no te veía por allí.

    No sabes como me alegro de verte de nuevo por este blog
    la verdad , es que el caso en si no están complicado solo tienes que unir las
    piezas , te comento que ya esta publicada las segunda parte , si vas a donde
    pone "Nota " en color rojo , hay una palabra que pone "Aquí" pinchas y te llevara
    hasta la segunda parte , espero que te guste el relato , te doy las gracias por tu visita
    que para mi es tan especial , te deseo una feliz noche besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Flor, y voy a pasar a leer esa segunda parte.
      Besos.

      Eliminar
  24. España, tan maravillosa y llena de vida... Gracias siempre amigo por tus relatos y fotos


    Isaac

    ResponderEliminar
  25. Um local histórico e espectacular.
    Brilhante post onde a história acompanha as imagens.
    Um grande abraço

    ResponderEliminar
  26. Interesante Manuel... Siempre se aprende algo nuevo sobre la historia de Itálica, igual que la agradable visita en cualquier época.

    Mi última visita fue un poco antes del confinamiento.

    BESOS ... Excelentes fotos!!

    ResponderEliminar
  27. Uma publicação de profundo interesse histórico e cultural! Desconhecia a existência de Itálica!...
    Magnifico post, Manuel! Um grande abraço! Votos de uma feliz semana, estimando que tudo esteja bem, aí desse lado!
    Ana

    ResponderEliminar
  28. Felicidades por su blog, para una cita bibliográfica ruego se ponga en contacto conmigo: javiibur@hotmail.com

    ResponderEliminar
  29. It is a fantastic post, Manuel. I learned how Roman ruled some part of the world. Indeed, Roman Empire had a long histories.
    Thank you for sharing the amazing historical site.

    Hugs

    ResponderEliminar
  30. Hola Manuel, precisamente este año pensábamos hacer un viaje a Sevilla en mayo y entre mis prioridades estaba visitar estas ruinas de Itálica, pero el coronavirus ha dado al traste con todo, ahora no se para cuando lo plantearé. Una entrada muy completa la que nos traes. Gracias.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Un post fantástico, Manuel, muy bien documentado e ilustrado. He disfrutado y aprendido mucho.
    Abrazos,

    ResponderEliminar
  32. Excelente reportaje fotografico, muy bien documentado y mostrado, que buenos recuerdos me traen las ruinas de Itálica,saludos amigo.

    ResponderEliminar