viernes, 10 de septiembre de 2021

Parque de Atracciones de la Exposición Iberoamericana de Sevilla.

Parque de Atracciones en la Exposición Iberoamericana de 1929, en Sevilla.
Sevilla, o la ciudad de la Gracia, como escribió aquel admirable José María Izquierdo. Esa gracia, inconfundiblemente sevillana, que es luz, y armonía, y alegría y claridad.
Había en el espíritu de la Exposición magnífica, que fue un legítimo orgullo de la vida española, la expresión justa de esa gracia -demos a la palabra su puro sentido helénico- que es la característica y el airón de Sevilla. 
Esa concepción optimista y amable de la vida llenaba el espíritu de todo el que visitaba la Exposición. Allí podía contemplarse no solo  la tradición, y el progreso de España y los países de ella nacidos; allí -exigencia inexcusable del turismo mundial- podía también escucharse el latido frívolo de la vida moderna. Se veía que Sevilla no solo trabajaba, y que este trabajo suyo era el reflejo del trabajo de toda España; se veía que la ciudad no era únicamente archivo de arte y de tradición, arca de valores de raza y de signos de progreso, al reflejarse en su Exposición, Sevilla supo ser, íntegramente la ciudad en que caben todos los aspectos, y como siempre ha sido, la ciudad que trabaja, que sonríe y se divierte.
Como prueba de ello, fue el admirable Parque de Atracciones de la Exposición. Cuarenta y cuatro mil metros cuadrados de superficie, de donde no había hipérbole al afirmar que se trataba del mejor parque de atracciones de Europa. El espíritu más ávido de distracciones encontraba allí el marco ideal e inagotable.
Evoquemos rápidamente algunas de sus atracciones principales, porque enumerarlas todas sería como describir una de esas cajas mágicas de las que salen, como en un sueño maravilloso, luces y colores.
El Parque de Atracciones de la Exposición Iberoamericana, aún en obras.
Portada del Parque de Atracciones, del arquitecto Don Fernando de la Cuadra.
Una de las puertas laterales del Parque de Atracciones.
Vista aérea del recinto del Parque de Atracciones con la "Montaña Rusa" en el centro de la imagen, durante el periodo de construcción, y que  durante la Exposición constituyó una de las atracciones más emocionante.

Recordemos, nada más, algunas de esas atracciones:
El Scenic Railvay, o Montaña Rusa, ofrecía a la mirada del visitante una espléndida serie de perspectivas a lo largo de un recorrido de dos kilómetros. Funcionaban en esta atracción seis trenes, en cada uno de los cuales cabían treinta personas. Los descenso rapidísimos de los coches por esta montaña rusa tenían una gran emoción.
S. M. la Reina, con el Infante don Alfonso de Orleans y otras ilustres personalidades, en la montaña rusa de la Exposición Iberoamericana.
La Water chule, era una torre de treinta metros de altura, a la que se ascendía, para mayor comodidad del público, por medio de cangilones. Desde la plataforma de espera para el descenso, ofrecía una incomparable vista panorámica de toda la Exposición, y el descenso se hacía en barcas de ocho personas cada una. Era una atracción deliciosa, porque acertaba a juntar, a la vez, la suavidad y la rapidez en el descenso a su entrada en la piscina.
El "Water-Shoot"
El Autódromo Eléctrico, era una pista electrificada para automóviles, por la que se deslizaban los coches conducidos por el mismo público.
La Ría Misteriosa, ofrecía el aspecto de una noria, que lanza el agua por canales de cemento, ocultados por túneles con vistas de países distintos (Suiza, Italia, La Costa Azul). Por esos túneles, merced a la velocidad adquirida por el agua al ser impulsada por la rueda, se deslizaban barcas para cuatro personas, a una marcha que permitía admirar los bellísimos panoramas citados antes.
El Palacio de los Espejos,  era un verdadero laberinto moderno; espejos grandes, sorpresas, trucos y callejones sin salida. Recinto de la magia y de lo imprevisto, que mantenía al público en una continua hilaridad.
El Palacio Chino, era un cabaret al que podía con toda justicia calificarse como uno de los mejores locales de este género que había en el mundo, por la traza original y graciosa de su arquitectura, era un verdadero palacio chino. Un gran parquet, vidriera artística, decoración de estricta propiedad, y como anexo una torre de veinticinco metros de altura, con varios comedores. Desde ella se gozaba de una admirable perspectiva del río y del puente de Alfonso XIII. Las luces exteriores e interiores, la citada decoración vistosísima, hacía de este palacio chino algo verdaderamente maravilloso, merecedor de toda suerte de elogios.
En el restaurante, instalado con los máximos lujos, había una magnífica terraza, desde la que se dominaba toda la avenida de La Raza y la montaña rusa. Su cocina y sus servicios eran inmejorables; y la excelencia de su iluminación daba a este restaurante, aspecto de escenario de gran novela cosmopolita.
El "Palacio Chino".
La Gran Rueda, constaba de una serie de asientos que imitan los cangilones de una gran noria. Estaba como todas las atracciones del parque espléndidamente iluminada, y su gran velocidad proporcionaba una gran emoción. Más esta emoción no impedía admirar plenamente los panoramas del parque.
La Rueda Diabólica, parecida a la anterior, se trataba de una rueda concéntrica, movida por electricidad, que al girar llevaba de un lado para otro, rapidísimamente, los coches que estaban sobre carriles en la plataforma.
El Látigo, era una de las atracciones más originales del parque. Estaba movida a vapor, y sus coches daban vueltas rapidísimas sobre una plataforma metálica. En el Látigo se unían a la vez, la emoción y la risa.
S. M. la Reina, con el infante don Alfonso, en "El Látigo" del Parque de Atracciones de la exposición.
El Carroussel, muy original, de cuyo eje central pendían siete aviones. Al funcionar el aparato, éstos se elevaban hasta una altura en la que se consigue conocer la sensación incomparable del vuelo.
Existía otro carroussel de ocho, que tenía la forma de esta cifra. Marcha veloz, descensos rápidos, pero en todo ello una deliciosa sensación.
Estas eran, nada más, algunas de las atracciones del parque. Este tenía, además, las usuales en este género de recinto: tómbola, quiosco para venta de refrescos, de objetos de arte, de perfumes, de recuerdos de Sevilla; toda esta diversidad atracciones estaban realzadas por la esplendidez de la iluminación, que daba al parque magnificencias deslumbradoras de cuento fantástico, de leyenda oriental. Este parque de atracciones de la Exposición Iberoamericana era, desde luego, el único en España, y logró ser también uno de los mejores de Europa. Con él Sevilla consiguió ajustar el ritmo de su vida, a lo que era el ritmo de la vida en el mundo.
Arte y alegría, esfuerzo y sonrisa, trabajo y frivolidad.

Si deseas ver otros temas relacionados con la Exposición Iberoamericana, de Sevilla, por favor, haz clic: AQUÍ.

36 comentarios:

  1. Qué entrada más interesante y bien documentada. Y qué fotos tan bonitas de la época. Siempre me han gustado ese tipo de fotos.
    Parecía que lo hemos inventado todo ahora, y me quedo sorprendido de ver todas esas gigantescas atracciones que han llegado hasta esta época. Además, es verdad, Sevilla tiene un encanto especial. yo lo puedo asegurar.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonito reportaje has hecho sobre esta exposición! ¡Qué curioso es conocer las atracciones que tenían antes! Algunas de ellas, o muy parecidas, las he conocido en mi niñez. El látigo, los coches eléctricos...¡Qué tempos! ¡Cómo han cambiado las cosas!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por estos recuerdos, que nos transporta en el espacio tiempo, para regocijarse de aquellos momentos tallado en la memoria del tiempo Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¡Que disfrute de post,Manuel!
    Uno de mis abuelos tenía 25 años en la Expo'29 y ya nonagenario aún se acordaba de la montaña rusa.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Sevilha é uma cidade que um dia irei visitar. Parece-me ser, sem dúvida, uma cidade fascinante.
    .
    Feliz fim-de-semana
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  6. Muito interessante esta reportagem sobre a exposição Ibero-americana em Sevilha.
    Um abraço e bom fim-de-semana.

    Andarilhar
    Dedais de Francisco e Idalisa
    O prazer dos livros

    ResponderEliminar
  7. Una bonita e interesante entrada. Esta aun en funcionamiento? En Helsinki tenemos un parque de atraccion del ano 1950. Se llama Linnanmäki y es mas pequeno pero muy popular. Me asombra El Palacio Chino, pero en aquel entonces la Asia debia estar de moda.

    ResponderEliminar
  8. Ignoraba que hubiese habido un parque de atracciones de tal magnitud en Sevilla, me ha encantado y hubiera disfrutado mucho montando en sus atracciones.Saludos

    ResponderEliminar
  9. Querido y admirado Manuel

    Gracias especiales por hacernos conocer acerca del Parque de Atracciones de la Exposición, una feria que dejo estela en todo el mundo.

    Te dejo mi abrazo pleno de aprecio.

    ResponderEliminar
  10. Interesante como siempre tu artículo. Una maravilla poder ver el paso del tiempo y esas atracciones y el disfrute de la gente en la exposición.
    Siempre un deleite leer tus estupendos aportes históricos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Manuel, ya sabes que comparto sevillanía contigo. He disfrutado mucho con la entrada, como todas las tutas son para enmarcar. Eres un museo bloguero y no exagero ni mijitas.

