martes, 10 de abril de 2018

La Feria de Abril, durante la II República.

La primera Feria republicana.
A la primera Feria republicana de 1931, le faltó el concurso de la aristocracia, de la sangre y del dinero. Los privilegiados de la fortuna no quisieron abrillantar con su presencia el tradicional festejo, y por primera vez faltaron en la famosa feria sevillana los magnates de Madrid, de Sevilla, de Córdoba, de Cádiz, Jerez....
La Feria de Sevilla era, ante todo, una exhibición de lujo y de placer, una verdadera feria de vanidades, de la que estaba -siempre lo estuvo- ausente el pueblo trabajador.  Este había de estar más ausente que nunca en la primera fiesta republicana; y se comprendía porque meses y meses de paro forzoso, desolación en los hogares campesinos, hambre, ruina, reparto humillante de obreros entre los mayores contribuyentes de los blancos pueblos sevillanos, que tan nutridos contingentes volcaban sobre la capital. Tal fue la triste herencia que se recogieron en esta provincia, como en las demás de España, de los hombres de la segunda República española. Si se unía a este retraimiento forzoso impuesto por la necesidad, y las  que se impusieron las clases adineradas, se tendría suficientemente explicado el hecho de que la primera feria republicana no tuviera la abigarrada concurrencia de las ferias monárquicas.
La portada de entrada a la Feria, iluminando en la bruja noche de la primavera sevillana de 1931.
Naturalmente que no faltaron gente; momentos hubo en que el recinto de la feria presentaba su animadísimo  aspecto peculiar. Y en la casetas también hubo sus ratos de alegría y sus bailes, habiendo corrido de manos en manos las cañas de dorada manzanilla. A veces, algunos revivían la vieja estampa de la feria rumbosa y legendaria con su cortejo de mantones de Manila, de castañuelas, de caballistas, y coches tirados por briosas jacas cascabeleras. Y la imaginación emprendía un galope desenfrenado, resucitando los viejos tópicos de amoríos, de rejas, de claveles, de toreros, de gitanería... De todo, en fin, cuantos contribuyeron a formar la idea del embrujo de Sevilla.
Los tiempos fueron cambiando. La Feria tuvo siempre el prestigio de su tradición, y se vivía más del recuerdo de los pasados esplendores, que de los triunfos de la época.
La caseta de la Asociación de la Prensa, donde a pesar de la desanimación de esta feria, hubo aún sus ratos de baile y de alegría.
Y, sin embargo, el exorno fue mejor que antes, y los trenes más lujosos, y la iluminación más fulgurante; pero a todo esto que es el marco, le faltaba el cuadro cuyos motivos sentimentales se fueron con la leyenda antigua del torero, de la bailaora, del cantaor, de todo cuanto formaba el conjunto necesario para excitar los sentidos de los españoles de finales del siglo XIX y comienzos del XX. La pandereta se había roto, los perfumes de las viejas leyendas se esfumaron; el olor de la gasolina había ahuyentado a las jacas toreras que caracoleaban graciosamente en el real de la famosa feria de Abril sevillana;  y ésta languidecía desde hacia unos años, por que su vida la alimentaba el espíritu de una época que pasó para no volver.
La feria, para vivir, tuvo que acomodarse al espíritu de los nuevos tiempos, y transfigurarse en algo que era distinto de lo que se fue. Los pueblos manifestaban su esplendor de otra manera que en años anteriores, y como feria moderna eran exponentes de riquezas en la que se admiraban muestras de las industrias, del comercio, del arte, de la historia de una comarca. Pero Sevilla siempre tuvo en cuenta, la necesidad de que poco a poco algo había que transformar, para que la feria jamás languidezca  tristemente; y comprendió, que no se puede mantener una fiesta a fuerza de tradición y de tópicos, y sus dirigentes supieron preparar la orientación de este festejo, para que las nuevas generaciones, puedan convivir con los tradicionales motivos y las antiguas casetas, supervivencia de la vieja estampa fina y gentil, de la bailaora, del torero y de la caña de manzanilla, y para disfrute y admiración de todo el que la visita.
Una nota alegre y democrática de la primera feria republicana. Dos señoritas que pasearon por el real, ataviadas con las galas de fiestas de las mujeres del pueblo.
Segunda Feria republicana
Del día 18 al día 21 de Abril de 1932, se celebró la universalmente famosa Feria de Sevilla, el pueblo reaccionó magníficamente contra los manejos de los alarmistas de toda índole y contra los desafueros de quienes pretendieron paralizar su vida. La bella ciudad, perla de Andalucía, con la que sueñan, en deseo de visitarla, todos los que aún no la conocen, y a la que no pueden olvidar jamás los que una vez siquiera gozaron de su ambiente de maravilla, volvió a ofrecer al mundo el esplendor de su seducción y de su alegría incomparable.
Portada de la Feria, de 1932.
Paseo de caballos, donde predominan los automóviles.
Desfile de amazonas y jinetes, sobre briosos caballos andaluces.

50 comentarios:

  1. Que maravilla Manuel, es increíble toda la información que almacenan tus entradas. Muchas gracias y buen día. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Conozco esta perla de Andalucía como tú la llamas, pero no he estado nunca en la feria a la que me habría encantado ir alguna vez. Conozco la de Córdoba, pero con permiso de los cordobeses, creo que es menos espectacular...pero de todas las formas me lo pasé genial allí.
    Muy bien por los que hicieron que esta tradición tan alegre y hermosa no decayera, y volviera a resurgir a pesar de la falta de los grandes.
    Gracias Manuel por esta información de la época que me ha encantado leer, igualmente que admirar las fotografías.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me ha asombrado esa capacidad de vivir la normalidad que tenemos en el sur, a pesar de los avatares de la Historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Siempre nos traes maravillosos reportajes. Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  5. Muy valiosa y estupenda tu información.
    Visitarte siempre es aprender.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amalia.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Manuel , desde luego se podrá decir muchas cosas de Sevilla , pero lo que no podemos negar , que Sevilla ya de por si es muy bonita , pero si a estos le añadimos las luces y lo bella que la ponen cuando llega la Feria de Abril , es una pasada ver esos majestuosos coches de caballos , y las sevillanas tan guapas , si te soy sincera jamás he estado allí y me gustaría ir algún día , una entrada muy interesante con unas fotos espectaculares , y más viendo Sevilla en eso años , te deseo una feliz tarde besos de flor.

    ResponderEliminar
  7. La primera vez que fui a Sevilla me enamoré de la ciudad y el enamoramiento todavía me dura. La he visitado tres o cuatro veces más pero nunca en Feria y te aseguro que tengo muchas ganas de hacerlo pero todos los años me surge algo que me impide la visita.
    Espero que la disfrutes y que os haga un sol radiante, como debe ser para que todo se luzca.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Manuel, si tu trabajo siempre es admirable, la entrada de hoy me ha parecido especialmente poética, sentida y con una redacción que da gusto leer por su limpieza, profundidad y pulcritud.
    Hay expresiones en el texto que lo dicen todo: la feria de las vanidades, la perla de Andalucía o ese embrujo sevillano que es único en España y que en el mes de abril vive todo su esplendor.
    He visitado y admiro con fuerza Sevilla y desde luego mi asignatura pendiente su feria. Por suerte, pude asistir a la Maestranza un Domingo de Resurrección, y eso no se me olvida.
    Un abrazo y enhorabiuena Manuel por este espacio cultural.

    ResponderEliminar
  9. La aristocracia no es amiga de compartir sus festejos.
    Buen post, que bella es Sevilla!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Qué preciosidad!!!. Siempre me he quedado con las ganas de ir, espero hacerlo algún día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Love the vintage photos! Fairs back in those days seem to have been such grand affairs!

    ResponderEliminar
  12. Perdió lustre aristocrático y se democratizó la feria sevillana. Los tiempos cambian inexorablemente, lo queramos o no, pero seguro que en aquella feria de 1931 más de uno diría: "no es la de antes". O quizá la mayoría no podrían opinar porque nunca habían tenido acceso a una hasta ese momento.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Es una feria estupenda, aunque yo nunca la he vivido pero si la familia de mi esposo y siempre la recuerdan con mucho cariño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Ahora que me estoy preparando para la feria que interesante leer todo esto! Ya puedo hacerme la cultureta con unos rebujitos en el cuerpo! jaja

    Un saludo, Manuel!

    ResponderEliminar
  15. Muy interesante esas pinceladas históricas Manuel, en esos momentos y circunstancias tan peculiares... que aunque se note su influencia la feria siempre sale adelante.

    BESOS...Es un privilegio leerte

    ResponderEliminar
  16. Instructiva entrada acompañada de unas fotos que como todo lo antiguo,encantadoras.
    Conozco poco de Sevilla ,pues solo estuve un día. pero lo que vi me gustó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Muy interesante tu entrada Manuel, no conozco la feria de Sevilla, pero de tu mano y aunque fuera en tiempos de la República me he dado un buen paseo. Tus esplicaciones como simpre muy elocuentes.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
  18. Como siempre, dejas una entrada donde quienes no conocemos esa perla bonita que es Sevilla, nos haces soñar en caballos, personas con trajes andaluces, y sobre todo colorido, diversión y bullicio donde se vive la alegría en todas sus manifestaciones.
    Tienes el don con tus palabras de hacernos participantes de todo lo que narras.

    Un abrazo con cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  19. Veramente molto interessante... le foto dei cavalieri sono eccezionali!
    A presto!

    ResponderEliminar
  20. Sobre lo que nos dices de que la feria era para gente adinerada, me hizo recordar el comentario de un compañero de recluta sevillano que me dijo eso mismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Hola Manuel, me ha parecido muy interesante la información que aportas sobre la Feria de Abril, sus orígenes y cómo se ha ido redescubriendo a sí misma para adaptarse a los tiempos, y es que el inmovilismo no me parece una buena solución en ningún tema.
    Feliz feria.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Gracias Manuel por tu visita y magnifico comentario que me has dejado
    Sabes cuento me agrada visitarte en tus lineas aprendo la historia que no siempre aprendemos en aulas de la educacion
    De ahi mi agrado en llegar y ller despacio lo que nos traes y ver detenidamente las imagenes
    Yo no estuve en España pero si mi madre paseo por alli varios mesdes y trajo de Sevilla hermosisimos recuerdos que me los comentaba cada vez que nos sentabamos a ver el sin fin de postales que habia traido de su estadi
    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  23. Mi querido Manuel :

    Magistral registro de varios eventos incluyendo con arte literario y fotográfico la primavera sevillana de 1931.

    Recibe un fuerte y fraternal abrazo.

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola Manuel!

    Que bonita entrada nos regalas, "amigo". Esa feria es una joyita mágica, porque magia expande todo Sevilla por los cuatro costados. Sus habitantes siempre alegres no hay más que ponerle una guitarra en las manos… Pienso qué con guitarra o sin ella, la mayoría de los andaluces llevan el canto y el baile en el alma, en seguida te brindan una sonrisa que parece caricia que abraza, si te digo esto es porque conozco alguna gente andaluza y sevillana y siento su alegría aunque lleven a veces la música por dentro, ya nos preparan un canto su alegría contagia. Gracias por ser como sois. Bien, esta fiesta- feria es un lujo para todos vosotros y para los que van de a fuera que lo disfrutan como enanos. Aquí tengo vecinos que van a verla… Pena me da que yo no pueda.
    Ha sido muy placentero pasar a leerte, gracias.
    Te dejo mi inmensa gratitud y mi gran estima.
    Un besito se feliz en esa feria de abril.
    Que todo vaya sobre ruedas.

    ResponderEliminar
  25. Hola Manuel, eres un fondo de sabiduría, por toda la información que nos compartes. Ver Sevilla en plena feria, debe ser una pasada, y disfrutar de todo su entorno. Las fotos son estupendas, encierran una gran historia.
    Un calido abrazo!

    ResponderEliminar
  26. Que belos registros.Abrazos con cariño.

    ResponderEliminar
  27. Amazing post, dear! A big hello from Germany!
    Hugs ♥
    LianaLaurie

    ResponderEliminar
  28. Gracias, es muy interesante lo que nos trasmite, realmente es para mi un gran tesoro de sabiduría, y aprender las grandeza y belleza que tenemos, gracias, por su belleza interior que nos refleja algo de Dios en usted, gracias por estar y su sabiduría, un fuerte y grande abrazo.

    ResponderEliminar
  29. No he tenido la suerte de poder visitar Sevilla en esa época, la verdad es que me encantaría pues, si en condiciones normales se respira en Sevilla un ambiente especial, me imagino como tiene que ser esa alegría desbordante, reflejada en casetas engalanadas, luces de colores, trajes de faralaes etc, que viven y disfrutan los sevillanos en esta popular feria a la que asisten cantidad de turistas atraídos por su fama y belleza.
    Ha sido un placer visitar tu espacio.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  30. La cantidad de casetas, se ha ido multiplicando a través de los años, tanto ha sido así, que se tuvo que cambiar la ubicación de esta conocida feria.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Entrar en tu blog,es entrar en la historia de Andalucia

    ResponderEliminar
  32. ¡Qué maravilla esta feria de abril! muy buen reportaje, Manuel, como siempre. Y una historia fantástica, es curioso conocer estos detalles. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Madre mía!!! Que gusto da saber tantas cosas sobre esta feria! Muy interesante, sobre todo para los que no somos de allí, gracias por compartir toda esta información.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  34. Muy bonita y poderosa entrada, como la bonita y hermosa Feria de Sevilla, que hay que disfrutarla. Como todas las fiestas relevantes en un principio se inventaron para la gente con pasta. Ahora afortunadamente está al alcance de mucha más gente, aunque también pienso que al igual que las fallas y otras muchas fiestas, quizá con tanta masificación de gente, llegará el día que pierdan su magia, pero bueno que tarde mucho.

    Fuerte abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  35. Como siempre, excelente Manuel!
    Uno se traslada fácilmente a esos tiempos sombríos pre Guerra Civil.

    Abrazo chileno.

    ResponderEliminar
  36. Que magnífica entrada la de hoy, Manuel. No sabes como me gusta la feria de Sevilla. Suelo ir con frecuencia.
    Que placer saber la historia a través de tus relatos.
    Me ha encantado.
    Gracias.
    Un fuerte abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
  37. Qué interesante información sobre la Feria de Abril en la Primera República, imagino sobre todo los prejuicios de los agoreros que debieron vaticinar su fin y mírala ahí está tan fresca y bulliciosa...Tan deseada por tantos.

    A mí no me van estos eventos multitudinarios, ya sabes que soy rarita, pero lo que si me va es que todas las Fiestas que se hacen en la calle sean para uso y disfrute de todos, sino que festejen en sus casas privadas y cerradas con derecho de admisión.

    Lo que sí me encanta desde pequeña es el traje de faralaes, tuve uno a los cuatro años que acabó en el fuego, pero eso es otra Feria.

    Un placer, Manuel, cuando tenga otros ratos tranquilos iré cliqueando por ahí abajo para vivir mi Feria de Abril virtual de tu mano, sin ruido ni calor ni (ahora que nadie nos oye) sevillanas...

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  38. Gracias, a usted, por su sencillez, que Dios este siempre con usted y toda su familia, un fuerte y grande abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Muy interesante lo que cuentas. Todo evoluciona y si es para bien mejor, aunque algunos no les gustara. Hoy aún sigue asi que si vas a diisfrutar Manuel.
    Besos.

    ResponderEliminar