martes, 9 de julio de 2019

Monumento a don Emilio Castelar, en Sevilla.

Monumento a Castelar, en los Jardines de Cristina, de Sevilla
Monumento a don Emilio Castelar, situado en la esquina de los Jardines de Cristina, con la Puerta de Jerez, en Sevilla.
En 1930, se enriqueció la belleza urbana de Sevilla, con nuevo testimonio de admiración y de arte, quedando expuesto al pueblo un hermoso monumento, levantado a la gloriosa memoria de aquel que fue uno de los más decididos campeones de la democracia española, y el verbo más elocuente de la Raza, don Emilio Castelar y Ripoll.
Inició la feliz idea el meritísimo crítico de Arte Musical de El Liberal sevillano que firmaba sus crónicas con el seudónimo de Fritz; éste la comentó al señor Candau, quien la apadrinó, y ambos entusiasmados, la dieron a conocer al hijo de Sevilla y director de aquella publicación, don José Laguillo. Tan relevante e ilustre personalidad en las letras y en la ciudadanía sevillana, abrió en las populares columnas del diario que dirigía, una suscripción pública, concurriendo a la misma todas las clases sociales de la población, y muy singularmente las más modestas y humildes. Encargó primero el estudio, y después la ejecución del proyecto, al joven e inspirado artista Manuel Echegoyan, e hizo la más intensa propaganda en bien de la realización de la obra, hasta conseguir el logro de la misma.
El monumento es una peregrina obra del ya entonces notable escultor sevillano. Es sobrio de líneas y pleno de sencillez y elegancia en toda su factura. En lo alto se manifiesta el bulto, en bronce, del insigne tribuno, destacando ostensiblemente de la masa total del monumento, que ha sido ejecutado en piedra blanca. Su estilo se inspira en el greco-romano, y está plasmado con una maestría que elevó  muy por lo alto, el crédito de su joven autor.
Las dos figuras, de la Historia y de la Elocuencia, que resaltan de los dos planos laterales, son así mismo de una ejecución irreprochable. Debajo del busto del gran repúblico, está esculpidos su nombre y las fechas de su nacimiento y de su muerte, y en el centro del monumento, esta frase significativa: El genio de la palabra emancipó la esclavitud. Luego rodeaba al monumento un primoroso jardincillo, muy bien entonado con la totalidad de la obra.
Con ella se perpetuó para siempre, sirviendo de continuo, para ejemplo de sacrificio y de amor, hacia los ideales de la Libertad y de la Democracia, la inmortal memoria de Castelar, honrándose con ello Sevilla, que tantos fervores ha sentido siempre, por aquellos ideales. 
El lugar de la erección del monumento también constituyó un acierto rotundo, ya que se encuentra levantado en el pintoresco y apacible vergel de los Jardines de Cristina, en la orilla izquierda del Guadalquivir, y entre la hermosa Torre del Oro y el Palacio de San Telmo, frente a la espaciosa plaza de Nuestra Señora de los Reyes, que hasta los años veinte fue Puerta de Jerez, por una parte, y por otra al edificio del que fue Convento de los Remedios, en la margen del Betis, del lado de Triana, por la otra. Lugar lleno de poesía y de recuerdos, de regalado descanso y de exaltadas inspiraciones.
Bien merece la gratitud de Sevilla, por haber dado realización a la feliz iniciativa, que alentó a esta obra, ese hombre tan abnegado y tan amante de la gentil ciudad de la Giralda, por quien se desvivió y apasionó, que dirigía El Liberal, y a ese otro joven escultor que en ella ha dejado impresa con arte singular, su aspiración de artista maestro.
El monumento a Castelar, en la actualidad:
Si hace clic sobre las imágenes, las puede ver ampliadas.

19 comentarios:

  1. En la actualidad le han recortado los márgenes. ¿Pensarán que ahora es menos importante tan digno personaje?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre nos regalas una lección de arte e historia.
    Mucha gente pasa por delante sin saber ni que existe. Me encanta descubrir estas alegorías en los monumentos, Manuel.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por tu recuerdo a Castelar y al escultor del monumento , Manuel , y un abrazo fuerte .


    Guillermo

    ResponderEliminar
  4. Bonito reportaje Manuel con el cual ilustras la memoria.
    Un placer volver por tu espacio después de un tiempo de asueto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es cuando una obra, Manuel, es con razón "de todos".

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho estos apuntes, donde descubrimos siempre historias y datos interesantes de lugares frecuentados pero que ignoramos.

    BESOS.... Feliz Verano!!

    ResponderEliminar
  7. Pues mira que bueno. Me encanta que fuera un crítico de arte el que desarrolló la idea del monumento. En Madrid también hay una glorieta dedicada a tan insigne personaje. Buen reportaje Manuel, un gusto aprender de tus conocimientos. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Cada vez que te leo, pienso que se necesitan como 50 años para conocer bien a Sevilla

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  9. Digo como Isaac, Sevilla debe ser maravillosa, pero con un buen guía como tú, se convierte en un paraiso se singular belleza.
    Me he quedado con la frase de la estatua, esa que dice..."El genio de la palabra emancipó la esclavitud".
    ¡Dios! es todo un tratado para la libertad de las personas, creo que emancipar la esclavitud, sería hacer de nuestro planeta, el verdadero Paraíso terrenal. Mis felicitaciones Manuel por tu texto tan bien escrito y lo que él significa en la figura de D. Emilio Castelar.

    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  10. Monumento merecido a este gran político y orador.
    La ultima foto quizás sea de las de tu cosecha.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Un monumento precioso y muy merecido a este insigne personaje.Vamos conociendo Sevilla en cada entrada que nos regalas.Saludos

    ResponderEliminar


  12. El monumento sevillano de D. Emilio me gusta y está ubicado en un lugar principal de Sevilla. Enriqueces la Historia y eso es impagable...

    Yo creo que son muy pocas las ciudades que no le tengan un reconocimiento a este singular gaditano y gran político,nada que ver con los de la actualidad...

    Ya sólo me resta decirte: ¡Gracias!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Me encantan todos tus reportajes, aprendo cosas que no sabia. Para mí es un placer leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Un excelente reportaje.
    Un gran monumento en esa preciosa ciudad.
    Un placer visitarte, Manuel.
    Te mando un fuerte abrazo.


    ResponderEliminar
  15. Hola, Manuel.
    La verdad es que es un placer viajar de tu mano... ya que no veo los paisajes, por lo menos, me quedo con la historia. Aunque soy andaluza conozco muy poco de Sevilla, así que para mí, son muy valiosos estos reportajes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Una pregunta: ¿sigue ubicado el monumento en el mismo lugar?
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Hace tiempo que no hago un recorrido turístico por la ciudad, hace un mes estuve por ahí pero ya se iba notando el calor. me bajé en la estación de Santa Justa y llegué andando hasta la gran plaza, ahí tomé un autobús pués había quedado en visitar a una persona que me estaba aguardando. No me llevé ni siquiera la cámara.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Mi querido amigo Manuel, una vez mas vengo a llenarme de tanta tradición y lo bien y sencillo de tu reseña, fácil de leer y unas imágenes super lindas, un abrazo con mucho cariño :*

    ResponderEliminar
  19. Es muy interesante como lo expones, y siempre me da ganas de volver a esta ciudad con tanto encantó.
    Se me ha ocurrido, que cada persona que la visite, lleve tus recomendaciones para disfrutar más.
    Saludos 🌞

    ResponderEliminar