jueves, 20 de febrero de 2020

Pabellón de Guinea, en la Exposición Iberoamericana de Sevilla.

Pabellón de la Guinea Española, en la Exposición Iberoamericana de Sevilla, de 1929. 
Proyecto del Pabellón.
Dependía este pabellón de la Dirección de Marruecos y Colonias, y su construcción estaba inspirada en la típica del país, madera, nipa para cubrir sus tejados y forro de los Pabellones en corteza de árbol recibida de Fernando Póo, y estaba rematado por cuatro torres situadas en los ángulos.
El edificio principal rodeado de amplia galería, en sus cuatro fachadas, tenía en su interior cuatro salones de 8 metros de anchura, dos de 22 metros de largo, y dos de 30 metros, que dejaban en el centro del edificio un patio rectangular rodeado de cuatro galerías que daban acceso a cada uno de los salones, que a su vez se comunicaban entre si.
Aparte, y fuera del Pabellón se agrupaban seis chozas, destinadas a viviendas de varias familias naturales de la Guinea, y correspondientes a las tribus Bubies, Coriscos y Pumies.
Fachada principal del Pabellón de Guinea.
En el salón de entrada pavimentado con madera de caoba y de nogal, procedente de la Colonia, tenía instalado un zócalo con madera de Okume, cuatro bancos de nogal y seis vitrinas centrales  donde se exhibían utensilios domésticos, pipas, armas y herramientas, adornos, brazaletes, collares, varios fetiches y caretas de madera y unos colmillos de elefante labrados en Elobey, con escenas de las excursiones por el Continente del General Barrera, Gobernador General que fue de aquellos territorios.
Nativas corisqueñas, danzando a las puertas del Pabellón, ante el Rey.
A este Pabellón Colonial, dando color y vida acudieron los habitantes de aquellos países con sus vestidos, danzas típicas y ejecución de algunos trabajos de su arte e industria rudimentaria, llegaron de la Colonia tres grupos de indígenas Pamues del Continente, principalmente de las tribus Esamangon y Arok; Corisqueños y Annoboneses; los grupos de Pamues y Corisqueños estaban compuestos por hombres y mujeres, y el grupo Annobones, por hombres solamente, pues las mujeres eran muy refractarias a salir de su isla natal.
Un bailarín pamue en el patio del Pabellón.
El decorado de estos Pabellones, sujetándose a la técnica empleada por los naturales del país, fue ejecutado sobre corteza que revestían los pabellones, y pertenecía su proyecto y ejecución al notable artista Vicente Zubillaga.
La idea del conjunto de esta instalación de la Guinea Española y su primitivo proyecto perteneció al ingeniero agrónomo D. Emilio Gómez Flores.
Decoración de las paredes del pabellón al estilo indígena del África Ecuatorial.
Vista exterior del Pabellón de Guinea.
En el salón de la derecha lo más interesante de lo expuesto fueron cuatro gorilas, de gran tamaño, procedente de la Colonia, además de un grupo de iguanos, unos turacos, unos mirlos metálicos, un mono de cara azul, un elefante pequeño, un armadillo y una interesante colección de insectos. En el mismo salón se habían instalado los stand de las sociedades "Bayer", de productos farmacéuticos, que presentaban varios gráficos, fotografías y demostraciones de sus preparados contra las enfermedades tropicales, y la "Constructora Colonial de África" que exponía productos de sus fincas de la Isla de Fernando Póo, y chocolates diversos fabricados con cacao de sus cosechas.
Detalle de la galería, torre y techumbre del pabellón.
En el salón de la izquierda se instaló el stand de la Sociedad Colonial de Guinea, exportadora de maderas de la Guinea Continental, que expuso diversos ejemplares de las maderas que suministraban; dos habitaciones, un comedor y un despacho construidos con maderas de la Colonia; y el Stand de los Misioneros Hijos del Corazón de María.
Vista general del patio del Pabellón Colonial de la Guinea Española.
Y en el salón del fondo se presentaba un modelo a escala 1 a 20, del patio de una finca de cacao, en la época de recolección. Un cayuco de Okume de 14 metros de largo labrado, de un solo tronco, además de diversas fotografías de paisajes y escenas típicas.
Y por último hablarles de "Momo", el leopardo del Pabellón Colonial, que en su nueva jaula y bien alimentado, era el señorito del pabellón, llevando con filosofía su vida de encierro.
Tenía este Pabellón como sector de emplazamiento, éste que denominamos Parque de María Luisa, el más poético e interesante rincón del que fue recinto de esta maravillosa exposición.
Por sus pobladores, este original Pabellón, constituyó una de las atracciones más sensacionales del Certamen.

Si desean conocer otros temas relacionados con la Exposición Iberoamericana de Sevilla, de 1929, por favor, haga clic: AQUÍ.

62 comentarios:

  1. De cuando teníamos colonias en lugares de negritos que nos traían anuncios de cacao para la leche ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. CREO QUE EL MÍO ES EL PRIMERO Y CON ÉL TE DOY UN ABRAZO Y , OTRA VEZ , MI ENHORABUENA POR EL BLOG .

    GUILLERMO.

    ResponderEliminar
  3. Imagino el gran impacto que este pabellón y sus bailarines causarían en la Sevilla de la época, Manuel.
    Gracias por traernos estos documentos de una época dorada de nuestra ciudad.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Buena recopilación de información, interesante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Mi madrina que nació en el 1896, me hablaba de la exposición del 29, me contaba cosas tan maravillosas que yo esperaba lo mismo de la del 92, y claro, me llevé un fiasco. Se murió cumplidos los 103 años.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuela, ¿donde hay que firmar para llegar a esa edad?.
      Un saludo y muchas gracias.

