sábado, 31 de octubre de 2020

La Cruz de los ladrones, y la Virgen de Santa María de las Cuevas, de Sevilla.


Tradiciones y leyendas sevillanas (IV)
La Cruz de los ladrones, y la Virgen de Santa María de las Cuevas, de Sevilla.
Puerta principal del Monasterio de la Cartuja. Capilla exterior y fragmento del muro que lo rodeaba.
La misma Puerta, en la actualidad.
La historia del desparecido Monasterio de Nuestra Señora de las Cuevas -posteriormente transformado en importante establecimiento industrial-, tratando de sus orígenes, nos dice que su fundación fue motivada a causa de haberse hallado una imagen de Nuestra Señora en una de las varias cuevas que había en Sevilla, en el Arrabal de Triana, muy cerca del río, habitadas por los cristianos, cuando la ciudad estaba cautivada por la morisma, y que aquellos ocultaron en una de ellas, la cual permaneció olvidada durante el dominio agarense, siendo descubierta en el año 1249, en cuya época y en el propio lugar donde existía la cueva fue erigida una modesta capilla con el nombre de Santa María de las Cuevas, quedando dentro de la citada ermita el pozo donde fue hallada la Virgen, el cual tenía más de seis varas de profundidad, teniendo que taparse, ya que la ermita se llenaba de agua cuando aparecían las grandes avenidas del Guadalquivir. Pozo que con el tiempo se olvidó su verdadera situación. 
Años después, en el lugar citado se construyó un monasterio cartujano. Sus venerables moradores no lograron descubrir dicho pozo -no obstante su gran celo- no dieron con el hasta el año 1758, al construir la nueva capilla.
La imagen de la Virgen fue veneradísima en Sevilla. Su rostro era hermosísimo, y de gran valor sus vestiduras. Atesoraba dicha imagen valiosas joyas, siendo su rostrillo el de más fama en Sevilla, labrado en oro fino y piedras preciosas. Dicha imagen se veneraba en la capilla de afuera; y aún cuando algunos analistas consignan que ocupó el centro del altar mayor de la iglesia, es inadmisible tal afirmación, pues sabido es que en los monasterios cartujanos no se permiten la entrada a las mujeres, y se establecería una patente contradicción, ya que es notorio el incalculable número de devotos de ambos sexos que confirman haberla contemplado embelesados por su singular hermosura y postrados a sus pies, para musitar unas fervientes plegarias. Cosa que no hubiera sido posible, de estar colocada en el altar mayor de la iglesia.
Si bien es verdad que la imagen pertenecía al tiempo del poder musulmán, posteriormente fue sobrevestida. De la misma se han hecho varias láminas, una de las cuales es la que van a ver a continuación, de cuyo grabado posee la plancha el Marqués de San José de Serra, antiguo propietario del extinguido monasterio de Nuestra Señora de las Cuevas, y el autor de esta estampa es el escultor Real, Juan Palomino, y lleva fecha de 1760.
"La Virgen de las Cuevas". Reproducción de un grabado de Juan Palomino (año 1760)
Suspendemos la historia de esta milagrosa imagen, para narrar el robo de que fueron objeto las joyas que aquella poseía, acumuladas día tras día, por los fieles que la veneraban, particularmente los sevillanos.
Este extraordinario suceso ocurrió de la siguiente manera:
En el año 1554, según crónica de Pedro Cano, desempeñaba el priorato de esta Gloriosa Casa de Dios el venerable P. D. Rodriguez o Rodrigo de Valdepeñas, virtuosísimo religioso profeso del Paular. Para llevar a término el robo, los malhechores saltaron por las tapias que rodean el dilatado ex monasterio, asesinaron a uno de los criados y apoderándose de las alhajas y de algún dinero. Dueños del tesoro, salieron precipitadamente. Lo que ocurrió después lo describen ellos mismos en la interesante carta que escribieron en presencia del P. Prior, confesando el delito y demás incidentes de tan sacrílego acto. De este valioso documento, cuyo original se guardaba en el archivo del repetido convento, y actualmente se ignora el paradero.
A continuación lo transcribimos íntegro, y dice así:
"Rogamos todos seis ladrones, que fuímos en hacer todos los hurtos en esa Santa Casa y Religión con poco temor de Dios, que nos perdonéis por un solo Dios. Queremos contar un misterio grande, que nos aconteció el segundo día que matamos el seglar en el Monasterio, que nos apareció Santa María de las Cuevas a la salida de la huerta nueva, cabe el río, que nos tulló en tal manera, que nunca pudimos mudarnos de un lugar, y estuvimos desde la media noche hasta la mañana, que salió el sol, así, que nunca hicimos sino llorar nuestros pecados. Y luego nos acordamos de volver quanto os tomamos hurtado, y ahí va todo, salvo diez doblas que gastamos, y no tenemos de que pagar. Y por esto a vos demandamos perdón. Y la plata se nos cayó en la huerta. Y también os demandamos perdón de todos los escándalos que habemos hecho, y desordenaciones, en especial de la muerte del seglar que matamos, que de esto nos duele más que todo, por tener ánima acuestas; y esto creemos como la Fe de Jesu-Christo, que nos vimos por las muchas oraciones y Misas, que habéis hecho a Nuestra Señora Santa María, y todo por salvación de nuestras ánimas, y habéis librado seis ánimas del infierno; y el porqué es, que si no viéramos tan gran milagro, de voluntad estábamos de robar todo el Monasterio; que nosotros teníamos tales artes, que por donde queríamos por ahí salíamos sin detenimiento ninguno. Más no quiso Santa María que hagamos más mal de lo hecho, porque nosotros andábamos de lugar en lugar, haciendo estos saltos donde habíamos fama de dinero. Y todo esto se causó por el bolsón que quedó allá, que si no quedara allá, y lo traxéramos, luego nos fuéramos: más no quiso Nuestra Señora que nos perdiéramos del todo, que bien debemos cinco quentos, y no tenemos de ello salvo la deuda. ¡O cuitados de nosotros, que en fuerte hora habíamos nacido! Y rogamos por amor de Jesu-Christo y por su Pasión, que roguéis a la Virgen Santa María que nos tenga con su mano, y en vuestras oraciones y Misas. Y nosotros no éramos dignos de ver tal cosa como vimos por ser tan grandes pecadores. Si algún dinero falta de eso que ahí va, por el camino se perdería con la prisa que llevábamos huyendo, que no sacamos acá a luz más de quinientos castellanos. Y nosotros vamos a hacer penitencia y a gemir nuestros pecados, y a clamar a Santa María, que a tan grandes pecadores y robadores quiso aparecer, que cuando la vimos, fuimos mucho espantados, aunque muy espantados por ser tan malos, y por amor de Dios que la llaméis de día y de noche."
Portada de la iglesia de la Cartuja.
Portada de la iglesia en la actualidad.
La Comunidad del extinguido Monasterio, compenetrada de que el milagro narrado estaba patente la intervención de la Santísima Virgen, en prenda de agradecimiento y al objeto de perpetuar el recuerdo de tan interesante suceso, acordó erigir un monumento en el propio lugar que se cree aconteció el milagro, consistiendo aquél en una columna de mármol blanco, coronada por artística cruz de la misma piedra, siendo su base un pedestal exagonal, en el que figura un recuadro que seguramente contenía alguna lápida alusiva al hecho. Esta Cruz se denomina "Cruz de los ladrones" y también "Cruz de las Cuevas", y estaba situada en una venta o cantina situada en el camino que conducía de Triana a la Cartuja, a 300 metros antes de llegar a esta.
La primitiva Cruz de los Ladrones.
(Imagen inédita, y en exclusiva para todos ustedes)
La prensa de la segunda década del pasado siglo, ya denunciaba, lo doloroso de que un monumento de tan señalado valor histórico y artístico se consienta permanezca casi oculto y como recostado a la pared de una modesta cantina, solicitando a la autoridades, se instalara alrededor de la misma una sencilla reja, y en el espacio comprendido entre la base del monumento y aquella pared, se rellenara de tierra, colocando en la misma unas sencillas, pero olorosas flores de las muchísimas que prodigan en esta bendita tierra andaluza...

