sábado, 20 de enero de 2018

Isla Mínima.

Caserío de Isla Mínima, del marqués de Olaso.
La Puebla del Río, (Sevilla)
En las tierras y marismas del bajo Guadalquivir que, separadas desde 1870 de Isla Menor con la Corta de los Jerónimos, formaron "Isla Mínima", con una superficie de 2300 ha. Su propietario, el marqués de Olaso, en 1910 solicitó al Ministerio de Fomento la concesión de agua para poner en regadío parte de la enorme superficie de la finca, pensando dejar el resto para ganadería. En 1911 se aprobó su proyecto, que consistía en una toma de agua desde el comienzo de la corta de los Jerónimos, un canal principal y nueve canales secundarios con las correspondientes ramificaciones. Una vez construida la referida infraestructura, el marqués encargó la realización de una magnífica propiedad agrícola y ganadera al arquitecto D. Vicente Traver, que en plena eclosión regionalista levantó, concluyéndolo en 1927, y que es, el que veremos a continuación.
Silo y cuadras en Isla Mínima.
Ángulo del patio.
La base es un gran patio, con un lado abierto frente al río Guadalquivir, y en sus tres costados se hallan viviendas y maquinarias, cuadras, boxes y la casa-habitación, con capilla y jardines.
Conjunto.
Frente de la casa.
Tiene una torre, de la gañanía, destinada a palomar y un silo para forraje de cinco metros de diámetros y nueve de altura, construido de tabique con doble zunchado; tiene boxes acusando un pórtico cerrado, y amplias puertas al campo en sus extremos, para la entrada del ganado al abrevadero y fuente central.
A la derecha del caserío se encuentra el Poblado de Isla Mínima, que se construyó para los trabajadores del cortijo.
Retablo de la Virgen del Rocío.
Este retablo de la Patrona de las Marismas, preside la fachada de este patio.
La fuente y vista al río desde el zaguán.
Desde el hall o gran zaguán, que es también biblioteca, con columnas y arcos íntimamente ligados, a toda la arquitectura sevillana, solería de ladrillo y azulejos, puertas talladas y grandes vigas de madera en el techo, se ven pasar a través del reverbero del sol que luce en estos campos, como navegando sobre tierra, y a pocos metros de la casa, los barcos que dan vida al gran puerto sevillano del Guadalquivir.
Pérgola y parte del jardín.
Portada y tapia del mismo.
El jardín con pérgolas, estanque, muro y portada al fondo, lo preside una fuente de mármol rojo, sobre la que campa airosamente un amorcillo en bronce, del Verrochio.
Comedor.
Zaguán.
Y para terminar, contarles que D. José Escobar, en 1940 compro la parte sur de Isla Mínima, unas 1000 ha. de la finca, en las que levantó el Poblado Escobar, y cuatro años después, trajo a Isla Mínima la ganadería de Graciliano Pérez Tavernero, y una ganadería de caballos cartujanos, para lo que tuvo que hacer varias reformas y adaptarlo a estas nuevas funciones ganaderas.

En esta zona se rodó la película "Isla Mínima" dirigida por Alberto Rodriguez. Un lugar para perderse, en el más amplio sentido de la palabra; centenares de caminos entre arrozales sin señalizar, donde perderse es lo común, y lo mejor que le puede pasar a un viajero. El río es un gran desconocido en la provincia de Sevilla, por lo que es muy recomendable un paseo en barca hasta el embarcadero de Isla Mayor, para poder ver las dos márgenes del río, Isla Mayor e Isla Menor.

62 comentarios:

  1. Debe ser un lugar precioso para visitar, por los muchos detalles que nos has dado...Andalucía tiene mucha riqueza digna de ser contemplada.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay que bonito de ver tiene que ser esta Isla Mínima!, me encantaría conocerla después de leer todos tus apuntes sobre ella.
    Me encanta esta frase en la que me he fijado en esta estupenda información: "reverbero del sol que luce en estos campos, como navegando sobre tierra".
    Sería genial dar un paseo en barca según tu recomendación.
    La película no la he visto, pero cuando la vea estaré atenta a todos los exteriores.
    Un placer recorrer de tu mano este lugar.
    Un abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  3. Tengo familia en Puebla del Río y en Isla Mayor así que he frecuentado está zona. Es un lugar entre idílico y deprimente...no se explicarlo pero mí siempre me ha transmitido esa sensación.
    Un post genial, como siempre Manuel.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Un placer de nuevo, por las cosas tan bonitas que nos cuentas sobre tu querida tierra.

    Abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  5. Maravillosas fotografías, me encantan como siempre. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Un nuevo reportaje de los tuyos en el que nos muestras un lugar de Andalucía que posee un buen numero de lugares que visitar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Interesante Caserío el cual debe de ser precioso poder visitar.
    Un feliz domingo.

    ResponderEliminar
  8. Magnífica reseña histórica y arquitectónica.

    Siempre te luces ,mi querido Manuel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Ricardo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Soy una de tantas que descubrió dicho paraje por la película, parece mentira un lugar tan cercano como desconocido.

    Eso era antes de leer tú post, ahora se ha despertado más el interés por visitarlo.

    Gracias Manuel!!.... BESOS

    ResponderEliminar
  10. No tuve ocasión de ver la película. Toda esa zona de las marismas del Guadalquivir siempre me han parecido impresionantes, los arrozales, las aves, los atardeceres son únicos.
    Un abrazo Manuel

    ResponderEliminar
  11. Recuerdo perfectamente los planos de las llanuras y marismas de la película homónima. Una delicia para perder la vista en el horizonte.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Hola Manuel, edificante y especial entrada a este espacio cultural e histórico que has conseguido forjar.
    Y además, con cine. Recuerdo perfectamente la ambientación, fotografía y tomas aéreas de la película La isla mínima y eran sobrecogedoras por su belleza y singularidad. Aparte buena película.
    Abrazos y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel.
      Un abrazo, y buen fin de semana.