      Eliminar
  6. Bellas fotografías que engalanan la explicación tan hermosa de este evento en aquellos tiempos donde la gente no estaba acostumbrada a ver a los personajes y demás, de otro país, con lo cual estarían agradablemente sorprendidos y disfrutando.
    Un placer recorrer de tu mano esta Exposición Iberoamericana.
    Un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante. Imagino que debió ser asombroso ver aquello en esos años. Gracias por recordarlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Cómo me hubiera gustado poder asistir a esta exposición, me ha resultado muy interesante.Saludos

    ResponderEliminar
  9. Quedó chulísimo y debió ser todo un acontecimiento...
    Que tengas un feliz fin de semana Manuel...

    ResponderEliminar
  10. Bonjour,

    Vos publications sont toujours extrêmement complètes... Une exposition qui sans aucun doute a dû susciter un immense intérêt tout comme ce billet...
    Merci pour le partage.

    Gros bisous

    ResponderEliminar
  11. Precioso reportaje y muy bellas fotos de aquel pabellón de Guinea en la Exposición Iberoamericana de Sevilla. Seguro, causaría furor entre la gente de aquella época por todo lo mostrado. Una maravilla ese bonito reportaje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Al menos tenemos éste documento gráfico y el relato con tu aportación Manuel, imagino el impacto en aquella época.

    BESOS... Gracias por tus comentarios

    ResponderEliminar
  13. Hola, Manuel.
    Por diversas circunstancias relacionadas con el cine he sido observador de muchas construcciones en madera inspiradas en lo que los guineanos hacían. De hecho, siguen bebiendo -aunque actualizadas- de ese estilo único y que en lo personal me parece muy cálido a la vista. Las imágenes subidas así como las explicaciones son todo un lujo muy de agradecer.
    Un abrazo y excelente fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. Sevilla tiene que ser hermosa. Interesante todo lo que compartes y que lindas fotos. Saludos amigo Manuel.

    ResponderEliminar
  15. Muy interesante Manuel, desconocía esa exposición y ver las fotografías me han hecho imaginar que en aquellos años debió ser impactante para los ciudadanos. Un gran trabajo de recuperación de la historia. Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Los sevillanos y visitantes de otros lugares, pudieron disfrutar de un gran espectáculo. Fue un acontecimiento importante en la ciudad, que pudieron ver las personas que habían nacido años antes de celebrarse tan importante acontecimiento.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Hola Manuel
    Cuántos artesanos y artesanas sin saber que lo eran!(Vale para el presente también). Por sobre todos los tópicos, veo arte.
    Maravillosamente bello el pabellón de Guinea.

    Y, como de costumbre, un disfrute pasar por aquí con tus informes y las fotografías. Excelente manera de recordar...
    ¡Vaya trabajo te has tomado respecto a la Exposición Iberoamericana de Sevilla, de 1929!
    Poco a poco la iré viendo, por ahora solo di una pasada a vuelo de pájaro.

    Amigo, que tengas una bella semana

    ResponderEliminar
  18. Por su tipismo y materiales constructivos, es lógico que no iba, a diferencia con los de otros países, a llegar a nuestros días. Afortunadamente quedan estos testimonios fotograficos y el suyo literario. Gracias y un saludo, Manuel.

    ResponderEliminar
  19. El edificio tiene toda pinta de ser como nos dices un calco de los usados en lo que fue colonia de España.
    No se como estaría visto todo que nos narras que allí se expuso en especial lo de los animales.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Curioso pabellón de airers y materiales africanos que bien pude considerarse arte efímero, tan efímero que desapareció una vez concluida la exposición.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Qué gran documento!!. Un acontecimiento impresionante.
    Gracias por tu gran aporte cultural.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Muy interesante todo lo que nos cuentas. Las fotografías son preciosas. Un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  23. Y parece que lograron traer un pedacito de África a España...

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  24. No me extraña que causara sensación Manuel, por lo que nos describes parecía que lo estaba visitando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola manuel como siempre es un placer leerte de nuevo, me encanta como describes con todo lujo de detalles tu post, sin lugar a dudas siempre aprendemos algo nuevo contigo, sigue así amigo no dejes nunca de escribir!! Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  26. Esta aí a história com seus registros.
    Super interessante.
    Obrigada pela visita e uma boa
    continuação de semana.

    ResponderEliminar
  27. Saludos Manuel, he recordado un film sobre una de las 3 Guineas y, he visto viviendas como las que nos muestras, así como la vida de los esclavos africanos y los inmensos sembríos de cacao. Me ha encantado este post.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  28. Interesante todo lo que cuentas de esta exposición la cual no conocía. Ha sido un placer pasear de tu mano por dicho espacio y conocer parte de la historia de la Colonia española.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Madre mía, que maravilla, Manuel, una estupenda y muy bien documentada crónica que se añade a las que ya nos has contado de esos esos 22 paíse que participaron en esta colosal y exótica Exposición. Como diría un castizo, vaya curro, Manuel, y los que te visitamos y leemos felices.

    Me ha encantado, Manuel, sólo me he quedado con las ganas de ver a Momo, aunqe sea enjaulado, pues me chiflan los felinos y más los leopardos que son preciosos.

    He disfrutado mucho también viendo con todo detalle las fotos, ya sabes lo curiosa que soy.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  30. ¡Qué maravilla lo que eran capaz de hacer y montar sin apenas medios! Y como siempre qué bien documentado está tu post sobre dicho evento.

    Abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
  31. Interesting contribution about this tribe. The dancers and the pavilion remind to Papua New Guinea.

    Have a wonderful day!

    ResponderEliminar