La Cruz de los Ladrones, en la actualidad.

Si haces clic sobre las imágenes las puedes ver ampliadas.

Si deseas ver otras leyendas y tradiciones sevillanas, por favor, haga clic: AQUÍ.

78 comentarios:

  1. Voy mucho al Monasterio de la Cartuja, hoy Centro Andaluz de Arte Contemporáneo porque trabajo cerca y siempre me ha transmitido mucha paz pasear por sus jardines.
    Contigo siempre se aprende algo nuevo, querido Manuel. Gracias por este interesante post.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muy querido amigo Manuel.

    Como de costumbre nos llenas de riqueza histórica y cultural.

    Mil gracias.

    Algún día me encantaría visitar la Virgen de Santa María de las Cuevas, en la preciosa Sevilla.

    Te dejo mi abrazo pleno de aprecio.

    ResponderEliminar
  3. Hermosa e interesante historia nos cuentas hoy con esos ladrones arrepentidos por habérseles aparecido la Virgen.Saludos

    ResponderEliminar
  4. What a fascinating story and glorious architecture. Thank you.

    ResponderEliminar
  5. Menudo reportaje más extenso. Una historia bien curiosa la de los ladrones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante esta historia Manuel. Una carta bien extensa con cierta peculiaridad por la forma de hablar de los ladrones que parece quedaron bien arrepentidos por la aparición que presenciaron.
    Mucho mejor donde fue situada la cruz.
    Un abrazo y buen domingo.

    ResponderEliminar
  7. Una bella leyenda sobre el robo de las joyas a la Virgen de las Cuevas, de la que pudo tener una base real que la leyenda aumento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Que bonito paseo por tus fotos y postales y que bien narras la historia de tan lindo lugar. Saludos amigo Manuel, cuidate.

    ResponderEliminar
  9. Qué interesante, esa historia no me la sabía, tengo que darme una vueltecita y ver esa cruz.

    Gracias por tan magnífica lección de historia.

    BESOS .... Cuídate 😉😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María José.
      Un beso, y cuídate también que la cosa está chunga.

      Eliminar
  10. Unos interesantes luugares, que nuncha he visitado y que tienen mucho arte.

    Es muy bueno tu artículo y te entran ganas de visitar esos lugares. Ahora se echa de menos hacer una escapadita, pero la prudencia aconseja quedarse en casa. Ahora en Sevilla no se puede entrar ni salir.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Impresiona ver las imágenes del antes y el después así como leer el gran trabajo de tu artículo que pone a las citadas fotografías en el contexto adecuado. Deseando volver a mi familia en Sevilla pero por prudencia no son tiempo para viajes. Toca cuidarse y cuidarnos entre todos querido Manuel.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Como siempre amigo Manuel nos deleitas con un bello reportaje y muy bien documentado, siempre es un placer leer tan bellas historias y anécdotas que en definitiva son y forman parte de un pasado histórico. Grande tu labor amigo.
    Un abrazo y te deseo buen mes de noviembre.

    ResponderEliminar
  13. Oh, Manuel cómo he disfrutado con este post, sobre todo con la carta de los arrepentidos ladrones...

    ...que nos apareció Santa María de las Cuevas a la salida de la huerta nueva, cabe el río, que nos tulló en tal manera, que nunca pudimos mudarnos de un lugar...

    Que bueno, "cabe" al río, hacía años que no oía esa expresión... y sí a mí también me espantaría una aparición...

    Una gozada de post. Ah, y me encanta que pongas también fotos actuales, Manuel.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tesa, y lo de poner las fotografías actuales, tu fuiste una de las que me animaron a ello.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Cuántas historias quedan proo descubrir en esa rica ciudad, otrora puerta hacia las Américas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Una gran historia. Se aprende mucho disfrutando de tus excelentes reportajes.
    Con ese buen trabajo y buenísima documentación.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Manuel!
    Maravillosa historia.
    ¡Increíble esa carta de los ladrones! Todo un documento sin dudas.
    Imagino a esos hombres tan "machos" apichonados ante la aparición.
    Bellas fotos, y un placer poder ver el antes y el ahora.

    Gracias por compartir esta crónica!!

    Abrazo va.

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado toda la historia del lugar y lo bien que lo hilas y documentas. Cuídate mucho.

    Besines utópicos.-

    ResponderEliminar
  18. ENHORABUENA POR TAN BUENA ENTRADA , QUERIDO MANUEL .

    UN ABRAZO FUERTE .

    GUILLERMO.

    ResponderEliminar
  19. La historia es muy buena pero la confesión de los ladrones tiene su miga Manuel, gracias por enseñarnos tanto.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  20. Hola Manuel, Sevilla tiene tantos rincones por descubrir y gracias a tus post tan bien documentados todos los que tenemos el gusto de leerte siempre aprendemos algo de esta bella ciudad, como siempre un placer leerte. Un gran abrazo amigo, cuídate!

    ResponderEliminar
  21. Como siempre un reportaje precioso e interesante. Un placer leerte. Abrazos amigo Manuel.

    ResponderEliminar
  22. Muy interesante y muy bien trabajadas las fotografías. Me ha encantado

    ResponderEliminar
  23. Que bonito trabajo ,me a encantado unas fotografías preciosas , muchas gracias Manuel ,siempre a la espera de la próxima ,un saludo 😃

    ResponderEliminar
  24. Respecto a la Virgen, en Madrid también apareció escondida en una muralla Nuestra Señora de la Almudena (nombre original, Almudaina), que celebramos precisamente el lunes día 9 y es fiesta en Madrid.
    Tambien te digo que es un placer leer como te documentas de todo lo que nos cuentas que siempre es muy instructivo, por lo menos para mi, y por ello te doy las gracias por tu sabiduría.
    Un fuerte abrazo amigo Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias, siempre a ti, amiga María.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  25. Entrar a tu blog,es entrar a la cultura

    ResponderEliminar
  26. Madre mía, la España negra. Jolín con la confesión de los ladrones y asesinos; no tiene desperdicio. Muy interesante, Manuel!
    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
  27. He leído con mucha atención el precioso y detallado relato histórico y tan bien documentado Manuel, mi enhorabuena por toda la aportación de tu blogs, por toda la documentación y hechos que compartes con nosotros, trabajo concienzudo y minucioso.
    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  28. Manuel, muy interesante la historia que nos traes hoy. Me encanta visitarte porque siempre me aportas muchos conocimientos de una tierra a la que amo enormemente. Recorro contigo esos lugares conocidos y llenos de recuerdos. Otras veces descubro alguno nuevo de tu mano.
    Gracias querido amigo.