      Eliminar
  13. No la conozco, es un bonito lugar, por lo que veo.
    Sería interesante visitarlo.
    Gracias, Manuel por tu espléndida reseña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Aunque lejana, me agrada leerte y conocer a traves de tus lineas tantas cosas de ese hermoso pais
    Tu diccion es amena y viajo a traves de ella
    Cariños y buena semana

    ResponderEliminar
  15. Si esa es la Isla Mínima...¡Cómo será la Máxima, Manuel!

    Saludos australes.

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante,
    Ví la película. Por cierto, muy buena.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Eres incansable en las ampliaciones de tu blog

    Te felicito por ello

    ResponderEliminar
  18. Excelente reportagem com fotografias fantásticas um belo documento histórico.
    Um abraço e continuação de boa semana.

    Andarilhar
    Dedais de Francisco e Idalisa
    O prazer dos livros

    ResponderEliminar
  19. Siempre con tus perfectos reportajes, tan minuciosos y con un lenguaje fácil de leer, besos Manuel mil gracias por compartir :*

    ResponderEliminar
  20. Se llamará mínima pero en extensión es máxima. Buen proyecto el del marqués de Olaso.Buenas vistas tiene el zaguán.
    Intereante reportaje Manuel.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Que pedazo de cortijo, y qué historia más interesante, Manuel. Y esas marismas, y el río...

    Me fascinó viasualizar ese zaguán y, a través del reverbero del sol, "ver navegar" sobre la tierra los barcos del puerto sevillano del Guadalquivir a pocos metros de la casa.

    Me encantan los cortijos y los caballos, Manuel, y por cierto los cartujanos son tan bellos, y tienen una historia fascinante...

    He disfrutado un montón con la historia y las fotos, me falta ver la peli, se me pasó, pero la veré.

    Un beso. Mímate.

    Ah, me hiciste reír con tu "evaluación" de creatividad, no creo que sea 0, para nada, que dicen los madrileños.

    ResponderEliminar
  22. Manuel, es estupendo visitar tu casa. Aprendo tanto...
    Vi la película y como bien dices se adivinan esos magníficos paisajes.
    Agradezco a la vida que te haya puesto en mi camino, aunque sea virtual.
    Abrazos, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias e igualmente te digo, querida amiga.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. No he visto la película y desconocía esa isla mínima, ese perderse entre caminos poco señalizados y un paseo en rio, es una fantástica propuesta que apunto.
    Gracias por rescatar estas historias.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Conxita.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  24. Siempre se pasa un rato entretenido leyendo tus entradas, Sevilla, su río y sus gentes, son algo con sello propio que sólo se puede apreciar si uno se adentra en la ciudad, alrededores y trata con sus gentes y participa de su música, alegría y gastronomía.
    Siento no conocer las marismas del Guadalquivir pero intentaré ver la película.
    Mi intención era la de agradecerte las palabras de apoyo y cariños dedicadas a nuestra común amiga Ambar.
    Te deseo un buen fin de semana.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  25. Vi la película, que ha dado mayor popularidad al paraje, con un cortijo, muestra de la arquitectura local, precioso.
    Es uno de esos lugares en los que es fácil perderse, como lo es aquí en los arrozales de la Albufera de Valencia: kilómetros de caminos rurales a escasos centímetros sobre el nivel de agua de los arrozales, por los que con dificultar pueden cruzarse dos automóviles, en un entramado casi imposible de orientarse. Por suerte, siempre, como dice el dicho, todos los caminos llevan a Roma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Hola Manuel. Un buen recorrido por un paraje digno de contemplar. Buenos dineros debieron de costar las obras, pero parece que fueron bien gastados.
    Gracias por darnos a conocer otro retazo de tu tierra.
    Perdona si no he contestado a tus comentarios, ando pachucho.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfredo. Y espero que tengas una pronta recuperación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Por esos andurriales de la Isla Mínima , Manuel , hice yo , asesorado por mi tío segundo Gonzalo Rodriguez-Buzón Calle , mis primeros kilómetros conduciendo .

    Un fuerte abrazo y mi felicitación por tu entrada.

    Guillermo

    ResponderEliminar
  28. Olá Manuel!
    Obrigada por me "mostrares" la Isla Mínima. Gostei!
    Excelentes fotografias. Que trabalheira, amigo...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  29. Um passeio histórico.
    Muito bom conhecer.
    Boa semana.

    ResponderEliminar
  30. No conocía este lugar, y es que es cierto, que no he visto Isla Mínima, aunque sea una película que quiero ver. Sin duda tengo que visitarlo algún día y reflejarlo en mi blog. Gracias por mostrarlo, Manuel. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque te pierdas por allí, no te arrepentirás.
      Un saludo.

      Eliminar
  31. Estupendo trabajo, Manuel. Solo conocía el lugar por la magnifica película. Como se que te gustan las curiosidades, Vicente Traver fue ademas de arquitecto, alcalde de Castelló, su ciudad natal, tras la guerra. Durante la república, el bando de izquierdas que gobernaba, mandó desmantelar la iglesia arciprestal hasta no dejar piedra sobre piedra (la intolerancia no tiene ideología). Traver aprovechó la guerra para diseñar la futura reconstrucción y por miedo a ser sorprendido diseño todos los planos poniendo nombres de calles de París. Finalizada la contienda todos los vecinos fueron "invitados" a subvencionar el proyecto que fue terminado por su nieto hace pocos años. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  32. Muchísimas gracias, David. Me ha encantado lo que me cuentas, y que desconocía, de hecho, voy a buscar más información ya que me perece muy interesante.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar