viernes, 30 de marzo de 2012

TOROS EN BLANCO Y NEGRO.

Señores picadores
1911
Ya ha terminado la temporada de toros, realmente llamada así, pues si en lo que queda de año se celebra alguna novillada, no va a quitar ni añadir nada al conjunto.
Durante el año 1911 ha sido en el que más toros a muerto a consecuencia de puyazos que les han puesto los picadores, y no siempre por casualidad, porque en esa faena se han señalado determinados individuos, a los que puede titularse matadores a caballo, más que picadores.
El sistema actual de las puyas es, en efecto muy apropiado para que si un toro recarga, se le cuele medio metro de garrocha en el morrillo; pero cuando un picador quiere picar bien, castiga como es debido y no alancea, aunque parezcan lanzas las puyas que use.
Bien claro hemos visto algunas tardes como ha pegado a los toros el veterano Agujetas, lo bien que ha agarrado los morrillos, aúne ne toros que han recargado, y no han llevado más castigo que el que se da con un buen puyazo. Si con las puyas actuales hace esto un picador, ¿por que no lo han de hacer otros?.
Que no lo hacen está probado, y no ha habido feria ni corrida importante en las que no haya que contar algún toro muerto alevosamente por un torero a caballo, bien por inhabilidad del jinete o por obedecer órdenes superiores de quienes los tienen que matar luego a pie y cara a cara, para que si llegan moribundos no cueste trabajo acabar con ellos, o si se echan antes de llegar a su jurisdicción que los remate el puntillero.
No queremos citar nombres, aunque bien podíamos hacerlo; pero en esta faena han sobresalido entre todos dos piqueros, y conste que los dos son buenos, porque lo mismo a uno que a otro los hemos visto ir con voluntad a todos los toros y pegar bien cuando han querido cumplir con su misión.
En el año actual se han presentado desconocidos y aquellos aplausos que en otras ocasiones ganaron, se han trocado en broncas de los públicos indignados por la frecuencia con que se repetían las casualidades de coger los blandos a los toros en los bajos y barrenar para que los destrozos fueran mayores y acabara en sus manos la vida de las reses, cuando la misión de ellos no es otra que la de prepararlas para otras suertes y que a estas llegaran ahormadas y con la pujanza necesaria para hacer lucida la lidia.
No puede continuar tal sistema de picar y no solo se impone la modificación de las puyas, sino que han de cambiar de sistema los picadores. Dirán que en años anteriores se han matado también toros y que en la cuadrilla de Guerrita mató algunos el célebre picador Molina; pero esto no justifica lo otro y si es cierto, ni se hacía con tanto descaro ni se llegó a establecer como sistema, que es lo que ahora ocurre.
Procuren los señores picadores que las puyas sean otras y no prosigan en su marcha si quieren evitar daños mayores, cuando el público indignado llegue a extremos que todos debemos evitar.
Si continúan sus procedimientos y los ganaderos insisten en el propósito de dar toros de tres años en corridas formales, van a quedar reducidas las corridas a una parodia indigna.
La culpa la tendrá quien la tenga, pero los que van a pagar van a ser los toreros a caballos, contra quienes van a ir las multas, los insultos y las broncas. 
(Actualizado el 8 de Julio de 2014)
Momento de ser retirado del ruedo el notable espada madrileño Vicente Pastor después de la cogida que tanto ha emocionado al público santanderino. 1911.
El valiente matador de toros Vicente Pastor, en la fonda donde se aloja en Santander, convaleciente de la cogida que sufrió.
Vicente Pastor contestando a los telegramas que ha recibido con motivo de su cogida.
A los diestros que los parta un rayo.
"LA ETERNA LUCHA",  1910.
No es de hoy ni de ayer la lucha entre ganaderos y toreros,  en lo que respecta a la forma en que se han de picar los toros. No es invención de los diestros actuales, como quieren hacer creer los que en las disquisiciones sobre toros y toreros muestran más lástima hacía el animal que hacía el hombre.
Hace más de un siglo que los picadores querían unas puyas y los ganaderos otras, y ni entonces se arregló la cuestión ni ahora tampoco hay conformidad en los pareceres.
Ganaderos y diestros acordaron un modelo el maño 1906, modelo que se impuso de Real orden para todas las plaza españolas, y, a decir verdad, fue muy mal estudiado antes de su implantación, especialmente por los ganaderos, que probaron saber muy poco de lo que a ellos interesa más directamente.
No hace mucho leímos en Sevilla se trataba de reformar el Reglamento, y al efecto se habían reunido, entre otros, los toreros retirados Antonio Carmona (Gordito) y José Sánchez del Campo (Cara-Ancha) y el ganadero en activo D. Eduardo Miura.
El hecho de no ser un ganadero retirado también, o de no figurar en la comisión  un torero en activo, nos hizo suponer que algo preparaba en contra de estos, pues sabidas son las relaciones poco cordiales que la Asociación de ganaderos tiene con los toreros desde que se puso al descubierto el asunto de los Miuras.
En efecto, la reforma del Reglamento sevillano tiene ciertos puntos que se han puesto a la vergüenza pública con motivo de la celebración de las corridas de toros celebradas en Sevilla por la Feria de San Miguel.
Todos ellos son a cual más absurdo, y parece mentira que se hayan aprobado por quienes entienden de lo que son las corridas de toros.
Se quiere obligar a los picadores a que esperen la salida de los toros más cerca del chiquero que lo hacen en la actualidad, sin que nadie acierte a explicarse que beneficio puede reportar a la fiesta esta innovación, si no es la satisfacción que experimente el que disfrute  con las caídas de los picadores, y en tal caso son muy tristes las consideraciones a que da lugar la sola suposición de que haya alguien que abrigue tan sanas ideas.
Beneficio si hay para los ganaderos, pues que el toro más manso ha de tropezar a su salida con los caballos, y siempre, para los efectos de la quema, se contarán como varas los refilonazos.
Respecto a esto, en la reforma que se ha indicado al jefe de la Policía de Madrid se le propone todo lo contrario, y es que los picadores salgan a la plaza después de que haya salido el toro, reforma muy en razón, con la que se vela por la vida de los hombres y porque no pasen por bravos los toros que no lo son.
Otra de las reformas es que para no ser fogueados, basta con que le pongan a un toro tres varas, en lugar de cuatro que marcaba el Reglamento anterior.
Así no habría toro que se le reputara manso, porque con los dos refilones de salida y una vara, que seguramente toman casi todos, irían muy a gusto los ganaderos en el machito.
Por si todo esto era poco, otra de las condiciones del aborto de la comisión es que el presidente no puede mandar foguear a una res hasta que esta esté en la plaza ocho minutos por lo menos.
Para que esto fuera equitativo, se debía haber dispuesto que no se manden salir los cabestros hasta que el espada lleve cuarenta minutos de faena. Tan absurdo sería esto como lo otro; pero al menos sería equitativo.
Se ha visto muy claro que solo se trata de favorecer a los ganaderos, y a los diestros, que exponen algo que vale más que todas las ganaderías juntas, que los parta un rayo.
Claro es que la Reforma ha fracasado y no se ha cumplido, a pesar de tener todas las sanciones que eran necesarias, porque nadie la ha visto ni medio admisible siquiera.
Esas cosas hay que hacerlas, o con intervención de empresas, ganaderos, toreros y público, o con  la del público solamente, que es, al fin, quien da dinero para todos.
Con todo esto lo que se hace es que el público reaccione, y si hace dos años se puso resueltamente contra la actitud que adoptaron los diestros, puede cambiar la dirección del viento, y una vez hecho cargo de que no se buscan más que ventajas para una de las partes, ponerse al lado de la que se quiere hacer víctima, y dar muy malos ratos a los criadores.
Es natural que los ganaderos busquen tales alivios. Ellos lidian reses de tres y cuatro años sin selección de ninguna clase, y como pueden salir muchos toros sin bravura ni poder, hay que buscar el modo de disfrazar ambas cosas, que son indispensables en los toros de lidia.
No se aprobará la reforma indicada a las Autoridades de Madrid; pero si se aprobara, muchas ganaderías caerían al hoyo indefectiblemente, o habían de mejorar mucho sus procedimientos, y muchos toreros tendrían que dedicarse a otra cosa, porque no servirían para lidiar los toros reglamentarios, pues aquí se ha pensado en el público más que en los que le explotan, no siempre de buena fe.
(Actualizado el 10 de Julio 2013.)
SOL Y SOMBRA
Pintado por Ricardo Brugada, 1908.
Lápida conmemorativa de la fundación de la Escuela de tauromaquia
de Sevilla por Fernando VII. 1830. Colección Arqueológica municipal.

1920.
La cabeza disecada de "Bailaor", el ejemplar de la viuda de Ortega que acabó con la vida de Joselito, fue adquirida por Vicente Fraile a los contratistas de las reses de lidia de la Plaza de Talavera, que eran sus propietarios, en la imagen el notario levanta acta de la entrega de la cabeza. Publicado en "Mundo Gráfico" el 14 de Julio de 1920.

1917.
Joselito el Gallo jurando bandera.
Joselito juró bandera en el patio principal del acuartelamiento del Regimiento de Ingenieros, Zapadores y Minadores, sito en la Avenida de la Borbolla nº 2 de Sevilla. A su derecha aparece, con el sable desenvainado, el entonces caapitán Lena, actuando de abanderado el teniente Olmedo, sorprende de la fotografía que la bandera solo la juran dos reclutas.
1915.
Joselito bailando con Margarita Xirgú. 1915.
En la finca de Pino Montano, propiedad de Joselito y, más tarde, de su cuñado Ignacio Sánchez Mejias, se dieron con frecuencia fiestas de un cierto tono. Durante una de estas, Gallito está bailando con la famosa actriz Margarita Xirgú. La fotografía es anónima.
1913.
PREPARANDO UNA FIESTA.
Hoy festividad de la Concepción, se celebraran por el Arma de Infantería, en honor de su Santa Patrona, actos religiosos y fiestas en todos los cuarteles de España. En el de María Cristina, de Madrid, en uno de sus amplios patios, se verificará una corrida de novillos de una ganadería de la tierra. El Infante D. Alfonso, acompañado del diestro Gaona y de varias personas, ha elegido las reses para esta fiesta taurina. En su paso por el inmediato pueblo de Vacia-Madrid, visitó una cueva donde vivían 18 personas.
Cueva visitada por el infante D. Alfonso en Vacia-Madrid, donde habitan 18 personas
El infante D. Alfonso (x), el diestro Gaona (x) y la comisión que fue a Vacia-Madrid a elegir los novillos para la fiesta de la Purísima.
El Infante D. Alfonso (x) viendo en el apartado los novillos que se lidiarán hoy en el cuartel de María Cristina.
- - -
LOS TOREROS EN INVIERNO, 1913.
Manuel Rodriguez (Manolete), en Córdoba, satisfaciendo su
afición favorita por la caza.
"Manolete" y su esposa dando de comer a las gallinas de su cortijo.
1912.
El diestro Rafael González (Machaquito), acompañado de su esposa,
en el chalet del artista español Sr. Salavich en Méjico.
Vicente Pastor al ser conducido a la enfermería, herido por el primer toro de la corrida celebrada en Méjico el día 20 de Noviembre.
La dinastía de los "Gallitos"
Fernando, José y Rafael Gómez (Gallito) en el hotel Roma, donde se hospedan en esta corte, al fondo se ve el retrato del célebre Fernando Gómez (El Gallo), padre de los tres.
Juan Belmonte.
Alfonso Cela (Celita), que ha tomado la alternativa
en la plaza de La Coruña.
Izquierda - Isidoro Martí Flores, que ha tomado la alternativa en Madrid.
Centro.- Francisco Madrid, que ha tomado la alternativa en Madrid.
Derecha.- Antonio Giráldez (Jaqueta) matador de novillos que falleció el día 14 en Madrid.
Con esto, y con el próximo ascenso a matadores de toros de los niños sevillanos Limeño y Gallito Chico, termina la temporada de 1912.

CUATREÑOS HACE 180 AÑOS.
DOCUMENTOS CANTAN.
Cartel de Valencia, anunciador de las corridas que en aquella capital
habían de celebrarse los días 6, 7 y 8 de Agosto de 1832.
Artículo publicado en la revista Blanco y Negro del 29 de Octubre de 1911.
No somos partidario de ese absurdo que han votado unos cuantos ganaderos respecto a que pueden lidiarse en corridas de toros los que tengan tres años y cuatro hierbas; pero tampoco hemos sido nunca acérrimos creyentes de esos cuentos que, abultados a medida que pasan los años, nos han transmitido nuestros antepasados.
Guerra a los que quieren hacernos tragar utreros por toros; pero guerra implacable y, respeto a que en otras épocas solo se han lidiado toros de cinco años para arriba, entremos en razón y con datos a la vista hagamos nuestra composición de lugar y no creamos siempre que cualquier tiempo pasado fue mejor.
Si todo los ganaderos, en toda época, hubieran hecho declaración honrada de la edad que tenían sus toros cuando se lidiaron y la costumbre de hacerlo constar en los carteles no se hubiera perdido, con colecciones de prgramas a la vista nos convenceríamos de que siempre ocurrió lo que ocurre ahora, que no en todas las corridas se lidió el ganado con la edad que los actuales reglamentos prescriben. Se anuncia en dicho cartel, como puede ver el lector, 24 toros, ocho de la ganadería de D. Hermenegildo Díaz Hidalgo y 16 de Doña Manuela de la Dehesa y Angulo, ambos vecinos de Villarubia de los Ojos, provincia de Ciudad Real.
Constan los nombres, señas y edad de cada toro, y resulta que de los ocho de D. Hermenegildo Díaz solo había uno con cinco años, cuatro tenían cuatro y medio y tres cuatro años. Entre los 16 de la otra  ganadería, no había más que dos de cinco, cuatro de cuatro y medio y 10 de cuatro años.
Resultado: que entre 24 toros, para corridas tan importantes como las de Valencia, en las que mataban Juan Jimenez (Morenillo) y José de los Santos, no había más que tres con cinco años, ocho de cuatro y medio y 13 de cuatro.
Esta es una verdad innegable, claramente demostrada por la franqueza con que los ganaderos entonces declaraban.
Con la lectura de este documento pueden convencerse hasta los más incrédulos de que no siempre es verdad lo que se cuenta y de que no existe gran diferencia de unos tiempos a otros, cosa facilísima de comprobar con un poco de paciencia, otro poco de buena fe y un mucho de buen criterio para quedarse en los términos medios, que es en lo que radica la virtud.
Si fuera tan fácil desentrañar la historia taurómaca de todo el siglo pasado como es la de estos últimos tiempos, podrían presentarse el anverso y reverso de todas las figuras para, comparando unas con otras, formar la verdadera historia, en la que serían grandes los que son,  pero de todos se encontraría bueno y malo que contar.
Estas líneas están hechas únicamente para justificar que en los tiempos pasados, en la época en que empezaba el gran Francisco Montes, se lidiaban toros cuatreños, lo mismo que se lidian ahora.
Pero conste, y se repite, que de esto a que nos lo quieran dar de tres en los días en que se cobran 1.000 pesetas por cuerno, hay un abismo, porque en tiempos pasados... ya diremos a como cobraban los toros en tiempos pasados, sin necesidad de remontarnos a tantos años como nos hemos remontado al copiar este cartel.
LOS TOREROS EN INVIERNO - 1911.
Ricardo Torres (Bombita), acompañado del Sr. Illare, en la cacería
celebrada en Fresnedoso, provincia de Toledo.

1910.
Cogida de un torero espontáneo en la Plaza de Vista Alegre.
1910.
                         
Foto izquierda: Cogida de Pazos por el tercer toro lidiado el Domingo en Madrid.
Foto derecha: Cogida de Enrique Fernandez (Carbonero) por uno de los toros lidiados el Domingo en Tetuán.
Copia literal de la noticia para su traducción.
La empresa de la plaza de toros de Nimes, de acuerdo con la Comisión de Fiestas de Namur, consiguió permiso para dar en esta ciudad belga tres corridas de toros, y al efecto contrató a los rejoneadores Mariano Ledesma y Mariano Sesma, al espada Eduardo Serrano (Gordet) y a varios banderilleros, y entre la expectación general se celebró la primera corrida, que dejó satisfechísimo al público. Los toros eran dos embolados y cuatro de puntas, los primeros para rejones y los últimos para simular las distintas suertes de lidia.
No se pudo dar más que una corrida de toros, pues las leyes del país prohíben estas fiestas, y el día en que se debió verificarse la segunda fueron expulsados los diestros por la autoridad, que les obligó a pasar la frontera en el término de 24 horas.
grandísimo sentimiento por verse privado de una diversión que tan de su gusto había sido; hubo una especie de manifestación pública de protesta contra la suspensión de la corrida, y en el escaparate de uno de los principales comercios se exhibió un cartel del espectáculo cubierto con negros crespones.
El paseo de las cuadrillas en la inauguración de la plaza.
1910.
Sin estar completamente curado y en su deseo de corresponder a la predilección con que el público le distingue, el valentísimo matador de toros Rafael Gonzalez (Machaquito) tomó parte en la corrida celebrada en San Sebastian el domingo último, y en ella como siempre; derrochó valor el entendérselas con los toros que le correspondían.
La agitación de la lidia le obligó una vez a meterse entre barreras para reparar el desarreglo de la venda que le cubría la pierna recientemente herida.
Las corrida de toros de San Sebastian.
Ricardo Torres (Bombita) dando un pase por bajo en la segunda corrida.
Corridas en Madrid y Provincias.
Foto superior Izquierda: Madrid. Corrida del día 14 "Zapaterito" en la suerte de matar.
Foto superior derecha: Madrid. Corrida del día 15 "Celita" pasando de muletas a unos de sus toros.
Foto central: San Sebastian. "Machaquito" dando un pase por alto en la tercera corrida.
Foto izquierda: Torrelodones. Corrida de toros en la plaza del pueblo, dada con motivo de las recientes Fiestas.
Foto derecha: Vista Alegre. Becerrada a beneficio de los empleados de la plaza "El Feo" pasando de muleta.
La sociedad de camareros denominada El Alba celebró el jueves su becerrada anual, que resultó muy animada y estuvo muy concurrida.
En las fotos vemos la lidia de un becerro y las presidentas de la Becerrada de los Camareros.
Ricardo Torres "Bombita", en su cuarto del hotel Colón, después de serle amputado el dedo meñique.
1910.
Foto central: El pintor Sr. Vazquez Díaz retratando a "Pepete" y a su banderillero Bazán.
Foto izquierda Luis Guzmán  "Zapaterito"
Foto derecha: Eusebio Fuentes.
La boda de la hija de "Guerrita"
La Srta. Dolores Sanchez y D. José Molina Abela, que han contraido matrimonio en Córdoba, en la capilla de la casa de Guerrita, acompañados de éste y de la madre del novio.
Detalle de la primera corrida de la temporada 
en San Sebastian.
Temióse que la anunciada manifestación de los elementos vascongados impidieran la celebración de la primera corrida de toros, pero no fue así y el domingo pasado se verificó la primera de las Fiestas Taurinas Grandes de la temporada. Estoquearon toros de Parladé Bombita, Gallito y Pepete.
1907
TOROS EN RUSIA.
Artículo y fotografías publicado en la revista Blanco y Negro de 21 de Septiembre de 1907.
Los diestros probando sus espadas.
Nuestra llamada fiesta nacional, que aparte de su existencia en los países americanos de origen español, solamente había traspasado la frontera pirenaica para penetrar en el Mediodía de Francia, ha dado un verdadero salto de gigantes y ha aparecido nada menos que en Rusia.
la idea de imitar una corrida a la española nació en Moscou, y encontró tan favorable acogida, que se procedió a su organización y se hicieron todos los preparativos para el espectáculo.
Diez mil personas se disponían a presenciar la corrida de toros que, atendida la calidad del ganado, podía más justamente ser calificada de corrida de bueyes, cuando intervino la policía. Las autoridades interponían su veto y la corrida se suspendió pero para aprovechar los elementos reunidos para la fiesta se recurrió a una improvisada transformación del espectáculo, y la corrida se convirtió en una Kermesse de beneficencia. Las reses destinadas al sacrificio se convirtieron en el premio gordo de la rifa.
El toro es conducido a la plaza.
Los toreros se transformaron en danzantes, y en unión de bailarinas vestidas a la española, amenizaron el espectáculo. Cien parejas de ambos sexos ostentaban estos raros trajes, que habrán dado a los rusos una idea bien extraña de nuestras costumbres toreras y manolescas. . . . . 
El 26 de Junio de 1907, el matador de toros Ricardo Torres, Bombita, a la izquierda, fue invitado al Palacio de la Granja, donde veranea el Rey, Su Majestad y el torero sevillano han estrechado su amistad.

10 comentarios:

  1. Valiosísimo y entrañable documento.
    Un saludo, Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado, gracias Pedro.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Awesome post!! Nice blog and set up!! Have a great day and keep up the good work!! You are invited to check out or follow my blog anytime!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y por invitarme a tu blog.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Gracias por pasar por mi blog, la verdad es que cuando vi el tuyo me parece muy interesante poder enseñarnos todas estas postales tan antiguas, creo que es una buena idea.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un placer visitarte y muchas gracias por tu comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Manuel, eres un artista muy bien documentado. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdóname por haber tardado en responderte, muchas gracias por tu comentario y por favor no dejes de visitarme. En Navidades voy a incorporar en esta entrada más fotografías taurinas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Manuel:
    Te escribo desde Pontevedra y me gustaría entrar en contacto contigo, me puedes mandar un email a taurophilos@gmail.com
    Gracias

    ResponderEliminar