sábado, 31 de julio de 2021

Biografía taurina (segunda parte)

 
Biografía Taurina
(Segunda parte) 
Fernando Gómez García "El Gallo". 
Nació Fernando Gómez "el Gallo" en Sevilla el 18 de Agosto de 1849, y en sus primeros años practicó un oficio tan oscuro como el de zapatero. Pero el chaval se cansó de manejar el tirapié, el martillo y los clavos, y siguiendo el ejemplo de su hermano José, excelente banderillero de la cuadrilla de Lagartijo, quiso ser torero. Y comenzó su aprendizaje rodando por cuantas capeas se celebraban en la tierra de María Santísima. En seguida se hizo notar por su buen arte en el manejo del capote y la muleta; y finalmente pudo ingresar como banderillero en la cuadrilla del "Gordito", pasando más tarde a formar parte de la de "Chicorro". Pero como él aspiraba a más, contrató algunas novilladas como matador, y en concepto de tal debutó en Sevilla en 1871, y dos años después en la Plaza de Madrid; y "Bocanegra" le concedió la alternativa en la plaza sevillana el 16 de Abril de 1876. Y obteniendo ruidosos triunfos con el capote, con el que practicaba con excelente estilo y arte toda clase de suertes, así como con las banderillas y con la muleta, con la espada fracasaba casi siempre, el hombre se hizo de un buen cartel, toreando muchas corridas; hasta cuando su papel estaba en baja, que tuvo la suerte de ingresar en la cuadrilla de "Guerrita", cuyas actuaciones eran esperadas en toda España con gran interés.
El señor Fernando que fue el padre de Rafael "El Gallo", de Fernando y del inmenso Joselito, se retiró a Gelves (Sevilla), donde falleció el 2 de Agosto de 1897.

Rafael Gómez Ortega "El Gallo". 
Hijo del señor Fernando, "El Gallo", y de la luego popular "señá Gabriela", vino a este mundo pecador Rafaelito Gómez, el 18 de Julio de 1882, en el piso principal de la casa números 3 y 5 de la calle madrileña de los Madrazos, a la sazón llamada de la Greda, donde vivían sus padres de temporada, pero a poco se trasladaron de nuevo a Sevilla, y después a Gelve, pueblecito de aquella provincia donde luego les nació su hijo menor, que había de ser "Joselito, el inmenso".
Desde muy niño, Rafael, acuciado y aleccionado por su papá, a quien "se le caía la baba" con su "churumbel", no fue más que torero. Puede decirse -y muchos ya lo han dicho- que torero nació. De chaval, formó una "cuadrilla de niños sevillanos" con Manuel Molina "Algabeñito", y ya se hizo notar por la gracia de su toreo, que le valió gran cartel.
El 28 de Septiembre de 1902, Emilio "Bomba" le dio la alternativa en Sevilla, ante Ricardo "Bombita" y con toros de Otaolaurruchi. Dos años de "tronío", primer viaje a América y, el 20 de Marzo de 1904, "Lagartijo Chico" le confirmó en Madrid, matando con él, mano a mano, reses de Veragua.
Rafael, "el Gallo". ¡Y punto y aparte!... Pero aparte de todo y de todos, completamente, porque este torero gitanísimo o este gitano torerísimo, que de jovenzuelo fue "Gallito Chico", de mozo "Gallito" y después "El Gallo", fue único -y aparte en la torería de todos los tiempos-. Lo que se dice "un caso"; un caso insólito como artista y como persona, que hizo durante años lo que ninguno jamás: dejar que le echaran al corral tres o cuatro toros cada temporada, y en cambio, ejecutar -crear- las tres o cuatro faenas más grandiosas y geniales del año. Y como persona, ganar dinero como para haber sido multimillonario y amanecer casi todos los días sin tener ni para tabaco. ¿Como?. No se sabe.
Vistió por última vez de luces el 6 de Octubre de 1935, en valencia. Antes y después estuvo múltiples veces en América y Dios sabe donde, arrastrando por doquier su vida pintoresca.

José Gómez Ortega "Gallito". 
Hijo menor del señor Fernando "el Gallo", nacido el Gelves (sevilla) el 8 de Mayo de 1895; hermano del gran Rafael... Nieto, sobrino, primo de toreros. Torero de casta torera...Figura señera del arte taurino...Tratado viviente de Tauromaquia. Ni Montes ni "Lagrtijo, ni "Guerrita", el trípode-sostén de la maestría en el arte del toreo, fueron maestros tan profundos y tan extensos como "Joselito", pese a su corta vida. Si José, hubiese vivido lo que aquellos, ¿hasta donde habría llegado?...
De haber tenido inspiración creadora, su nombre sería, sin comparación, el más grande de la Historia; solo le falto eso,, precisamente en lo que su competidor de tantas tardes trajo consigo: la concepción y ejecución de un nuevo modo de torear.
La casa en que nació José Gómez "Gallito", en el pueblo de Gelves (Sevilla).
José Gómez "Gallito", con su madre doña Gabriela Ortega, en su casa de Sevilla.
Joselito con su madre, sus hermanos Rafael y Fernando, sus dos hermanas y sobrina.
A pesar de ello, "Joselito" fue el torero más completo que ha pisado ruedos, pues hasta como matador -que lo era imperfecto en la forma- llegó muchas veces a la perfección, incluso resucitando la vieja y olvidada suerte de recibir. Como banderillero era un prodigio, y como conocedor de los toros, asombroso.
Tras una temporada de niño-becerrista, pareja con "Limeño", de triunfo en triunfo de precocidades, toreó "Joselito" unas novilladas y armó alborotos por doquier. Y en seguida, el 28 de Septiembre de 1912, a sus diecisiete años, su hermano Rafael le dio la alternativa en la Plaza de la Maestranza, de Sevilla (toros de Moreno Santamaría; testigo, Antonio Pazos), y el 1 de Octubre siguiente se la confirmó en Madrid, ante Vicente Pastor y Manuel Martín Vázquez, con reses de Veragua.
Joselito bailando con Margarita Xirgu, en la finca de Pino Montano, propiedad de su hermano Rafael.
José Gómez en el despacho de su casa de Sevilla.
El diestro Joselito, con miembros de su cuadrilla construyendo una plaza en su cortijo, próximo a Sevilla.
Y desde aquel momento, José se colocó en cabeza de la torería, y a su empuje desaparecieron del mapa taurino "Bombita" y "Machaquito", la pareja mandona a la sazón, y todos los demás quedaron arrollados. Desde 1914 sostuvo con Belmonte, el Revolucionario, una enconada competencia que constituyó la verdadera Edad de Oro del Toreo...
"Gallito" saludando a Juan Belmonte, el torero con quien había compartido tanto tiempo sus triunfos en las plazas.
Joselito fue un portento... Pero... ¡Capricho de la suerte!, que de modo estúpido, brutal e inesperado, truncó su vida en Talavera de la Reina (Toledo), en la tarde funesta para el toreo del 16 de Mayo de 1920, el torillo "Bailaor", de la Viuda de Ortega, que se lidiaba en quinto lugar en aquel mano a mano, trágico y memorable, de "Joselito" con su cuñado Ignacio Sánchez Mejías.
Pero si a José pudo matarle un toro, no pudo vencerle ninguno. Dios le llamó a su Gracia cuando quiso... Y en vida fue torero por la gracia de Dios...
El cadáver de José Gómez en la enfermería de la plaza de toros de Talavera de la Reina.
Ignacio Sánchez Mejías contemplando emocionado el cadáver de su cuñado Joselito.
Ignacio Sánches Mejías y la cuadrilla de Joselito, colocando en la carroza mortuoria el féretro que guardaba los restos del infortunado torero.
Conducción del cadáver de "Gallito", desde la plaza de Talavera hasta la estación, donde le esperaba un tren especial, para su traslado a Madrid.
Momento de colocar el féretro de "Gallito" en el furgón del tren, que lo trasladaría de Madrid a Sevilla.
Aspecto de la estación de Plaza de Armas de Sevilla, en el momento de llegar el cadáver, y ser instalado en el coche fúnebre.
Nuestra Señora de la Esperanza Macarena, de la parroquia de San Gil, de Sevilla, colocada en el altar mayor durante los funerales celebrados por el alma de Joselito. El pañuelo de mano que tiene la imagen, fue un regalo hecho por el padre  de Joselito, al regresar éste de América. La Virgen de la Esperanza, por la muerte de Joselito, fue la única vez que se vistió de luto.
Aspecto del templo de San Gil, momentos antes de dar comienzo el funeral.
Mausoleo al torero Joselito, en el cementerio de San Fernando, de Sevilla, obra del insigne escultor Mariano Benlliure.

Las imágenes y textos los he entresacado de revistas originales de la época, de mi propiedad, y del Fichero biográfico taurino, del que es autor, Curro Meloja -Editorial Larrisal, 1944-1945-,   prestado para la ocasión por Carmen Amador Ruiz y José María Jiménez Prieto, propietarios del bar "Los Clarines", de Sevilla.

Si deseas ver la primera parte u otros temas taurinos, por favor, haga clic: AQUÍ.

56 comentarios:

  1. Hola, Manuel. Aunque no soy aficionada al toreo, esta historia como un imán me ha atraído hasta el final. Sé que hay que ser valiente para enfrentarse a un toro y también que es fiesta nacional, no la denigro. Tampoco sabía que Sánchez Mejías fue su cuñado. Recuperar la historia en todos sus ámbitos es necesario para no dejar eslabones perdidos por el camino. Feliz verano. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Fíjate que junca me gustaron los toros pero me he leído este reportaje de la familia torera " El Gallo" y me ha dado mucha pena la muerte de Joselito en pleno triunfo de su carrera.Saludos

    ResponderEliminar
  3. El mundo del toro, pienso que era más valorado antes que ahora. Muchos son los que ahora aborrecen, esta fiesta tan nacional. La polémica ha surgido últimamente .

    En todas las épocas, han surgido grandes figuras que han revolucionado el mundo de la tauromaquia.

    En sevilla hya mucha tradición y la Maestranza ha sido una de las plazas de toros más entendida y más exigente, a la hora de triunfar los toreros.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Querido amigo Manuel.

    Admiro la historia de Fernando Gómez "el Gallo", de quien tengo entendido fue un gran torero.

    Tengo el privilegio eso si de haber visto en los sesenta a Luis Miguel Dominguín, toreando en la Plaza de Santamaria en Bogotá.

    Recibe un fuerte y fraterno abrazo y oleeeeee

    ResponderEliminar
  5. O saber nunca ocupou lugar. Gostei muito deste texto. Gostei muito também das fotos. Grato pela partilha.
    .
    Feliz fim-de-semana.
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  6. Siempre interesantes tus reportajes y este ha sido especial. Besos.

    ResponderEliminar
  7. El mundo del toreo va desapareciendo, es bueno tener referencias de lo que fue y represento en nuestra historia.
    No hay que quitar méritos a esos valientes, que reventaban las plazas con sus seguidores, cada uno marcando su propio estilo.
    A mí personalmente, lo único que de joven me llamó la atención de este mundo fue: "El llanto por Ignacio Sánchez Mejías"

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No soy taurina pero toda la historia de los Gallo me ha entusiasmado,Manuel.
    La has escrito de talm manera que no me he podido despegar de la pantalla hasta que he llegado al final.
    Enhorabuena por un post fantástico.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Una crónica estupenda sobre estas figuras del toreo. Aquí si que se puede emplear la frase popular: de casta le viene al galgo, ya que tantos de la familia fueron toreros.
    Si que había oído sus nombres porque mi marido era un gran aficionado a los toros, tanto que cuando éramos jóvenes y estando con los amigos, no deleitaba con su toreo de salón, :))).
    Bonita entrada Manuel, que he leído con gusto.
    Un abrazo y pasa un buen mes de agosto.

    ResponderEliminar
  10. En aquellos tiempos por la dificultad de los desplazamientos no toreaban tantas corridas como podrían ahora pero la lucha entre figuras era grande algunas dentro de sagas como la que nos muestras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Un bellissimo "excursus" nella storia e nella tradizione della Spagna !

    ResponderEliminar
  12. Gran reportaje de estas grandes figuras del toreo amigo mío que, marcaron toda una época. Excelentes tus explicaciones, así como el maravilloso reportaje fotográfico que le acompaña.
    Siempre, un placer leer tus entradas.
    Un abrazo amigo Manuel y buen mes de agosto.

    ResponderEliminar
  13. No sólo una estupenda crónica, en un estilo ágil, y grata a la lectura, que nos acerca a la figura de un torero de las calidades del Gallito, sus faenas, su familia y cercanos y sus corridas al lado de una figura estatuaria como Belmonte. La lectura de corrida de muerte, su estancia en la enfermería -recreadas por las fotos- y el desfile del carro mortuorio, dejan un sentimiento triste, que sólo puede generarlo una buena pluma, como la suya, apreciado, Manuel.
    UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, amigo Carlos.
      Gracias, y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. No me gustan los toros pero lo que has escrito me parece una gran información.
    Una pena una muerte tan temprana.
    Me gusta el poema de Lorca dedicado a Sánchez Mejías.
    Te mando un fuerte abrazo. Feliz mes de Agosto.

    ResponderEliminar
  15. Thank you. I am not comfortable with bull fighting, but I am very comfortable reading about the traditions of others.

    ResponderEliminar
  16. No soy de toros, pero tus historias y tus imágenes son de maravilla

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  17. Excelente lo que compartes amigo Manuel. Hay tanto que no se y aqui lo descubro. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  18. Es curioso que en Béjar, mi ciudad, a pesar de pertenecer a la provincia de Salamanca y tener una de las plazas de toros más antiguas del mundo (no voy a poner más antigua para no generar discusión), su población no es demasiado aficionada al arte del capote.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Impresionante esta entrada amigo Manuel, no soy muy taurino pero es parte de nuestra historia, y eso que en mi ciudad hay mucha afición y buenos toreros pero le he tenido siempre respeto, hasta en la plaza, está como todas muy documentada, en texto y en fotografía, es un auténtico tesoro.
    Enhorabuena.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  20. Qué maravilla de reportaje estimado Manuel. No dejaste detalle en éste recorrido por una de las épocas más apasionadas del arte de la tauromaquia.
    Genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Toda una generación la de "El Gallo" y que grandes figuras del toreo todos los demás también. Un universo!
    Un fuerte abrazo Manuel!

    ResponderEliminar
  22. Nombres míticos en el arte de Cúchares.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. The only time I get to watch bullfighting is on TV. I can't bear and I don't enjoy this sport. An interesting post of a bullfighter.

    ResponderEliminar
  24. Estimado Manuel no se nada de toreros, pero me resultó muy interesante leer tu trabajo que siempre es estupendo. Muchas gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Las gracias a ti siempre.
    Un abrazo, Lola.

    ResponderEliminar