    ¡Olé tu menda!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Thank you so much for continuing to educate me about your beautiful country.

    ResponderEliminar
  13. Bella feria me gusto conocer mas de la historia d e tu país. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  14. Que bonita entrada, que lindo es todo lo que cuentas y que desconocía. Saludos amigo Manuel

    ResponderEliminar
  15. Un precursor en su tiempo de los parques de hoy en día.
    Magnífico reportaje. Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Preciosas fotos y estupenda explicación y narrativa amigo Manuel, como siempre.
    Sevilla es mucha Sevilla y no cabe duda que tiene un encanto muy especial, como gran parte de Andalucía.
    Un gran abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  17. Tuvo que ser en aquella época, el acontecimiento más grande de la ciudad. Y que Sevilla es la ciudad de la gracia, nadie lo pone en duda, sin olvidarse tampoco de la ciudad de Cádiz...en general en Andalucía hay mucha gracia y a cualquier acontecimiento que pasa,se le saca un chiste , bastante ocurrente.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Otro gran articulo como nos tienes acostumbrados tubo que ser magnifico el parque de atracciones que montaron, que como en otras muchas ocasiones fue flor de un día ya que no nos dejas fotos actuales.
    Si es así dinero desperdiciado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. ¡Buen comienzo de semana amigo, Manuel!

    Fantástico y divertido el reportaje que nos regalas hoy. Desde luego a través de tus ojos observamos la magnitud que tuvo la exposición. Solo el hecho de que tuviera ese increíble parque de atracciones nos da una idea de lo que significó aquello para la ciudad y para España. Las fotos son geniales.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  20. Qué maravilla tu gran información!!.
    Todo un placer disfrutar de tus letras e imágenes.
    Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Preciosas fotos y magistral informe amigo.
    ¡Grandioso ese parque!
    Me trajo recuerdos del Italpark que funcionó en Buenos Aires por varios años hasta que, luego de treinta años, fue clausurado debido a un trágico accidente que se produjo en uno de sus juegos.
    Va mi abrazo

    ResponderEliminar
  22. Quante belle foto antiche. Complimenti. Ti seguo volentieri.

    ResponderEliminar
  23. Preciosa entrada, míticos y poéticos parques de atracciones, siempre sentí una divina nostalgia por ellos.
    Que tengas un feliz Septiembre estimado amigo, siempre un gusto visitar tu espacio.

    ResponderEliminar
  24. Waw!! Que maravilla debió haber sido ese parque y tus fotos e historias siempre excelentes

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  25. ¡ Disfruto con tus entradas ! Abrazos Manuel.

    ResponderEliminar
  26. Los primeros parques de atracciones de España se remotan a ese principios del siglo XX, como el del Tibidabo en Barcelona o el de Igueldo en San Sebastián, por poner algunos ejemplos que se me vienen a la cabeza.
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Può essere forse paragonata all'Expo che si è tenuta in Italia nel 2015 ? Ad ogni modo , l'italia non ha partecipato all'esèposizione del 1929. Bellissime queste antiche foto e il parco divertimenti di allora. Saluti.Ciao

    ResponderEliminar
  28. Great photos and interesting amusement park.

    ResponderEliminar
  29. ¡Menuda la debieron de armar los sevillanos!
    Menos mal que yo no soy reina, porque no podría montar en todos esos artilugios y mucho menos en la montaña rusa, claro que no sabemos la opinión de Su Majestad...
    Todo muy interesante y que gracias a ti nos vamos enterando.
    Un fuerte abrazo Manuel

    ResponderEliminar
  30. Olá Manuel!
    Passando para conhecer seu blog, gostei muito e já estou seguindo, voltarei outras vezes!

    Votos de feliz fim de semana.
    Um abraço.

    ResponderEliminar
  31. aouch, this post sent me back to my childhood. Some of them was still in use when I was a kid. Like the Roller Coaster and the Whip. But I think we called it Cup and both made me sick! It was not fun really. My stomach did not like them. :)

    ResponderEliminar
  32. Parque muy bonito! Gracias por el comentario en el blog de memes de gatos.

    ResponderEliminar
  33. Hola Manuel, me ha encantado conocer de tu mano la Exposición Iberoamericana de Sevilla, las fotos son geniales. Gracias.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  34. As fotos antigas são especiais e nos contam uma parte importante da história. Parabéns pelo seu trabalho maravilhoso.

    ResponderEliminar
  35. Olá Manuel, passando para retribuir sua visita, e conhecer seu blog.
    Amei lindas fotos!
    Antigas fotos e uma bela matéria explicativa. Rico conteúdo!

    Gostei e já estou segundo este blog.

    Beijos e um bom final de semana.

    ResponderEliminar