martes, 10 de octubre de 2017

Iglesia parroquial de San Roque, en Sevilla.


Iglesia parroquial de San Roque.
La iglesia parroquial de San Roque, construida en los últimos años del segundo tercio del siglo XVIII, fue incendiada como respuesta a la insurrección militar, por las hordas marxistas, el 18 de Julio de 1936. La ruina del templo fue de tanta importancia, que el edificio quedó en alberca. Solo los muros exteriores perimetrales con sus respectivas portadas, y la torre, persistieron con supervivencia irónica, ante la malicia del ser humano. Por lo que todo su contenido pereció en el incendio.
Interior antes del incendio.
 Como es imposible enumerar todo el patrimonio perdido, en una sola entrada, lo voy a hacer por sectores y de forma resumida.
Capilla mayor: En su camarín central se veneraba, la imagen de San Roque, en los intercolumnios se hallaban las esculturas de un santo Obispo Agustino que se identificó como Santo Tomás de Villanueva, y la de San Nicolás de Tolentino, procedentes del convento sevillano de San Agustín. Una imagen interesantísima del Santo Arzobispo de Valencia, de la escuela sevillana del siglo XVI, la otra estatua del santo Agustino, fechada hacia 1500, con muchos resabios góticos.
Además de dos ángeles lampareros y las pinturas de la Huida a Egipto, el anuncio angélico de Santa Ana de su fecundidad, pintados ambos en 1816, por D. José Araujo.
Iglesia de San Roque destruida completamente después del incendio.
Interior después del incendio.
Retablo del Sagrario.
Nave del Evangelio: Su interesante retablo, de estilo rocalla, de hacia 1760, estaba compuesto por un gran nicho, dentro del cual se veneraba la imagen de la Inmaculada, y en otro superior, la figura de Jesús en acto de Flagelación. En repisas laterales las imágenes de San Roque y de San Francisco de Asis, en madera policromada y del siglo XVII.
Además de las imágenes de san Juan Evangelista y Santa Teresa de Jesús, y una pintura de San Juan de Nepomuceno, en el retablo neoclásico había una interesante imagen del Santo Crucifijo de San Agustín, obra cumbre del siglo XIV, a sus pies, una Dolorosa, del primer cuarto del siglo XVIII, perteneciente al círculo del escultor granadino José de Mora.
También destruyó el incendio un Simpecado, Cruz de guía y faroles de la antigua Hermandad de Nuestra Señora del Socorro, que se guardaban en una alacena.
Retablo de San Jerónimo.
Santo Tomás.
San Nicolás de Tolentino.
Virgen de las Madejas.
Nave de la Epístola: En el testero cabecera, retablo neoclásico donde recibía culto la imagen de vestir de Nuestra Señora del Socorro, a un lado la escultura del siglo XVIII de la Virgen de las Madejas, y al otro, la figura de vestir de Santa Lucía, además de una escultura muy interesante, el Niño Jesús con la Cruz a cuestas, obra del siglo XVIII.
Salvo el rostro de la Virgen de las Madejas, pereció en el incendio del templo las siguientes imágenes: Imágenes de Nuestro Padre Jesús de las Penas y Nuestra Señora de Gracia y Esperanza, una imagen de San José con el Niño en los brazos, así como una notable figura de la Virgen del Carmen, ambas del siglo XVIII; y gran cantidad de pinturas de notable mérito.
Niño Jesús.
Virgen de la Granada.
La iglesia de San Roque, bien provista de ornamentos y orfebrería, fue la que quedó más destrozada en los incendios y saqueos de las iglesias sevillanas, habiéndose salvado solamente aquellos objetos que manos previsoras, habían sacado de la iglesia en fechas anteriores al siniestro, como por ejemplo un cáliz de plata repujada y un copón de hacia 1800, un ostensorio de plata dorada  de hacia 1810, etc. etc.
Virgen del Carmen.
Dolorosa.
Cristo de San Agustín. Obra del siglo XIV, destruida en el incendio.
La procesión del Cristo de San Agustín, en 1926, el último año que procesionó, ya que salía por las calles de Sevilla cada diez años, costeado por el Ayuntamiento, en representación del pueblo sevillano.

27 comentarios:

  1. Es una iglesia a la que le tengo mucho cariño por pillarme cerca de casa y albergar a mi cofradía de San Benito en los años de la riada del Tamarguillo.
    Ese año 1936 fue negro para las iglesias sevillanas y se perdieron obras de arte irrecuperables como el Santo Cristo de San Agustín.
    Gracias por tu gran labor de difusión de nuestra historia reciente, Manuel.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Es ena lástima que el gran patrimonio cultural de este hermoso templo se pierda víctima del odio del ser humano...es lo que está ocurriendo ahora con el estado islámico, ellos destruyen edificaciones de siglos de antigüedad , admirados por muchas generaciones.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. En esta iglesia me bautizaron a mí en septiembre del año 1947, Manuel . Un abrazo muy cariñoso.

    Guillermo

    ResponderEliminar
  4. Qué pena que tantos tesoros artísticos se perdieran durante la guerra por obra y gracia de la barbarie. De ellos sólo nos quedan los testimonios gráficos que hoy nos muestras... de algunos templos ni siquiera eso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Que lastima, aquí hace pocos años con las velas se quemó una capilla y con ella tallas con muchos años a la que la gente tenía gran devoción y es verdad que se restauran pero ya no es lo mismo. Precioso trabajo Manuel. Gracias. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Manuel , una garn entrada como siempre , y sinceramente te digo , que es un verdadera lastima , que por las malditas guerras todos estos tesoros se pierdan , ya que son una parte muy importante de la historia de España , gracias por tu por compartir tan bello trabajo este que es el de mostrarnos en cada entrada un bello ricón de Sevilla , te deseo una feliz tarde besos de Flor.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por compartir tanta belleza Manuel!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Qué lástima, cuanto arte desaparecido, y penoso es que sea por causas naturales, mejor dicho sin intención, pero intencionadamente es que no tiene perdón. La barbarie, la ira y todo lo que en este mundo se conoce, es capaz de destruir todo el patrimonio que se ponga por delante, incluido lo peor, la vida humana.
    Muy bonita la documentación que nos muestras, Manuel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Es una gran pena. Gracias por mostrarnos estas imágenes. Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Manuel tu reportaje sobresaliente como nos tienes acostumbrados.
    Pero la insensatez del ser humano no solo en la cuestión de que nos hablas en otras muchas creo que también es sobresaliente.
    Para mi un centro religioso fuera de su horario de culto es como un museo mas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Manuel, un gran trabajo el que presentas de recuperación histórica y de recuperación artística. Lamentablemente se perdieron muchos testimonios artísticos por la guerra y lo peor es que hoy en día y en los entornos rurales que se van abandonado, se dejan caer pequeñas iglesias y ermitas que al final so ya difíciles de recuperar.
    Un abrazo y gracias por seguir documentado historia.

    ResponderEliminar
  12. Hola Manuel! Excelente trabajo y muy interesante. Es impresionante la facilidad con la que antes se incendiaba cualquier cosa.. Una pena haber perdido algo de tanto valor. Gracias por darnos a conocer algo así. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Manuel, a mi siempre me produce tristeza cuando se destruye por el sinsentido y el fanatismo, el que sea y se pierden edificios y obras de arte que ya son irrecuperables.
    Gracias por compartirlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. oh vaya, cuanta pérdida realmente, ahora serían unas reliquias muy considerables, gracias siempre querido Manuel por enseñarnos mucho en tus post. Besos y un abrazo de corazón.

    ResponderEliminar
  15. Una gran pena.
    Excelente reportaje.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hay quienes piensan que derribando o quemando símbolos acabarán con aquello que odian. Craso error. La historia siempre tendrá en cuenta esos actos de barbarie.
    Muy buen trabajo Manuel.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  17. No puedo con la sinrazón y la barbárie, Manuel, sea del signo que sea. ¡Cómo se puede ser tan cafre, tan ignorante...!

    Seguía con mucho interés la enumeración detallada de las perdidas de esta Iglesia y me entraban ganas de llorar, y pensaba ¡qué tiene que pasar por la cabeza de alguien que dicide hacer algo así...

    Nunca he comprendido la violencia de ningún tipo, ni que se destruya el arte y la cultura como venganza...

    Las guerras me parecen estúpidas, tanto destrozo, tanto dolor y al final todos pierden.

    Si hubiera tenido la oportunidad de salvar una sola de esas esculturas hubiera elegido el Cristo, tengo debilidad por los cristos, aunque la Dolorosa me parece muy bella.

    Un placer como siempre visitarte, Manuel.

    Besos,

    ResponderEliminar
  18. Gracias por darnos a conocer, toda esta historia, a la vez muy triste, como se podían destrozar las cosas con tanta facilidad, produce tristeza.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. El fuego lo acaba todo, incluso, ahora, en nuestra época, con nuevas tecnologías y extinguidores sofisticados..
    Gracias Manuel por contarnos esta tragedia y poder apreciar las reliquias que se destruyeron.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Enciclopedias enteras para estudiar y comprender las actitudes de los seres humanos
    La ignorancia y barbarie no tiene epocas
    Cariños y buen domingo

    ResponderEliminar
  21. Oh how beautiful this must have been before it's barbaric destruction.
    Mankind certainly does have a lot to answer for...

    Wishing you a great Sunday! :))

    ResponderEliminar
  22. Al pasar por tu blog,estamos entrando en nuestras historias.

    Te felicito

    ResponderEliminar
  23. Lástima la destrucción de la Iglesia y sus obras de arte. En fin...
    Un fuerte abrazo Manuel y gracias por toda la historia que nos enseñas.

    ResponderEliminar
  24. Gracias Manuel, una vez más. Entro a tu blog y salgo cada vez más documentado en forma simple y gráfica, sobre historias tan vivas en el tiempo.

    Abrazo chileno.

    ResponderEliminar