miércoles, 20 de septiembre de 2017

Fotos antiguas de Cabra, Zuheros y Doña Mencía, (Córdoba)

Cabra (Córdoba).
Cabra es ciudad desde el el siglo XIX y cabeza de partido de su nombre, en la provincia cordobesa. Su población se elevaba a 12360 habitantes según el censo oficial de 1910. Situada al cruce de varias importantes carreteras y con estación en el ferrocarril de Jaén a Sevilla, se cimenta en un valle fértil y pintoresco, rodeado en parte por montañas, denominadas de la Villa Vieja (con su castillo, después palacios de los Duques de Sesa) y el cerro de San Juan, que recibe tal nombre por una ermita. Cabra tiene telégrafo y toda clase de comunicaciones, la población está alumbrada por electricidad. Hay un buen hospital municipal y cuenta con buenos centros de enseñanza. Entre ellos descuella el colegio de Padres Escolapios, para alumnos internos y externos, establecido en el antiguo edificio árabe del castillo y palacio de Cabra.
En el orden religioso cuenta la ciudad con los siguientes templos: La parroquia de Santo Domingo, con modesta pero bien labrada portada de piedra, con estatua de la Purísima Concepción sobre la puerta, entre dos escudos nobiliarios. En la capilla de la Comunión se venera la Virgen del Rosario. La iglesia donde predicó San Diego de Cádiz, hoy de los Escolapios, cuyo altar está formado por ocho buenos cuadros. La iglesia de la Soledad donde se venera la Virgen de su nombre. Nuestra Señora de la Sierra, patrona de Cabra; histórico santuario fuera de la ciudad. La parroquia de la Asunción y de los Ángeles, con portada plateresca de columnas salomónicas y buena torre campanario. Otra parroquia, extramuros, primitiva ermita, fue erigida en parroquia rural en 1735 con el título de la Esperanza (nombre de su partida). Pero sin disputa la más notable es la llamada de Aguilares, o sea la citada de la Asunción y de los Ángeles, primitiva mezquita árabe consagrada por San Fernando. La torre mayor se cree fuera el mismo minarete de la mezquita, aunque reformado. Tiene también un buen coro de 33 sillones de nogal tallado, con medallones en los respaldos, además de buenas capillas con  patronatos de nobleza. Órgano, sacristía y ricas alhajas de orfebrería.
No escasean las ermitas y capillas dentro y fuera del poblado, entre las cuales debemos recordar la antigua de San Juan, en el cerro, que fue parroquia primitiva durante la dominación romana, goda y mozárabe. La Aurora y la Soledad, también dentro del casco urbano, con antiguas cofradías. La imagen de la Soledad es debida a Juan de Mena.
Plaza Mayor
Recae a ella el antiguo edificio de la Audiencia y la torre de la parroquia de la Asunción, por un lado; y el Ayuntamiento y castillo-palacio de los Condes de Cabra, por otro. Tiene fuente monumental y alumbrado eléctrico.
Entre éstas merece especial mención la de Aguilar Eslava, con el Instituto provincial general técnico y Colegio de la Purísima Concepción; y sobre todo, la plaza de la Constitución, de grandes dimensiones, a la cual recaen, entre otros edificios, el castillo palacio de los Condes de Cabra y la antigua audiencia. En su centro luce una bonita fuente de piedra rematada en cruz metálica y de cuya columna manan cuatro caños de agua. También recae a esta plaza la casa del Ayuntamiento, con grande reloj en el remate de su frontera; y junto al edificio el mercado público, que es cubierto y rodeado de metálico enverjado.
Paseo de Cabra
Es un precioso jardín público, con magnífico arbolado y poética visualidad. Los días festivos se ve muy concurrido.
Palacio de los Condes de Cabra
Fue antiguo castillo, situado en las afueras de la ciudad y lindante con la Plaza Mayor, En su plaza de armas está la parroquia.
Patio del Palacio de los Condes de Cabra
Actualmente aparece convertido en Colegio de los PP. Escolapios. Conserva el aspecto de antiguo palacio árabe.
Casa del Bachiller Antón de León
Este balcón es un hermoso ejemplar de belleza arquitectónica, estilo plateresco. Este noble fundador de la casa fue pariente de los Fernández de Córdoba.
Panteón de la Vizcondesa de Termens
Es obra de Mariano Benlliure, hermosa como todas las del laureado artista valenciano. Costó 60.000 duros.
Casa de don Francisco Alcalá
Es un típico ejemplar de la arquitectura de su época, bien conservado hasta el presente.
Casa donde nació D. Juan Valera.
He aquí una casa que tiene para los amantes de nuestras glorias literarias un fuerte poder de sugestión, una intensa fragancia evocadora, un bello prestigio empapado de recuerdos para todo el que guste de adentrarse en los campos magníficos del arte. En este edificio -de traza severa, y de amplio balcón central, sobre el que se levanta la majestad de un escudo-, vino al mundo, en un día otoñal de 1824, aquel sutilísimo ingenio de nuestra literatura, maestro en el estilo y la pureza, que se llamó D. Juan Valera y Alcalá Galiano, espíritu ágil y aristocrático, personalidad de poeta, crítico y novelista, corazón ungido de afectos puros, plenos de bondad, sencillez y distinción.
Magnífico retrato pintado al óleo, en la época de la juventud del glorioso novelista andaluz, D. Juan Valera.
Una de las naves de la parroquia de Aguilares
Consta de cinco naves separadas por preciosas columnas de jaspe encarnado. Pero el estilo mudéjar, con arcos excesivamente altos, no logra remedar a la célebre mezquita de Córdoba.

Zuheros (Córdoba).
La villa de Zuheros con 2184 habitantes según el censo oficial de 1910, está en el extremo NO. del partido. Se alza el terreno a 1300 metros sobre el nivel del mar. Está en la falda de una alta cordillera de rocas, que de Oriente a Occidente cruza su término. La naturaleza se muestra bravía en terreno tan intrincado como pintoresco. Sirva de ejemplo la peña Preñada; el río Bailón; la Angostura; las Riscas; y en otros puntos de los alrededores de la villa. El clima es frío, debido a su situación orográfica.
La parroquia está dedicada a Nuestra Señora de los Remedios. Además hay dos ermitas: una fuera y otra dentro de la población. El terreno es quebrado, montuoso y malo. Hay caza. Es notable (por su estratégica construcción, en el pico del peñón) el castillo, ya en ruinas, que se dice ser construido por los romanos; y la torre del reloj, recayente a una replaza, en las afueras del pueblo, rodeada de precipicios y con preciosas vistas.
El Castillo
Se cree que es romano. Su construcción es atrevida por que corona un alto peñón casi inaccesible. Hoy está en ruinas.
Torre del Reloj
Ocupa un ángulo del castillo, en la cúspide del agudo peñón. Desde lo alto se domina un sugestivo panorama.
Vista parcial
En el extremo del pueblo, de más pintoresca perspectiva. En su punto más elevado y al fondo de la fotografía, de destaca el notable castillo de la villa.
Puente del ferrocarril sobre el río Bailón
Es notable no solo por su elevación, sino que también por trazar una pronunciada curva. Se dirige la vía férrea a la estación de Doña Mencía.

Doña Mencía (Córdoba).
Doña Mencía con 4155 habitantes  según el censo oficial de 1910, está situada a la falda de dos cerros: uno al NE. y otro al Sudeste, gozando de clima sano, aunque algo frío. El terreno es de buena calidad y bastante productivo para la agricultura, en secano. Se cosecha vino, aceite, trigo y legumbres. Hay buenos molinos; se cría ganadería.
Parroquia de la Consolación
Ocupa este templo un extremo de las afueras de la población, dividiendo el campanario su frontera. La capilla del ángulo es un antiguo sepulcro, en forma de capilla, con la escena del Calvario, todo labrado en piedra.
Parroquia de la Consolación
El interior del templo es corintio, con adornos churrigueresco. y el altar mayor recargado de adornos platerescos, de gran talla y numerosas estatuas de madera. Tiene buen órgano y coro alto.
Vista del castillo y conjunto de la parroquia
Ambos edificios, vecinos, los separa la angosta calle de la Virgen  pasando entre ambos edificios, bajo un arco.
Plaza de la Constitución
Es el principal centro urbano de la villa y allí recae la fachada principal de la Casa Ayuntamiento, con numerosas rejas y reloj público en la frontera, que remata con campana para el toque de las horas. La plaza tiene arbolado joven y fuente pública con abrevadero para caballerías. En esta plaza se celebra los mercados.

56 comentarios:

  1. Un abrazo! Siempre aprendiendo algo visitándote ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola Manuel, que maravilla visitar tu espacio, tu información es realmente buena y cuanto nos enseñas, las fotos son preciosas. Muchas gracias querido amigo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Manuel, qué gozada venir por aquí.

    Disfruto de las fotos, las miró una a una con asombrada curiosidad, y luego me embelesa el texto, con excelente información y tan preciso y precioso como esto...

    ..."El terreno es quebrado, montuoso y malo" o "...con magnífico arbolado y poética visualidad."

    Por favor, qué bien suena...Ya nadie habla así, y a mí chifla.

    Gracias, Manuel, por recopilar y mostrarnos estas crónicas tan hermosas y didácticas.

    Ah, te constesté el mi blog lo del caballo.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  4. Tus posts siempre me hacen viajar en el tiempo, Manuel.
    Felicidades por esta labor que haces tan minuciosa y detallada.;)
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Excelente entrada como siempre, y lo que más me ha llamado la atención, ha sido el puente del ferrocarril.

    Abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  6. Pues si que es preciosa Córdoba, tiene esa magia encantadora que hace vibrar al visitante, esos patios de puertas abiertas llenos de macetas colgadas de sus paredes con flores que enamoran y cautivan a quienes pasan; y luego la impresionante belleza de la Mezquita, entre otros monumentos emblemáticos

    Te cuento esto, porque estuve por allí en un viaje.
    Bueno, Manuel con este bonito reportaje nos envolvemos en la historia de una ciudad mágica con muchísimo esplendor.

    Ha sido un inmenso placer pasar a leerte.
    Te dejo un beso, mi inmensa gratitud y estima.
    Se muy -muy feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marina e igualmente te deseo.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hola Manuel, tuve un profesor de Música que era de Cabra y mira hoy por donde lo he conocido y con una exposición exquisita por tu parte. Por otro lado la naturaleza de Zuheros me llama la atención y está entre mis planes una visita por la zona. La parroquia de la Consolación de Doña Mencía muy destacable.
    Un abrazo Manuel y felicidades por este trabajo tan bien presentado.

    ResponderEliminar
  8. ¡Olé tu menda! Eres la Enciclopedia Bloguera, con fotos de museo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Manuel,
    estuve en Cabra y Doña Mencia el año pasado y tengo muy buen recuerdo de lo que visité, por falta de tiempo no visitamos Zuheros, pero lo tengo pendiente para la próxima vez que vaya a mi pueblo, ya que está muy cerca De Priego de Córdoba. Felicidades por tan buena entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Boa tarde, as suas belas partilhas tem a virtude de dar a conhecer o que certamente é desconhecido para a maioria das pessoas, para quem se interessa como eu, é importante saber e apreciar as belas fotos antigas.
    Feliz fim de semana,
    AG

    ResponderEliminar
  11. Buena visita por Cabra que desconocía. Me encantan esos patios interiores.
    Este otoño me encantaría encontrar el tiempo para acercarme a Córdoba o a Sevilla, a ver si lo consigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Manuel,
    Hermosas imágenes y buena información.
    Gracias por visitar mi blog, entiendo que también has visto mi sitio web.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Entrar en tu blog,es entrar en la historia´

    Te felicito

    ResponderEliminar
  14. Me gusta mucho Córdoba . Estuve hace tiempo y tengo que volver.
    Estupendo reportaje.
    Un fuerte abrazo


    ResponderEliminar
  15. Como siempre es muy instructivo retroceder un siglo y ver cómo eran nuestros pueblos entonces y comprobar (muchas veces, aunque sea en la Wikipedia miro su situación actual) cómo han cambiado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo, por tu comentario.
      saludos.

      Eliminar
  16. Cabra es un pueblo precioso. Recuerdo que mi padre iba allí a comprar cuero para hacernos las botas de invierno. el era zapatero, Pero solo trabajaba en su oficio para nosotros. Tenía una carnicería y las pieles de los animales que sacrificaba las llevaba a Cabra. y aprovechaba para traer el material que le serviría para hacernos las botas de invierno.
    Me ha encantado este post pues has hecho un buen trabajo. Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, por tan bonito y entrañable comentario.
      Un abrazo, Josefa.

      Eliminar
  17. Algo conocí de la España moderna, en persona. Me place, estimado Manuel,impregnarme de su pasado por tu intermedio.

    ResponderEliminar
  18. Hay que ver, cuánto guardan los pueblos. Me refiero a su historia y sobre todo es muy interesante conocer su nacimiento y el porqué.
    Esas construcciones en las rocas, tienen un mérito bárbaro, y más con la técnica y maquinaria de antaño.
    Como siempre, Manuel un placer leer tus entradas.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  19. Poblaciones con grandes tesoros artísticos y arquitectónicos que me gustaría un día poder conocer. La torre de Zuheros parece propia de encantamientos, que diría Don Quijote.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. De jovencita hice un campamento en Cabra y tengo buenos recuerdos de mi estancia allí, desde entonces no he vuelto a ir pir allí aunque me gustaría bastante volver de nuevo.
    También conozco el pueblo de Zuheros en dode estuve hace varios años visitando la feria del queso.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. De mi paso por Andalucía, Córdoba es de las ciudades en las que apenas estuve, por eso te agradezco esta magnífica crónica.
    Cuanta riqueza artística conservan nuestros pueblos. Este fin de semana he podido acudir a visitar algún pueblo de Palencia y he disfrutado muchísimo con el románico del norte que hay en sus ermitas e iglesias.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  22. Madre mía que cambiado.. Voy a veces a Cabra y casi ni me sitúo.. Zuheros bella y singular como ninguna antes ahora y siempre..

    Un saludito desde los madriles..

    ResponderEliminar
  23. Hola Manuel! Me encanta que hoy nos traigas cosas sobre estas poblaciones de Córdoba, ya que yo soy cordobesa. Un trabajo fantástico, como siempre. Lo que más me ha gustado es ver ese castillo de Zuheros, ya que me encantan los castillos. Una pena que hoy esté en ruinas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Manuel, no tengo el placer de conocer nada de Córdoba, pero has conseguido que me entre el gusanillo, tiene todo lo que a mi me gusta visitar en los viajes.
    La explicación esta tan bien narrada que casi te encuentras paseando por sus calles.
    Como siempre un trabajo excelente.
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Me hace mucha ilusión que hables de Cabra el pueblo donde nació mi madre, aunque se crió como ella dice en Priego de Córdoba. Me ha encantado saber su historia a través de tus palabras.
    Además no he tenido la oportunidad de para a verlo y lo tengo pendiente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola Manuel!

    Es un lujo volver por este bello rincón donde se respira aire aromático de este alegre paisaje andaluz y Arte histórico y del bueno. Toda Andalucía me enamora.

    Te dejo un beso y mi gratitud.
    Se feliz, Manuel.

    ResponderEliminar