    ResponderEliminar
  29. Hola, Manuel.
    Muy interesante este reportaje e historia que desconocía. Sin duda que Sevilla tiene muchos lugares desconocidos para mucha gente, que son auténticas maravillas que tendríamos que visitar... yo la primera, ya que solo he estado una vez en tan hermosa ciudad y recuerdo poco de ella. ojalá pudiera volver alguna vez y poder verlo todo tan bonito como tú lo describes, pero eso es imposible, pues aunque volviera... no podré verlo. Me tendré que conformar con lo que tú explicas, que lo haces muy bien, por cierto.

    Un fuerte abrazo y mi gratitud.

    ResponderEliminar
  30. Me encantan las imagenes que nos muestras, los dibujos, los grabados, los textos etc, saludos, cuidate amigo,saludos.

    ResponderEliminar
  31. Molto bello il luogo e bellissima la preziosa immagine della Vergine delle Rocce. Saluti.

    ResponderEliminar
  32. Manuel, uno infiere de suu crónica histórica, hilada con fina urdimbre, la relevancia de los monumentos en la historia, y la necesidad de su resguardo. Y los mayores referentes, quizás por la importancia social, religiosa y política (a pesar de que se pueda pensar que política no, pero los concordatos formas de cogobierno) de la Iglesia, son sus monumentos arquitectónicos, de espacios de culto y recogimiento, y abiertos. En esta crónica memorable el registro de La cartuja, y su iglesia y de los íconos externos, la Cruz de los ladrones para recordar un milagro, antes de acceder al monasterio. Supongo, que el monasterio y su iglesia, se han resguardado, porque son construcciones en mole, y con gran vistosidad. Pero hay una política (en España creo que no) de que los monumentos icónicos, no merecen la protección y se reemplazan y se botan como un desecho, cuando podrían instalarse en otro lugar o en la vecindad del espacio donde moraba, que se remodeló. Por eso, la importancia de personas como usted, apreciado, Manuel, que aprovechan los blogs -supongo que otras redes- para que no muera la memoria de los pueblos. Un abrazo desde mi cubil colombiano. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carlos por tan interesante comentario.
      Y por aquí, aunque la piqueta hizo estragos en el patrimonio cultural arquitectónico, hace ya muchos años que esto cambió, y actualmente hay entidades que protegen, inventarian y vigilan, el patrimonio cultural español.
      Un fuerte abrazo, estimado amigo.

      Eliminar
  33. Buenas tarde Manuel, paso a ver tus entradas que tanto me gustan y a sentirme encantada con tantas explicaciones que no hubiese jamás acertado a encontrar aquí con tanta historia.
    Me gustan tus fotografías, me quedo un poco confusa al ver como obras de arte se quedan relegadas detrás de unos arbustos como si fuese algo de anteayer, sin pena ni gloria, en fin de vez en cuando alguien nos enseña esos tesoros y somos capaces de reencontrarnos con nuestro arte y cultura, que pienso que tenemos medio olvidada. Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  34. Que interesante todo lo que nos cuentas.
    Tanta historia...tanta belleza!
    Gracias por compartir Manuel.
    Buen comienzo de Noviembre

    ResponderEliminar
  35. Ciao Manuel, interessante post corredato di ottime foto. Se terminerà questa corsa contro il covid19 vedrò se riuscirò ad organizzarmi un viaggio a Siviglia sperando che mia moglie possa venire con me. Abbiamo a carico degli animali che non sono indipendenti e non ci fidiamo a metterli a pensione. L'ultima volta che l'abbiamo fatto ci sono tornati a casa ammalati. Quindi vacanze separate (non troppo lunghe). Grazie per le tue visite da me, io ricomincio poco a poco.Buona settimana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Elio, pues a ver si pasa esto pronto y os veo por Sevilla. Lo de los animales seguro que tiene solución.
      Gracias, y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  36. Hola Manuel, interesante la descripción, las fotos y la historia que cada una encierra detrás. Una buena clase de historia, de esas que te atrapan y por un momento sientes que estás visitando el lugar con un buen guía turístico.
    Muchas gracias por la exposición y dejarnos estas perlas histórico-literarias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Muchas gracias.
    Un abrazo, amiga Rosa.

    ResponderEliminar