miércoles, 31 de agosto de 2022

Cárcel del Pópulo, de Sevilla.

La cárcel del Pópulo, de Sevilla.
 La Esperanza de Triana ante la cárcel del Pópulo. Postal de 1898.
Existía la tradición por parte de la Hermandad de la Esperanza de Triana, de visitar a los presos de la cárcel del Pópulo, donde los presidiarios le cantaban  a través de una ventana, saetas, a las imágenes. Esta tradición duró desde 1889 a 1933, año de la clausura de este centro carcelario.
La cárcel del Pópulo de Sevilla, estaba instalada sobre lo que fuera el convento de Santa María del Pópulo, de agustinos descalzos, y fue inaugurada el 3 de Junio de 1837. En su época fue una magnífica prisión, considerada la tercera del mundo en servicios, e higiénica por la ventilación y espacios de sus galerías. Poseía una espaciosa azotea, cercada por barandillas de hierro, en cuyo centro se colocaba el patíbulo para ejecuciones, que podían ser vistas desde el arrabal del Baratillo.
Allá por los años veinte del pasado siglo, todo había cambiado con el paso de los años, la falta de mantenimiento, y por el hacinamiento de reclusos que llegó a triplicar la capacidad, para la que estaba prevista. Llegó a decir públicamente el director general de Prisiones, Sr. Sol, que entre las cuatro o cinco prisiones peores de España, la peor, era la de Sevilla, calificando a este establecimiento carcelario como verdaderamente inmundo  e impropio de un país civilizado.
Algunos de estos dormitorios donde los reclusos sufrían sus noches, carecían tanto de luz como de ventilación.
Ejemplo más elocuente de las repugnantes condiciones en que vivían los hombres a quienes la vulneracion de la Ley, había privado de libertad. Un colosal ejército de ratas invadían confiadamente las zahurdas de este establecimiento, en la imagen las vemos comiendo en las escudillas de los presos.
Las horas de recreo las pasaban los reclusos, en el "patio Chico" del carcomido caserón, en el que fueron ajusticiados a garrote vil, José Muñoz y Juan Andrés Aljide, autores de los crímenes "Del huerto del francés", en Peñaflor (Sevilla.
La cocina de la vieja cárcel de Sevilla no era precisamente la de un hotel. Cuesta creer que con estos elementos se condimentaran ranchos para tantos reclusos, o para presentarlos en visitas de inspección.
    Esta Cárcel Nacional o antiguo caserón del Pópulo, como era conocida vulgarmente, se mantenía en pie contra toda ley de gravedad; antro repugnante, donde fue posible, por el hacinamiento de su población penal, el contagio epidérmico de vergonzosas enfermedades, nada se hizo -obras son amores, no buenos proyectos- para compadecer al delincuente, observando la máxima cristiana.
Techos desvencijados, paredes agrietadas, celdas mugrientas, atmósfera enrarecida e irrespirable por hediondas emanaciones, falta absoluta de higiene... Todo en ella era repelente.
La cárcel del Pópulo, 1912.
 Esta cárcel contaba con servicio de capilla, teniendo su capellán. Sin embargo, el cardenal Almaraz, como era costumbre en él, de vez en cuando daba misa y la comunión a todos aquellos internos que lo desearon. En la foto se registra el momento de la comunión asistido, posiblemente, por el capellán de la prisión.
Patio de la prisión donde se ofició la Misa. En el patio de mujeres se celebró la misma ceremonia recibiendo a Jesús 19 mujeres. 1912.
    Por fortuna -fortuna para los privados de libertad y para las personas que sentían el aguijón de la protesta contra estado de cosa tal-, la cárcel del Pópulo iba a dejar de ser el infierno de los desgraciados que convivían con las ratas, ya que con la llegada de la República, pronto tendrían un nuevo establecimiento carcelario, con arreglo a las normas modernas.
Tras la proclamación de la República, el 15 de Abril de 1931, el público se dirigió hasta la cárcel, para ver la salida de los presos indultados.
El público comentando en los alrededores de la cárcel los sucesos desarrollados, en el plante capitaneado, por el ya famoso "Mijitas". A pesar de la violencia del plante, no hubo que lamentar víctimas.
Uno de los costados del vergonzoso caserón, cuya suciedad y miseria era la más temible condena para los encarcelados. Por esta pequeña puerta, que daba a la calle del Genil, se intentó a principios de 1933, un asalto a la prisión, por elementos extremistas.
La Guardia civil, impidiendo la circulación ante esta pequeña puerta de la cárcel.
Un preso, por hallarse enfermo, no pudo abandonar la cárcel con los demás, y un grupo de manifestantes lo llevó al hospital.
La alegría de la libertad hizo que casi todos los presos, olvidaran sus petates en la cárcel, como puede observarse en esta fotografía.
Salida de presos de la cárcel del Pópulo, para su traslado a la nueva Prisión Provincial, que se inauguró el 15 de mayo de 1933.
Existían también desde principios del siglo XIX dos Prisiones Preventivas, popularmente "Casillas"; una en la Alameda de Hércules nº 31 y otra en el edificio de la Alhóndiga, calle del Almirante Apodaca, que tenían por objeto como su título indica, la custodia de los individuos que eran detenidos preventivamente por los agentes de la autoridad; y el alto índice de delincuencia a mediados del citado siglo, obligó a la dirección de la cárcel Pópulo a redistribuir sus dependencias creando dos departamento separados, uno, para presos políticos, y el otro, un gran dormitorio o galera para menores de 14 años, capaz de albergar 200 personas... Y así, dio comienzo el hacinamiento y abandono que les he contado.
Cárcel del Pópulo en1935, año en que fue derribada.
El 14 de Septiembre de 1935, el alcalde de Sevilla, don Isacio Contreras, ante la fachada de la Cárcel Nacional (del Pópulo), momentos antes de iniciar con la piqueta su derribo. Los presos habían sido todos trasladados a la nueva de Ranilla.
El alcalde Isacio Contreras inicia con la piqueta el derribo de la Cárcel del Pópulo.
    Y con el derribo se perdió también su espeluznante historia de seis ejecuciones, y como también se perdió entre los escombros de su derribo, aquella bandera negra -lúgubre pendón del desalmado ejecutor de la justicia-, que en días de honda tristeza para Sevilla, ondeó en su fachada anunciando el tránsito definitivo, de los condenados a muerte.
Y no sea posible otra vez -la humanización de un nuevo Código, abría el pecho a la esperanza-, el desolador deambular de los hermanos de la Caridad por nuestras calles, recogiendo en su esportilla, rematada por el símbolo cristiano, una limosna, "Para hacer bien por el alma, del que van a ajusticiar".

De la nueva prisión Provincial, también conocida como "La Ranilla", en breve, publicaré una nueva entrada.

Edificio, que actualmente ocupa el lugar donde se encontraba la antigua Cárcel del Pópulo. 
En su planta baja se construyó una moderna plaza de Abastos conocida como Mercado del Arenal, y los locales comerciales estuvieron ocupados por oficinas municipales. Las plantas altas son todas viviendas.

(Si haces clic sobre las imágenes las puedes ver ampliadas)

74 comentarios:

  1. Magnífico relato de una triste historia de esa cárcel de la cual lo ignoraba, yo, todo.
    No dejes de escribir nunca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué pedazo de historia más triste amigo Manuel y que bien documentada está. Cuanto sufrimiento entre esas lúgubres paredes. Realmente esa cárcel tuvo que ser una monstruosidad, no sé que sería peor si morir o permanecer en ella encerrado.
    Gracias por mostrarnos siempre un trocito de nuestra historia, tanto de lo bueno como de lo malo de antaño.
    Un gran abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Hi Manuel :) Very interesting is your article and beautiful photos. I’m glad that I, thanks to you, can get to know Spain more thoroughly.
    Manuel I wish you a good Thursday!

    ResponderEliminar
  4. Tan solo en una ocasión he cruzado el puente de Triana. Siempre me he quedado en el anterior puente en donde está la Torre del oro. No hace bastante tiempo que llegué hasta a él, porque ya iba siendo hora de conocer el barrio de Triana. No me adentré mucho, porque había andado bastante y lo primero que visité fue precisamente su Plaza de abastos. Desde allí caminé hasta la Basílica de la Macarena, que para mi suerte estaba abierta. Era sábado y se iba a celebrar una boda en ella. Lo último que hice fué dar un paseo por la margen del río, volviéndo de nuevo, a cruzar el río . Ya se acercaba la hora del almuerzo y por eso volvía a la zona donde tenía mi alojamiento.
    Interesante la historia que has contado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Prisons are never a light subject.
    The prison of the Populo of Seville was , sadly,overcrowded, filthy, ' the hell of the unfortunate'.
    Its demolition, transfer of the imprisoned to a new prison in Ranilla , and a modern building erected in its place - meets the saying "all's well that ends well".

    ResponderEliminar
  6. I am so glad to read that compassion and humanity triumphed.

    ResponderEliminar
  7. Mais uma interessante lição de história, belissimamente acompanhada, por fotografias do passado e do presente.
    Um grande abraço

    ResponderEliminar
  8. Me parece muy interesante toda esta historia y las fotos son impresionantes.

    ResponderEliminar
  9. Feliz comienzo de septiembre querido, Manuel.

    Una entrada muy original y didáctica para comprobar como la antigua cárcel parecía diseñada por algún escritor de terror de la época. Creo que incluso los presos tienen que tener derecho a unas condiciones dignas para cumplir sus penas. Ese antes y el después de la cárcel me ha parecido una vez más un regalazo a todo color.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Importante entrada, Manuel. De alguna manera son historias que conviene no olvidar... para no repetirlas. Si una sociedad trata así incluso a quienes pudieron delinquir no se diferencia de quienes cree condenar.

    Abrazo hasta allá.

    ResponderEliminar
  11. Muy lamentable la situación de esos presos. El cambio que ha dado es fantástico.Saludos

    ResponderEliminar
  12. Realmente "espeluznante historia" y terrible la situación de esos presos. Solo pensarlo hiere.
    Precioso el edificio actual.
    Magnífico y estremecedor reportaje.
    Fuerte abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  13. Vaya cambio favorable!!. Qué tristeza y cuánto sufrimiento!.
    Muy interesante historia.
    Un fuerte abrazo. Feliz Septiembre.

    ResponderEliminar
  14. Hola Manuel , una entrada muy amena he interesante , las fotos son muy impactantes la de ByN, me gusta la reforma que le han hecho a la antigua cárcel , te digo una cosa las cárceles de España no son cárceles son hoteles de lujo , para cárceles como las que tú acabas de nombrar yo te digo que vayas a Tailandia , 80 persona o algo menos en una habitación de 70 metros cuadrados y eso sí que estaban hacinados con cucarachas y ratas.
    Besos de flor , me alegro de leerte.

    ResponderEliminar
  15. Mientras te leía Manuel, ha pasado ante mi tu relato como si estuviese viendo una pelicula, tan minuciosamente relatado, que lo he ido reviviendo, gracias a Dios que al final fué demolida y que ese crespón negro no pensa más a la vista de nadie...echos que nunca deberian pasar
    Tu blog es grandioso Manuel, gracias por compartir historia, aunque no sea idilica, pero es historia real, lo vivido y que debe perdurar para que no pase nunca más.
    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  16. Siempre son preciosas e interesantes tus entradas Manuel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Magnífico post, Manuel
    Eran tremendas las condiciones en que vivían estos presos.
    Gracias por compartir este triste retazo de historia reciente
    Besitos

    ResponderEliminar
  18. ¡Cuánto sufrimiento debieron pasar! Te pone la piel de gallina la lectura, es una magnifica entrada aunque sea triste amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola, Manuel.
    Una historia bien contada de una triste realidad. parece que no puede ser a sí, sí, asin es.
    que lo pases buen. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Historia de la magnífica Sevilla, gracias por compartir Manuel. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
  21. En primer lugar, quiero felicitarte por todo el esfuerzo que has realizado para contarnos esta historia que ,desgraciadamente, había dejado atrás la etapa de los grilletes. Todo lo que cuentas duele porque la realidad es que a la cárcel van a parar los rateros, los pequeños delincuentes, que pagan bien caro su delito. La cárcel debe ser un lugar de rehabilitación o es un fracaso de la sociedad. Es un tema muy interesante el que planteas y tenemos que agradecerle a las circunstancias que nos ha tocado vivir que debamos "odiar el delito y compadecer al delincuente" aunque en las situaciones de asesinatos, la verdad, se hace difícil la compasión. Las fotografías apoyan con un gran realismo todas tus palabras, gracias por compartir todo este material.
    Afectuosamente y con mi mayor admiración, te deseo los mejores momentos.

    ResponderEliminar
  22. Es un genial reportaje el nuevo edificio es muy bonito. La carcel te da mucha pena. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  23. Bonita historia e imágenes Manuel... Ahora está muy bonito...Que tengas buena semana.

    ResponderEliminar
  24. Ay Manuel! Es tan triste la historia de ese penado como la de tantos otros.
    No creo que haya habido en el mundo uno donde trataran humanamente a los prisioneros. Aun hoy tengo dudas, pero claro que con los organismos de derechos humanos siempre atentos mucho han mejorado.
    Me impresionó mucho lo que cuentas sobre las condiciones de mugre en que vivían.
    Excelente, como siempre tu relato y las fotos con que acompañan.
    ¡Impresionante contraste de aquella prisión con el edificio que hoy se encuentra en el sitio! Cuánta luz en él como si quisiera borrar toda aquella tenebrosa oscuridad.
    Preciosas fotos del "Mercado del Arenal" y esa magnífica construcción tan blanca, insisto, como queriendo borrar el oscuro pasado.
    Te felicito amigo por tu trabajo.
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  25. Como siempre extraordinaria información amigo Manuel, he mirado en google por curiosidad donde se ubica el Mercado del Arenal , tenía curiosidad por saberlo, y bueno es parte de las historia de Sevilla.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Jolín qué curioso lo de la cárcel. Sabes? En San Sebastián hubo una cárcel (1840-1931) que estuvo situada en la misma playa de Ondarreta. De ahí son los ladrillos y restos de piedras que últimamente en la actualidad estaba sembrada la playa por la falta de arena. Pues bien, cuando se anunciaba que Franco iba a veranear a La Concha, había un listado de personas que "voluntariamente" acudían a la cárcel durante las vacaciones del dictador. Ahí lo dejo.
    Un abrazo Manuel :)

    ResponderEliminar
  27. I was in Seville before the pandemic hit. I wish I have discovered your blog before my visit. There is such a wealth of information from your posts really. I love the streetscape photos you have taken. Bravo!

    ResponderEliminar
  28. Hi Manuel!
    Manuel I feel very sorry for the British people. Queen Elizabeth was a great person and a real lady. I think today was the end of an era. May she rest in peace in the House of our Father in Heaven!!!

    ResponderEliminar
  29. Si esa cárcel estuviera ahora así, yo creo que habría menos delincuentes.
    No es que esté de vacaciones Manuel, no he publicado para que más gente pueda ver esa entrada.
    Mil gracias por pasarte y un abrazooo.

    ResponderEliminar
  30. Una historia de un edificio horrendo que hay que recuperar para que no se pierda a pesar de los pesares. De todo los que nos cuentas me quedo con tres detalles: la primera pincelada de las Vírgenes parando a su vera, la segunda es la imagen del acalde vestido de purísimo blanco maza en mano echando abajo sus paredes y la tercera es la plaza de abastos que se abrió en su planta baja.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  31. Lo primero es que no tenía que haber presos políticos. Y lo segundo es que eran unos guarros por tener a la gente de esa manera tan sucia...mejor lo dejo.
    Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
  32. Excelente post, mi estimado Manuel.

    De mi parte anotaría que las repugnantes condiciones en que vivían en esa época los hombres a quienes la vulneracion de la Ley, había privado de libertad, en la epoca presente no son escasas, especialmente en el horripilante mundo de las dictaduras , que no son pocas.

    Gran Abrazo!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  33. Una crónica que desnuda la crueldad de la cárcel del Pópulo, singular porque los presos que tenían quizá una ventana a la calle, participan de los cantos de las procesiones religiosas. A pesar de sus crímenes, no perdían el fervor religioso. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  34. Desconhecia esta prisão, e todo o contexto histórico da mesma!
    Uma publicação profundamente interessante, e como sempre muitíssimo bem documentada!
    Estamos sempre a aprender, por aqui! Um grande abraço!
    Ana

    ResponderEliminar